A Quemarropa en Espacio Trapézio

Residencias A Quemarropa 2014
Espacio Trapézio
C/ Agusto Figueroa, 24. Mercado de San Antón, 2º planta. Madrid
Inauguración: Sábado, 15 noviembre – 13 h
Hasta el 14 de diciembre de 2014
La exposición se inaugura con la visita guiada de “El pelotón de ejecución” , una puesta en común de los artistas participantes de la primera convocatoria de la residencia.

Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Últimos preparativos. Cortesía Colectivo Cristal

Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Últimos preparativos. Cortesía Colectivo Cristal

La exposición Residencias A Quemarropa 2014 es el resultado de la iniciativa que el Colectivo Cristal, formado por Miriam Martínez Guirao, Arántzazu Ros, Saúl Sellés y Juan Fuster, puso en marcha el pasado mes de julio a raíz de las carencias percibidas al respecto por el colectivo en el entramado cultural de la ciudad de Alicante. Interesados principalmente en la creación contemporánea, el colectivo intentó generar una herramienta que hiciera fluir la información entre diferentes generaciones de artistas y profesionales del arte, construyendo una plataforma que ayudara a construir vínculos tanto dentro de la ciudad como en el exterior.

Joaquín Artime. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Joaquín Artime. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

A quemarropa como residencia, fue pensada en calidad de workshop para que los 10 artistas seleccionados gestionaran la difusión y proyección de su obra durante un periodo de 3 semanas (7 al 25 de julio). En el transcurso de la residencia los participantes disfrutaron de un programa de visitas de agentes y profesionales del sector artístico como críticos, comisarios, galeristas y otros artistas, en un espacio céntrico de la ciudad, la galería Parking Gallery, que constituyó la base de operaciones de la residencia. A su vez se generaron actividades en otros espacios de la ciudad de Alicante como The October Press, el Freaks Art Bar, el Fab Lab Alicante, el Maca Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de Alicante o la cooperativa Mistos.En la residencia participaron como profesionales las galerías Aural (Alicante), Espai Tactel (Valencia), Galería T20 (Murcia), los críticos y comisarios Javier Duero y José Luis Pérez Pont, y los artistas Aurelio Ayela, Marlon de Azambuja, Eduardo balanza, Javi Moreno, Pablo Bellot, Olga Diego, Luisa Pastor, Elio Rodríguez, Susana Guerrero.

Pau Figueres y Clara Sánchez. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Pau Figueres y Clara Sánchez. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Los residentes seleccionados en la primera convocatoria de la residencia dan forma a la muestra. Alicia García Núñez, íntimamente relacionada con la palabra, su investigación comienza en lo textual, pero incluye cualquier pieza gráfica resultante de su trabajo. Ana Pastor, trabaja alrededor de la dualidad identidad/muerte, el ser y el no-ser, trabaja con el cuerpo/carne, el dolor, la superación del trauma por la muerte, y lo plasma a través de su propio fluido vital, la sangre. Elena Sevilla, rescata de la memoria sucesos que no se sabe si existieron realmente o se han inventado por extraños, dolorosos e impactantes. Las imágenes superpuestas de Félix Gilabert Chiquillo narran los cambios convulsos y emociones que se generan en la adolescencia y acaban construyendo y asentando nuestra personalidad. Las letanías de Joaquín Artime nacen de la conjunción del lenguaje como barrera social, cultural y física en la interrelación de las personas. María Moldes utiliza el móvil como herramienta de trabajo en la calle para investigar las identidades que nos rodean por medio del retrato.Pau Figueres Clara Sánchez Sala muestran un trabajo conjunto que surgió en la residencia, donde unen la inquietud por el entorno, reflexionando acerca de éste y la manera de construir y habitar la existencia. Sara Caballero expone el conflicto existente entre los grupos étnicos que viven en la cuenca del río Xingu, Amazonas. Senna Theuwissen describe su ir y venir en constantes mudanzas a lo largo de su trayectoria vital.

María Moldes. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

María Moldes. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Shenna Teuissen. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Shenna Teuissen. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Sara Caballero. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Sara Caballero. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Félix Chiquillo. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Félix Chiquillo. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Alicia García Núñez. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Alicia García Núñez. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Elena Sevilla. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Elena Sevilla. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Ana Pastor. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Ana Pastor. Residencias A Quemarropa en Espacio Trapézio. Cortesía Colectivo Cristal

Eduardo Balanza: Súper Éxitos

Sala Mustang Art Gallery: Eduardo Balanza.
Elche Parque Empresarial, C/ Severo Ochoa, 36. Alicante.
Inauguración el 17 de febrero.

Somos lo que pone en la carátula de nuestras cintas.

El arte del siglo XX no existiría como tal sin el bote de hojalata. El uso de los primeros objetos estañados hechos a base de cobre se remonta a la época del Imperio Romano, pero a nosotros nos interesan cuando se convierten en continentes de la pintura al óleo. Esos botes de pinturas comerciales permitieron la pintura a plain air de los impresionistas, los excesos matéricos del arte de los años 40 y todo lo que en la pintura ha ocurrido desde entonces. La hojalata ha sido más importante en el arte contemporáneo que todos los críticos europeos.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery.

De la misma forma la cinta de casete puede ser considerada una de las máximas expresiones artísticas que existen. Desde que se popularizaran en los 60 los mix tapes, las cintas recopilatorias de distintos autores, han acompañado al mundo moderno hacia la reafirmación de las personalidades más dispares. Lo que en un primer momento viene ya enlatado, preseleccionado por la casa discográfica, se convierte en autoedición a partir de los años 80 gracias a las nuevas cintas de cromo y su mejor sonido. Todo un universo de jóvenes y adultos pudo crear su universo musical combinando Kiss con Uriah Heep o Donovan con The Mamas and the Papas. O Kiss con Donovan, quien sabe.

Las cintas representan la libertad de creación musical para quien no crea música, y su desarrollo es tal que Geoffrey O´Brien ha denominado este fenómeno la forma de arte más practicada en Estados Unidos (O’Brien, Geoffrey. Sonata for Jukebox. 2004.). Pero no fue un fenómeno exclusivamente estadounidense, y buena prueba es el desarrollo en España. El formato y su transportabilidad acabaron convirtiendo el propio soporte en un medio de expresión, y los papeles dejaron de reproducir las listas de las canciones elegidas para convertirse en la base de collages con fotos de los grupos, dibujos y pintadas vinculadas al estilo o pequeñas piezas pictóricas. Una vez almacenadas, generaron pequeñas bibliotecas con lomos pintados a mano o pulcramente mecanografiados. Pocas cosas han hecho tanto por la autoafirmación juvenil como las cintas de casete.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery

El sonido no siempre era el mejor en un momento en el que la principal fuente de archivos era la radio. Había que afinar mucho para evitar anuncios o voces de locutores, pero el estándar de calidad era diferente al de hoy día. La llegada del CD continuó el proceso de autoselección hasta traerlo a las listas de Spotify. Mientras aquel seguía permitiendo utilizar el soporte como medio plástico, la total digitalización ha eliminado parte del hágalo usted mismo, ha unificado estéticas y ha producido un sonido pulcro, a costa de aquellas calidades que hoy resuenan en nuestra memoria como el sonido del rock&roll. Cualquier archivo digital está a nuestro alcance en minutos de forma gratuita y eso ha cambiado nuestra forma de entender la música.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery,

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery,

Y nuestra forma de entender la música ha cambiado nuestra vida. Los vinilos y las casetes obligaban a levantarse cada cierto tiempo, a buscar las canciones, a valorar los principios… hoy los reproductores mp3 producen música incesantemente en un bucle, aleatorio o no, que ha eliminado el ritual de la selección. Esta música, siempre buena y siempre inagotable, se acaba diluyendo al carecer de las cesuras del protocolo del cambiar la cara.

Los grandes éxitos de Eduardo Balanza son un canto a esa cultura de gasolinera en la que crecimos, a aquellas fotos recortadas de Discoplay con las portadas de discos de The Clash o Boney M. Una reconsideración magnificada del formato que generó un arte universal, una cultura extremadamente personal y al mismo tiempo tan difusa como la propia música.

Nacho Ruiz.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery.

Eduardo Balanza, Súper Éxitos. Imagen cortesía de la Mustang Art Gallery.