Superflex o el show de la corrupción

The corrupt show, del colectivo Superflex
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Inauguración: Viernes 21 de octubre, a las 19.00h
Hasta el 8 de enero de 2017

El prestigioso colectivo danés Superflex llega a Las Naves con ‘The corrupt show’, su primera exposición individual en España. Sus instalaciones son reconocidas internacionalmente y en ellas invitan a cuestionar los modelos sociales, políticos y económicos actuales. Los polémicos métodos de Superflex han recibido multitud de premios como el Civic Trust Award (2013) o el International Economic Development Council – Promotional awards (2012) pero también han sido rechazados por importantes instituciones. La instalación permanecerá hasta el 8 de enero de 2017.

The corrupt show, de Superflex. Imagen cortesía de Las Naves.

The corrupt show, de Superflex. Imagen cortesía de Las Naves.

La exposición de este colectivo en Las Naves se articula en 2 proyectos, ‘The corrupt show’ y ‘Cine corrupto’, bajo la curaduría de Asen Martínez. En ‘The corrupt show’, Superflex apela directamente a la participación del público, al instarle a elegir entre trece tipos de contratos diferentes para firmarlos y comprometerse activamente en la participación de actividades corruptas. Una vez firmados, se les aplicará el sello Superflex y serán colgados en la pared de la sala de Exposiciones. Los contratos están basados en el texto de la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción y con su firma pretenden hacernos reflexionar sobre la relación entre la sociedad y los distintos poderes ya sean políticos, institucionales, etc.

Además, y bajo el lenguaje cinematográfico, Superflex nos propone Cine Corrupto. En esta “herramienta” nos mostrará un pase de sus videoinstalaciones sobre el tema de la corrupción y cómo esta afecta a nuestro día a día. Para ello se servirá de un lenguaje sutil cargado de ironía, como en la mayoría de sus trabajos.

Jakob Fenger, Rasmus Nielsen y Bjørnstjerne Christiansen formaron Superflex en Copenhague en 1993. Este colectivo entiende la actividad artística como una herramienta que pueda ser utilizada y modificada por el público para empujarle a desarrollar nuevas formas de comportamiento y poner en práctica nuevos métodos socioeconómicos y culturales.

Superflex. Imagen cortesía de Las Naves.

The corrupt show, de Superflex. Imagen cortesía de Las Naves.

Cultura, mucha exhibición y poca producción

Todo por la cultura pero sin los artistas
Comunicado de AVVAC

Desde AVVAC (Asociación de Artistas de Valencia, Alicante y Castellón) queremos mostrar nuestra preocupación ante las medidas adoptadas por la nueva corporación política de la Generalitat Valenciana, cuya gestión tiene entre sus objetivos mejorar el sector profesional en el ámbito cultural. Concretamente, nos inquietan ciertos planteamientos relacionados con la creación artística contemporánea.

Creemos que a pesar de haber contado con nuestra participación en los encuentros previos a la creación del Código de Buenas Prácticas redactado por la Conselleria de Cultura, dicho documento no incluye medidas concretas y efectivas dirigidas a mejorar el sector artístico profesional.

En aquel primer encuentro hicimos entrega de un escrito en el que se detallaban las necesidades del sector, así como una serie de medidas encaminadas a darles respuesta. Estas medidas fueron consensuadas por las asociaciones profesionales del sector en 2012, y renovadas y actualizadas por AVVAC para dicho encuentro. Se incluía también en el documento  un resumen del ‘Manual de Buenas Practicas’ firmado por el Ministerio de Cultura en el 2007 y el ‘Documento 0’ para la Gestión de los Centros de arte contemporáneo. Además, se entregó en aquella reunión un análisis que tenía como objeto facilitar el trabajo de los nuevos gestores políticos. Sin embargo, parece que nuestras aportaciones no han sido tomadas en consideración.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

Como se puede comprobar, en ese nuevo documento se proponen medidas concretas sobre la gestión cultural, pero no se alude a los productores artísticos. La interpretación sobre la aplicación en el sector de arte contemporáneo de ese manual de buenas prácticas queda abierta, lo que resulta peligroso para nuestro colectivo. Por ejemplo, no se ataja el problema de la explotación del artista en el sector profesional al eludir pronunciarse sobre la necesidad de remuneración de éstos; así como tampoco se menciona la necesidad de crear contratos por obra y servicio.

Nos ha sorprendido no haber sido citados para colaborar en la redacción o revisión de este documento. Tampoco hemos sido informados ni invitados a su presentación pública. Todo esto nos lleva a sospechar que dicho evento tenía un interés más propagandístico que efectivo, puesto que a pesar del título de ‘Código de las buenas prácticas’, este documento no corrige la situación anterior y nos coloca de nuevo en una posición de vulnerabilidad evidente.

Por otro lado, creemos que los presupuestos de cultura presentados para el próximo año son claramente continuistas y otorgan un papel preponderante a las políticas culturales anteriores. Esto frustra enormemente las expectativas de cambio, ya que dichas políticas son las que han desestructurado el sector artístico profesional de nuestra Comunidad. Se siguen barajando presupuestos de grandes cifras destinados a grandes instituciones públicas que dejan de lado, entre otras cosas, las convocatorias públicas que resultan esenciales para un desarrollo profesional del sector. De nuevo son los grandes gestores culturales los que deciden las partidas económicas a invertir.

Se desatiende así el compromiso que conseguimos por parte de la Conselleria de Cultura en nuestro primer encuentro, donde se planteó un cambio de paradigma en la política cultural que apostara claramente por una política de producción en lugar de por una política de exhibición, basada en grandes producciones.

Por otra parte, no queremos destacar únicamente los aspectos negativos de este documento. Celebramos la propuesta de regulación de los concursos públicos, que redundará en una mayor democratización y profesionalización del sector.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga. Generalitat Valenciana.

Como conclusión, queremos enfatizar la necesidad de que el estudio del sector del ‘Plan Estratégico de la Cultura’ planteado por la Conselleria esté formado por profesionales independientes (donde AVVAC ha tenido la oportunidad de proponer un representante al igual que otras asociaciones), y que además se tengan en cuenta sus análisis y valoraciones. Esto nos parece fundamental para que dicho estudio y sus posteriores conclusiones sirvan para promover un cambio real de paradigma que revierta en el sector profesional y que permita repensar los presupuestos que se invierten en cultura. Es necesario para esto partir de datos concretos y ver de qué forma y a través de qué canales se realiza esta inversión para su mayor aprovechamiento.

Queremos por ello tender de nuevo nuestra mano al sector político y ofrecemos nuestra colaboración en todo aquello que pueda revertir en la mejora del sector artístico. Reivindicamos que estos planteamientos tengan un alcance que vaya más allá de lo mediático, materializándose en medidas concretas que mejoren las condiciones laborales y económicas de nuestro sector para lograr una profesionalización largamente reivindicada.

Junta Directiva de AVVAC

Macbeth se humaniza en Les Arts

Macbeth, de Giuseppe Verdi
Dirección musical de Henrik Nánási y escénica de Peter Stein
Con Plácido Domingo, Ekaterina Semenchuk, Giorgio Berrugi y Alexánder Vinogradov
Palau de les Arts
Avenida del Profesor López Piñero, 1. Valencia
Días 5, 8, 11, 14, 17 y 20 de diciembre de 2015

Plácido Domingo, que dijo rezar antes de cada función a Santa Cecilia, patrona de la música, y a San Blas, patrón de la garganta, encarna a un Macbeth más humano en Les Arts. Más humano porque, según el director musical Henrik Nánási, el público siente empatía por su personaje, “cosa que no sucede con lady Macbeth”. Y más humano también porque, según el barítono español, el villano de Shakespeare “se arrepiente” en la versión que Peter Stein escenifica de la ópera de Verdi. “No hubiera podido hacer la versión de la romanza en la que Macbeth no muestra arrepentimiento por sus crímenes”, subrayó Domingo.

El deseo de poder, las venganzas y las traiciones que convierten Macbeth en una radiografía de las más desatadas pasiones humanas, inauguran la temporada de abono de Les Arts. Un Les Arts que con esta ópera transfigura su fisonomía. “Hay una política de hoy y una política de antes”, dijo Davide Livermore, intendente del coliseo valenciano. Y en la política de hoy, “toda la gente puede entrar al Palau porque es un teatro público”. Antes también, pero al parecer esa gente no tenía igual cabida que ahora.

Plácido Domingo (i), junto a Davide Livermore, en la presentación de Macbeth. Imagen cortesía del Palau de les Arts.

Plácido Domingo (i), junto a Davide Livermore, en la presentación de Macbeth. Imagen cortesía del Palau de les Arts.

Plácido Domingo, que insistió en su defensa de la anterior intendente de Les Arts, Helga Schmidt (“hizo una gran labor”), dijo que, en su caso, había incluso dejado “contratos que me daban 20 veces más que aquí”. De esta manera quiso dejar claro su identificación con el proyecto del Palau, antes de que llegara la propia Schmidt, y su convicción de que, a pesar de los recortes económicos, “se ha perdido la cantidad, pero nunca la calidad de los espectáculos programados”. Como también reconoció que el Macbeth de Les Arts “es más válido” que el anterior de Berlín.

Henrik Nánási, al tratar de explicar el por qué de esa mayor humanidad del villano ideado por William Shakespeare, destacó cierta contrariedad: “A veces pasa que nos toca vivir una vida que no queremos”. Ese desgarro interior alcanza a la lady Macbeth del cartel del espectáculo, abierta en canal por la pulsión de muerte que habita su ser. “Macbeth es víctima de la manipulación de su mujer”, señaló Plácido Domingo, quien subrayó la “oportunidad” que para él suponía “hacer un papel inédito”. Se refería a ese salto de tenor a barítono en su carrera, próxima a alcanzar los 150 papeles estelares. “Es tomar una dirección que no ha sido tu especificidad”.

Imagen del cartel de Macbeth. Cortesía del Palau de les Arts.

Imagen del cartel de Macbeth. Cortesía del Palau de les Arts.

A pesar de esa dilatada trayectoria profesional, reconoció que los nervios previos a cada actuación no se le pasaban “nunca”. Y se explicó: “El trabajo de director de orquesta es agotador, pero el cantar me pone más nervioso porque la gente me exige más”. Acerca de sus planes en Valencia para 2016 no quiso adelantar nada, aunque aseguró que seguiría en la brecha.

Macbeth, aseguró el maestro, era una de las óperas “más extraordinarias de Verdi”, del que no sabe todavía por qué cambió el final en sus dos versiones de 1847 y 1865. La producción de Peter Stein, dijo, era “extraordinaria”, tanto por su “teatralidad” como por su “imaginación y movimiento continuo que hace que el público la sigue sin oportunidad para aburrirse”. Ekaterina Semenchuk es la mezzosoprano rusa encargada de dar vida letal a lady Macbeth, una mujer de armas tomar por aquello de instigar la sed de venganza y deseo de poder de su sanguinario esposo.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Plácido Domingo es Macbeth. Palau de les Arts.

Plácido Domingo es Macbeth. Palau de les Arts.

Salva Torres