Del análisis al desgarro: vanguardias en el IVAM

Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 10 de abril de 2016

José Miguel Cortés ha decidido, desde que se puso al frente del IVAM, airear sus fondos. Y como posee uno de los mejores, se trataba de dotarlos de coherencia argumental para exhibirlos a modo de brillante buque insignia del museo valenciano. Ahora le toca el turno a las vanguardias históricas, cuya selección de un millar de obras pertenecientes a la Colección del IVAM ocuparán durante todo un año las salas 3 y 4. Clasificada en torno a diez ejes temáticos, la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las Vanguardias Históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’ muestra las dos vías que las llamadas por Ramón Gaya “artes marciales de vanguardia” dibujaron en la primera mitad del siglo XX.

Obra de la serie Utopía y revolución en 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Obra de la serie Utopía y revolución en ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Cortés, que junto a Josep Salvador es a su vez comisario de la exposición, subrayó que la muestra no se presenta de modo cronológico, sino de forma sincrónica uniendo las piezas mediante cierta trama argumental. De manera que lo que les une a Marcel Duchamp y Man Ray, con los que se abre el recorrido, Raoul Hausmann, André Kertész, Moholy-Nagy, El Lissitzky, John Heartfield o Josep Renau no es la temporalidad, sino la experiencia que proyectan sus visiones hermanas.

Carteles de la serie 'Utopia y revolución' en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Carteles de la serie ‘Utopia y revolución’ en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Visiones que los comisarios de ‘Construyendo nuevos mundos’ dividen en dos: una más poética y onírica, y otra de orden más analítico, a las que acompañan otras creaciones relacionadas con el arte de propaganda o crítica social. Todo ello bajo epígrafes temáticos del tipo ‘Entre la experimentación y las sombras’, ‘Cuerpos soñados’, ‘La fascinación por las máquinas’, ‘Utopía y revolución’, o ‘El misterio de las formas’, hasta completar los diez capítulos argumentales que conforman el recorrido expositivo.

Tostadora (Alemania, 1930) de la colección Alfaro Hoffman en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Tostadora (Alemania, 1930) de la colección Alfaro Hoffman en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Dos grandes vías o visiones, pues, de unas vanguardias artísticas que, como señala Jesús González Requena en ‘Occidente: lo transparente y lo siniestro’, tienen en común, a tenor de los mil manifiestos de sus diferentes movimientos, el rechazo de los discursos verosímiles, convencionales, en tanto faltos de autenticidad. De ahí el gesto de rebelión con el que los artistas vanguardistas construían su obra con radicalidad y vehemencia. En ese contexto de repulsa hacia el canon perfilado desde la Ilustración (de hecho el Romanticismo ya es un precedente de las vanguardias), los artistas seguirán esas direcciones apuntadas por Cortés y Salvador.

Cartel dadaísta en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Cartel dadaísta en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

En una, más analítica, los artistas afirman la “dimensión cognitiva de su tarea” (González Requena): poéticas de la deconstrucción entre las que pueden reconocerse al cubismo, el constructivismo, el funcionalismo, el informalismo y el arte conceptual, entre otros. En la otra, más pasional, frente al análisis se levantaría la expresión, de manera que la experiencia se enfrenta al orden sintáctico, al entendimiento científico y racional, como serían los casos del fauvismo, expresionismo, dadaísmo, surrealismo y cierto futurismo; poéticas éstas del desgarro.

Imagen del video 'El retorno de la razón', de Man Ray en 'Construyendo Nuevos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Imagen del video ‘El retorno de la razón’, de Man Ray en ‘Construyendo Nuevos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Dos visiones sustentadas entonces por un Yo analítico, “que se quiere protagonista racional tanto de su discurso como de la eficacia ulterior en la arena social” (de ahí la alineación de esta corriente con los movimientos de revolución social), y por un Yo desgarrado, heredero del “lacerado gesto romántico”, que rechaza toda pretensión de control y eficacia “para volcarse a la expresión dramática de su experiencia subjetiva”. Así es como van desfilando por la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos’, Duchamp, Ray, Marinetti, Richter, Kertész, Rodchenko, la Bauhaus alemana, Grosz, Delaunay, Arp, Masson, Renau, Torres-García u Óscar Domínguez, entre un largo etcétera de artistas vanguardistas de cuya intensa conciencia de escritura se hace eco la colección del IVAM.

Obra de Óscar Domínguez en la exposición 'Construyendo Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945).

Obra de Óscar Domínguez en la exposición ‘Construyendo Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945).

Salva Torres

Barcelona, zona neutral en la Gran Guerra

Barcelona, zona neutral (1914-1918)
Fundació Joan Miró, Barcelona
Inauguración 25 de Octubre
Hasta el 15 de Febrero del 2015

La Fundació Joan Miró presenta Barcelona, zona neutral (1914-1918) como consecuencia del centenario de la Gran Guerra que se conmemora este año 2014, una exposición sobre la cultura, la sociedad y el arte barceloneses durante aquellos cuatro años de neutralidad.

La exposición, comisariada por Felix Fanés y Joan M. Minguet, propone un recorrido temático por la Barcelona del período de la Primera Guerra Mundial, una ciudad que acogió artistas europeos exiliados y acontecimientos culturales de gran importancia interrumpidos por la guerra. Una transformación convulsa que cambió la producción cultural de Barcelona, introduciendo la polaridad entre la cultura oficial y la cultura de vanguardia.

La muestra se divide en un total de nueve salas, y abarca los más variados formatos visuales: el arte de la fotografía, las ilustraciones, las revistas, las postales, la publicidad, los cromos, el cine y las artes tradicionales. Las obras de Picabia, Togores, Picasso, Delaunay, Gleizes, Torres-García y Sunyer, entre otros, conviven con elementos de comunicación de masas de la época en formato original.

Vista nocturna del monumento a Cristóbal Colón, obra de Josep Brangulí, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Vista nocturna del monumento a Cristóbal Colón, obra de Josep Brangulí, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundació Joan Miró.

BARCELONA DURANTE LA GRAN GUERRA

En los primeros años se manifestaba un patriotismo exaltado en las calles. La primera guerra industrial fue, al mismo tiempo, la primera guerra fotográfica. Las imágenes del frente servían por encima de todo como elementos de propaganda y manipulación de masas, que junto a la producción de carteles, aportaba una nueva visualidad técnica que convivía con los artistas.

Los procesos de modernización en Barcelona estaban muy ligados a Francia, como también lo estaba el arte. La influencia del francés Cézanne está presente en las pinturas de Sunyer, y en general, de los artistas catalanes.

E_45_Sunyer.paisatge.amb.pins.15.oli.col.par.

Paisatge amb pis, obra de Joaquim Sunyer, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La expansión económica de Barcelona provocó un aumento de la población. Hubo un crecimiento notable de la burguesía pero también de la nueva masa obrera que fortaleció a las organizaciones sindicales. Fueron años de conflicto que culminaron con la huelga general de agosto de 1917 en la que Joan Miró fue llamado a filas. En la exposición, su retrato, vestido de militar, permite recordar su figura y la intervención del ejército.

Existen pocas fotografías de aquellos manifestantes, la mayoría eran de los militares. Para los comisarios, la imagen de Sagarra muestra la manifestación a favor de la amnistía de los presos detenidos durante aquella huelga, que junto al filme de Gaumont Pathé, representan dos de las primeras muestras del género del fotoperiodismo.

Manifestación a favor de la amnistía para los presos detenidos en la huelga, obra de Josep María de Sagarra, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Manifestación a favor de la amnistía para los presos detenidos en la huelga, obra de Josep María de Sagarra, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La guerra fue vista en Barcelona a través de la ilustración y la caricatura. En la exposición, podremos ver una ilustración de Apa (Feliu Elías) en la que se expone el dibujo original y también la revista donde se publicó. Además, los dibujos expuestos de Josep Clarà son inéditos.

Impressions de carretera obra de Josep Clarà, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Impressions de carretera obra de Josep Clarà, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

El cartel de la Exposition d’Arts Français, realizado por Lucien Simon, refleja la importancia que tuvo la muestra cuando fue inaugurada en el Palacio de Bellas Artes el 23 de abril de 1917.

Otras obras, como la de Gleizes, explican aquel momento en que los artistas extranjeros se instalan en Barcelona, y la fascinación que algunos sintieron por el flamenco, muy presente en la ciudad. También el cartel y las imágenes del combate de boxeo entre Arthur Cravan, poeta, anarquista y boxeador, y Jack Johnson, ilustran la visualidad de la época. Aunque no todos los recién llegados eran extranjeros; algunos, como Pablo Picasso, volvían a casa siguiendo a los Ballets Rusos y a su futura esposa, Olga Khokhlova.

Bailes rusos. Teatro del Liceo, Barcelona obra de un anónimo, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Bailes rusos. Teatro del Liceo, Barcelona obra de anónimo, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La producción de imágenes seriadas (carteles, fotografías, etc.) nos permite apreciar los hábitos de consumo y ocio de la época. Una exposición que nos traslada a la Barcelona del pasado, la Barcelona neutral, a través de toda una serie de obras artísticas que se ofrecen al público en la Fundació Joan Miró hasta mediados de febrero del 2015.

Cartel obra de Lucien Simon en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Cartel obra de Lucien Simon en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.