VisualízaMe: Cine, muerte y duelo

Jornadas ‘La muerte y el cine’
Palau de Cerveró,  de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia
Plaza de Cisneros, 4. Valencia
Miércoles 27 de mayo, de 18.00 a 20.00h
Colegio Público Lluís de Santàngel
Avda. de los Pinares s/n. El Saler. Valencia
Viernes 29 de mayo, de 10.00 a 12.30h

La actividad itinerante del festival de la Fundación Inquietarte, VisulízaMe, Audiovisual & Mujer, llega a Valencia con Funespaña, empresa patrocinadora del premio especial Muerte y duelo, presente del 27 al 29 de mayo en la feria internacional del sector funerario que se celebra en la Feria de Valencia.

Siguiendo con su línea de actuaciones culturales destinadas a acercar a la sociedad el sector, en esta edición de la feria, Funespaña vuelve a acercarse a la ciudad con la programación de dos proyecciones en colaboración con CulturArts y el colegio público Lluís de Santàngel, respectivamente.

La muerte y el cine

El miércoles 27, a las 18.00h., se celebrarán las jornadas Cine, Muerte y Duelo, en el Palau de Cerveró de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, cuya actividad gestiona el Aula de Cine de la Universidad. El programa incluye la proyección de una selección de cortos valencianos y otra con los cortometrajes ganadores de las, hasta ahora, dos ediciones del premio especial Funespaña, así como alguno de sus finalistas, y una mesa redonda en la que intervendrán los realizadores y productores de los cortos emitidos y que moderará la directora del festival de fundación Inquietarte, Yolanda Cruz.

El edén de Kiko, de Paco Gisbert.

El edén de Kiko, de Paco Gisbert, Ramón Alós y Paqui Ramírez.

Programa:

18.00 presentación

18.15 proyecciones selección de cortometrajes valencianos:

‘18 vidas, 18 silencios’, Rafael Solaz (2014)

‘Algo queda’, Ana Lorenz (2011)

‘3/105’, Diego Opazo y Avelina Prat (2014)

‘El edén de Kiko’, Paco Gisbert, Ramón Alós y Paqui Ramírez (2014)

Democracia, de Borja Cobeaga.

Democracia, de Borja Cobeaga. Finalista Premio Funespaña.

19.00 Descanso

19.10 Proyecciones selección cortos IV Visualízame y ganadores premio especial Funespaña:

‘Democracia’, Borja Cobeaga (2013), premio al mejor guión original y finalista premio Funespaña

‘Ojos que no ven’, Natalia Mateo (2013), premio especial Funespaña III Visualízame

‘Epitafios’, María Ballesteros (2014), premio especial Funespaña IV Visualízame

19.45 Coloquio con realizadores y productores valencianos: Modera: Yolanda Cruz, directora de Visualízame.

O Xigante, de Luis da Matta.

O’ Xigante, de Luis da Matta y Julio Valenzer.

Los cuentos la magia y el ciclo de la vida a través del cine

El viernes 29, a partir de las 10.00, el colegio público Lluís de Santàngel será quien acoja las proyecciones de cortometrajes relacionados con la muerte. En dicha ocasión serán cortometrajes de animación los proyectados para acercar el concepto del Ciclo de la Vida a 95 niños y niñas de entre 9 y 11 años de edad, estudiantes de 4º y 5º curso de Primaria.

Proyección: ‘O’ Xigante’, Luis da Matta y Julio Valenzer (2013) finalista premio especial Funespaña III Visualízame.

La actividad itinerante del festival de la Fundación Inquietarte, Visualízame, ya ha acercado al público el tema de la muerte y el duelo en actividades organizadas por Funespaña, desde las distintas perspectivas por las que optan a la hora de afrontarlo, las realizadoras y guionistas que han presentado trabajos al festival.

La Fundación Inquietarte, con sede en Madrid, es una organización sin ánimo de lucro que presenta entre sus objetivos promover, a través del arte, acciones relacionadas con la Igualdad, el Medio Ambiente y la Inmigración. El Festival VisulízaMe, Audiovisual & Mujer, tiene su sede en Madrid, en Siluro Concept, desde allí inicia su itinerancia. VisulízaMe cuenta con el patrocinio de Funespaña y Atroesa.

18 Vidas, 18 Silencios, de Rafael Solaz.

18 Vidas, 18 Silencios, de Rafael Solaz.

Willy Ramos, la infancia recuperada

Memoria del color, de Willy Ramos
Salas Ferreres y Goerlich
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 28 de septiembre

Dijo sentirse como aquel que tras un vigoroso impulso hacia delante cae en el mismo sitio de partida. No tanto una repetición, como un singular asentamiento. Y lo explicó utilizando la imagen del niño que, bien asentado, explora las infinitas posibilidades del dibujo. Una vuelta a los orígenes, tras múltiples fugas y recorridos. Willy Ramos (Pueblo Bello, 1954) afirmó que ese giro no era “el de una despedida, sino el de un nacimiento”. Para contemplar ese florecimiento, basta acudir a su exposición ‘Memoria del color’ del Centro del Carmen.

Escultura de Willy Ramos en la exposición 'Memoria del color', en el Centro del Carmen.

Escultura de Willy Ramos en la exposición ‘Memoria del color’, en el Centro del Carmen.

A caballo entre Valencia y Colombia, las 45 obras exhibidas en las salas Ferreres y Goerlich fusionan el color y el calor que hermana ambos lugares de su experiencia vital. Más de 20 pinturas, 12 dibujos en tinta china y 11 esculturas en madera policromada y hierro dan cuenta del vigor que exhala tamaño bombeo colorista, una vez recuperada la infancia de quien se aventura por paisajes y naturalezas interiores. “Estoy en un momento de perenne duda existencial, pero llena de energía”, explicó Willy Ramos mientras iba dando ricas pinceladas de su obra.

Obra de Willy Ramos en la exposición 'Memoria del color', en el Centro del Carmen.

Obra de Willy Ramos en la exposición ‘Memoria del color’, en el Centro del Carmen.

Para ser de “frases cortas”, según reconoció el artista, el color, incluso en las piezas realizadas en blanco y negro, debió removerle la memoria a la que alude el título de la exposición. Memoria en la que se fue recreando para explicar, por ejemplo, que el gran descubrimiento del siglo XX fue la pintura de Velázquez, en cuya claridad le gustaría trabajar. “Es claro y rotundo”. Transparencia que le aleja del sufrimiento al que suelen abocarse algunos artistas. A Willy Ramos ese sufrimiento no le gusta, por eso huye de los “cuadros torturados”. Prefiere la obra plena de color y de energía.

Escultura de Willy Ramos en la exposición 'Memoria del color', en el Centro del Carmen.

Escultura de Willy Ramos en la exposición ‘Memoria del color’, en el Centro del Carmen.

‘Memoria del color’ es una explosión de esas formas rotundas y luminosas; un paseo que evoca espacios valencianos como el Jardín Botánico o El Saler, salpicados todos ellos del colorido “como nutriente de la exposición”, puntualizó Ramos, al que la mirada se le encendía con cada explicación. “Empecé a hacer esculturas como en broma”. Y ahí estaban esos rostros de mujer, en madera o hierro, igualmente “fuertes, vigorosas y enérgicas”, porque las “diosas protectoras” reflejadas en algunas de esas esculturas “tienen que ser fuertes” para que produzcan esa sensación pletórica.

No son las mujeres eróticas acostumbradas en la obra de Willy Ramos, sino evocadoras de la explosividad “tropical y valenciana” de su actual ‘Memoria del color’. Más de un año ha empleado Ramos en la exposición del Centro del Carmen. Un año repleto de paisajes entre figurativos y abstractos, propios de quien reconoce trabajar mediante “ciclos cortos, lunares”, que le llevan a empezar pintando “muy figurativo” para pasarse enseguida “a la abstracción”. Como dijo en cierta ocasión, los artistas latinoamericanos “somos más solares, que lunares, que no lunáticos”.

Escultura de Willy Ramos en la exposición 'Memoria del color', en el Centro del Carmen.

Escultura de Willy Ramos en la exposición ‘Memoria del color’, en el Centro del Carmen.

Alejado del sufrimiento, porque los caribeños “no somos nada sombríos”, ciertas de sus mujeres esculpidas en hierro destilan, de tan vigorosas, una oscura protección. “Cuando pinto soy más mental y con la escultura hay más fisicidad”. La infancia recuperada por Willy Ramos haciendo ‘Memoria del color’ quizás se deba a esa remembranza mental, salpicada de instantes matéricos. Nada de tristes trópicos, sino de alegre experiencia vital, entre valenciana y colombiana, de un artista al que le gustaría alcanzar la claridad de Velázquez una vez asentado en los orígenes de aquella infancia felizmente recuperada.

Esculturas de Willy Ramos en la exposición 'Memoria del color', en el Centro del Carmen.

Esculturas de Willy Ramos en la exposición ‘Memoria del color’, en el Centro del Carmen.

Salva Torres