La ‘fotografía construida’ de Leila Amat en Railowsky

‘Al amor de los años’, de Leila Amat
Librería Railowsky
Grabador Esteve 34, Valencia
Del 9 de febrero al 22 de abril de 2018
Inauguración: viernes 9 de febrero, a las 19:30

La Librería Railowsky acoge, a partir del 9 de febrero, la exposición ‘Al amor de los años’, de Leila Amat (Madrid, 1987), una selección fotográfica que permite aproximarse al imaginario semántico y estético de la artista, que podrá visitarse hasta el próximo 22 de abril de 2018.

Leila Amat. Makma

A lo largo del último lustro, Leila Amat se ha revelado como un sólido exponente contemporáneo de la denominada Fotografía construida o Fotografía escenificada realizada en España, cuyos mimbres metodológicos deben transitar la performance, la instalación, el pictoralismo como vehículo de escenificación, concibiendo este tipo de propuesta fotográfica como un semiótico artefacto cultural que ahonda en la resignificación de los objetos y los símbolos culturales.

Bajo el marco de este estructurado y sistemático procedimiento, Amat implementa su horizonte proposicional mediante el concepto fenomenológico del yo –territorio excelsamente transitado por Pierre Molinier, Claude Cahun o Cindy Sherman, cuyas obras respectivas deben ser estimadas como ínclitos ejemplos de este subtipo de Fotografía construida–, en tanto que “la fotografía se convierte en una herramienta mediante la cual (la artista) canaliza su interior para explicarlo y hablar de sí misma” –tal y como rubrica la autora–.

Imagen de la obra 'Raíces', de Leila Amat, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Librería Railowsky.

Imagen de la obra ‘Raíces’, de Leila Amat, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Librería Railowsky.

Leila Amat se sirve de la memoria para manipular la realidad, mixtificar la información generada intrínsecamente (imaginación) –“en ausencia de estímulos del ambiente, somos capaces de inventar”– y explotar la singularidad del individuo, mediante un necesario ejercicio reflexivo gobernado por el autorretrato o la recreación de personajes y la omnipresencia de la artista en el espacio natural; “ser yo misma fotógrafa y modelo me permite vivir al máximo la experiencia de la fotografía, fusionarme con la obra y poder transmitirla tal y como la llevo dentro, a fin de poder interpretar y transformar la realidad”.

‘Al amor de los años’ permite, así mismo, atestiguar la voluntad de Leila Amat de concebir cada fotografía como si de un cuadro se tratase, atendiendo a cuestiones relativas a propedéutica, método y unicidad: “a pesar de que se pueden establecer series (muy pequeñas), desde el principio quise que cada imagen fuera en sí misma un universo, un mundo paralelo en el que vivir e interpretar un personaje que no era en la vida real”.

Imagen de la obra 'Tea time', de Leila Amat, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Librería Railowsky.

Imagen de la obra ‘Tea time’, de Leila Amat, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Librería Railowsky.

 

Un “melodrama de madre” contemporáneo en el TEM

‘He nacido para verte sonreír’, de Santiago Loza, bajo la dirección de Pablo Messiez
Teatre El Musical
Plaza del Rosario 3, Valencia
Sábado 11 de noviembre de 2017 a las 20:30

El sábado 11 de noviembre a las 20.30h llega al Teatre El Musical ‘He nacido para verte sonreír’, una obra de teatro que indaga en el dolor de una madre que tiene que despedirse de su hijo, enfermo mental, al que van a internar en un centro psiquiátrico. El texto es obra de uno de los dramaturgos más representados en Argentina, Santiago Loza. Isabel Ordaz y Nacho Sánchez son los protagonistas de la historia, que dirige Pablo Messiez.

Una madre se despide de su hijo, mientras esperan al padre, que vendrá a buscarlos; enseguida partirán para un viaje largo, aunque, de alguna manera, el hijo ya se fue hace tiempo. El padre ha de llevarlo a un hospital y dejarlo internado para que se cure de su trastorno mental. La madre busca palabras para despedirse, sin recibir respuesta alguna de parte del joven. Los recuerdos le golpean, insistentes, evocando así ante él y ante el público la historia de una mujer desesperada, una mujer que ha nacido únicamente para ver sonreír a su hijo, quien no solo no lo hace jamás, sino que permanece ausente, ido, o tal vez habite un mundo que para los demás humanos es inaccesible.

Isabel Ordaz y Nacho Sánchez durante un instante de 'He nacido para verte sonreír'. Fotografía cortesía de TEM.

Isabel Ordaz y Nacho Sánchez durante un instante de ‘He nacido para verte sonreír’. Fotografía cortesía de TEM.

Para el director Pablo Messiez, premio Max a la mejor dirección de escena, la pieza “es una perlita a la vez delicada y feroz. Un ‘melodrama de madre’ contemporáneo. Un gran bolero. Un encuentro con la necesidad de estar cerca, de entender qué hay antes o después de las palabras”. “Desde la primera vez que vi en escena un texto de Santiago Loza, quedé cautivado por el modo de señalar el misterio que habita en cada intimidad. Amor y horror conviven en sus obras, encarnados generalmente en mujeres. Mujeres que no pueden dejar de hablar para intentar comprender de qué se tratan sus vidas”, comenta el director.

Encima del escenario se podrá ver a Nacho Sánchez, premio al Mejor Actor Revelación de la Unión de Actores, y a la televisiva Isabel Ordaz. La escenografía de ‘He nacido para verte sonreír’ corre a cargo de  Elisa Sanz, ganadora de cinco premios Max. La obra se representará en una única sesión el sábado 11 de noviembre a las 20.30h en el Teatre El Musical.

Nacho Sánchez e Isabel Ordaz durante un instante de 'He nacido para verte sonreír'. Fotografía cortesía de TEM.

Nacho Sánchez e Isabel Ordaz durante un instante de ‘He nacido para verte sonreír’. Fotografía cortesía de TEM.

 

Anna Karenina con piano de fondo

Anna Karenina, de Versus Teatre
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Hasta el domingo 6 de noviembre de 2016

Multimillonarias superproducciones cinematográficas, letras sobre el papel o interpretaciones teatrales, todo vale para contar una historia cuando la trama trasciende la mera anécdota y es capaz de conectar con el público. Es el caso de ‘Anna Karenina’, obra cumbre de la literatura rusa, que esta semana llega a Sala Russafa de la mano de la compañía catalana Versus Teatre.

Se incluye en el Ciclo de Compañías Nacionales, que hasta la primera semana de diciembre reúne en una programación heterogénea la variedad del panorama escénico español, con siete propuestas de compañías de mediano formato y gran calidad artística que en pocas ocasiones pueden mostrar su trabajo es Valencia.

Anna Karenina, de Versus Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Anna Karenina, de Versus Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Es el caso de esta formación barcelonesa, que estrena en la Comunitat Valenciana una valiente adaptación de la novela de Tolstoi. Del jueves 3 al domingo 6 puede verse esta versión escrita y dirigida por Iván Padilla. Un texto que descarta otras tramas menores para centrarse en el famoso triángulo entre una aristócrata acomodada, su marido y su amante.

A través de temas como el deseo y el amor, se habla de otros como la felicidad, la soledad y la culpa. Una magistral representación del dilema entre la fidelidad a uno mismo y a los demás. Sobre las tablas, por fin Anna logrará conocerse a sí misma gracias a sus pasiones, a lo que le despierta una atracción instintiva. Pero, ¿qué ocurrirá cuando se vea obligada a negarlas, a renunciar a su propia naturaleza para respetar las normas del comportamiento social?

Incorporando diálogos de la novela original, apoyándose en la música de piano que se interpreta en directo para describir el estado emocional de los personajes, este montaje íntimo recrea uno de los conflictos más universales y uno de los más complejos retratos femeninos de la literatura. Una emocionante historia a la que esta vez dan vida el propio Padilla, Lara Díez y Dani Ledesma.

Todos sus patitos.

Todos sus patitos, de Baychimo Teatro. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Todos sus patitos

La programación familiar de Sala Russafa de esta semana acoge a la joven formación zamorana Baychimo Teatro, que visita por primera vez la ciudad y estrena en la Comunitat Valenciana ‘Todos sus patitos’ (5 y 6 nov). Una de las figuras emergentes de la literatura infantil europea contemporánea, el austríaco Christian Duda, visita el escenario de Russafa con la adaptación de este cuento, nominado para el Premio Alemán al Libro Infantil y Juvenil 2009.

Ahora se transforma en una delicada pieza teatral que habla de los diferentes ciclos de la vida, de las relaciones humanas y de la necesidad de sentirse cercano a los demás. Sobre las tablas, la escenografía e iluminación recrean un bosque.

Combinando la interpretación actoral con la manipulación de objetos se cuenta la historia de Konrad, un zorro hambriento del que escapa una pata, abandonando un huevo del que, inmediatamente, nace Lorenz. El pequeño patito creerá que está frente a su padre y el zorro no tendrá más remedio que llevárselo consigo en este sensible y visual espectáculo recomendado para espectadores a partir de 4 años.

Anna Karenina, de Versus Teatre.

Anna Karenina, de Versus Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Els Dracs de Cento Yuste

Dracs, de Cento Yuste
Octubre Centre de Cultura Contemporània
C/ San Ferran, 12. València.
Inauguració: Dijous 16 juny a les 21:00h
Fins al 23 de juliol

El Drac, com a màxim exponent de la tradició xinesa, representa el domini dels cinc elements: terra, aire, foc, aigua i metall. Símbol benefactor, representa la divinitat, vigila, protegeix i atrau la bona sort. El Signe del Drac és el cinquè animal de l’Horòscop Xinés i l’emblema de l’Emperador a la Xina antiga.

Els dracs xinesos simbolitzen també el poder, la valentia i l’audàcia, l’heroisme, la perseverança, la noblesa i la divinitat. Són enèrgics, decisius, optimistes, intel·ligents i ambiciosos. A diferència dels dracs europeus, els dracs orientals són bells, amigables i savis. A la Xina són estimats i venerats.

Amb un estil gràfic inconfusible que utilitza la seua iconografia paisatgística, geomètrica i urbana com un mecano, Cento Yuste reinterpreta quatre caps de drac, símbol omnipresent a la cultura xinesa. Nascut a València el 1966, Cento Yuste és un il·lustrador i artista a la manera renaixentista. Va començar la seua carrera com a pintor, fent exposicions a València i a Madrid, però el seu interès pel món del disseny el va portar prompte a la il·lustració l’escenografia els Mac.

Forma part de l’equip artístic en diversos rodatges d’espots publicitaris i sèries de televisió, realitza decorats per a videoclips de grups del moment com Duncandú o Luz Casal. Realitza cartells per a diverses pel·lícules valencianes i els seus dibuixos passen a l’animació en capçaleres de sèries i programes de televisió com Benifotrem o A contra corrent de Canal 9, i espots publicitaris per a entitats com Bancaixa o per al festival Cinema Jove. A més, les seues il·lustracions són la imatge de fundacions com Fundem o la Fundació per a la Solidaritat i el Voluntariat de València.

L'artista amb una de sus obres. Imatge cortesia de la organització.

L’artista amb una de sus obres. Imatge cortesia de la organització.

En la seua iconografia són característics els personatges formats per qualsevol objecte amb potes, en un món on els humans són caps amb cames. Així és com retrata als directors Stephen Frears o Stephen Spielberg en els cartells de Cinema Jove. A nivell comercial, com a il·lustrador publicitari, amplia el seu espectre gràfic però sense perdre el seu caràcter directe i expressiu. Ha treballat, entre altres, i a banda dels esmentats, per al Banc de València, la Generalitat Valenciana, la Universitat Politècnica de València, Turisme d’Oliva, Cajamurcia, etc.

Michael Jackson revivido

Tributo a Michael Jackson
Casino Cirsa
Avenida de las Cortes Valencianas, 59. Valencia
Viernes 15 de abril, 2016, a las 21.30h

Casino Cirsa Valencia rendirá homenaje al considerado rey del pop, Michael Jackson, el próximo viernes 15 de abril (21.30h) con un espectáculo que incluye cena, concierto y copas.

Los encargados de dar vida a las canciones y bailes de este icono del pop son la ‘Jackson Dance Company’ con su espectáculo Michael’s Legacy, avalado por el club de fans del cantante norteamericano como el mejor tributo a este artista.

Cartel del tributo a Michael Jackson. Cortesía de Casino Cirsa.

Cartel del tributo a Michael Jackson. Cortesía de Casino Cirsa.

Ximo MJ se enfundará el guante y el sombrero característico de Michael Jackson en un espectáculo que cuida mucho la escenografía, con réplicas casi exactas de sus canciones. Esta compañía cuenta con un cuerpo de baile de catorce personas y grandes voces en directo que transmiten a la perfección la esencia del mítico rey del pop.

Casino Cirsa Valencia ha preparado para la ocasión un menú muy especial que se servirá antes del concierto y que incluye platos como crujiente casero de verduras de temporada y gambas, carrillera ibérica y gratén de patata, jamón y trufa negra o soufflé helado de mandarina sobre crema de vainilla.

Michael Jackson, a quien Casino Cirsa rinde tributo.

Michael Jackson, a quien Casino Cirsa rinde tributo.

Bodas de oro agridulces

Jordi i Lola, de Ximo Llorens, Compañía La Dependent
Teatre Micalet
C / Mestre Palau, 3. Valencia
Del 14 al 24 de abril de 2016

Una pareja se dispone a celebrar sus bodas de oro en la terraza del hogar familiar y lo que arranca como un festejo de la perdurabilidad del amor da un quiebro hacia el reproche de desaires y mentiras.

Los nombres de los protagonistas de esta historia de lo cotidiano dan título a la obra en valenciano que acoge el Teatre Micalet del 14 al 24 de abril, ‘Jordi i Lola’, de la reputada compañía de Alcoi La Dependent.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

El montaje cierra la trilogía del comedor del dramaturgo Ximo Llorens, que arrancó hace 15 años con ‘Un sopar de dimecres’, y prosiguió en 2011 con ‘Què fem de la mare?’

Los tres montajes son comedias amargas e intimistas que recorren conflictos sociales y situaciones cotidianas. Al espectador se le ofrece la oportunidad de observar a través de un microscopio un microuniverso donde la épica brota de las relaciones entre personas normales.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

La complicidad entre los protagonistas se arraiga en las experiencias compartidas entre sus actores, Neus Agulló y Pep Cortés, dos vacas sagradas de la escena teatral valenciana que han participado en toda la trilogía. Ella como actriz en todos los montajes, y él como director en los dos primeros y como intérprete en este último.

Al contraste entre las lunas de miel y de hiel de la pareja contribuye la escenografía de Jon Berrondo, tres veces galardonado con el premio Max, en 1998, 2000 y 2001.

Escena de 'Jordi i Lola'. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de ‘Jordi i Lola’. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Poética y lírica adolescencia

Diarios de adolescencia, de Rafa Palomares
Teatro de lo Inestable
Del 21 al 23 de marzo de 2016

Teatro de lo Inestable presenta su última creación, ‘Diarios de adolescencia’, bajo la dirección de Rafa Palomares e interpretación de Maria José Guisado y Maribel Bayona, encarnando un texto escrito por el propio director y las dos actrices protagonistas. La escenografía corre a cargo de Diego Sánchez.

Diarios de adolescencia. Imagen cortesía de Teatro de lo Inestable.

Diarios de adolescencia. Imagen cortesía de Teatro de lo Inestable.

Esta vez, Teatro de lo Inestable ha decidido trabajar por y para los adolescentes, de manera que durante las tres mañanas que se representará la obra, en horarios de 10.00 y 12.00, visitarán el espacio más de 500 adolescentes.

Esta creación es un nuevo reto para la compañía y es la consecuencia lógica del plan artístico-pedagógico que viene desarrollando desde hace tres años, llamado Inestables por la educación.

‘Diarios de adolescencia’ es un alegato a la propia adolescencia como etapa de la vida, de descubrimientos iniciáticos apasionantes, a partir de la propia adolescencia de las actrices y de la lectura de sus diarios, con un único lenguaje artístico que le es propio a la adolescencia, la poesía, la lírica como lenguaje de expresión de los sentimientos y como pensamiento lúcido de grandes poetas poetas en tierra bilingüe: Juan Ramón Jiménez, Mario Benedetti, Vicent Andrés Estellés, Julio Cortázar, José Hierro, Salvador Espriu, Lluís Llach, Cerverí de Girona y Joaquín Sabina, entre otros.

Diario de adolescentes. Teatro de lo Inestable.

Diario de adolescencia. Imagen cortesía de Teatro de lo Inestable.

La belleza revulsiva de Liliana Maresca

Liliana Maresca
Galería Espaivisor
C / Carrasquer, 2. Valencia
Inauguración: viernes 29 de enero, a las 20.00h
Hasta el 15 de abril de 2016

La obra de Liliana Maresca, que incluye esculturas, objetos, instalaciones, dibujos, pinturas, montajes gráficos, y que se exhibe en la galería Espaivisor, se desarrolló y brilló principalmente durante buena parte del período de la postdictadura argentina, desde mediados de los años ochenta hasta la muerte de la artista, a fines de 1994, víctima del sida.

Su poética se alimentó y configuró a caballo de las décadas de los ochenta y de los noventa, entrelazándolas. Liliana también fue una influyente gestora de exposiciones que llevaron su sello personal, alrededor de las cuales supo articular a distintas generaciones de artistas, embarcados en estilos y tendencias que en aquellos años se veían como antitéticos y en tensión, pero que ella supo amalgamar. Y este poético encabalgamiento de tendencias y generaciones lo produjo tanto a partir de la mirada abierta de propia obra múltiple, como a través de su enorme capacidad organizadora. Las exposiciones temáticas grupales y colectivas que gestó hicieron historia.

Entre aquellas movidas puede citarse la muestra ‘Lavarte’ -en octubre de 1985- en una lavandería automática en pleno centro de Buenos Aires, por la que pasaban miles de personas al mes: allí la artista cruzó artes visuales, teatro y música.

Un año después organizó ‘La Kermesse’, una suerte de feria artístico circense, en el Centro Cultural Recoleta (entonces denominado Ciudad de Buenos Aires) en la que tomaron parte artistas plásticos, actores, músicos, vestuaristas, sonidistas, escenógrafos, directores, etc. Arte, juego y participación popular, al modo de las ferias barriales, que incluyó, por ejemplo, una rueda de la fortuna, un túnel del amor y un tren fantasma.

Liliana Maresca en la galería Espaivisor.

Liliana Maresca en la galería Espaivisor.

Desde 1989, junto a un grupo de artistas -y junto, también, con quien firma estas líneas-, Liliana organizó ‘La Conquista’, una gran exposición que fue montada y exhibida entre fines de 1991 y los primeros meses de 1992, para dar puntos de vista artísticos contra el proceso del “Descubrimiento” de América del cual se conmemoraban cinco siglos y que, por esos años, comenzaba a adquirir el nombre políticamente correcto de “Encuentro de culturas”. El subtítulo de aquella gran exposición que ocupó la totalidad del Centro Cultural Recoleta fue “500 años, 40 artistas”.

En ‘La Conquista’, Liliana presentó una gran instalación con la que evocaba duramente el nacimiento del mercado en América del Sur Latina, la época en que los conquistadores buscaban futuros destinos para ubicar sus productos y para extraer materias primas. Ella comparaba la sangre derramada mediante el exterminio de los aborígenes, con los lingotes de oro -los bienes obtenidos-. Una asociación plástica entre mercado, dinero y violencia.

Hacia fines de los ochenta su obra había comenzado a hacerse más política y a volverse anticipatoria respecto de ciertas consecuencias que se avecinaban, cuando la era menemista (por el gobierno del ex presidente Menem, que ocupó el cargo durante dos presidencias, entre 1989 y 1999) entregó el manejo del Estado al neoliberalismo, esto es: a los intereses privados, a la lógica bancaria, al capital concentrado, a las corporaciones y a las “leyes” del mercado.

En 1990 presentó una muestra crucial en el Centro Cultural Recoleta, en la que la artista exhibió un verdadero carro de cartonero lleno de deshechos, y tres réplicas, una en tamaño real, pintada de blanco; y dos en pequeña escala, objetos de bronce, uno plateado y otro dorado, como si fueran joyas.

Con aquella muestra la artista vislumbró antes que nadie uno de los oficios que mayor cantidad de personas excluidas reclutaría durante los años siguientes: el de los miles y miles de marginados del sistema, que poco a poco, por el efecto deletéreo de la economía menemista se fueron transformando en legión de familias cirujas (vagabundos), cartoneras y recicladoras de basura.

Liliana Maresca. Galería Espaivisor.

Liliana Maresca. Galería Espaivisor.

La politización en la obra de Liliana también supuso al propio cuerpo, en una oscilación que iba del erotismo (sus desnudos fotográficos y sus piezas eróticas como los exhibidos en la presente exposición en Espaivisor dan cuenta de este aspecto), a la provocación ideológica, en obras conceptuales como aquella en la que la artista se ofreció al público “para todo destino”, relacionando cuerpo y mercado. Esto sucedió a fines de 1992, en la muestra que presentó en el Casal de Catalunya, ubicado en el porteño barrio de San Telmo.

En otro de los núcleos de la obra de Maresca se evoca la ide’a de juego, como sucede tanto en Patín, como en los múltiples ‘No todo lo que brilla es oro’ y Caja chica’, que se exponen en la presente muestra valenciana. Los elementos, en estos dos últimos casos, parecen invitar al espectador a un juego de esos que orientan los destinos o deciden la suerte de los participantes, a través de las posibilidades combinatorias, metafóricas y simbólicas.

La última exposición que Liliana realizó en los instantes finales de su vida fue una retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta, en noviembre de 1994, a la que dedicó la energía que le quedaba. El título que eligió para la exposición resulta demostrativo de su actitud frente al arte y la vida: ‘Frenesí’. Fue emblemática una de las obras que la artista había hecho especialmente para la exposición y que daba nombre a la muestra. Se trataba de un objeto encontrado por la artista, en sus recurrentes búsquedas callejeras: una raíz que lucía como un cuerpo femenino retorcido y consumido, en relación de tensión, y también de amor, con los cánones de la belleza tradicional, como sucede, en cierto grado, con la pieza ‘Cíclope’, de 1991, exhibida en Espaivisor.

Toda categorización del trabajo de Liliana es sólo aproximada porque su obra siempre se resistió al disciplinamiento y especialmente a ser clásica, porque lo clásico muchas veces gusta pero no incomoda el presente de quien observa, como le gustaba a la artista.

La primera incomodidad de su producción, en el sentido de interrogarse a sí misma y de cuestionar al espectador, viene de la propia construcción de cada obra. Su trabajo evidencia a una artista con talento para crear obras bellas, que al mismo tiempo se resistía a la belleza fácil, esa que deja al espectador en un lugar pasivo por su efecto tranquilizador. Maresca siempre buscaba otra belleza, extraña y reflexiva, muchas veces revulsiva.

Liliana Maresca. Galería Espaivisor.

Liliana Maresca. Galería Espaivisor.

Fabián Lebenglik

Editor de la sección de artes visuales del periódico Página/12 y director editorial de Adriana Hidalgo Editora

 

La incierta identidad de Martín y Sicilia

Dime quién soy y te diré quién eres, de José Arturo Martin y Javier Sicilia
Galería Kir Royal
C / Reina Doña Germana, 24. Valencia
Inauguración: viernes 20 de noviembre, a las 20.00h

José Arturo Martin (Tenerife, 1976) y Javier Sicilia (Tenerife, 1971) son dos artistas que trabajan como equipo desde 1995 y que presentarán su última exposición titulada ‘Dime quién soy y te diré quién eres’, en la Galería Kir Royal en Valencia el próximo día 20 de noviembre.

Martin y Sicilia trabajan indistintamente en pintura, dibujo, fotografía o instalación. Su obra se caracteriza por desarrollar imágenes narrativas o escenográficas, protagonizadas por los propios artistas como actores-iconos, que se exponen en situaciones aparentemente cotidianas, pero cuya lectura en clave irónica pone en debate temas de índole política como la crisis del capitalismo, el postcolonialismo o el miedo como instrumento político; en relación con asuntos como la decadencia de la masculinidad o la crisis de la identidad.

Obra de Martin y Sicilia. Galería Kir Royal.

Obra de Martin y Sicilia. Galería Kir Royal.

Dime quien soy y te diré quien eres reúne una serie de obras que abordan el problema de la identidad en el contexto de la incertidumbre contemporánea, haciendo especial hincapié en la problemática, que les es tan cercana, de la construcción de un ‘Yo doble’.

La caída de Lehman Brothers en 2008, que inició la crisis económica, cogió a Martin y Sicilia retratándose como supervivientes de accidentes de tráfico o de ataques violentos o pequeñas catástrofes domésticas. Desde entonces, el desmantelamiento del estado del bienestar ha eliminado todas las certidumbres (trabajo fijo, una casa propia, un buen coche y una familia estable) que solían acompañar los proyectos de vida de los europeos, así que vivimos ahora un periodo de indeterminación en la que todos los modelos vitales deben volver a reinventarse. Los proyectos colectivos parecen una imposición en un mundo donde una sola persona difícilmente genera ya recursos suficientes para la autorrealización.  Martin y Sicilia reflexionan sobre este proceso dibujando su propio proceso de reinvención.

El desmonte del bienestar, la creciente banalización de los intereses vitales producto de la triunfante civilización del ocio, el descreimiento de las ideologías y de las utopías, son evidencias de un mundo en decadencia,  habitado por individuos desencantados en los que el consumir se convierte en un consumar su existencia.

El capitalismo cultural ofrece sistemáticamente la imagen de una sociedad brillante y atractiva, triunfante en su capacidad tecnológica y en sus alardes estéticos. Martín y Sicilia escenifican su reverso, el cementerio de automóviles como la imagen de la decadencia cuyos habitantes tratan de reinventarse como individuos, de rehacer su identidad mirándose en el espejo del otro, de buscar un camino después del accidente.

Obra de Martín y Sicilia. Imagen cortesía de Kir Royal.

Obra de Martín y Sicilia. Imagen cortesía de Kir Royal.

Ramiro Carrillo

Moby Dick en el océano de la Sala Russafa

Moby Dick, de Herman Melville, dirigida por Marta Alonso, con ilustraciones de Manuel Marsol
Estreno en la Comunidad Valenciana
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Sábado 24 (17.00h) y domingo 25 (12.30) de octubre de 2015

Sala Russafa comienza la programación familiar de esta temporada trasladándose a la misteriosa isla de Nantucket. Desde allí, el centro cultural invita a espectadores a partir de 5 años a subir a bordo del ballenero Pequod, escenario de la gran aventura escrita a mediados del S.XIX por Herman Melville.

Este fin de semana, la compañía madrileña Vuelta de Tuerca estrena en la Comunitat Valenciana su versión de Moby Dick, un proyecto que nace de la Casa del Lector después de que el dibujante Manuel Marsol fuera galardonado con el III Premio Internacional de Álbum Ilustrado.

A través de sus ilustraciones, los espectadores surcarán el mar de día y de noche, soportando olas, avistando pájaros y animales marinos. Una original escenografía con proyecciones que refuerza la ambientación musical en directo y la interpretación de los actores Karlos Aurrekoetxea, Guillermo Llansó y Nacho Vera, dirigidos por Marta Alonso.

Un montaje de impactante puesta en escena para una aventura que ha marcado a lectores y escritores durante generaciones Sobre el escenario encontramos al capitán Ahab, quien busca sin cesar, en la inmensidad del océano, a una gran ballena blanca de tal fiereza que no hay barco que se acerque a ella sin resultar dañado, ni marinero que pueda darle caza. Bien lo sabe el capitán, al que, de un bocado, dejó sin la pierna que ahora sustituye por una prótesis construida con la mandíbula de un cachalote.

Ahab la tiene más cerca de lo que cree, pero su obsesión le ciega. Por ello, la complicidad y la ayuda del público serán fundamentales para que el Pequod se enfrente de una vez por todas con Moby Dick en el océano de Sala Russafa.

Escena de Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland

En la programación para adultos, Sala Russafa le da la vuelta a un clásico de la literatura infantil. Chema Cardeña es el autor y director de Alicia en Wonderland, una versión para adultos del clásico de Lewis Carroll que cumple 150 años y que, en este nuevo montaje, resulta perfecto para retratar ‘el país de las maravillas’ que nos rodea.

Segunda semana en cartel para el regreso de esta coproducción de Sala Russafa y la compañía valenciana Arden que protagoniza una Alicia crecidita, harta de acumular títulos pero seguir siendo becaria a los 30 años. Iria Márquez interpreta a esta joven que, en su lucha por hacerse un hueco en el mercado laboral, descubrirá que hay un mundo al otro lado del espejo capaz de despertar el temido pensamiento crítico.

El teatro, la música en directo y la danza se reúnen en esta comedia cargada de mensaje, ironía y realismo, que permanecerá en Sala Russafa hasta el 8 de noviembre. El bailarín y coreógrafo Toni Aparisi (al que sustituye Miguel Machado en algunas funciones) da vida al sarcástico gato Chesure de Cheshire; mientras que  Rosa López es una déspota y salerosa Reina de Corazones. José Doménech es el Sombrerero Loco; Darío Torrent, La Liebre y Miryam Garcés interpreta a una elocuente Condesa Muda. Jaime Vicedo es un apresuradísimo Señor Blanco  y el propio Cardeña se mete en la piel de un pasadísimo Señor Azul.

Versiones de grandes temas de Bob Marley, Lou Reed, The Police o Pink Floyd a cargo de la Naipes Band (dirigida por David Campillos y con la colaboración de Johnny B. Zero y José Montoro) ambientan esta disparatada comedia, un alucinante y alucinógeno retrato de nuestra sociedad de alto voltaje político, que invita al público su papel como ciudadano.

Escena de Moby Dick. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Moby Dick, de Marta Alonso. Imagen cortesía de Sala Russafa.