Rodando en skate

Cruzando el sentido
Iván Fernández de Córdoba

No hay muchas formas de viajar sin pagar un billete o gastar gasolina. Una de las más originales es moverse en monopatín. Es lo que hace Alonso, un joven en busca de un sueño y de sí mismo, que emprende en solitario una larga travesía desde Valencia a Galicia, del Mediterráneo al Atlántico. A lo largo del periplo tropieza con personajes que influyen en su evolución personal y que le ayudan a descubrir quién es realmente.

Es el argumento de Cruzando el sentido, primer largometraje del joven director de 25 años, Iván Fernández de Córdoba formado en Ciudad de la luz y gran aficionado al skate. La película se presentó en el Festival Cinema Jove, en el Festival de Sax (Alicante), donde obtuvo el Premio al Mejor Proyecto, y se proyectó el 10 de septiembre en la sala de la SGAE de Valencia. Dentro de la fórmula de road movie, la historia mezcla de forma original la ficción con tintes de falso documental.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Dos años de tiempo, 8.000 euros reunidos a base de crowfunding  y toneladas de trabajo e ilusión se plasman en este filme.  “La película se rodó a lo largo del 2014, pero el montaje no se finalizó hasta abril de este año”, cuenta Fernández de Córdoba. “Como tiene una financiación low cost, pasamos malos ratos, condiciones duras sin ninguna comodidad, pero no todo fue sufrir. En las entrevistas a modo falso documental disfrutamos y nos reímos mucho”.

En Galicia tuvieron un encuentro con la guardia civil. “Estábamos rodando una escena con el actor protagonista, Román Méndez de Hevia, que estaba desnudo y ensangrentado”, cuenta el joven director. “Los aldeanos nos vieron de lejos y, asustados, llamaron a las fuerzas del orden. Un coche de la guardia civil se acercó y tras una breve conversación, se fueron entre risas deseándonos suerte”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Los realizadores contaron con el apoyo de tiendas y marcas relacionadas con el mundo del skate, así como de varios  bares que utilizaron como escenario para grabar algunas secuencias. Fernández de Córdoba escribió el guión junto a Natxo Fuentes y en la fase de rodaje, el equipo principal lo formaban: Víctor Montoya, Noelia Martínez, Ana Martínez y Román Méndez de Hevia, el actor protagonista que debuta con esta película.

“Fue un rodaje muy duro, de guerrilla”, confiesa Fernández de Córdoba. “Nos metíamos cinco personas y un montón de material en el coche y allá que nos íbamos. La fuimos rodando en sentido inverso, de Galicia hacia Valencia aprovechando las mejores condiciones de luz. En los exteriores intentábamos rodar siempre a la mejor hora y que la localización jugara a nuestro favor. Era muy importante colocar bien la cámara, no queríamos perdernos nada imprescindible de la historia”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

La historia está llena de referencias a road movies como Easy Rider, París Texas o Una historia verdadera, que marcaron al joven director. También refleja su visión del mundo, un alegato contra las prisas de nuestra sociedad y la obsesión por alcanzar enseguida los objetivos y las metas marcadas.

Rodada con un reducido equipo técnico, entre tres y seis personas, la película tiene una factura digna de una producción convencional. Se utilizó una Canon 5D Mark II para la ficción y una Sony FDR-Ax 100 para el documental.

Otros profesionales de la Comunidad Valenciana que intervinieron en el proyecto son: Albert Forner, Emilio Mencheta, Olga Alamán, Paco Sarro, Álex Viciano, Lola Moltó y Mariam Torres o Juli Mira, entre otros.

Cruzando el sentido se dividirá en una decena de capítulos una vez finalizado su recorrido por festivales y cines. Los primeros serán publicados de forma online y gratuita. Para ver el total del metraje, el espectador tendrá que comprar el dvd/bluray o acudir a una plataforma de pago.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Un baño de cine

Cine en los Baños
Ocho y medio, de Federico Fellini, y Acabo de tener un sueño, de Javier Navarro (viernes 21 de noviembre. 19.00h)
Ojos negros, de Nikita Mikhalkov, y Charlot en el balneario (viernes 28 de noviembre)
El balneario de Battle Creek, de Alan Parker (viernes 5 de diciembre)
Baños del Almirante
C / Baños del Almirante 3-5. Valencia
Del 21 de noviembre al 5 de diciembre

El Consorcio de Museos reabrió Baños del Almirante en enero y ahora quiere ofrecer al público, tras las cerca de 14.000 visitas alcanzadas, una programación cultural complementaria. El Palacio del Almirante, la obra más importante de la arquitectura privada en estilo gótico que se conserva en Valencia, según apreciación de la Conselleria de Cultura, se lo merece. “Queremos darle un valor añadido a este enclave cultural de la Valencia histórica”. Lo dijo Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, previo a la presentación del ciclo de cine en torno a la figura escenográfica del balneario.

Fotograma de 'El balneario de Battle Creek', de Alan Parker. Cine en los Baños del Almirante.

Fotograma de ‘El balneario de Battle Creek’, de Alan Parker. Cine en los Baños del Almirante.

Con ‘Ocho y medio’, de Federico Fellini, arranca la programación cinematográfica dirigida por Javier Bosch, que tendrá su continuación los próximos viernes con otras dos destacadas proyecciones. “Se hará en pantalla al estilo tradicional”, destacó Garín, para dotar a la actividad de ese plus de calidad que se merece tan singular escenario. Con capacidad para 60 personas, el director del Consorcio de Museos reconoció el carácter experimental del ciclo: “Dependiendo del aforo que haya, nos plantearemos la posibilidad de repetir la sesión en otro momento si finalmente se sobrepasa la capacidad de que disponemos”.

La película de Fellini ‘Ocho y medio’, en torno a los problemas del acto creativo encarnado en la figura de Guido Anselmi (Marcello Mastroiani), estará acompañada del cortometraje ‘Acabo de tener un sueño’, de Javier Navarro, quien será a su vez el invitado a la charla coloquio posterior. El trabajo de Navarro ha obtenido 10 premios en España y 18 internacionales, lo que permitirá conocer de primera mano sus impresiones acerca de la creación, más que la temática del balnerario en sí, con la que arranca el ciclo.

Fotograma de Ojos negros, de Nikita Mikhalkov. Ciclo Cine en los Baños del Almirante.

Fotograma de Ojos negros, de Nikita Mikhalkov. Ciclo Cine en los Baños del Almirante.

‘Charlot en el balneario”, ésta sí directamente asociada a la temática de ‘Cine en los Baños’, será el cortometraje que abra la sesión del viernes 28 de noviembre (19.00h), previo al largometraje de Nikita Mikhalkov ‘Ojos negros’. De nuevo Mastroiani dando vida a un viajero enamorado de la rusa Anna Sergeyevna (Elena Safonova) y, de nuevo, al igual que le ocurre a su personaje de Guido Anselmi, entrando en una suerte de ensoñación melancólica. Balnearios, creación y melancolía como trasfondo común. Emilio Mencheta, actor y productor, será el invitado a la charla posterior.

Cerrará el ciclo, la película de Alan Parker ‘El balneario de Battle Creek’, con Anthony Hopkins, el viernes 5 de diciembre. El filósofo David Montesinos, autor de ‘La juventud domesticada’, será el invitado para hablar del film, así como de la medicalización de las comunidades contemporáneas.

Felipe Garín adelantó que la artista Teresa Esteban expondrá en enero sus esculturas inspiradas en portadas árabes y otros motivos arquitectónicos, como continuación de la programación cultural prevista en Baños del Almirante. Antes, la muestra ‘Los toros como pretexto’, fruto de la colaboración con la Agencia EFE, se ocupará de reflejar la importancia de la tauromaquia desde principios del siglo XX a la actualidad con imágenes del gran fondo de la agencia de prensa. Cine, escultura y toros, para que Baños del Almirante sea “algo más que visita turística”.

Marcello Mastroiani en 'Ocho y medio', de Federico Fellini, película del ciclo 'Cine en los Baños', en Baños del Almirante.

Marcello Mastroiani en ‘Ocho y medio’, de Federico Fellini, película del ciclo ‘Cine en los Baños’, en Baños del Almirante.

Salva Torres