La premonitoria actualidad de ‘Los de arriba’

‘Los de arriba’, de Adrián Novella
Bullanga Compañía Teatral (Castellnovo)
Con Jorge Bonora, L. Carlos Gómez, Candela Muñoz, Luis Peset, Francesc Romeu, Alison Torres y Lucía Torres
Teatre Rialto | Sala 7
Plaza del Ayuntamiento 17, València
Sábado 17 de octubre de 2020

En el último piso del emblemático edificio Rialto se celebra una fiesta clandestina, donde no falta el lujo, la ostentación, las sonrisas forzadas y el alcohol. ‘Los de arriba’ son, efectivamente, aquellos que viven por encima de la sociedad, de la masa, en su burbuja privada que parece inmune a los males de la gente corriente. Esta producción de Russafa Escènica, dirigida por Adrián Novella y con un joven elenco de actores, nos invita a formar parte de la clase alta española justo en el momento que explota la burbuja.

“Con esto de la pandemia el teatro queda mucho mejor como sala chill out”. Borja (Jorge Bonora) nos explica que han alquilado el último piso del teatro Rialto para organizar una fiesta y reencontrarse después del confinamiento. Que con esto de la pandemia, las salas están bajo mínimos e incluso agradecen que gente como ellos, que se lo pueden permitir, las alquilen para sus eventos privados. Aunque sabemos que no es real, que nos encontramos en una función de teatro, tampoco parece una idea tan disparatada. Todo llegará. Pero hoy no, hoy estamos viendo una obra de teatro.

‘Los de arriba’ es una apropiación del discurso más conservador, un discurso heredado por muchos jóvenes de familias adineradas. Isabel (Candela Muñoz) le ha organizado una fiesta de cumpleaños a su novio Carlos (Francesc Romeu), que acaba de volver del extranjero. Nosotros, el público, somos los invitados, sus amigos, y así nos tratan. De hecho, el público tiene un papel esencial dentro de la obra.

‘Los de arriba’, de Bullanga Compañía Teatral.

Las interacciones entre los actores y espectadores son constantes: se nos sirve bebida, nos enseñan una coreografía y lanzamos al aire nuestros deseos. En la organización del evento también ha participado el mejor amigo de Carlos, Gonzalo (L. Carlos Ruíz), su novia Valentina (Lucía Torres) y Borja, otro amigo del grupo. Estos personajes y el estilo de vida que dejan entrever en sus conversaciones e indirectas, contrasta con la camarera (Alison Torres), servidora del evento, y con Joan (Luis Peset), un infiltrado dentro del público.

La obra no puede ser de mayor actualidad. Es incluso premonitora, ya que un día después de la última representación conocimos la noticia de una fiesta clandestina en la residencia Galileo Galilei, y no me gustaría desvelaros el final, pero digamos que ambas terminan de manera semejante. Las nuevas condiciones en las que deben funcionar los eventos culturales (distancia de seguridad, gel, mascarilla) son integradas a la perfección, como un elemento clave para el desarrollo del relato. Resulta interesante cómo una pandemia global, que nos afecta a todos, difiere tanto según la clase social a la que uno pertenezca.

Adrián Novella ha demostrado tener una gran habilidad para optimizar el espacio disponible en la Sala 7 del Rialto. Por una parte, tenemos la carga simbólica que ofrece encontrarse en la zona más alta del edificio. Por otra parte, el juego entre el espacio y la acción: trasladar parte de la narración detrás de un ventanal, dejando a la vista de todos lo que debería ser secreto, o colocar en una esquina, detrás del público, la mesa donde trabaja la camarera, ampliando así el espacio escénico más allá de lo delimitado por el linóleo.

Sin embargo, los personajes podrían haberse desarrollado un poco más. Resultaban planos y tampoco se llegaba a profundizar en aquellos detalles que rompían con el relato. Se quedaban como pequeños matices, como algo superficial. Hay que tener en cuenta el tiempo de ensayo (apenas dos meses) y las condiciones de trabajo debido a la covid-19. Pero al final, todo pasaba tan por encima que los personajes no trascendían del estereotipo.

La obra estaba ubicada en la categoría de ‘Invernadero’, dentro del festival Russafa Escènica Festival de Tardor. El ‘Invernadero’ consistía en una producción propia de Russafa Escènica que buscaba la participación de artistas jóvenes con la intención de contribuir a su formación y su inmersión en el mundo laboral. Espacios como este son necesarios para mantener vivo el teatro de una ciudad, ofreciéndole apoyos a los nuevos talentos y facilitando el acceso a los circuitos escénicos.

En ‘Los de arriba’ vemos cómo se caen las máscaras y la verdad sale desbordada de tanto haber sido escondida. Una obra fresca y divertida, con un ambiente turbio que va in crescendo hasta dejarnos como aquel que presencia una discusión que no le incumbe, pero no puede dejar de mirar. Esperemos, eso sí, no acabar en las noticias como el Galileo Galilei.

Los de arriba
Elenco de ‘Los de arriba’. Imagen cortesía de Bullanga Compañía Teatral.

Elsa Moreno

Madrid Gráfica 2020 ‘COVID EXIT’

Madrid Gráfica 2020 ‘COVID EXIT’
Convocante: Asociación Diseñadores de Madrid (DIMAD) y Ayuntamiento de Madrid
Dotación: no hay
Modo de presentación: online
Plazo de admisión: hasta el 15 de agosto de 2020

CONVOCATORIA DE CARTELES PARA EXPOSICIÓN EN MADRID

Los diseñadores tienen ahora una importante tarea social que cumplir.

Después del éxito de las anteriores ediciones de Madrid Gráfica, y en un año desafiante que requiere de mensajes de aliento, ánimo y responsabilidad, DIMAD y el Ayuntamiento de Madrid, con el apoyo del Foro de Empresas por Madrid, convocan a todas las diseñadoras y diseñadores gráficos a participar en la gran exposición temática de carteles de 2020, bajo el lema: Covid Exit.

Presenta tu diseño hasta el 15 de Agosto. Un comité profesional elegirá los 100 más creativos y originales que se mostrarán en la Central de Diseño – Matadero y en dos enclaves emblemáticos de la ciudad: la plaza de Oriente y Juan Goytisolo.

Qué es Covid Exit

El tema elegido para Madrid Gráfica en 2020 es el de la Nueva Normalidad tras la crisis de la COVID-19. Y ‘Covid Exit’ el lema inspirador, el contenido obligado y textual para los carteles expuestos.

La grave crisis humana y sanitaria provocada por el coronavirus, y la interrupción forzosa de toda la actividad económica y social en el mundo, ha puesto contra las cuerdas a gobiernos, instituciones, científicos y empresas y se ha convertido en un revulsivo global que deja tras de sí, además de millones de contagiados y cientos de miles de muertos, numerosas preguntas esenciales que reclaman respuesta, y que afectan a buena parte de las grandes certezas sobre las que está organizada nuestra vida política, nuestra actividad económica, y nuestra sociedad misma.

Pero como todas las crisis, ésta conlleva una oportunidad. Recomponer la normalidad perdida, supone entrar en un periodo de cambios. Un tiempo en el que se redefinirá qué parte de nuestra vida y de nuestra organización social se va a recuperar y qué parte estamos en riesgo de perder o debería ser conscientemente revisada. Sociólogos, pensadores, políticos, economistas, científicos…, y también diseñadores, reflexionan ahora sobre las debilidades mostradas durante la pandemia y las oportunidades abiertas.

El diseño gráfico es una profesión con una clara función social. Pero en momentos especiales, la gráfica debe demostrar la importancia de la mejor comunicación. Los carteles, específicamente, son una poderosa herramienta de transmisión de mensajes de forma eficaz y memorable, como dice el escritor norteamericano especializado en diseño gráfico, Steven Heller: “Los carteles siempre han desempeñado un papel en las emergencias de salud pública, en tiempos de guerra o en las epidemias” .

Los diseñadores tienen ahora una importante tarea social que cumplir. Llenar las calles con un mensaje de aliento, ánimo y responsabilidad a la vez. Haciendo que el diseño contribuya a recuperar la vida urbana, cultural y social, y el pulso económico de la sociedad, esencial para lograr una recuperación plena.

Necesitamos carteles que transmitan mensajes elaborados, bajo diferentes puntos de vista pero con un tema y un lema común: Covid Exit. Carteles que lleguen hondo, que sustituyan a las argumentaciones largas por mensajes sencillos y fuertes que a través del sentimiento, el sentido del humor o la fuerza gráfica, hagan pensar. Mensajes que lleguen a la vez al ojo, a la cabeza y al corazón.

Admisión

Cada participante podrá presentar solo un cartel y el lema ‘Covid Exit’ deberá figurar en el mismo. El contenido puede ser interpretado desde una perspectiva personal, social, política, crítica o cualquier otra que el autor considere oportuna.

El comité de selección podrá excluir aquellos trabajos que atenten de manera explícita contra derechos humanos fundamentales o que planteen algún tipo de discriminación de sexo, raza, religión…, o aquellos que estén sometidos a alguna denuncia por plagio.

Los carteles se podrán subir desde el 6 de julio hasta el 15 de agosto en el sitio web: www.madridgrafica.org

Todos los participantes deberán rellenar el formulario ‘Convocatoria Covid Exit’ en la web con sus datos.

Formatos

Los archivos deben enviarse en 2 versiones, ambos en formato vertical, con las siguientes características:

Alta

– PDF

– Tamaño: 120 x 161 cm

– Peso máximo: 15MB

– Color CMYK

– Resolución: 300 dpi

– Texto deberá estar trazado

Baja

– JPG Tamaño: 1526 x 2048 px

– Peso máximo: 800KB

– Color RGB

– Resolución: 72 dpi

Más información y formulario de inscripción

MAKMA