Los pensamientos a mano de Sorolla

Sorolla, apuntes en la arena
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 25 de mayo de 2016

“Es un género frágil”, apuntó Felipe Garín, director del Centro del Carmen, refiriéndose al dibujo. De ahí las dificultades para su exposición. Joaquín Sorolla, dibujante compulsivo, realizó miles. Y no ha sido hasta ahora, gracias a un arduo trabajo de conservación y catalogación por parte del propio Museo Sorolla, que ven la luz los 120 expuestos en el Centro del Carmen. Son una parte minúscula pero muy relevante de los más de 5000 catalogados.

¿Por qué relevante? Porque como explicó el propio Garín y la comisaria de la exposición Sorolla, apuntes en la arena, Consuelo Luca de Tena, directora a su vez del Museo Sorolla, muestran “los procedimientos de trabajo” del pintor valenciano. Algunos de esos dibujos aparecen ligados a otros cuadros del artista, pero en líneas generales permiten conocer la singularidad de lo que fueron simples esbozos u obras con carácter propio. “Es una exposición muy útil, muy amena para el público en general”, destacó Garín. Para Albert Girona, secretario autonómico de Cultura, la muestra se centra en la elaboración de los dibujos que realiza Sorolla “a orillas de nuestras playas con elementos casi etnográficos”.

'Bajo el toldo, playa de Zarautz', de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

‘Bajo el toldo, playa de Zarautz’, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

La muestra se halla dividida en algunos de los aspectos que primaron en la obra de Joaquín Sorolla: la playa, el mar, las mujeres, las barcas, las velas, los bueyes o el trabajo en el mar. Famoso por atrapar como nadie la luz del mediterráneo en sus lienzos, la apuesta que llega al Centro del Carmen extiende esa percepción a sus frágiles dibujos. Dibujos en los que Felipe Garín confirmó la práctica ausencia del color. “Es poco frecuente. Todo lo más utiliza el clarión para reforzar algún aspecto del cuadro”.

El conjunto de dibujos, junto a algún cuadro grande y ciertas notas de color, no se había expuesto hasta la fecha, lo que supone un valor añadido a estos “apuntes en la arena” de Sorolla. De nuevo, la fragilidad atravesando la totalidad. Fragilidad del dibujo, cuyo papel corre el riesgo de la degradación temporal, y fragilidad de los apuntes tomados a pie de la inconstante arena. “Sorolla pensaba con las manos”, subrayó Garín. Y sus manos, como el pensamiento, no sabían de irregularidades o dificultades para expresar aquello que Sorolla miraba con gran pasión.

Madre con su hijo, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Madre con su hijo, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Además, esa impulsividad a la hora de dibujar, le venía condicionada por la propia naturaleza. En ella, ningún objeto, ninguna figura está quieta. Y aunque lo estuviera, como recordaba el pintor, cambiaba por la luz del sol que tampoco está nunca quieta. Así veía Sorolla el proceso creativo y así se recoge en sus dibujos, donde bastan unos trazos para iluminar la figura femenina, un ser casi mitológico para el artista valenciano, sus barcas o esas playas inmortales de su vasta producción.

“Sorolla dibujaba como el que respira y producía estos dibujos casi a diario”, puntualizó la comisaria de la exposición, en la que también estuvieron presentes Beatriz Alventosa, directora comercial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, e Isabel Salgado, directora de exposiciones de la Obra Social La Caixa, como entidad colaboradora junto al Consorcio de Museos de una muestra producida por la Fundación Museo Sorolla. Garín abundó en la presencia del dibujo, “un género que no ha gozado de la importancia que merece”. A ver si ahora, tratándose de un material inédito de Sorolla, la cosa cambia. “Detrás de esa aparente naturalidad que tenía [Sorolla] al pintar” hay “una amplia disciplina de estudio y de dibujo”, concluyó Luca de Tena. Sorolla, apuntes en la arena, viajará después del 29 de mayo a Girona y Tarragona, tras haber pasado ya por Madrid y Lleida.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Figura en la arena, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Figura en la arena, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Salva Torres

Obras con mucho vuelo en El Carmen

Colección Aena de Arte Contemporáneo
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 10 de enero de 2016

Son obras de arte contemporáneo habitualmente instaladas en aeropuertos de toda España. Obras que en su día fueron catalogadas por la Fundación Aena, institución cultural ahora dependiente de la entidad pública Enaire, para su gestión, conservación y divulgación. Fruto de ese trabajo necesario, ya que muchas de esas obras se hallaban repartidas sin mucho fuste por diferentes dependencias de la red de aeropuertos, es la colección de más de 1500 piezas ahora en depósito. Un total de 35 de esas obras, todas ellas de gran formato, se exhiben en el Centro del Carmen.

Algunas pertenecen a artistas o grupos valencianos de la talla de Andreu Alfaro, Miquel Navarro y Equipo Realidad. “Es una selección pequeña pero sin duda representativa de la colección de la Fundación Aena”, afirmó Enrique Moral, director de la entidad pública. Pequeña, pero “rotunda”, subrayó Felipe Garín, director del Centro del Carmen. Rotundidad en cuanto al formato y a la cualidad de los artistas representados: Eduardo Arroyo, Miquel Barceló, Juan Barjola, Rafael Canogar, Cristina Iglesias, Paloma Navares, Antoni Tàpies… Y rotundidad en cuanto al contenido plástico.

Obra de Santiago Sierra, de la Colección Aena, en el Centro del Carmen.

Obra de Santiago Sierra, de la Colección Aena, en el Centro del Carmen.

La exposición, cuyo título Evolución se refiere al propio vuelo ascendente en el tiempo de la colección, arranca con la obra de Tàpies Grafismes blaus sobre vellut granat, en la que destaca un igualmente rotundo ‘No’ en el interior del cuadro. Y la cierra una similar y contundente negación de Santiago Sierra en su fotografía en blanco y negro denominada No Global Tour. “Sí, podríamos decir que empieza con una negación a la dictadura por parte de Tápies y concluye con esa otra negación de Sierra contra la globalización”, admitió Ángeles Imaña, comisaria de la muestra.

Y entre ambas negaciones, una severa afirmación: “Estamos probablemente ante una bella desconocida”, refiriéndose Moral al conjunto de obras exhibidas de la colección Aena, que sirve de “impulso al arte español, portugués e iberoamericano”. Porque Evolución, en tanto tal, muestra obras que van de los años 70 a la actualidad, incluyendo artistas como la portuguesa Helena Almeida o el chileno Roberto Matta, dentro de ese “objetivo público de apoyo al arte contemporáneo”. Pinturas murales, esculturas, fotografías y audiovisuales que dejan por unos meses su ubicación en los aeropuertos de Valencia, Barcelona, Madrid, Palma, Santiago, León o Málaga, para que el espectador las vea fuera de su contexto habitual.

Obra de la Colección Aena, en el Centro del Carmen.

Obra de la Colección Aena, en el Centro del Carmen.

“El fútbol ayudó mucho al impulso de la colección”. Y Enrique Moral, ante el asombro general, explicó que con motivo del Mundial del 82, “se ampliaron los aeropuertos”, lo cual favoreció esa evolución del arte contemporáneo en relación con los espacios destinados a la navegación aérea. Eso sí, las compras han sido en todo momento “siguiendo el criterio público de gasto en torno a valores seguros”. Como lo son Barceló, Arroyo, Canogar, Tàpies o Barjola, cuya Tauromaquia, según explicó Imaña, pasó “de las cabezas picassianas a esas otras más de Bacon”, característico del quehacer siempre inquieto del artista extremeño.

Felipe Garín advirtió el hecho de que siendo una colección de la Fundación Aena no hubiera prácticamente alusiones a los aviones, lo cual le pareció un acierto. Y cuando tal cosa sucede, como en el caso de la instalación de Tim White-Sobieski Terminal 3, sea para homenajear a las víctimas de las Torres Gemelas mediante imágenes de un misterioso atractivo. Como misteriosa es la obra de Paloma Navares, “artista poco conocida, pero de gran talento” (Imaña), o sobrecogedora la fotografía de Victoria Diehl de una mujer sin pezones en su maltratado cuerpo; esta última, ganadora del Premio de Fotografía que convoca la Fundación Aena.

Obra de Juan Barjola, de la Colección AENA, en el Centro del Carmen.

Obra de Juan Barjola, de la Colección AENA, en el Centro del Carmen.

Salva Torres

Paz Olmos, otro ‘cadáver’ cultural

Paz Olmos, destituida como directora del Museo San Pío V
Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte
Generalitat Valenciana

A Consuelo Císcar la echaron del IVAM, o se fue, según el color con el que se mire su marcha, antes del cambio de rumbo político. Y, tras él, han seguido sus pasos Inmaculada Gil Lázaro, responsable de Teatres, y ahora Paz Olmos, directora del Museo San Pío V. ‘Cadáveres’ culturales de la época de gobierno del PP, al que cabría sumar los de Mayrén Beneyto, como responsable de la concejalía de Cultura, y la propia Rita Barberá, como alcaldesa de Valencia. Un ramillete de mujeres que, tras formar parte durante años de la escena pública valenciana, desaparece, para tristeza de sus correligionarios y alegría de quienes las sufrieron.

En el caso de Paz Olmos (ver: https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/),  resulta harto elocuente atender a las razones dadas por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte para justificar su destitución. Según informa Europa Press, a la directora del Museo San Pío V se le comunicó que, después de haber evaluado un informe sobre el estado de conservación de las obras de arte y de la gestión global de la pinacoteca, se ha decidido retirar a Paz Olmos de la dirección del Museo de Bellas artes «para empezar una nueva etapa de gestión que garantice la conservación y el buen funcionamiento del que es el museo con el fondo artístico más importante de las valencianas y los valencianos y uno de los patrimonios artísticos más importantes en el ámbito europeo».

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

De manera que, según se informa en el comunicado de Cultura, se prescinde de su gestión como responsable del museo, tras lo cual Paz Olmos cuenta con diez días para hacer las alegaciones pertinentes a esta decisión.

Según indica la Conselleria, pasado el periodo de alegaciones de la que ha sido directora del Museo de Bellas artes, desde la Conselleria de Educación se procederá a designar una persona que lo dirija de forma provisional, durante unos meses, hasta que esté elaborado un manual de buenas prácticas en instituciones culturales que permita presentar candidaturas a las direcciones como las de esta pinacoteca.

El conseller de Cultura, Vicent Marzà, tiene la intención de escuchar a los técnicos del museo que han llevado a cabo tareas de conservación y restauración de las obras de arte, así como del equipo especializado en las distintas áreas de gestión para iniciar un funcionamiento transparente, racional y justo de la pinacoteca, según se apunta en el comunicado.

Medidas

Del mismo modo, desde la Conselleria «se tomarán las medidas de urgencia necesarias para evaluar y solucionar en los términos que se pueda la climatización del museo, que ha generado problemas tanto para los visitantes como para la conservación de las obras. La dirección del museo tenía constancia de esta problemática desde diciembre de 2014, pero se optó para bloquear el contrato de mantenimiento de las instalaciones.

Por otro lado, ha destacado que los principales protocolos de actuación se centrarán en líneas de actuación relacionadas con la conservación y restauración de los fondos; medidas para reactivar el mantenimiento de las instalaciones; medidas para garantizar la vigilancia y la seguridad de las obras; la reactivación de las funciones del patronato del museo; así como la revisión de las necesidades de personal técnico y especializado del museo.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Ver lo publicado en Makma, cuando fue nombrada directora del San Pío V:
https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/
https://www.makma.net/ester-alba-paz-olmos-ocupa-un-cargo-que-no-entiendo/

 

 

Retratistas de animales

¿Quién rescató a quién?, de Fotopets
Proyecto de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales

El objetivo de un buen retratista es captar el alma del retratado a través de su mirada, la expresión del rostro, la actitud e incluso su indumentaria. ¿Y cuándo se trata de animales? Animales que, además han sufrido maltratos, abandono y penalidades hasta ser rescatados por alguna sociedad protectora.

“El truco es paciencia, mucha paciencia”, dice Andrés López uno de los miembros del equipo de Fotopets. “Hay que esperar ese gesto, esa mirada que muestre su carácter. A veces el animal es muy expresivo y en la primera foto lo solucionas, y otras cuesta más. Hay que tener en cuenta que muchos han sido maltratados y les cuesta posar con tranquilidad en un entorno que les resulta extraño, con focos, fondos de tela y varias personas intentando llamar su atención”.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

López es el autor de las 65 magníficas imágenes que ilustran  ‘¿Quién rescató a quién?’, proyecto de  la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA), con una dedicatoria de la Reina emérita Doña Sofía, un emotivo relato de Mamen Sánchez, nieta del fundador de la revista ¡Hola!, y las historias de cada animal escritas por Mercedes Alonso.

Creada en 1992, ANAA atiende en la actualidad 300 animales, la mayoría perros y gatos, repartidos entre su centro de adopción y una red de casas de acogida.  A lo largo de 22 años de existencia ha logrado encontrar un hogar a 24.000 mascotas. Cuenta con  124 voluntarios que realizan tareas de atención y cuidado de los animales, seguimiento de los adoptados, eventos, mesas informativas, charlas en colegios, etcétera.

Para la elaboración del libro se fotografiaron más de 70 ejemplares entre perros, gatos, caballos y conejos, aunque finalmente fueron seleccionados 65 por motivos de paginación. “Las fotografías se realizaron en tres sesiones durante tres días, en jornadas maratonianas poniendo a prueba nuestros equipos”, explica López. “Hubo que fotografiar a todos los animales en tiempo récord para cumplir los plazos. La redactora Mercedes Alonso escribió la historia de cada retratado, que aparece junto a su nombre y fotografía.  Ha sido un trabajo duro pero muy satisfactorio”.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Imagen cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

El equipo de Fotopets cuenta con una larga experiencia en  fotografiar la naturaleza y vinculación con el mundo de la conservación del medio ambiente. “Estamos muy concienciados con el tema del bienestar de los seres vivos, y crear Fotopets fue una consecuencia lógica de esa preocupación”, dice López. “Queríamos participar de una forma directa en la protección de animales de compañía abandonados. Con nuestras fotografías intentamos que sean más visibles y atractivos de cara a posibles adoptantes. Como espectadores de las campañas de difusión de protectoras y asociaciones, observábamos que las fotos que suelen usar son poco atractivas. Por esto decidimos poner nuestra experiencia y creatividad al servicio de estas asociaciones. Nuestro proyecto #adoptaunperro cuenta con más de 250  fotografiados y muchos han sido adoptados gracias a esas imágenes”.

Pilar del Cañizo, miembro de ANAA, constata que la sensibilidad de la sociedad hacia el respeto a los animales ha mejorado, así como  el número y motivación de las personas que optan por adoptar un animal en vez de comprarlo. Sin embargo, el número de adopciones sigue siendo claramente insuficiente para compensar el número de abandonos. “Sí que ha cambiado el perfil del adoptante”, señala del Cañizo. “Ya no se adopta por un motivo económico, sino por la convicción de que un animal de compañía no se debe comprar. Que es mejor optar por la adopción a la hora de integrar un miembro más en la  familia”.

La mala noticia es que el número de abandonos no ha disminuido sensiblemente en estas dos últimas décadas. “Con la crisis económica se han reducido las adopciones, al no querer las familias asumir nuevos gastos”, añade del Cañizo.

En plena sesión fotográfica. Cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

En plena sesión fotográfica. Cortesía de Fotopets, retratistas de animales.

Bel Carrasco

¿Tiene futuro la huerta?

Veus per l´horta
Coordinación: Tania Castro, Miguel Lorenzo, Maria Josep Picó y Magda Ruiz Brox
Diseño: Estudio Menta
Proyecto de la Universitat de València, Universitat Politècnica de Valéncia y CSIC Comunidad Valenciana

Es un hecho indiscutible que Valencia ha crecido a expensas de la tierra fértil que la rodea. Se han escrito ríos de tinta sobre este trágico expolio, pero todavía queda mucho que decir, debatir y, sobre todo, proponer para que las últimas huertas supervivientes tengan la protección que merecen y se reactive el Plan de Acción Territorial de la Huerta.

“Hacer un llamamiento a la sociedad y a las instancias políticas a considerar la huerta una prioridad”. Este es el objetivo de un proyecto conjunto de la Universitat de València, la Politécnica y el CSIC de la Comunidad, el libro ‘Veus per l’horta’ que se presentó la pasada semana en La Nau. “Porque la comunidad académica, investigadora y universitaria tiene que hacer escuchar su voz en los asuntos más importantes y graves de la sociedad”, señalaron los representantes de las tres instituciones mencionadas: Antonio Ariño, María Victoria Vivancos y José Pío Beltrán.

Fotografía de Mónica Torres, en el libro 'Veus per l'horta'. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de Mónica Torres, en el libro ‘Veus per l’horta’. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

‘Veus per l’horta’ es un trabajo divulgativo y coral en el que participan más de 56 colaboradores entre escritores, periodistas, fotógrafos, profesores, investigadores y demás especialistas. Todas esas voces unidas en un propósito común: “Poner en valor la huerta valenciana y mantener abierto el debate social y político sobre un territorio que se ha destruido paulatinamente”.

Con cerca de 200 páginas y un cuidado diseño a cargo del Estudio Menta en el que adquiere un peso muy destacado la fotografía, el libro ha estado coordinado por las periodistas Maria Josep Picó y Magda Ruiz Brox, y los fotoperiodistas Tania Castro y Miguel Lorenzo. Editado en valenciano, cuenta con la colaboración de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, y un apéndice final con los textos en castellano.

'Veus per l'horta'. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

‘Veus per l’horta’. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Se estructura en cuatro grandes apartados: Una visió personal, Economia i societat, Patrimoni y Horta viva. La publicación recoge un total 38 textos, en los que participan escritores y periodistas como Manuel Vicent, Alfons Cervera, Fernando Delgado, Emili Piera y Carme Miquel, entre otros. En un claro ejemplo de la coordinación de recursos científicos y académicos de las tres entidades también escriben un amplio grupo de profesores e investigadores de las tres instituciones promotoras: Carles Sanchis Ibor, Joan Romero, Luis Navarro, Josep Sorribes, J. Miguel del Rey y Carmen Benedito, entre otros.

Asimismo, diversos especialistas de otras instituciones: Javier Pastor Madalena, Ricardo Sanmartín Arce, así como aportaciones desde la gastronomía, a través del cocinero Ricard Camarena y el periodista Alfredo Argilés.

Fotografía de Kai Försteling, en 'Veus per l'horta. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de Kai Försteling, en ‘Veus per l’horta. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotoperiodistas

El libro permite acercarse a 40 excelentes imágenes de 15 fotoperiodistas, entre los que se encuentran: Jesús Císcar, Carles Francesc, José García Poveda, Juan Carlos Cárdenas, Eva Mañez y Mónica Torres. Incluye  un diálogo en el que se abordan las claves para el futuro económico y ambiental de este espacio natural y social único.

Han coordinado la publicación la Universitat de València, la Universidad Politécnica de Valencia y la Delegación del CSIC en la Comunidad Valenciana, en el marco de VLC/CAMPUS, Valencia Internacional Campus of Excellence, financiado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Como complemento y para sumar ideas de la ciudadanía se ha abierto el blog veushorta.blogs.uv.es en el que se explica el proyecto y se pueden encontrar algunos de los capítulos, así como el índice con todos los contenidos de esta obra.

Fotografía de Carles Francesc, en el libro 'Veus per l´horta'. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de Valéncia.

Fotografía de Carles Francesc, en el libro ‘Veus per l´horta’. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de Valéncia.

Bel Carrasco