Una coreografía seductora

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral
Serie de 10 dibujos creado en técnica mixta sobre papel Fabriano de 300 gramos
Taller Indusart
C / Clero, 6 bajo. Valencia

Entre-dos, serie de 10 dibujos creados mano a mano por Hélène Crécent y Rafa de Corral  para  Russafart 2016, lleva inscrita la tensión surgida de la fusión de los dos universos pictóricos tan diferentes de estos artistas. Crécent y De Corral han creado una coreografía seductora con las figuras abstractas y conceptuales más emblemáticas de sus respectivos universos pictóricos.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Figuras crepitantes

La pintura de Hélène Crécent está habitada, principalmente, por figuras abstractas: “manos llameantes”, “bolas enmarañadas”, -“de pelo”, matiza la artista-, “cuerpos contorsionados, sin rostro y sin sexo”, “bocas-vaginas dentadas”. Figuras dibujadas con mina de plomo sobre un fondo blanco y salpicadas con golpes de color rojo, verde, azul. Figuras de trazo curvo, inmediato, fogoso. Figuras crepitantes.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Figuras ingrávidas

En cambio, en la obra de Rafa de Corral gravitan misteriosas piezas de rasgos arquitectónico-geométricos que brotan de una superficie acuosa, metálica o flotan sobre un espacio nuboso, etéreo.  Estas piezas, dibujadas con un trazo firme, recto y preciso, fluyen ingrávidas por el espacio conceptual futurista de la obra de Rafa de Corral. Figuras ingrávidas, densas piezas arquitectónico-geométricas, donde la levedad de la existencia se hace metáfora.

Cuatro piezas de 'Entre-dos', de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Cuatro piezas de ‘Entre-dos’, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Fusión

Entre-dos es el resultado de la fusión de estos dos mundos pictóricos                    “formalmente tan diferentes”, como considera Hélène Crécent. “Aún así -precisa la artista- pensamos que podría ser un reto pintar y exponer juntos”.

Una experiencia cuyo resultado, señala Rafa de Corral, “ha sido espectacular tanto desde un punto de vista formal como de fondo. En mi opinión se ha producido una simbiosis en un principio lúdica, pero si ahondas más en cada pieza sorprende la frescura y el contenido tan potente”.

Las figuras crepitantes -“manos llameantes” y “bolas enmarañadas”- y las figuras ingrávidas -las piezas arquitectónico-geométricas- componen, en estos diez dibujos, un juego rítmico y colorista de movimientos. Las figuras se desplazan marcando el compás pasional de un tango; se atraen y se repelen connotando la pasión seductora que emana entre lo femenino y masculino.

Los dibujos de “manos llameantes” y de “bolas enmarañadas” de Hélène Crécent denotan una feminidad que arde, que quema. Por lo contrario, las piezas arquitectónico-geométricas de Rafa de Corral emanan una masculinidad que intenta escindir el fuego femenino.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Hélène Crécent describe el proceso creativo como “mágico y excitante». Y añade: «El primer dibujo lo hicimos conjuntamente en la misma mesa de manera muy concentrada y espontánea a la vez. Entendimos que la fusión podía funcionar. Pero empezó a complicarse: la fuerza de mis “bolas de pelo” podían comerse la fuerza de los elementos arquitectónicos de Rafa. No se trataba de una lucha de poder. Non obstante, empezamos a competir, pero con amor, somos amigos».

«Entonces, Rafa empezó a utilizar la mina de plomo, herramienta importante en mi obra, creando una superficie color plomo negra y brillante. Me impresionó y respondí con un personaje rojo. Luego, Rafa cambió su paleta por tonos fluorescentes pintados con spray. Él se adaptó y yo me tranquilicé, frente a la tensión creada, enrollándome o enroscándome en sus arquitecturas irreales, amenazantes y atractivas a la vez, como si fuera un juego sexual  pasional”, concluye Crécent.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Begoña Siles

El arte primitivo pop de Eduardo Bertone

Origen. Eduardo Bertone
La Fiambrera Art Gallery
C / Pez, 7. Madrid
Viernes 19 de febrero, a las 19.00h
Hasta el 9 de abril de 2016

Eduardo Bertone es un artista lleno de energía que crea, utilizando diferentes técnicas, representaciones de mundos imaginarios que toman imágenes del mundo real. En sus propias palabras, su obra se puede definir como espontánea, abrupta, colorista, humanista y absurda. Su producción es muy vasta y abarca desde la creación digital hasta la pintura mural.

En esta exposición para La Fiambrera Bertone nos invita a recordar nuestros orígenes, a buscar en nuestro pasado con un aire de nostalgia. En Origen realiza un ejercicio de retroceso hasta el arte primitivo, revisando las culturas de la antigüedad y actualizándolas con personajes pop que nos transportan a nuestra propia infancia. Establece un paralelismo entre la simplicidad de las primeras expresiones artísticas y la complejidad del mundo actual.

Origen, de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

Origen, de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

La obra principal de Origen es un gran mural compuesto por cuatro paneles de madera pintados con técnica mixta. Además de este cuadríptico central la exposición muestra los bocetos de la obra, el origen del mural. De esta forma podrá verse el proceso creativo de Bertone, y no solo a través de los bocetos preparatorios, sino porque el artista trabajará in situ durante los días previos a la inauguración para completar los paneles del mural. El acceso a la galería, convertida en atelier durante estos días, será libre para que pueda contemplarse en directo la realización de una obra de arte.

Eduardo Bertone (Rosario, Argentina 1977), estudió diseño gráfico e ilustración. Desde 1998 trabaja como creativo en publicidad (para firmas y agencias internacionales como Mini, Smart, L’Oréal, HP, Hachette, Leo Burnett, DDB, etc.), actividad que compagina con proyectos artísticos de diversa índole. Sus obras han sido recogidas en libros y revistas de todo del mundo, Illustration Now! (Taschen), IA-AP (NY), y Best 200 Illustrators 2009 (Lürzer’s Archive), etc.

Origen, de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

Origen, de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

Un momento decisivo en su carrera como artista lo marca en 2006 su participación en el proyecto Fabrica: les yeux ouverts, con una exposición colectiva itinerante que se muestra en el Centre Pompidou de Paris, en el Shanghai Art Museum, en la Triennale di Milano, en el Mumok de Viena, y en el Shiodome Italia Creative Center de Tokyo.

Otros acontecimientos destacables en su trayectoria son su participación en 2007 en Outsiders Exhibition (Holanda) junto al mítico colectivo francés Le Dernier Cri; la adquisición por el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid de tres obras de un colectivo que Bertone creó junto a otros artistas; la selección de una de sus obras para el Artaq (el festival francés de arte urbano), y la invitación a participar en 2012 en Dos Exhibition, que le lleva a Toronto junto a un grupo de artistas contemporáneo ya consagrados. Eduardo Bertone, residente en Madrid desde hace años, es artista de La Fiambrera desde 2014.

Obra de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

Obra de Eduardo Bertone. Imagen cortesía de La Fiambrera.

 

Los iconos robados de Coté Escrivá

Stolen Icon, de Coté Escrivá
Moosey Art Gallery
22 Bridewell Alley. Norwich (Norfolk). Reino Unido
Inauguración: jueves 9 de julio, a las 18.30h
Hasta el 25 de julio de 2015

El artista e ilustrador valenciano Coté Escrivá muestra en la galería Moosey Art de Norwich, en el Reino Unido, su nueva exposición titulada ‘Stolen Icon’ (Icono Robado), concepto que viene a partir de una frase de Picasso, «los buenos artistas copian, los genios roban».

Sponge Guy, obra de Coté Escrivá en la exposición 'Stolen Icon' de Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Sponge Guy, obra de Coté Escrivá en la exposición ‘Stolen Icon’ de Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Casi literalmente Coté ha robado, o ha cogido prestado, algunos de los iconos del arte pop y de la cultura contemporánea como el bote de sopa Campbell o el plátano de Warhol, el perro de Keith Haring, Bibendum (el muñeco de Michelín) o trozos de obras de Roy Lichtenstein, Obey, Banksy o D’Face y les ha dado una reinterpretación. Para esta muestra el artista expone dos tipologías de trabajo.

Bibendum, obra de Coté Escrivá en la exposición 'Stolen Icon' en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Bibendum, obra de Coté Escrivá en la exposición ‘Stolen Icon’ en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Por una parte, utiliza sus ya habituales ilustraciones de personajes animados clásicos, siempre dotándoles de una ácida visión, pero esta vez bastante más colorista de lo que nos tiene acostumbrados. Mezcla de personajes, ojos huecos o saltones, y alguna sorpresa más.

Pig Brothers, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Pig Brothers, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Por otra parte, se acerca al mundo del street art y del graffiti. Destaca el uso de plantillas y botes de spray para dar a sus obras un aspecto callejero. «Cada vez me fijo más en lo que rodea al mundo del arte urbano, disfruto mucho viendo en la calle paredes grafiteadas y quería trasladar esto a mis cuadros». Las nuevas creaciones de Coté están a mitad de camino entre el street art, imágenes pop con un aire vintage y un guiño retorcido y original.

Punisher, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Punisher, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Twisted Toons Homer, de Coté Escrivá. 'Stolen Icon' en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Twisted Toons Homer, de Coté Escrivá. ‘Stolen Icon’ en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.