Alumnos de ESAT se visten de ‘corto’

Ciclo de cortometrajes
Alumnos de 1º de Art & Design, dirigidos por Alberto Adsuara, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT)
Bar Red Cup
C / Cádiz, 70. Valencia
Jueves 30 de junio, 2016, a las 19.00h

El bar Red Cup, de la Calle Cádiz 70 en Ruzafa, acoge este jueves 30 de junio, a partir de las 19.00 horas, los cortometrajes realizados por los alumnos de Alberto Adsuara en la asignatura que imparte en la carrera de Arte & Diseño de la Escuela Superior de Arte y Tecnología ESAT.

Los cortometrajes han sido realizados en el curso 2015-2016 en el módulo audiovisual de la asignatura. Los trabajos audiovisuales están compuestos por cuatro cortometrajes sobre distintas temáticas y llevan por título: ‘Ángelus’, ‘Shut Up and Work Hard’, ‘Like’ y ‘Me cago en la puta’.

En el evento habrá una breve presentación y luego del visionado de los cortometrajes habrá un turno de preguntas por parte del público asistente. Está previsto que el acto dure una hora, por lo que se ruega puntualidad.

Ciclo de cortometrajes. Imagen cortesía de ESAT.

Ciclo de cortometrajes. Imagen cortesía de ESAT.

IVAM, lo pequeño es grande

Sala de exposiciones de la biblioteca. Inauguración
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Jueves 5 de octubre de 2015

El IVAM se amplía. José Miguel Cortés, director del museo valenciano, no se refería al solar ubicado junto a la fachada trasera del edificio. La ampliación era de puertas adentro. Y sabedor de que la noticia podía ser objeto de menor atención, que si se hubiera tratado del agrandamiento hacia el exterior, destacó: “Cuando todo se mide por miles de metros cuadrados y espectáculo, hay pequeños actos que parecen no tener importancia pero que encierran un gran contenido simbólico”. Hablaba de la inauguración de la sala de exposiciones de la biblioteca, “un pequeño rincón oscuro” abierto para mostrar los sobresalientes fondos impresos de su colección.

Algunos de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Algunos de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Tan sobresalientes que Eloísa García, responsable de la biblioteca del IVAM, no dudó en calificar de “gran prestigio a nivel del Estado español” la posesión de esos más de 47.000 volúmenes de su colección. Volúmenes, entre libros, revistas y documentos, que irán viendo la luz en sucesivas exposiciones, a razón de tres por año. Con ‘Arte moderno en la España franquista’ arranca esa nueva línea abierta en la biblioteca del museo. Cortés insistió en la importancia de ese acto aparentemente pequeño: “Nace con el objetivo de impulsar el conocimiento, la investigación y la educación”.

Frente al chaparrón de lluvia que parece llevárselo todo para que después salga el sol como si no hubiera pasado nada (“algo muy valenciano”), José Miguel Cortés apeló a la “gota malaya”, al “sirimiri” que representa esa apuesta por la reflexión y el conocimiento. Conocimiento encerrado en unos libros “frágiles en su contenido, pero que son parte fundamental del museo”, subrayó el director del IVAM. Una primera selección de esos libros, revistas y documentos, en torno al arte moderno durante el franquismo, revela el potencial atesorado en la biblioteca que ahora ve la luz.

Fotografías del Grupo Afal en uno de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Fotografías del Grupo Afal en uno de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Irene Bonilla, conservadora del museo valenciano y comisaria de la exposición, desgranó sus contenidos. Libros, catálogos, revistas y documentos relacionados con la actividad artística de cuantos se esforzaron por esa investigación del arte contemporáneo en los duros años del franquismo. Bonilla recordó el dilema entre quienes optaron por el exilio y quienes se quedaron, a pesar de las adversas condiciones, y fraguaron algunas de las obras expuestas. Entre ellos, Vicente Aguilera Cerni, “cabeza pensante del Grupo Parpalló” (Bonilla), además de otros colectivos surgidos en la Valencia de la década de los 60.

‘Arte moderno en la España franquista’ sirve a su vez de complemento a la exposición ‘Colectivos artísticos en Valencia bajo el franquismo’ que acoge el museo hasta el 3 de enero. Entre los documentos mostrados destacan las revistas Dau al Set y Arte Vivo, el cartel de la primera exposición de arte normativo español en 1960, que contó con la participación de Monjalés, Eusebio Sempere, Isidoro Balaguer o Equipo 57, y originales del propio Grupo Parpalló. El bloque ‘Citas colectivas 1951-1960’ reúne muestras impresas de la internacionalización del arte español mediante su participación en las principales bienales, como Venecia, París o Sao Paulo.

La labor arqueológica que supone la muestra de todo ese material impreso sobre el arte durante el franquismo, gracias también a los archivos de Josep Renau, Jacinta Gil y Manolo Gil, revela, según Bonilla, el grado de “aceptación del arte moderno y abstracto por parte del Gobierno” en los años 60 de la dictadura. La sala recién abierta pretende ser, en este sentido, “lugar de reflexión en torno a todos estos materiales”, concluyó Eloísa García.

Imagen de la presentación del nuevo espacio expositivo de la Biblioteca del IVAM. Cortesía del Instituto valenciano.

Imagen de la presentación del nuevo espacio expositivo de la Biblioteca del IVAM. Cortesía del Instituto valenciano.

Salva Torres

“Relatos para museos”. Claves de participación

Libro Museo4

Fotografía. Cortesía de Margarita Berlinchón.

El escritor turco Orhan Pamuk defendía recientemente un concepto humano del museo como espacio donde se hable de los individuos, olvidados entre los grandes escaparates de las civilizaciones y los pueblos. En su manifiesto, Pamuk subraya la riqueza de la experiencia individual como expresión narrativa de la sociedad. En este sentido, cada vez hay más propuestas que analizan la interactuación de los espectadores en los museos y su sentido dentro de los discursos.

Nos hacemos eco de la reciente presentación del libro Relatos para museos. Museos para relatos. Narración digital y museos científicos inclusivos: un proyecto europeo.

La publicación revisa cómo hacemos llegar el mensaje del museo a los públicos y tiene como finalidad abrir nuevas formulas para interactuar con colectivos que nunca antes habían tomado parte en las actividades de estos centros. La base fundamental se apoya en los trabajos participativos con medios sociales y su resultado, como comprobamos al leer el libro, desarrolla un consenso sobre los valores en común y el sentido de la democratización del museo en la actualidad. La edición es fruto del proyecto Dialoguing Museums for a New Cultural Democracy (DIAMOND), formado por un equipo de profesionales de los museos de ciencias europeos, principalmente de Italia y Rumanía, y con la única representación española del Museo de Ciencias Naturales de Valencia. Su directora, la museóloga Margarita Belinchón, nos abre las puertas de todo el proceso para conocer mejor el contenido de la publicación, que se acompaña de un CD con las grabaciones de los testimonios en los tres países.

 

Pregunta: Después de este proyecto ¿has descubierto que el museo todavía es muy selectivo?

Margarita Berlinchón: Efectivamente, los museos siguen siendo selectivos. Nosotros procuramos que lo sean cada vez menos. Procuramos hacer el Museo accesible a colectivos de personas que hasta ahora no se podían plantear ir a un museo por limitaciones físicas o de cualquier otra índole. Nuestro objetivo es eliminar las barreras que impiden acercarse a los museos sin ningún tipo de cortapisas. Y no hablo sólo de barreras físicas, también se trata de eliminar las barreras intelectuales, que son más sutiles, pero que impiden que el gozo del conocimiento pueda llegar a la mayoría de los potenciales usuarios.

 

P: Decía el antropólogo y lingüista Gregory Batenson que “los seres humanos piensan mediante historias… incluso sueñan historias”. Todo organismo o sistema, es el resultado de una. “Desde las nuestras personales, hasta aquellas pertenecientes a los bosques de secuoyas o anémonas de mar” ¿Son los museos de ciencias los mejores lugares para contarlas?

M.B.: Claro que sí. De hecho, todos los Museos narran historias, que en este caso, es la Historia Evolutiva.  La Tierra  y los seres vivos que hoy la habitan son el resultado de miles de millones de años de cambios, extinciones y surgimiento de nuevas especies, en definitiva,  la Historia de la Vida.

 

P: El grupo mayoritario con el que habéis trabajado se compone de ciudadanos en riesgo de exclusión social. Contar historias personales, además de alimentar los archivos, ¿funciona para sentirse parte de un museo? Es decir, ¿la narración digital es una buena herramienta de inclusión y de acceso a la cultura?

M.B.: Es una interacción. De hecho, la mayor parte de las historias no son triviales. Hablan de formas de vida, de fragmentos de biografía que son útiles para el mejor conocimiento de la sociedad. Vemos como la transversalidad tiene fiel reflejo en este tipo de actuaciones en que la etnografía, la sociología y, sobre todo, el conocimiento empírico, además del registro documental de la experiencia, forman parte del patrimonio inmaterial, que es preciso preservar, como también recoge, incluso, la legislación vigente. Los usuarios disfrutan de la experiencia. Nosotros hacemos con su memoria un archivo de conocimiento, que en muchos casos, puede perderse para siempre en el caso de que estas personas desaparezcan.

 

P: ¿Qué experiencias con los diferentes participantes del proyecto destacarías? Creo que no es la primera vez que has trabajado personalmente con grupos de exclusión.

M.B.: Todas las experiencias han sido muy gratificantes. Hemos trabajado con colectivos muy dispares, como jóvenes reclusos en el centro Penitenciario de Picassent, con usuarios del Área de Salud Mental de los Hospitales públicos, con enfermos terminales, con niños hospitalizados con problemas oncológicos, y últimamente, con personas mayores de una residencia.

Desde siempre hemos realizado talleres en el Museo, a petición de los usuarios, en que poníamos a su alcance materiales reales para que pudieran ser tocados, observados de cerca y manipulados. Nos dimos cuenta de que transportar los materiales que usábamos en estos talleres era fácil si encontrábamos un contenedor adecuado. De ahí surgieron las maletas didácticas del Museo, una especie de Museo ambulante que llegaba a los colectivos que no pudieran venir al Museo y lo solicitaban. Cada experiencia, lógicamente, tiene un protocolo distinto, pero en todas ellas hemos conseguido despertar el interés provocando la curiosidad y el entusiasmo por el descubrimiento. Es realmente espectacular descubrir, por ejemplo, cómo es el ojo de un insecto a través de un microscopio o tocar un hueso real de dinosaurio. Desde ahí se llega al deseo de saber más. Eso es la base de la investigación científica.

 

P: Por lo que describe el libro, el resultado de la investigación ha derivado en una especie de intercambio de buenas prácticas entre los educadores y responsables técnicos de los museos integrantes en el proyecto. Después de esta experiencia, ¿qué medidas iniciareis para mejorar la relación de vuestros museos con la ciudadanía?

M.B.: Creemos que es preciso diseñar un discurso expositivo imaginativo, incluso divertido, con un lenguaje accesible y visual que resulte muy atractivo, con espacios reales de interacción entre el usuario y el Museo. Un museo científico tiene que hacer de correa de transmisión desde los espacios en que se crea el conocimiento (centros de investigación) y los ciudadanos que costean con sus impuestos la labor de los investigadores.

 

P: Llegados a este punto, la pregunta sería ¿y ahora qué…? Cuál es el siguiente paso del trabajo. ¿Será aplicado a otros museos y otras ciudades?

M.B.: Pues, como siempre, depende del interés que este tipo de actuación suscite en las instituciones, y de que se articulen los mecanismos, tanto de personal especializado como de presupuesto para llevarlo a cabo. En este caso, hemos trabajado con un presupuesto muy escaso, pero eso se ha compensado con la gran calidad profesional de los realizadores. De hecho, la mayor parte del éxito del proyecto ha sido gracias a la competencia de Sandra Illobre, especialista en Museología científica y Didáctica de la Ciencia.

 

P: Pamuk afirma que “el futuro de los museos está dentro de nuestras casas”.

M.B.: Lo suscribo totalmente.  En nuestras casas es donde se desarrolla la mayor parte de nuestra biografía. La base de nuestra historia está en la vida cotidiana, con hechos que casi nunca pasan a los libros,  pero que son los que conforman la esencia de la sociedad. Es verdad aquella máxima de que “somos lo que somos porque fuimos quienes fuimos”.  Si perdemos la memoria, perdemos, no sólo la identidad, sino la perspectiva de futuro. No podemos adelantar sin mirar el retrovisor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotografía.Cortesía de Margarita Berlinchón.

Maite Ibáñez

*****

 La publicación puede consultarse públicamente y descargarse de forma gratuita a través del enlace:

http://www.diamondmuseums.eu/downloads/Handbook-Spanish.pdf

Nuevo programa de actividades en pazYcomedias

Ernesto Casero, Better Humans Tomorrow!
Toni Signes, Gran moment de celebració
Galería pazYcomedias
Plaza del Patriarca, 5. Valencia
Programa de actividades paralelas, hasta el 31 de octubre de 2015

Con motivo de la exposición de Ernesto Casero y Toni Signes, comisariado por José Luis Pérez Pont, la Galería pazYcomedias de Valencia ha preparado un completo programa de actividades paralelas como parte del proyecto, con conferencias, un ciclo de poesía, un proyecto didáctico destinado a personas con capacidades diferentes y un concierto a cargo del Grup Instrumental de València.

Ernesto Casero. Love in its anatomical connections, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70x100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

Ernesto Casero. Love in its anatomical connections, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70×100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

Programa:

-25 septiembre / 19,30h. DARWINISMO: EL LADO OSCURO DE LA CIENCIA
Conferencia de Máximo Sandín
“En el proceso de civilización, hemos perdido ciertos mecanismos innatos de liberación que normalmente persisten con objeto de mantener la pureza de la raza: alguna institución humana debe seleccionar la fortaleza, el heroísmo, la utilidad social, (…) si es que el sino de la humanidad, carente de factores selectivos naturales, no va a ser la destrucción por la degeneración que el proceso de domesticación lleva consigo. La idea de raza como base del estado ya ha obtenido buenos resultados a este respecto”. Konrad Lorenz (1940). Premio Nobel de Fisiología y Medicina, 1973.
Máximo Sandín es Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Bioantropología por la Universidad Autónoma de Madrid, en la que ha ejercido su labor docente e investigadora desde 1977, en el Departamento de Biología, en el que tuvo a su cargo la docencia de Evolución humana y Ecología humana. Su labor investigadora estuvo centrada durante veinte años en el estudio de la influencia de los factores ambientales en  el crecimiento y desarrollo infantil, así como investigaciones sobre nutrición y salud pública, línea que abandonó a partir de 1995 para dedicarse por entero al estudio de la evolución. Actualmente está jubilado.

-14 octubre / 19,30h. EL FANTASMA IDEOLÓGICO DE LA PUREZA, HOY
Mesa redonda con Laura Benítez y Vicente Bellver
Desde que Charles Darwin publicara en 1859 Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida, título que acortó en la segunda edición, han surgido múltiples defensores de una visión de la naturaleza que implica, por un lado, la competición por la supervivencia constituida como el principal mecanismo de evolución de las especies, y por otro, una visión individualista y jerárquica de las poblaciones en la que los individuos considerados “aptos” acaban eliminando y sustituyendo a los “no aptos”, interpretación que, pese a contradecir datos empíricos como las evidencias del registro fósil o los descubrimientos en genética como los genes Hox, sigue constituyendo el paradigma dominante en Biología.

Laura Benítez (Barcelona, 1981) es Doctora en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona con especialidad en Estética y Filosofía del Arte. Máster en Filosofía Contemporánea y Máster en Estética y Teorías del Arte Contemporáneo, ambos por UAB. Durante los últimos cuatro años ha trabajado como profesora universitaria e investigadora, siendo miembro de varios proyectos de i+D. Ha realizado diversas estancias de investigación en Ars Electronica. Comisaria independiente y miembro del colectivo Leland Palmer, con quien ha trabajado en: ‘Primer Intento’ (Sala d’art Jove); ‘Lo tengo, no lo tengo’ (Espai Zero1); ‘Todo en parte’ de Maite Muñoz y Araceli Corbo (MUSAC), Milano Radicale de Aria Spinelli (Fundació Tàpies/Homesesion/ Sala d’Art Jove).

Vicente Bellver es Profesor Titular de Filosofía del Derecho y Filosofía Política en la Universitat de València. Acreditado para Catedrático de Universidad desde 2011. En la actualidad es director del Departamento de  Filosofía del Derecho,  moral y Política de la Universitat de València. Es miembro del Comité de Bioética deEspaña, de la Pontificia Academia per la Vita, Comité de Ética de la Investigación Clínica del Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP) y de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat Valenciana, Comisión de Consentimiento Informado de la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana, y Comisión de Ética del Consejo Valenciano de Enfermería (CECOVA). Es autor de tres libros y editor de otros cinco. Ha escrito capítulos en más de 60 libros colectivos y ha publicado más de 120 artículos en revistas científicas sobre derechos humanos, bioética, bioderecho y ecología política.

Ernesto Casero. Legislative status, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70x100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

Ernesto Casero. Legislative status, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70×100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

-21, 22 y 23 octubre. 8 HORIZONTAL
Ciclo de poesía
Coordinación: Antonio Méndez Rubio

“8 Horizontal” reúne algunas de las poéticas más destacadas en la poesía actual, desde un criterio de exigencia e innovación en el lenguaje y la vivencia de lo real. Cada poeta intervendrá con una lectura de poemas, en mesas de diálogo, y un espacio posterior de reflexión y coloquio sobre cuestiones relevantes relacionadas con su concepción poética. “8 Horizontal” juega con la disparidad y la singularidad de las propuestas, abriendo un lugar de encuentro entre trayectorias ya avanzadas y nuevas trayectorias más recientes pero igualmente ilustrativas, sintomáticas, de cara a entender mejor el tiempo presente. Desde esos cruces, estas jornadas buscan esbozar líneas de horizonte, puntos de horizontalidad, intersecciones desde donde repensar un lugar para la poesía dentro de un mundo en crisis: durante dos días, reunir miradas, palabras que tiendan quizá al infinito.

Programa y horarios:

Miercoles, 21 de octubre. SOLLOZO TERRESTRE/PAISAJE SONORO
Recital de Miguel Labordeta y Carlos Fernández López
a cargo de Paula Miralles.
Música de David Alarcón interpretada por Esther Vidal (violín) y Pilar Parreño (viola)

Jueves 22 octubre
Mesa I: 17.30h. PEDRO PROVENCIO / ÁNGELA SEGOVIA
Mesa II: 19.30h. NONI BENEGAS / PABLO LÓPEZ CARBALLO

Viernes 23 octubre
Mesa I: 17.30h. ILDEFONSO RODRÍGUEZ / MARÍA SALGADO
Mesa II: 19.30h. GUADALUPE GRANDE / JESÚS AGUADO

Ernesto Casero. Ottmar Von Verschuer's eyes, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70x100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

Ernesto Casero. Ottmar Von Verschuer’s eyes, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70×100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

-31 octubre / 20.30 h. Concierto de clausura a cargo del Grup Instrumental de València
Programa:

Jean-Philippe Rameau (Dijon, 1683 – París, 1764) Rigaudon (de Dardanus) (1739)                      (3’)
                                                                         para violín y violonchelo

Ulysses Kay (Arizona 1917 – New Jersey, 1995)    Prelude  W14 (1943)                                   (3’)
                                                                          para flauta

Anónimo                                                             Lichtenburger Lagerleid (c. 1933)                 (3’)
Joan Cerveró (Arr.)                                              para ensemble y banda sonora

Igor Stravinsky (1882-1971)                                 Trois Pièces (1918)                                    (4′)                                                                            para clarinete

Joseph Boulogne                                    L’Amant Anonyme (G 75)/ Ouverture                        (4’)(Chevalier de Saint-Georges, 1745 – 1799)            para ensemble

Anthony Braxton (Chicago, Illinois, 1945)              Composition No 358                                   (8’)                                                                              para ensemble

Ernst Krenek                                                      Sonata No. 2 Op.115 (1948)                        (9′)                                                                              para violín

Rudi Goguel (Melodía)                                     Börgermoorlied (1933)                                    (5’)
Johannes Esser (Texto)                                       para ensemble y banda sonora
Joan Cerveró (Arr.)   

Joan Cerveró (Valencia, 1961)                          Waltz und Tango (1993)  de Wozzeck            (5´)
                                                                          para ensemble

Joan Cerveró (director/acordeón), José Mª Sáez Ferríz (flauta), José Cerveró (clarinete), Mª Carmen Antequera (violín), Mayte García (violonchelo)
Comisarios del ciclo Art Happens: Carlota Rodríguez/Rafa Martínez
El Grup Instrumental de València es residente en ‘Las Naves, Espai d’innovació i creació’

 

Ernesto Casero. Internationale hygiene, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70x100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.

Ernesto Casero. Internationale hygiene, 2015. Lápiz compuesto sobre papel, 70×100 cm. Cortesía Galería pazYcomedias.


-“Dar voz a los invisibles”
Taller didáctico, realizado por Sin Sin Creativos, dirigido a personas con capacidades diferentes que se llevará a cabo durante la duración de la exposición.

Dar voz a los invisibles es un proyecto que nace con la pretensión de dar voz a todas las personas que forman parte de nuestra sociedad. A partir de la exposición de Ernesto Casero se realizarán unos talleres integrando a las personas con capacidades diferentes con el ánimo de que dialoguen a nivel plástico con la obra de Ernesto.También se creará un coloquio con el artista en la galería.

250 cuadros famosos versionados por niños

Exposición de los PequeArtistas
Alumnado de PintaValencia, mucho más que una academia de pintura
Galería Jorge Juan, Entrada Gran Vía Marqués del Turia, 59
De lunes a sábado, de 9 a 21 h.
Buses 2, 3, 41 y 80
Hasta el 30 de octubre de 2015

En pleno centro de Valencia, y hasta final de mes, se puede disfrutar de una enorme pared repleta de cuadros firmados por el alumnado infantil de la escuela de arte PintaValencia. La exposición, con más de 250 versiones de cuadros famosos pintados por niños y niñas, muestra el trabajo realizado por los pequeños durante el curso pasado, inspirados por artistas tan relevantes de la Historia del Arte como El Greco, Frida Khalo, Warhol, Vermeer, Leonardo da Vinci, van Gogh, Dalí, Hopper, Lichtenstein, Hockney, Velázquez, Turner o Goya, entre muchos otros.

Algunos cuadros de la exposición, versionando a Khalo, Sorolla, El Greco, Miró o Velázquez

Algunos cuadros de la exposición, versionando a Khalo, Sorolla, El Greco, Miró o Velázquez

La escuela de arte PintaValencia (Na Jordana, 12) surge como un espacio en la ciudad donde todo el mundo pueda desarrollar su creatividad de forma amena, personalizada y con horario flexible. «En algún momento nos vimos con las fuerzas necesarias para emprender y, aunque el camino no es nada sencillo, al final acaba mereciendo la pena. “Jamás el esfuerzo desayuda a la fortuna” es una cita de Fernando de Rojas que tenemos muy presente», explica Iris Bonora, profesora y co-directora de la escuela.

La lata de sopa Campbells de Warhol, entre el perro semihundido de Goya y el beso de Klimt

La lata de sopa Campbells de Warhol, entre el perro semihundido de Goya y el beso de Klimt

En PintaValencia trabajan a diario para acercar el arte tanto a adultos como a niños y niñas mediante el dibujo, la pintura y el modelado, además de incentivar el interés por conocer aspectos de cultura general relacionados con la Historia del Arte. La educación artística aporta importantes aspectos positivos tanto a niños como a adultos, como la capacidad de potenciar la imaginación, algo muy útil a la hora de resolver cualquier tipo de circunstancia o problema; además de favorecer en el aumento de la confianza y la autoestima. Diversos estudios demuestran que el estímulo a través de las artes plásticas provoca el aumento de la capacidad de concentración y memorización, mejorando significativamente el rendimiento académico en el resto de asignaturas no artísticas.

La noche estrellada de Vincent Van Gogh, al lado de  "Habitación de hotel" de Hopper, y varias Fridas y una joven de la perla, de Vermeer

La noche estrellada de Vincent Van Gogh, al lado de “Habitación de hotel” de Hopper, varias Fridas y una joven de la perla, de Vermeer

“La respuesta que hemos tenido hasta ahora en nuestros talleres siempre ha sido muy positiva, los niños acaban interiorizando y aprendiendo historias relacionadas con el arte, y con la cultura en general, que los hace mejores observadores, más atentos y despiertos. El arte, sin duda, los hace mejores personas.”, afirman los organizadores de la muestra Pequeartistas.

Vista general de la exposición

Vista general de la exposición

Más información en www.pintaValencia.com
250 cuadros famosos versionados por niños

Arquilecturas: el mundo en tres dimensiones

Arquilecturas, de Silvana Andrés y Sonia Rayos

Acercar la arquitectura a los niños a partir de cuatro años, fomentar su creatividad e interés hacia el entorno físico, su curiosidad por diversos modelos de ciudades y desarrollar su inteligencia visual-espacial. Son algunos de los principales objetivos de Arquilecturas un novedoso proyecto puesto en marcha por la profesora de Plástica Silvana Andrés y la arquitecta Sonia Rayos. Consiste en talleres de arquitectura para niños en los que se trabaja con medios de representación arquitectónica como maquetas, fotomontajes, collages, planos, dibujos y medios digitales entre otros materiales.

Los primeros talleres de Arquilecturas se realizaron el pasado curso con gran éxito en diversos espacios culturales y en el Colegio de Arquitectos de Valencia. “En colaboración con la Concejalía de Juventud, este otoño ofreceremos los talleres a los centros educativos que lo soliciten, y también formamos parte del  Plan Joven de la Ciudad de Valencia”, dicen Andrés y Rayos. “A partir de octubre impartiremos el curso completo de extraescolares en colegios, en algunos aún pendientes de la matrícula y en otros, como el CEIP Pinedo, con dos grupos por la alta demanda. Participaremos en varios certámenes culturales, como Intramurs en octubre, y en noviembre en los talleres infantiles del festival femenino She’s the fest en las Naves”.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Conscientes de la importancia de la imagen como herramienta de comunicación, Andrés y Rayos han incluido el diseño gráfico con la colaboración de Ibán Ramón, autor de la identidad corporativa y del dossier de presentación.

Para poner en marcha su proyecto se han inspirado en otros semejantes que funcionan en  Europa. Entre ellos “las escuelas Vittra, colegios públicos suecos con una arquitectura increíble. ARKKI una escuela de arquitectura finlandesa para niños y jóvenes. Francesco Tonucci, con su proyecto Ciudad de los Niños, en el que se propone que las ciudades estén estructuradas y pensadas para los más pequeños.  Las propuestas de Maushaus en San Sebastián. También la revista de arquitectura para niños AMAG que es un referente, no sólo por las propuestas sino también porque trabaja con material de libre acceso OER recursos educativos abiertos”.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Arquilecturas?

Procedemos de dos campos diferentes, la Arquitectura y las Bellas Artes, y nos apasiona confrontar nuestros puntos de vista sobre la concepción del espacio. Compartimos inquietudes sobre dos aspectos que nos parecen fundamentales en la educación. En primer lugar, la necesidad de introducir en los colegios la educación de la ciudadanía en el campo de la arquitectura y el espacio urbano. En segundo lugar, el interés sobre la función de la arquitectura en el ámbito de los espacios educativos, convencidas de que la calidad del aprendizaje está directamente influenciada por las características del entorno.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

¿Cómo se aproxima un tema tan complejo a la mente infantil?

Al hablar de arquitectura para niños se puede interpretar la propuesta como entretenimiento, pero ese no es el objetivo de Arquilecturas. Que en los talleres utilicemos el juego como medio, no quita para que en esencia, el objetivo sea formativo. Tampoco se trata de formar futuros arquitectos, pero sí de aprender a pensar a partir de experiencias.  Queremos abrir las posibilidades del aprendizaje infantil con múltiples lenguajes, con múltiples lecturas de la realidad. La arquitectura nos habla del espacio que habitamos, nos interesa aproximarnos a la arquitectura superando lo descriptivo y adentrándonos también en un trabajo narrativo. Nos parece esencial conectar los conocimientos sobre arquitectura con la vida de los niños, trabajar los espacios donde suceden cosas que afectan a la vida de las personas.

¿Cómo se desarrolla un taller?

Priorizamos el juego como herramienta básica de aprendizaje. El juego no es únicamente algo lúdico, requiere de constancia y esfuerzo. Los adultos estamos presentes en los talleres como mediadores, no nos interesa que el proceso se quede solo en autoexpresión, manejamos conceptos arquitectónicos e introducimos un lenguaje técnico que despierta la curiosidad de los niños. Mediante la introducción del estímulo son los niños los que plantean las preguntas, entendemos que de otro modo no puede darse un aprendizaje significativo. Por ejemplo, en el taller ‘Mi casa tiene raíces’, conocen los cimientos del edificio y las zapatas, recuerdan el nombre asociándolo con sus zapatos, soplan sobre un árbol de papel con y sin raíces, experimentan y sacan sus propias conclusiones. En el taller de ‘Le Corbu’ conocen a ese señor de gafas que hacía casas. Les enseñamos la Unite d´habitation de Marsella y la terraza donde el arquitecto tuvo en cuenta a los niños. Les explicamos lo que es el hormigón y construyen entre todos una estructura para una vivienda plurifamiliar en la que colocan después sus propios diseños de viviendas pasantes.

Profesora de Plástica durante 13 años, Silvana Andrés critica la reducción de esta asignatura convertida en optativa. “Al pasar a ser optativa en secundaria, un alumno puede acabar bachillerato sin haber recibido educación artística desde primaria. Es un gran error, pues todos los niños tienen imaginación y creatividad, el problema es mantenerla cuando se acaba la infancia. De hecho los niños entienden muy bien el arte y tienen muchos menos prejuicios que la mayoría de los adultos. Vivimos en un mundo repleto de estímulos visuales que afectan directamente al desarrollo de nuestros alumnos, por esto es fundamental dotarles de las herramientas apropiadas para desarrollar un espíritu crítico. Este es el objetivo prioritario de la asignatura, el desarrollo del pensamiento crítico visual. La educación artística es investigación, reflexión, enseñar a pensar y trabajar además con un lenguaje universal”, concluye Silvana Andrés.

El próximo mes Arquilecturas inaugura su sede en el barrio de Russafa (Calle Buenos Aires, 26)

Arquilecturas.

Sonia Rayos (izquierda) y Silvana Andrés, responsables del proyecto Arquilecturas. Imagen cortesía de las autoras.

Bel Carrasco

El Pacífico, navegable en El Carmen

Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 10 de mayo

“A los españoles nos hizo mucho daño el drama del 98”. Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, lo dijo para explicar la escasa difusión que ha tenido el descubrimiento español del Océano Pacífico dentro de nuestra cultura. “El error de Cuba o de Filipinas dejó campo abierto a otras naciones con menos complejo a la hora de hablar de sus conquistas”, agregó Garín. De manera que así como el proceso colonial de América “es muy conocido”, lo que concierne al Océano Pacífico “no se ha difundido lo suficiente”, destacó Antonio Fernández, comisario junto a Antonio Sánchez de Mora de la exposición ‘Pacífico. España y la aventura de la Mar del Sur’, que acoge el Centro del Carmen.

Imagen de la exposición 'Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur'. Cortesía del Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur’. Cortesía del Centro del Carmen.

La muestra, organizada conjuntamente por el Ministerio de Cultura, Acción Cultural Española y el Consorcio de Museos, viene a paliar este déficit. “Pretende despertar el interés por esta parte descuidada de nuestra historia”, subrayó Fernández. Para ello, se ha dispuesto un montaje espectacular en torno a la cuaderna de un barco que sirve de costillar vertebrador del conjunto expositivo.

Decenas de documentos del Archivo General de Indias, algunos relacionados con la hazaña del extremeño Vasco Núñez de Balboa, el primero en atisbar el Pacífico en 1513, instalaciones, objetos, mapas y audiovisuales ayudan al espectador en su travesía. Una travesía que fue tan sólo de ida, jamás de vuelta, para muchos de los que la emprendieron hace 500 años. Un gran mapa colocado en el suelo escenifica la enorme dificultad de esos primeros viajes, como el que llevaba de Manila a Acapulco: tres meses de ida y seis de vuelta.

Instalación y mapa de 'Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur'. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Instalación y mapa de ‘Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur’. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

“Es incuestionable que fueron navegantes de nuestras costas quienes abrieron los caminos del Pacífico”, recalcó Fernández. Aún así, debido a ese cuidado insuficiente por parte de nuestra historia, todavía “hay ingleses manteniendo que fue Drake quien dio la primera vuelta al mundo”, agregó el comisario. La secretaria autonómica de Cultura, Julia Climent, apuntó que estábamos ante la “primera de gran empresa de globalización”, con España como pionera. “Aventura, riqueza y transmisión de valores culturales”, he ahí los motivos que, a juicio de Sánchez de Mora, impulsaron a muchos de esos navegantes españoles a embarcarse en tamaña empresa.

Uno de los documentos de la exposición 'Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur'. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Uno de los documentos de la exposición ‘Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur’. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

El “lago español”, como se conoció al Pacífico durante siglos, se vuelve navegable en el Centro del Carmen hasta el 10 de mayo, compartiendo navegación con la réplica que a partir del 17 de abril se expondrá en México. Magallanes, al que le sobró talento como navegante, tuvo mal ojo al bautizar con el nombre de Pacífico un océano surcado por tifones, actividad volcánica y huracanes. Toda esa agitación de sus aguas se mantiene en calma en una exposición vistosa y con marcado carácter didáctico.

Las fichas que acompañan a los documentos recogen datos relacionados con el puerto de salida de los barcos, la tripulación, los supervivientes y fallecidos después de tan tortuosos viajes, los objetivos, logros y descubrimientos. También hay explicaciones de historiadores recogidos en diversos audiovisuales. Todo ello encaminado a despertar ese interés por el Pacífico español, empañado por el complejo colonial del desastre del 98. Felipe Garín extendió ese drama finisecular hasta bien entrado el siglo XX (“años 40 y 50”). Pero la sombra quizás sea incluso más alargada. “Puede ser”, concluyó Garín.

Imagen de la exposición 'Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur'. Cortesía del Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Pacífico. España y la Aventura de la Mar del Sur’. Cortesía del Centro del Carmen.

Salva Torres

Muñoz Puelles: Vidas gigantes para ‘nanos’

A la velocidad de la luz (El joven Einstein)
Vicente Muñoz Puelles
Editorial Anaya

Las biografías de los grandes hombres y mujeres forman parte esencial de la educación de las nuevas generaciones como ejemplo y  estímulo al estudio y superación personal. El escritor valenciano Vicente Muñoz Puelles, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, ha dedicado parte de su producción literaria a este tipo de obras. La última, ‘A la velocidad de la luz (El joven Einstein)’, recientemente publicada por Anaya, cuando se celebra el año dedicado al científico más importante del siglo XX, Premio Nobel de Física en 1921 y padre de la teoría de la relatividad.

Portada del libro 'A la velocidad de la luz (El joven Einstein)', de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

Portada del libro ‘A la velocidad de la luz (El joven Einstein)’, de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

¿Por qué se ha especializado en este tipo de libros?

Lo que he hecho es más bien ampliar el campo de mis actividades literarias, simultaneando esas biografías recientes con mi propia obra de ficción y con las adaptaciones de obras clásicas. Pero a la hora de escribir el trabajo es muy parecido. Por seria y rigurosa que sea, una obra literaria siempre es ficción, en el sentido de que solo puede abarcar determinados aspectos de la realidad. Lo que sí es nuevo en mi producción son las vidas de científicos, como Ramón y Cajal, Charles Darwin, sobre quien he escrito dos novelas, Marie Curie y Einstein, que acaba de salir.

Portada del libro 'El rayo azul', de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

Portada del libro ‘El rayo azul (Marie Curie, descubridora del radio’, de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

¿Cuántos ha escrito y a qué edades van destinados?

Es difícil dar una cifra exacta, porque hace ya muchos años que escribí un ’Yo, Goya’ y un ’Yo, Colón’ para jóvenes, y algunas de mis novelas, como ’El último manuscrito de Hernando Colón’, tienen mucho de biografía. Tampoco hay una diferencia esencial, desde el punto de vista narrativo, entre un libro como ’La guerra de Amaya’, que cuenta la juventud de mi madre, y ‘El rayo azul (Marie Curie, descubridora del radio)’, que cuenta la juventud de esta última, salvo, naturalmente, los aspectos científicos. Por dar una cifra, podría decir que he escrito alrededor de una quincena de libros biográficos. En cuanto a la franja de edad, los editores suelen destinarlos a alumnos de la ESO o de Bachillerato, pero a mi modo de ver escribir solo tiene sentido cuando uno se dirige a todos los públicos.

¿Qué método sigue para armonizar la amenidad y la didáctica?

Más que un método, es una suma de factores: identificación con el punto de vista del personaje que cuenta la historia, sencillez de estilo, claridad de exposición. Nunca cuento algo que a mí mismo no me interese o que no entienda. Y procuro que nada entorpezca la fluidez del relato. Creo que es posible ser preciso sin ser aburrido o inexacto.

Portada del libro 'El pintor de las neuronas', de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

Portada del libro ‘El pintor de las neuronas’, de Vicente Muñoz Puelles. Editorial Anaya.

¿Qué hay en la vida de Eisntein que pueda resultar interesante a los jóvenes?

Las cualidades más características del joven Einstein, tal como lo veo, eran la amplitud de su curiosidad, su imaginación, su rechazo al autoritarismo, su inconformismo permanente, su carácter independiente y su escepticismo ante las creencias de los mayores y ante la ciencia oficial de su tiempo. Tenía la ambición de entender el universo y, al mismo tiempo, un elevado sentido del humor. Esas cualidades, a mi modo de ver, siguen siendo muy deseables entre los jóvenes.

¿Cómo cree que influye en la educación el conocimiento de la vida de estos grandes hombres?

Según un estudio de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y la Obra Social La Caixa presentado hace poco, la divulgación científica aumenta un 5,6 % el número de los jóvenes interesados en estudiar ciencia o tecnología. Eso, naturalmente, en cuanto a los científicos. El ejemplo debería ser válido en otros campos, y parece posible que, leyendo mis libros sobre Goya o sobre Dickens, otros jóvenes sientan deseos de pintar o escribir. No en vano la juventud es o debería ser la etapa más creativa.

Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía del autor.

Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Árbol y Arte: hermano vegetal en el MuVIM

En Arborar! Grandes árboles para la vida
Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM)
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 23 de marzo

El tronco nudoso y retorcido de un olivo milenario. Las exuberantes crestas de un círculo de palmeras que se cimbrean con la brisa. La frondosa copa de un ficus gigante a cuya sombra se reúnen los vecinos del pueblo generación tras generación. La naturaleza imita al arte e inspira a los artistas y en el caso de los árboles singulares esa sinergia puede adoptar un mensaje ecológico que conjuga necesidad y belleza. No hay mayor monumento que uno de esos ejemplares portentosos que han sobrevivido durante décadas a las plagas, los incendios forestales y, sobre todo, al afán destructivo del hombre. Cada uno de ellos no es sólo una criatura viva, sino también cuna de vida que alberga y alimenta a infinidad de seres vivos.

Fomentar el aprecio por estos héroes silenciosos del planeta y la conciencia sobre la necesidad de protegerlos es el objetivo de En Arborar! Grandes árboles para la vida, una exposición itinerante que se presenta en el MuVIM hasta el 23 de marzo. Divulgación y arte se conjugan con la aportación de dos importantes artistas: el dibujante valenciano Paco Roca y el acuarelista e ilustrador de la naturaleza, colaborador del proyecto Atapuerca y diversas revistas, Fernando Fueyo.

Detalle de la ilustración de Paco Roca para 'Arbolarte'. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación de Valencia.

Detalle de la ilustración de Paco Roca para ‘Arbolarte’. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación de Valencia.

Organizada por la Diputación del Valencia junto a la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, con fondos europeos, esta muestra coincide con la celebración del Año Internacional de los Bosques. Su faceta didáctica la integran fotografías de gran formato, documentación y proyecciones audiovisuales, en las que se visualizan algunos ejemplares monumentales, los paisajes arbolados y agrícolas más significativos de la provincia de Valencia, así como varios jardines. Se completa con paneles que informan de los mecanismos que existen en la actualidad para proteger, conservar y difundir ese valioso patrimonio.

Paco Roca aporta su inconfundible estilo con cuatro grandes láminas que rinden homenaje a tres especies carismáticas de la Comunidad Valenciana: la palmera, el olivo y el naranjo. Y una cuarta dedicada a La Lloca (Clueca) de Canals en el centenario de su plantación, que incluye el poema que le dedicó en su día Vicent Andrés Estellés.

Fernando Fueyo, ilustrador y acuarelista de la naturaleza, ha recreado una veintena de árboles monumentales de España. Ejemplares únicos con nombre propio e historia, entre ellos, una decena de la Comunidad Valenciana, como el Garrofer de Lluixent, el Pi del Salt de Serra, las sabinas blancas de Puebla de San Miguel (Rincón de Ademúz) o La Xuca del Jardín Botánico.

Acuarela de Fernando Fueyo para 'Arbolarte'. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación de Valencia.

Acuarela de Fernando Fueyo para ‘Arbolarte’. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación de Valencia.

En la muestra se exponen documentos originales y reproducciones facsímiles de libros, revistas y fotografías, desde  la Ilustración a nuestros días, destacando la labor de botánicos valencianos, como Antonio José Cavanilles, Simón de Rojas Clemente o la obra pionera del ingeniero agrónomo de la Diputación de Valencia Rafael Janini Janini, Algunos árboles y arbustos viejos de la provincia de Valencia, editada en 1914.

«La situación de los árboles ha mejorado mucho con la última Ley de Protección que da opción a los ayuntamientos de proteger los ejemplares que hay en su territorio, comenta Bernabé Moyà, director del Departamento de Árboles Monumentales de Imelsa, responsable del montaje de la muestra en la que se han invertido ocho meses de trabajo. «Cada día aparecen nuevos ayuntamientos que se suman a esta tarea, últimamente, el de Algemesí o el de Alcoi», indica Moyà. En la actualidad existen catalogados 880 ejemplares, la mayoría en Castellón, donde se produjo en años pasados un importante expolio de olivos centenarios al que se ha logrado poner fin.  

La exposición se ha visto ya en Toledo, Orense y Salamanca y durante los próximos tres años visitará las principales ciudades españoles, para sensibilizar sobre la importancia de los árboles singulares y bosques maduros de España. En Valencia podrá visitarse en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) hasta el 23 de marzo (de martes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas, y domingos y festivos de 10.00 a 20.00 horas).

Detalle de una de las acuarelas de Fernando Fueyo para 'Arbolarte'. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación

Detalle de una de las acuarelas de Fernando Fueyo para ‘Arbolarte’. Imagen cortesía de Imelsa de la Diputación

Bel Carrasco