“El mundo clásico es más adictivo que los superhéroes”

Pánikas, de Pilar Pedraza
Ediciones El Transbordador
Fecha de publicación: 23 de enero de 2019

Un cerebro tumefacto con un ojo incrustado en su interior servido entre viandas típicamente mediterráneas: higos, uvas y almendras. Es la impactante portada de la última ficción de Pilar Pedraza, Pánikas (Transbordador), una imagen que refleja el contenido de esta novela corta pero intensa, escrita en tiempo récord en la que la autora regresa al mundo contemporáneo sin perder el vínculo con el clásico y sus dioses paganos.

Sofía Fontbona, profesora universitaria, es invitada a participar en un seminario sobre la Antigüedad en una isla del Dodecaneso, donde sufre una intensa experiencia que desencadena una serie de episodios neurológicos que ella denomina, Surfear en el infierno (Surfear en los infiernos es el título de un relato previo germen de esta historia). “Pánikas es, ante todo, una novela del cuerpo, un diario de la enfermedad si se prefiere”, escribe en el prólogo Luis Pérez Ochando, autor del diseño de la cubierta (…) “Describe, sin concesiones, la fragilidad de nuestro envoltorio, la fragilidad de nuestra carne”… En el relato se insinúa la posibilidad de una utopía que concilia lo intelectual y lo sensual, una de las señas de identidad de Pedraza, así como el enfrentamiento entre lo racional y lo visceral, lo sagrado y lo profano, la vigilia y el sueño… En suma, una piedra preciosa más ensartada en ese collar de varias vueltas que es la obra de Pilar Pedraza.

Portada del libro 'Pánika', de Pilar Pedraza.

Portada del libro ‘Pánikas’, de Pilar Pedraza.

Con esta historia regresa al presente tras su trilogía ‘Las Antiguas’, pero sin renunciar al mundo clásico.

El mundo clásico es adictivo, más que los superhéroes y más que seguir la marcha del mundo por la prensa. Al menos para mí, que siempre he sido una niña rarita.

Se rumorea que escribió esta novela en sólo unas pocas semanas.

Así fue. Cuando supe que Jean Cocteau escribió ‘Les enfants terribles’ en dos semanas, en un hospital, mientras se desintoxicaba del opio gracias a la generosidad de Coco Chanel, me entraron unas ganas locas de emularle, a ver qué pasaba. Suelo ser muy lenta escribiendo, y una novela no me lleva menos de un año o más, algunas mucho más porque tardo en pillarles el mecanismo que hace clic, pero escribí ‘Pánikas’ en un rapto fulgurante de dos semanas y la corregí en una. Todo un récord del que estoy muy orgullosa. Cocteau, el maestro, sonríe desde donde se halle. Pero no lo recomiendo, es peligroso para las neuronas y se pierde mucho fósforo.

Da la impresión que ‘Pánikas’ es un frasco de esencia pedraziana en el que sintetiza sus leit motivs.

Es lógico que, después de más de treinta años escribiendo y publicando, una posea un estilo personal, unas obsesiones, unos fetiches reconocibles —lo contrario daría qué pensar—, pero ‘Pánikas’ está lejos de ser un destilado. Quizá todo lo contrario. Hay en ella una gran libertad, es como un juego, como una partida de ajedrez conmigo misma, pero de ningún modo un catálogo o breviario. Tiene algo en común con ‘La Pequeña Pasión’, pero nada con la trilogía ‘Las Antiguas’ y menos aún con ‘El síndrome de Ambras’ o ‘La fase del rubí’, por ejemplo. Y carece completamente de pretensión alguna: es lo que es, y nada más.

La protagonista sufre unos traumáticos episodios delirantes que denomina “Surfear en el infierno”. ¿Es nuestra mente el peor demonio?

El cerebro a veces enferma biológicamente, y la mente lo aprovecha para producir horrores sensacionales, pero en sí misma no es un demonio ni está habitada por monstruos, sino por imágenes especulares más o menos deformadas. Yo amo a mis monstruos, pero me horroriza lo que puede pasarles a mis neurotransmisores.

Portada del libro 'Amante germano', de Pilar Pedraza.

Portada del libro ‘El amante germano’, de Pilar Pedraza.

¿No teme que sus colegas y ex alumnos se den aludidos por algunos de sus comentarios no muy halagüeños sobre el ambiente académico?

Si una ficción está ambientada en un universo universitario o en un convento o cuartel, es lógico que salgan a relucir roña y trapos sucios en cantidad. A estas alturas, eso es algo que no me produce la menor represión o autocensura. El ambiente académico está lejos de ser idílico y no veo inconveniente en expresar mis opiniones y recuerdos al respecto.

“Escucha y aprende, Sofía. El Gran Pan no ha muerto”, termina el relato. ¿Nuestra sociedad presta oídos al dios fauno?

Todas las sociedades son malas, y para el que vive en ellas, pésimas. El dios de pezuña hendida no ha muerto, pero corre graves riesgos en el capitalismo ciego y lelo que nos ha tocado, como a otros les tocó la reacción termidoriana o las guerras púnicas. El peor peligro para nuestro Pan interior es que nos convirtamos en autómatas, burócratas o consumidores de basura. Hay que luchar contra eso.

¿Una feminista, bragada en las letras como usted, estará encantada con el movimiento ‘Me too’.

Lo estoy. Todo lo que haga avanzar la conciencia de las mujeres -y de los hombres inteligentes y por lo tanto feministas- es positivo, aunque produzca daños colaterales como toda revolución. Ya lo dijo Robespierre. El ‘Me too’ puede haber causado algún mal injustamente y que dé miedo a los machistas y sus beatas. De eso se trata, de romper el silencio, la sumisión y el abuso sexual de mujeres, niños y hombres, venga de donde venga.

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor.

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Paula Bonet ilustra a Tirant

Tirant Lo Blanc
Llibres de Drassana
Joanot Martorell, Josep V. Miralles, Vicent Baydal y Paula Bonet
Presentación en Galería Pepita Lumier, jueves 22 diciembre a las 19h
C/ Sogorb 7, Valencia.

La Carmesina del siglo XXI tiene mejillas coloradas puesto que Paula Bonet ilustra una nueva versión de Tirant lo Blanch que acerca el clásico valenciano al lector actual.

El Tirant es una maravilla. Una obra que no debemos dejar de reivindicar por la fuerza que contiene, por cómo mezcla batalla, amor, deseo e historia, por cómo representa ese contexto concreto que es el que se explicaba a través de las novelas de caballería”. Paula Bonet realiza esta reivindicación lápiz, acuarelas y pinceles en mano. La exitosa artista valenciana se ha encargado de ilustrar una nueva versión editada por Llibres de la Drassana. “El proceso creativo fue muy estimulante. Era un trabajo que tenía muchas ganas de realizar pero disponía de muy poco tiempo, así es que intenté exprimir al máximo cada minuto que tenía.  Fue muy fácil teniendo en cuenta que el punto de partida era la maravillosa adaptación de Josep Vicent Miralles”. 

El guionista valenciano ha sido el responsable de acercar el clásico de Joanot Martorell al lector actual, a menudo maltratado por versiones mutiladas o infantilizadas de la obra. “Yo recomendaría a cualquier lector que tema a los clásicos por considerarlos una imposición de manual o una cosa aburrida que se adentre en este Tirant de Llibres de la Drassana. Encontrará una obra divertida, potente, que le hará estremecer y tomar partido, y que le permitirá conocer personajes de esos que te acompañan ya para siempre. Además, es un texto que seducirá por igual al devoto de Juego de Tronos, al aficionado a la novela negra, al cazador o cazadora de carne estilo Grey o al consumidor más experto y exigente, afirma Miralles. Una versión resumida que nos muestra el Tirant más cortesano, y se recrea en los amores caballerescos e intrigas palaciegas sin dejar de lado su parte aventurera.

Portada de la nueva edición de Tirant lo Blanch. Imagen cortesía Llibres de la Drassana.

Portada de la nueva edición de Tirant lo Blanch. Imagen cortesía Llibres de la Drassana.

“El hecho de tener que dibujar personajes y escenarios medievales era un reto absoluto para mi. Era salir totalmente de mi zona de confort a la hora de pintar o dibujar. Fue muy estimulante. No creo que lo hubiese hecho si no se hubiera tratado del Tirant”, confiesa Bonet. Ha contado, no obstante, con la ayuda de Vicent Baydal. El medievalista valenciano se ha encargado del asesoramiento histórico de la obra.

“Uno de mis cometidos en este proyecto ha sido contextualizar para Paula el periodo en el que se desarrolla el Tirant. Le di algunas indicaciones acerca de peinados, vestidos o estancias de la época: como sería una princesa bizantina del siglo XV, una doncella, un caballero bretón o la corona de un emperador”, explica Baydal. El mediático historiador también se ha ocupado de la revisión del texto a fin de que fuera historiográficamente riguroso y ha añadido algunas notes a pie de página que, por primera vez en una versión de bolsillo, permiten conocer el trasfondo histórico de Tirant lo Blanch.

Llibres de la Drassana publica en dos ediciones, en valenciano y en castellano, esta nueva versión que sigue la tradición de adaptar clásicos a los gustos contemporáneos.

 

La Celestina de Atalaya en Sala Russafa

‘Celestina, la tragicomedia’, de la compañía Atalaya
Sala Russafa
C / Dènia, 55. Valencia
Viernes 23 de enero, a las 20.30h.

Sala Russafa acoge este viernes 23 de enero el estreno en Valencia de ‘Celestina, la tragicomedia’, de la compañía andaluza Atalaya. Acreedora de cerca de 30 reconocimientos, entre los que destaca el Premio Nacional de Teatro, esta formación es una de las más consolidadas de la escena española, cosechando reconocimientos de crítica y público con montajes en los que revisitan clásicos de toda época y estilo, como ‘Hamlet’ (W. Shakespeare), ‘Medea’ (Eurípides) o ‘Divinas Palabras’ (Valle Inclán), entre otras.

Siempre con un fuerte componente estético, adaptando el texto y la interpretación al público contemporáneo, vertiendo una sacudida sobre el espectador que le traslada de la butaca a la escena, rompiendo la barrera de la cuarta pared.

Escena de 'La Celestina, la tragicomedia', que se presenta en Sala Russafa. Compañía Atalaya

Escena de ‘La Celestina, la tragicomedia’, que se presenta en Sala Russafa. Compañía Atalaya.

Este viernes, en el centro cultural de Ruzafa, ofrecen una única función del nuevo acercamiento, firmado por Ricardo Iniesta, al clásico de Fernando de Rojas, obra cumbre de la literatura dramática española.

Aparcando moralinas católicas, ‘Celestina, la tragicomedia’ se centra en la pasión, en el empeño por vivir y disfrutar del presente, para contar la historia de dos amantes en la que interviene La Celestina, una alcahueta y proxeneta a la que da vida la impresionante interpretación de Carmen Gallardo, galardonada por este papel como la Mejor Actriz de en los Premios Escenario de Sevilla y a la Mejor Interpretación Femenina en el XXXIV Festival de Teatro de Ciudad de Palencia (2012).

En un montaje ágil, con una puesta en escena pictórica, llena de erotismo, intriga, humor y brío, encontramos el retrato de una sociedad ambiciosa, gobernada por el dinero y las relaciones sociales. Pero el amor intentará pasar por encima de las convenciones y las tretas en este espectáculo que ha recibido excelentes críticas y que lleva tres temporadas en gira, recorriendo 14 comunidades autónomas y saltando a Latinoamérica.

Más allá de elencos estrella y grandes producciones, la función del viernes 23 es una ocasión única para disfrutar en Valencia de la calidad artística del teatro que se crea en otras comunidades autónomas.(VÍDEO: http://www.youtube.com/watch?v=0IW0_qsdoPY)

Escena de 'La Celestina, la tragicomedia', de la compañía Atalaya. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘La Celestina, la tragicomedia’, de la compañía Atalaya. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Tiepolo y sus retratos de fantasía

Giandomenico Tiepolo
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Plaza del Museo, 2. Bilbao
Hasta el 20 de abril, 2015

¿Pueden convivir las obras de arte sean de la época que sean? ¿El mural más reciente de Banksy o la última ilustración de Pawel Kuczynski por ejemplo con un grabado de Goya? Las afinidades y divergencias entre las obras podrían tener que ver, más que con el tiempo, con la manera de ver el mundo de los artistas. Miró puede ser más afín a un artista pictográfico de hace doce mil años que a cualquier expresionista de su época.

Los que se interesan sólo por lo último de lo último, o los que consideran que arte es sólo lo que hicieron los clásicos, o sea, que murió antes del impresionismo, creen en la idea de la evolución (o involución) del arte. Pero puede ser que no tenga nada que ver con eso. Que las obras simplemente coexistan.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Al fin y al cabo, la evolución es una idea que afirma la existencia de un punto fijo desde el cual arranca todo el proceso. Pero el caso es que aquí no hay ningún punto fijo, ningún centro sobre el que gire nada. Por tanto, no hay proceso lineal. Parece más bien que en el arte el punto es móvil y se desplaza con cada obra que se crea. Como si no pudiera parar quieto. Los estilos se suceden recogiendo elementos de los otros estilos, modificándose y envolviéndose continuamente. Es como un ADN en el que todo está en todo.

Por esas afinidades y divergencias, el tiempo, en el arte, se esfuma, y en su lugar aparece la simple comunicación entre las obras, que parecen hacerse confidencias, como invitados en una fiesta con ganas de conocerse, o que discuten y, al hacerlo, se revelan sus tensiones íntimas, como en una cena de navidad −aquello que más les preocupa o que precisamente mejor (o más dolorosamente) las define.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Bingyi, por ejemplo, con su pandemonium de luces y sombras, tendría mucho de qué hablar con Turner, pero también, por contraste, con su actual coetánea He Zhihong. Los poéticos paisajes de esta, a su vez, convivirían perfectamente con los de Constable, Friedrich o incluso Cézanne, pero se destacarían sobre todo si se encontraran con los de Van Gogh. O en fin, si los retratos en lejía de Barceló tuvieran delante los de Giandomenico Tiepolo que el Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de presentar en su nueva exposición, en colaboración con BancaMarch y Consulnor.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao.

No son retratos de personas concretas, sino de fantasía, es decir, son inventados. Y lo que Tiepolo ha inventado son tipos genéricos –tres hombres maduros con toque oriental y ocho mujeres jóvenes pintados con un estilo que recuerda a Rembrandt-. Están fechados alrededor de 1768 cuando aprovechó su estancia en Madrid, a donde había ido con su padre y su hermano para pintar al fresco varios techos del Palacio Real.

Al no representar a nadie en concreto, este artista se decide por pintar tipos, como si dijéramos a la manera de Jung, es decir, arquetipos. Su preferencia son los filósofos de la antigüedad, en cuanto a los hombres, y su ideal de belleza femenina en el caso de las mujeres (inocencia, austeridad, personalidad, decisión, bondad). Temas estos que, por sí solos, abren un sin fin de interrogantes.

Completa la exposición doce aguafuertes cedidas por la Biblioteca Nacional de España.

Retrato de mujer de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de mujer de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Iñaki Torres

CREADOR.ES: el texto sube a escena

II Residencia de dramaturgos CREADOR.ES
Las Naves, Espacio de Creación Contemporánea
C / Juan Verdeguer, 20. Valencia
Del 8 al 21 de septiembre, 2014

El autor y director argentino Alejandro Tantanian es el responsable del taller central de la segunda edición de la residencia de dramaturgos CREADOR.ES  que se celebra en Valencia desde el 8 al 21 de septiembre, un recorrido desde los textos a la escena. Tendrá lugar en las Naves, Espacio de Creación Contemporánea, entidad patrocinadora de las residencias teatrales y escenario de la mayor parte de las actividades.

Bajo el título, ‘El bosque de los textos’, Tantanian guiará a  los participantes  por el zigzagueante camino que va desde los textos no teatrales a los escénicos, haciendo hincapié en todos los lenguajes que integran la representación teatral: la actuación, el espacio y el ritmo.

El dramaturgo Alejandro Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

El dramaturgo Alejandro Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Ofrecer a los dramaturgos una formación no convencional de la mano de reputados profesionales del mundo de las artes escénicas y promover la cooperación cultural entre los países de habla hispana son los dos objetivos de este encuentro. Este año participan 16 alumnos, la mayoría españoles, además de dos de Colombia, dos de México y uno de Estados Unidos.

El taller de Tantanian se completará con un Taller de Análisis de Espectáculos a cargo de la directora adjunta de CREADOR.ES, Rosa Sanmartín. Las mañanas del 10 al 21 de septiembre, los dramaturgos de esta edición trabajarán colectivamente para desentrañar las claves y pautas necesarias para enfrentarse al análisis de una pieza escénica.

Una escena de 'El reformador del mundo', de Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Una escena de ‘El reformador del mundo’, de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Clases magistrales

Por otra parte, las residencias teatrales cuentan de nuevo con el patrocinio de La Nau Espai Cultural y el Aula de Teatre de la Universitat de València, que acogerán el ciclo de clases magistrales impartidas por profesionales del sector.  ‘Un dramaturgo ante los clásicos’ es el nombre de la primera sesión programada para la tarde del 8 de septiembre e impartida por Ernesto Caballero, Director del Centro Dramático Nacional, que afrontará el difícil reto de la huella de los clásicos.

El autor y director valenciano Paco Zarzoso abordará la compleja relación entre el teatro y la poesía en la clase magistral del lunes 15, ‘Teatro y poesía’, que desentrañará las claves de la hermandad entre estas dos expresiones artísticas.

El dramaturgo jienense Alberto Conejero cerrará el miércoles 17 de septiembre el ciclo con ‘El “yo” como personaje dramático en la dramaturgia española contemporánea’, un seminario que pretende abordar las distintas estrategias dramatúrgicas y poéticas subyacentes en la aparición del “yo” como voz enunciadora en la dramaturgia española contemporánea y/o la presencia de lo autobiográfico en la construcción del personaje.

El miércoles 10 tendrá lugar la mesa redonda ‘Dramaturgias valencianas fuera de nuestras fronteras’, un espacio de diálogo y reflexión sobre la situación de nuestros dramaturgos en el extranjero. Moderada por Tantanian, contará con la participación de Juli Disla, Alejandro Tortajada, Víctor Sánchez, Jerónimo Cornelles y Gabi Ochoa.

Los días 13, 14, 15 y 16 de septiembre se desarrollará el ‘Taller intensivo de experimentación escénica’ a cargo de la actriz, directora y docente argentina Fernanda Orazi.

Una escena de 'El reformador del mundo', de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Una escena de ‘El reformador del mundo’, de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Actividades paralelas

Las residencias proponen una serie de actividades paralelas que complementarán la oferta matutina, como la presentación del libro Cine Quirúrgico, Ispahán, Una anatomía de la sombra, El Orfeo y Los Mansos de Alejandro Tantanian, y la de los tres textos breves seleccionados en la pasada edición. Además, se realizará un encuentro informal entre los autores de CREADOR.ES, los autores teatrales afiliados a AVEET y los miembros de Comitè Escèniques. La editorial valenciana Episkenion ha realizado la publicación digital de los textos seleccionados en la pasada edición.

”El Reformador del mundo’

El 14 de septiembre en la Escuela Off, a las 20 horas, se representará el espectáculo estrella de este año, ‘El reformador del mundo’, un texto de Thomas Bernhard, dirigido por el director chileno Omar Moran. La obra se centra en un hombre inválido de rasgos obsesivos compulsivos que escribe un tratado para reformar el mundo. Postrado en su hogar vive al cuidado de una extraña y silenciosa mujer y espera ansioso que llegue el día en que lo galardonarán con el título de Doctor Honoris Causa por parte de una prestigiosa universidad.

A través de monólogos delirantes, la pluma del dramaturgo austríaco Thomas Bernhard  da vida a un personaje que, a pesar de su condición, aborda la vida a través de la sátira y el humor negro. “Nuestra puesta en escena no está fundada en el lamento y la victimización del hombre, sino en el manejo de un texto de una extraordinaria verborrea narrativa y en la exposición de la ironía en la construcción de personajes misántropos, hipocondríacos y con una tremenda lucidez respecto a su entorno”, afirma el director Omar Morán.

Miembros del equipo organizador de CREADOR.ES. Imagen cortesía de la organización.

Miembros del equipo organizador de CREADOR.ES. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

Joseba Eskubi. Desdoblamiento y fuga

Joseba Eskubi. Hipnosia
Galería Paula Alonso
C/ Lope de Vega, 29, Madrid
Inauguración: 19 de septiembre, 20 h.
Hasta el 7 de noviembre de 2013

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Las obras de Joseba Eskubi (Bilbao, 1967) están en un latente desdoblamiento y fuga. A través de su énfasis en la materialidad pictórica de sus piezas y su capacidad evocativa metamorfosea y deviene un universo orgánico y fragmentario inscrito en las leyes del claroscuro y la dualidad figura‐fondo. La masa central ambigua e indeterminada situada sobre la línea de tierra delimita las diferentes zonas y permite establecer la legibilidad de las figuras. La pulsión gestual y los choques de color van construyendo una compleja geografía de matices y sensaciones que desvelan el andamiaje real de la imagen creando un extraño mundo.
Eskubi acompaña este trabajo obsesivo con reproducciones intervenidas de los grandes clásicos de la pintura a modo de collages que descontextualizan las imágenes originales y provocan una relectura de la iconografía clásica.

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso

Joseba Eskubi. Imagen cortesía Galería Paula Alonso