‘El alma dormida’, vuelve la gira de Lapido

José Ignacio Lapido
Sala Loco Club
Calle del Erudito Orellana, 12 Valencia
Viernes 2 de febrero a partir 23:00 h
Entradas: 14 € anticipada, 18 € en taquilla
Punto de venta: http://www.lococlub.org/ y CRETIN (C/ Quart nª 41 de Valencia)

Vuelve 'El alma dormida', la gira de Lapido

Imagen de Lapido extraida del videoclip canción “¡Cuidado!”

A partir del pasado mes de septiembre del 2017 se dispararon las expectativas cuando veía la luz el nuevo single promocional de José Ignacio Lapido. Hablamos de “¡Cuidado!”, un tema sumamente adictivo donde el compositor, a través del librepensamiento, nos ponía alerta para cuestionar muchas cosas, convirtiéndose inmediatamente en uno de los grandes himnos del granadino. Con una temática similar se ha extraído un segundo single en el presente 2018, “La versión oficial”, con videoclip incluido.

En cuanto al último álbum la fecha elegida en que se hizo oficial su publicación fue el 20 de octubre. Con título “El alma dormida”, era un trabajo muy esperado ya que tuvo que retrasarse debido a la exitosa “Maniobra de resurrección” con los 091 durante el 2016.

Lapido-nuevo-disco-El-Alma-Dormida

Portada del disco “El alma dormida” de José Ignacio Lapido

Está producido conjuntamente por Raúl Bernal, Víctor Sánchez, Pablo Sánchez y el propio Lapido. Como viene siendo frecuente en los últimos tiempos el maestro está acompañado por su banda habitual, es decir, Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Jacinto Ríos.

Vuelve 'El alma dormida', la gira de Lapido-2

Lapido en los estudios de grabación con Víctor Sánchez, Raúl Bernal, Popi González y Jacinto Ríos. Imagen incluida en el reportaje ‘El despertar de un alma del rock’ del diario GranadaHoy

A nivel general podemos decir que algunas letras son trascendentales y tienen que ver con el rápido transcurso existencial, como la extraordinaria “Lo que llega y se nos va”, escrita a partir del fallecimiento de su madre y con el punto de partida en las “Coplas a la muerte de su padre”, la elegía de Jorge Manrique en el S.XV.

También temas que tocan la lucha social en “Como si fuera verdad”, sobre reivindicación de su trayectoria en “Nuestro trabajo”, sobre las películas y las bandas de los años 60 en “Dinosaurios”, sobre misticismo en “Estrellas del Purgatorio”, sobre cruces de caminos en “No hay prisa por llegar”, o sobre esos rincones del corazón en “Enésimo dolor de muelas”, “Mañana quien sabe” o “La escalera de incendios”. Todas ellas completan un disco que marca el estado de madurez de un artista cuya regularidad debería estar mejor considerada.

jose-ignacio-lapido-

José Ignacio Lapido

Durante los meses de noviembre y diciembre se presentó “El alma dormida” en Murcia, Sevilla y Granada. La Sala Loco Club de Valencia acoge la reanudación de una gira imprescindible antes de pasar por Madrid, Barcelona, Zaragoza, Córdoba, Málaga, Bilbao… Si Lapido se pone en línea de tiro ningún aficionado a la música de calidad realizada en uno de nuestros ricos idiomas debería perdérselo. Altamente recomendable es poco.

Juanjo Mestre

El Spinosaurus que sabía nadar

Spinosaurus: el gigante perdido del Cretáceo
Museu de les Cièncias
Avda Professor López Piñero, 7. Valencia
Hasta febrero de 2018

La muestra temporal ‘Spinosaurus: el gigante perdido del Cretáceo’ presenta en la primera planta del Museu de les Ciències al primer dinosaurio, conocido hasta el momento, adaptado para nadar y el más grande entre los dinosaurios carnívoros. La muestra está organizada por la National Geographic Society con la colaboración de la Universidad de Chicago. En la inauguración del viernes 6 de octubre estuvo Nizar Ibrahim, paleontólogo y explorador de National Geographic además de experto sobre el dinosaurio Spinosaurus.

Spinosaurus

Spinosaurus: el gigante perdido del Cretáceo. Imagen cortesía del Museo de las Ciencias.

Los expertos han debatido durante mucho tiempo si los dinosaurios podían nadar o no y, hasta la fecha, las pruebas directas de dinosaurios acuáticos no son precisamente abundantes. Sin embargo, sí han aparecido indicios prometedores, como unas marcas que habrían dejado los vientres de los dinosaurios en Utah.

Pero cuando un equipo de arqueólogos que trabajaba en Marruecos encontró el esqueleto más complejo del gigantesco carnívoro conocido como Spinosaurus, no solo se confirmó que este dinosaurio era más grande que el terror del Cretácico, el Tyrannosaurus rex, sino que también presentaba adaptaciones evolutivas para nadar: patas planas y cortas, unas fosas nasales que llegaban hasta la mitad del cráneo y una gran densidad ósea, como la de los hipopótamos. Este dinosaurio, nombrado Spinosaurus aegytiacus, claramente estaba adaptado para nadar lagos y ríos. Cuando el Spinosaurus vivió en Marruecos hace 97 millones de años, la zona era pantano.

Spinosaurus: el gigante perdido del Cretáceo.Imagen cortesía del Museo de las Ciencias.

Spinosaurus: el gigante perdido del Cretáceo.Imagen cortesía del Museo de las Ciencias.

El Spinosaurus, que vivió en el Cretáceo hace 95 millones de años, tenía unas dimensiones colosales -6,8 toneladas de peso y 15 metros de longitud- dos metros más que el Tyrannosaurus rex, y unas características que lo hacen único: el cráneo parecido al de un cocodrilo, una inmensa cresta dorsal y patas posteriores cortas para desplazarse en el agua.

Los resultados de la investigación sobre el nuevo hallazgo, que desveló la forma de vida semiacuática del Spinosaurus y sus dimensiones, se publicaron en la revista Science en el año 2014 y son el origen de esta exposición que se inauguró en el Museo National Geographic de Washington. Después de pasar por Milán, Berlín y Barcelona llega ahora a Valencia donde podrá verse hasta febrero de 2018.

Spinosaurus: el gigante perdido. Imagen cortesía del Museo de las Ciencias.

Spinosaurus: el gigante perdido. Imagen cortesía del Museo de las Ciencias.