Cificom, escaparate de la ficción y el coleccionismo

Cificom. Festival de Cine, Ficción, Coleccionismo y Merchandising
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Del 3 al 5 de octubre de 2017

Cuando un Darth Vader se pasea por delante tuyo como si cualquier cosa, es que estás en un lugar donde todo, absolutamente todo, puede pasar. Cificom abría sus puertas a lo fantástico un año más, no temía que nadie lo mirase mal por ser como es y por ir cada año recogiendo a más adeptos de la scifi.

Era el segundo año que acudía al evento y la ilusión era la misma que la anterior: expectación por presenciar un evento único en la ciudad. Se agradece comprobar cómo la organización, ésta sí, se hacía eco de las críticas de la edición pasada y suprimía parte de los stands comerciales de la planta inferior, por más exposiciones y puestecillos no comerciales.

Cificom 2017. Fotografía: Ainhoa Calvillo.

Cificom 2017. Fotografía: Ainhoa Calvillo.

En esta edición se celebraban los 40 años de Star Wars y los 20 de Harry Potter. Además, ha sido muy positivo que no solo se ciñeran a Star Wars, y que se abriera el abanico de las exposiciones del sexto piso. Allí vimos parte de la increíble colección de Barbies de Gloria Díez, que trajo hasta València muñecas y muñecos de diferentes películas, tales como ‘Eduardo Manostijeras’ (Tim Burton 1991), ‘Crepúsculo’ (Catherine Hardwicke, 2008) o ‘Lo que el viento se llevó’ (Victor Fleming, 1962).

En esa misma planta convivían más exposiciones de alto calibre como Dimensión Tortuga, dos vitrinas con diferentes muñecos de la popular serie de quelonios. La Asociación Española de Coleccionable de Playmobil (AES Click) representó algunas escenas de película, como por ejemplo ’300′  (Zack Snyder, 2008), y  por último una exposición de ‘Regreso al Futuro’ con réplicas de la saga. Aunque todos sabemos que el gran fuerte de este evento son las charlas, y en parte, el cosplay.

En cuanto a las conferencias aparecieron por allí Stephen Calcutt (doble de cuerpo de Chewbacca y Darth Vader), Michael Carter (Bib Fortuna, el mayordomo de Jabba el Hutt) o Paul Blake (Greedo), todos ellos contaron anécdotas de la galáctica franquicia. Ya sabemos que éste es el gran fuerte que atrae a los más fans. Por allí también estuvo una de las voces más bonitas del doblaje, como es Laura Pastor, voz habitual de Emma Watson. También estuvo la saga ‘Stargate’ (Roland Emmerich, 1994) con los chicos de Star Gate Legend mostrando por allí algunos artefactos de las películas. Los Ghostbuster United nos ofrecieron una charla sobre  el díptico, las series de televisión y la nueva entrega de 2016. Además de todo eso, nos contaron anécdotas de las películas.

Cificom 2017. Espai Rambleta. Fotografía: Ainhoa Calvillo.

Cificom 2017. Espai Rambleta. Fotografía: Ainhoa Calvillo.

El viernes, los chicos de La Fosa del Rancor nos hablaron de la nueva entrega de Star Wars que llegará a las pantallas en diciembre, y allí nos aclararon algunas dudas y nos regalaron algunas noticias frescas de lo que vamos a poder ver, como ya descubrimos la edición pasada. La Fosa es más que un programa, es una enciclopedia andante en forma de podcast. Pero el gran espectáculo estaba todavía por llegar de la mano de la Societat Joventut Musical D´Albal, que nos deleitaron con algunos de los temas más importantes de la saga compuesta por el maestro John Williams.

Sin duda, cada año Cificom marca la diferencia y apuesta por la ciencia ficción y por la pasión por el cine en estado puro. Y antes de marcharse los invitados internacionales, Stephen Calcutt nos sorprendió a todos anunciando que escribía poemas a Star Wars, y que deseaba compartir uno con nosotros. Mi compañera inmortalizó ese momento, y aquí os dejo transcrito el poema.

Una oración para los Jedis

Esto es lo que rezamos
Que la fuerza nos guíe
Que nos dé coraje y esperanza
En este tiempo de caos y desesperación
Que vivamos con honor
Luchemos por la justicia
Protejamos a los pobres y oprimidos
Danos la fuerza para luchar contra la oscuridad
Y encontrar el camino a la luz
Un nuevo amanecer
Una nueva esperanza para todos
Y vivamos para ver esta esperanza convertida en realidad
Que la fuerza viva en nosotros
Esta es nuestra oración
(Stephen Calcutt)

Cificom

Cificom 2017. Espai Rambleta. Fotografía: Ainhoa Calvillo

Javier Caro

Los intensos ecos de ‘Las uvas de la ira’

Las uvas de la ira. Ecos de la Filmoteca d’Estiu
Jardines del Palau de la Música de Valencia
Antiguo cauce del Túria
De julio a septiembre de 2017

La Filmoteca d’Estiu organizó un ciclo que fusionaba el compromiso de la propia institución con la difusión del patrimonio cinematográfico y la cultura contemporánea. Las obras proyectadas son metrajes galardonados y de gran calidad, tanto visual como auditiva. Este evento estival comenzó con la presentación de El acorazado Potemkin,(1925) obra del conocido director soviético Sergei Eisenstein y concluyó con Moonlight (2016) de Barry Jenkins.

Dentro del compendio de obras que forman parte de esta iniciativa, centraremos la atención en Las uvas de la ira (1940), obra del consagrado director John Ford (1894-1973). La gran vigencia del film se esconde en la temática, la cual, aunque pueda parecer exógena a nuestros problemas actuales, si agudizamos nuestras capacidad crítica descubriremos con una sonrisa amarga que no dista tanto.

Fotograma de 'Las uvas de la ira', de John Ford. Filmoteca d'Estiu

Fotograma de ‘Las uvas de la ira’, de John Ford. Filmoteca d’Estiu

El núcleo central de la trama radica en la presentación de una sociedad americana arruinada por la absorción de los trabajos campestres por maquinaria, destruyendo todo tipo de artesanía y  propiedad de los cultivos. Ante esta situación devastadora, la familia Joad, como otras tantas, decide emprender un nuevo camino, hacia un destino más alentador en California, lugar atribuido a grandes oportunidades laborales.

Como hilo conductor de esta héjira encontramos al personaje de Tom Joad (Henry Fonda), hijo pródigo de la familia, quien tras su estancia en la cárcel, por homicidio, retorna al hogar familiar para encontrarse la más absoluta soledad. En este punto, Ford pone en antecedentes al espectador, quien puede relacionar la situación con la Segunda Gran Migración Americana, momento en el que se establecen rutas migratorias alternativas entre ciudades como Oklahoma y California entre otras, con la intención de resurgir de sus propias cenizas.

Este rasgo pone de manifiesto que nos encontramos ante un director versado y de alguna manera comprometido con su país, mostrando la más cruda de las miserias, y la valentía de quienes parten hacia lo desconocido, a pesar de los sinsabores, prueba de ello serán los innumerables tropiezos que la familia sufre a lo largo del viaje.

Fotograma de 'Las uvas de la ira', de John Ford. Filmoteca d'Estiu

Fotograma de ‘Las uvas de la ira’, de John Ford. Filmoteca d’Estiu

Si reparamos en los efectos que aportan mayor información, encontramos una encrucijada de caminos, en los que la capacidad de elegir bien o mal, marcará tu destino. Esta primera parada denota cierto carácter esotérico y atávico. Más adelante, encontramos la presencia de la noche y su viento fantasmagórico acompañado de luces y sombras, será aquí cuando el espectador descubre que algo no va bien. Este tipo de recursos aporta cierto misterio y vincula la escena normalmente a situaciones de desgracia, o sobre naturales.

Tampoco podemos olvidar las innumerables menciones a la comida, como algo extraordinario y casi inalcanzable. Esta ensoñación y referencia contínua a los alimentos, recuerda a las miniaturas medievales en las que los campesinos soñaban con comida, lo que denotaba y denota una sociedad con recursos económicos limitados, viéndose afectada su propia subsistencia. Esta alusión a los recursos económicos reaparece a lo largo de todo el film. Otro recurso estilístico primordial será la utilización de primeros planos, sobre todo en las conversaciones entre madre e hijo, aportando mayor dramatismo.

Fotograma de 'Las uvas de la ira', de John Ford. Filmoteca d'Estiu.

Fotograma de ‘Las uvas de la ira’, de John Ford. Filmoteca d’Estiu.

Será simbólica las tretas ideológicas, con la aparición de trabajadores abocados a la necesidad de un sustento, aunque con condiciones pésimas, y los huelguistas, quienes no están dispuestos a venderse por nada, defienden su derecho a huelga y su reivindicación de un cambio para un futuro mejor y más equitativo. Este dilema rondará la cabeza del personaje principal, constantemente, quien pasa de un bando a otro, poniendo de manifiesto lo importante que resulta conocer las dos caras de una misma moneda, para posicionar la propia opinión.

Uno de los momentos de más sutileza e intimidad será la despedida final entre madre e hijo, con claras reminiscencias religiosas, ya que el hijo abandona el núcleo familiar por el bien de la misma, y se sacrifica para salvarlos. El rostro de angustia de Ma Joad (Jane Darwell) se contrapone con la mirada serena del hijo quien, como Cristo, cumple una función redentora y liberadora.

Obra de Dorothea Lange, alusiva a la Gran Depresión americana referida en 'Las uvas de la ira'.

Obra de Dorothea Lange, alusiva a la Gran Depresión americana referida en ‘Las uvas de la ira’.

A modo de conclusión, aludiremos a las vinculaciones directas o indirectas de los rasgos que podemos apreciar a lo largo del film. En primer lugar, la aparición de paisajes tenebrosos, el predominio de escenas de nocturnidad que recuerdan a pinturas del expresionismo alemán, creando ambientes lúgubres. En segundo lugar, la dureza de los rostros y la situación de una sociedad deprimida nos transportan a las desgarradoras fotografías de Dorothea Lange.  En tercer lugar, presenta una clara influencia de films Western dirigidos por el mismo director, como es es el caso de La diligencia, donde la vigencia de la huida forma parte del entramado principal. La última alusión será a la sociedad actual, en la que debida a la carencia laboral juvenil, la emigración se convierte en la busca de la gallina de los huevos de oro, y nada más lejos de la realidad, porque muchos antes partieron valientemente en busca de un futuro mejor.

Tras todo lo expuesto anteriormente, podemos sacar en claro que nos encontramos ante una obra de arte de una calidad extrema, tratando temas de plena actualidad, aunque el contexto no sea el mismo. Por tanto, la elección de la proyección del metraje fue un completo acierto, traduciéndose así en la gran cantidad de asistentes de todas las edades a la proyección.

Fotograma de 'Las uvas de la ira', de John Ford. Filmoteca d'Estiu

Fotograma de ‘Las uvas de la ira’, de John Ford. Filmoteca d’Estiu

Victoria Herrera Lluch

George Méliès y el giro copernicano del cinematógrafo

‘Empieza el espectáculo. George Méliès y el cine de 1900′
Obra Social La Caixa
Jardines del Náutico
Paseo Muro de San Lorenzo s/n, Gijón
Hasta el 20 de julio de 2017

Obra Social La Caixa implementa su habitual propuesta canicular citadina para los Jardines del Náutico de Gijón en torno de la ínclita figura del cineasta francés George Méliès, mediante la exposición ‘Empieza el espectáculo. George Méliès y el cine de 1900′, comisariada por Sergi Martín en colaboración con el Ayuntamiento de Gijón y la Cinemathèque Française, que puede visitarse hasta el jueves 20 de julio de 2017, antes de reportar epílogo a su itinerancia en tierras alicantinas.

Postulada a través de un justificado acento didáctico, mediante la formulación de un recorrido sugerido ahíto de infografías, instantáneas y referencias contemporáneas audiovisuales, ‘George Méliès y el cine de 1900′ cumple con el cometido de acercar al gran público la otrora conspicua obra del ilusionista galo, erigida en excelso giro copernicano de la historia universal del cine, habiendo descubierto, a través de innovaciones metodológicas, el insospechado potencial que atesoraban entre manos los célebres Lumière, cuyo cinematógrafo parecía abocado a un horizonte de espuma y finitud decimonónica y quienes rehusaron colaborar con el director parisino en su pretensión de dotar de carácter escénico y dramático al registro de la imagen en movimiento, ya en sí una revelación huérfana de precedentes, con permiso del zoopraxiscopio de Eadweard Muybridge y el kinetoscopio de William Kennedy Laurie Dickson -en colaboración con Thomas Alva Edison-.

Maqueta del estudio que George Méliès hubo diseñado para la filmación de sus películas en la localidad de Montreuil. Fotografía: Merche Medina.

Maqueta del estudio que George Méliès hubo diseñado para la filmación de sus películas en la localidad de Montreuil. Fotografía: Merche Medina.

Planteada como un doméstico y civilizado galpón ferial de comienzos del siglo XX, la exposición permite adentrarse por la senda de las incipientes proyecciones del cinematógrafo, en particular, aquellas que formaron parte de la primera sesión de cine que tuvo lugar el 28 de diciembre de 1895, amén de transitar por el devenir biográfico y técnico de Méliès, incluyendo una maqueta de su estudio, en la localidad de Montreuil, que hubo diseñado reproduciendo con exactitud las medidas del teatro Robert Houdin y concibiendo la estructura como un ingenioso edificio de cristal con el que servirse del fulgor natural -que habría de regularse mediante un sistema de persianas que permitía el acomodo de un abanico de luz difusa-, además de completar la estructura con la construcción de fosos, trampillas, rampas y decorados de ingentes proporciones. Un complejo modo de traducir los elementos propios de la escena teatral al servicio de los primeros pálpitos de esta novedosa cosmogonía de la ficción.

Cumplidos los rigores propedéuticos, ‘George Méliès y el cine de 1900′ justifica su morfología expositiva proyectando una de las eximias películas de ineludible referencia en el dilatado cronograma de la historia del séptimo arte, ‘Le Voyage dans la Lune’ (1902), inspirada en las quimeras literarias de Julio Verne en ‘De la Tierra a la Luna’ y ‘Los primeros hombres en la Luna’, de H.G. Wells. Apenas catorce minutos de metraje (de generosísima extensión para la época), cuyas celebradas proyecciones internacionales marcarían un hito técnico y ficcional, amén de contribuir a la educación visual de los epatados espectadores del momento.

Panel de instantáneas que ilustran la exposición 'Empieza el espectáculo. George Méliès y el cine de 1900'. Fotografía: Merche Medina.

Panel de instantáneas que ilustran la exposición ‘Empieza el espectáculo. George Méliès y el cine de 1900′. Fotografía: Merche Medina.

Las sombras del ocaso, el declive y la ruina, a causa de la preeminencia del nuevo curso de la industria cinematográfica, dibujan buena parte del epílogo de la muestra, transitando por el curso anónimo de un Méliès que, tras reencontrarse con una de sus actrices más distinguidas, Jeanne d’Alcy, comulga marital y laboralmente tras el mostrador de una tienda de juguetes en la estación de Montparnasse -celebrado y popular episodio de su biografía gracias a la abemolada recreación cinematográfica de Martin Scorsese en ‘La invención de Hugo’, título presente en la exposición mediante la proyección de una secuencia de la película-, lugar en el que es reconocido por el periodista Léon Druhot, quien auxiló a redescubrir su trayectoria fílmica -si bien numeroso material de su obra hubo desaparecido o fue destruido por el propio Méliès-, hasta verse recompensado con la Legión de Honor en los albores de los años treinta del pasado siglo.

‘Empieza el espectáculo. George Méliès y el cine de 1900′ se completa con la colaboración de los directores Juan Antonio Bayona y Javier Ruiz Caldera, el guionista y director Oriol Capel, el escenógrafo Ignasi Cristià, la crítica de cine Desirée de Fez, el director de fotografía Óscar Faura, la actriz Greta Fernández, el productor Enrique López Lavigne, el director publicitario Fernando Mainguyague, el especialista en maquillaje y efectos especiales David Martí y el montador Jaume Martí, quienes se pronuncian acerca de la obra del director parisino y procuran iluminar la deriva metodológica de los diversos oficios que se concitan en una producción cinematográfica contemporánea, en comparación con las virtudes renacentistas de un excelso como George Méliès.

George Méliès y su esposa, la actriz Jeanne d'Alcy tras el mostrador su juguetería en la estación de Montparnasse. Fotografía: Merche Medina.

George Méliès y su esposa, la actriz Jeanne d’Alcy tras el mostrador su juguetería en la estación de Montparnasse. Fotografía: Merche Medina.

Jose Ramón Alarcón

 

 

 

El vestigio fílmico de Las chicas de Pasaik

‘Las chicas de Pasaik’
‘Visiones Contemporáneas. Últimas tendencias en el cine y vídeo en España’
DA2 – Domus Artium 2002
Av. de la Aldehuela, s/n, Salamanca
Del 28 de junio al 15 de octubre de 2017

Hoy, miércoles 28 de junio, se inaugura el decimocuarto ciclo de ‘Visiones Contemporáneas. Últimas tendencias en el cine y vídeo en España’, un proyecto comisariado por Playtime Audiovisuales, que tiene su sede en el DA2 – Domus Artium 2002, Centro de arte contemporáneo de Salamanca.

El ciclo expositivo está dedicado a Las chicas de Pasaik, el dúo artístico formado por María Elorza y Maider Fernández, dos artistas visuales, con base en San Sebastián, que además de trabajar juntas, son amigas y comparten espacios, personajes y momentos comunes, ingredientes todos que se reflejan en cada una de sus obras.

Fotograma de la película 'Gure Hormek', del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Fotograma de la película ‘Gure Hormek’, del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Comenzaron a colaborar en el año 2011, realizando algunas piezas como ‘Irudi mintzatuen hiztegi poetikoa’, dirigida junto con el cineasta Aitor Gametxo. Dos años después, deciden formar el colectivo Las chicas de Pasaik, nombre con el que comienzan a firmar sus trabajos.

El ámbito de lo doméstico, las familias, los recuerdos, los amigos, los veranos, la ciudad de San Sebastián, son temáticas recurrentes en su filmografía, en una forma de recuperar las vivencias y la memoria personal de la gente. Una suerte de retazos de vida, de marcado carácter autobiográfico, en donde lo personal y el cine se fusionan en un todo, lleno de libertad creativa, que nos acerca a la sencilla belleza que radica en el hecho de lo cotidiano.

Películas en apariencia pequeñas y que pueden enmarcarse dentro del cine amateur en cuanto a su frescura formal, en el que la importancia de captar el momento por encima de todo, les lleva a grabar con el dispositivo que tengan más a mano, ya sea una cámara profesional o un teléfono móvil. Un cine que emociona y sabe llegar, desde lo más cercano, hacia una reflexión sobre los temas universales.

AGOSTO SIN TI. Trailer from Las chicas de Pasaik on Vimeo.

Las chicas de Pasaik cuentan con una trayectoria breve pero intensa, que ya las ha llevado a ser premiadas en algunos de los festivales de cine más importantes del estado, véase Zinebi (Bilbao), Alcances (Cádiz), Festival de Cine Europeo de Sevilla, L’Alternativa (Barcelona), El Festival Internacional de Cine de San Sebastián o más recientemente El Festival de Cine Español de Málaga, donde, este año, se llevaron el premio al mejor cortometraje documental.

Para este programa de Visiones Contemporáneas se han seleccionado tres de sus obras más significativas, “Agosto sin ti” (2015), “Gure Hormek” (2016) y “La chica de la Luz” (2016).

Fotograma de la película 'La chica de la luz', del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Fotograma de la película ‘La chica de la luz’, del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

 

El hipogeo de la memoria de Howard Brookner

‘Uncle Howard’, de Aaron Brookner
Turner Classic Movies (TCM)
‘Un pulso a Nueva York’
Sábado 24 de junio, 2017, a las 20.20

Con motivo del ciclo de sesión continua ‘Un pulso a Nueva York’, programado por el canal para plataformas de pago Turner Classic Movies (TCM), cuya pretensión es la de componer un florilegio audiovisual de la escena underground neoyorkina de los años ochenta, Turner International emite en exclusiva el documental ‘Uncle Howard’, del director y guionista del Greenwich Village Aaron Brookner, tras su periplo internacional por la nómina de festivales como la Berlinale o la Sección Zabaltegi del Festival de San Sebastián de 2016.

‘Uncle Howard’ polariza su morfología en torno del cineasta Howard Brookner, una de las figuras capitales del fértil sótano de la vanguardia norteamericana de la costa este, cuya existencia urgente, vertebrada por la inquietud y el fulgoroso hedonismo de los ochenta, hubo abjurado su cuasidesconocida y sugerente cinematografía sobre la cerviz del turbio olvido y la mitificación tras el deceso prematuro, habiendo sido, de un modo sumarísimo, “ciudadano de aquel otro lugar” (parafraseando a Susan Sontag en ‘El Sida y sus Metáforas’) y celebrándose sus exequias, ulteriormente, durante el mediodía de su trigésimo quinto aniversario, en la primavera de 1989.

Imagen de Howard Brookner presente en el documental 'Uncle Howard'. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Imagen de Howard Brookner presente en el documental ‘Uncle Howard’. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Debe ser la mitificación de un infante y su fascinación por el breve recorrido y la dilatada sombra de su referente adulto lo que posibilite la revisitación. De este modo, la edificada memoria de Aaron Brookner -sobrino de Howard- se ve gobernada no sólo por la intención, sino por el arrojo de la perseverancia. En consecuencia, el menor de los Brookner, exhortado por la búsqueda del proverbial ‘Burroughs: The Movie’ (1983) -maldito, mirífico y agreste documental, dirigido por Howard Brookner, acerca del elefantiásico tórax literario de uno de los conspicuos miembros de la Beat Generation, William Burroughs-, se embarca en la difusa y compleja tarea de rastrear los diseminados vestigios depositados, errática e involuntariamente, por Tío Howard.

Diversas pesquisas -decisiva la colaboración del editor y escritor James Grauerholz, albacea literario de Burroughs- focalizan la atención en ‘The Bunker’, conspicuo, aséptico y civilizado zulo (y antiguo vestuario de un gimnasio) en la segunda planta del 222 de Bowery, en el corazón del ínclito Lower East Side de Manhattan, en el que el autor de ‘El almuerzo desnudo’ mecanografió una reseñable parte de su legado en cut-up y se convirtió en escenario ineludible de una razonable parte de ‘Burroguhs: The Movie’, por cuyo dining room transita la excelsa y marchita flor y nata del on/off-off neoyorkino, tales como el hamburguesado Andy Warhol, el correligionario y sotabarbo Allen Ginsberg, el permutador literario Brion Gysin o la aflautada péndola lírica y violeta de John Giorno.

Será precisamente el permiso de Giorno -vecino y propietario de ‘The Bunker’, quien, a pesar de sus iniciales reticencias, accede a colaborar con Aaron Brookner- la inflexión definitiva que alumbre la génesis instrumental del proyecto, en tanto que un cuantioso archivo cinematográfico y personal -cintas de vídeo, bobinas de sonido y entrevistas, incluyendo tomas eliminadas y material propedéutico de ‘Burroguhs: The Movie’- había sido depositado allí, como una inopinada e incólume cápsula del tiempo, por el propio Howard.

Con el personal y pecuniario apoyo de Jim Jarmusch -compañero de Howard Brookner, junto a Tom DiCilo, en la Escuela de Cine de Nueva York-, quien participó en la filmación de ‘Burroguhs: The Movie’ como responsable de sonido, amén de la realizadora Sara Driver -pareja sentimental de Jarmusch- y la inestimable aportación de Brad Gooch -compañero vital de Howard durante los convulsos y nocturnos ochenta-, Aaron Brookner procura dotar de sentido al ingente material encontrado y vertebra ‘Uncle Howard’ por la senda del proceso -el de búsqueda, gestación y desarrollo-, a la manera en que Burroughs dotaba de preeminencia a la metodología, evitando, así, supeditar la cinta a la exclusiva relación entre el escritor y el cineasta o pormenorizando la bitácora de la enfermedad de Howard Brookner, acerca de la que existe un personalísimo dietario fílmico que el sobrino Aaron opta por introducir con fugaces acentos y laterales insinuaciones.

‘Uncle Howard’ se erige literal y metafóricamente en un hallazgo, portando consigo una refulgente carga simbólica que ilumina el hipogeo de la memoria y procura avituallamiento para quienes, devotos, precisamos de la espuma del mito y fabulamos, ávidos, con el resto de material de Brookner pendiente de clasificación y rumbo.

Fotograma de William Burroughs y Howard Brookner durante el rodaje de 'Burroughs: The Movie'. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Fotograma de William Burroughs y Howard Brookner durante el rodaje de ‘Burroughs: The Movie’. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Jose Ramón Alarcón

 

Pioneras de la ciencia y la comunicación en SGAE

‘Pioneras’, ciclo de proyección de documentales
Sala SGAE Centre Cultural de Valencia
Blanquerías 6, Valencia
Del 20 al 29 de junio de 2017

La Fundación SGAE celebrará en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia, entre el 20 y el 29 de junio, el ciclo de proyecciones ‘Pioneras’. La muestra incluye un total de cinco documentales dedicados a algunas de aquellas primeras mujeres que en España reivindicaron la igualdad entre géneros y lograron ocupar un puesto destacado en una sociedad que hasta entonces se lo había negado. ‘Pioneras’ desea ser un reconocimiento al papel de esas valientes mujeres que han luchado por conquistar sus propios derechos.

El ciclo comenzará esta semana con la proyección de sus tres primeros títulos. Así, el martes 20 de junio se podrá disfrutar la película ‘Lolo Rico: la mirada no inventada’ de Julio Suárez. Le seguirá, el miércoles 21 de junio, ‘Los recuerdos de hielo’, documental sobre la bióloga Josefina Castellví firmado por Albert Solé. La muestra seguirá el jueves 22 de junio con ‘María Moliner. Tendiendo palabras’, de Vicky Calavia. Las proyecciones tendrán lugar en la valenciana Sala SGAE Centre Cultural (C/Blanquerías, 6), a las 19 horas, y la entrada es gratuita.

‘Pioneras’ se proyectó el pasado mes de marzo en la Sala Berlanga de Madrid y llega ahora a Valencia por iniciativa del Consejo Territorial de la SGAE de la Comunidad Valenciana, que ha incluido este ciclo en su programa de actividades culturales Tramesa 2017. El ciclo se completará con las proyecciones de las películas ‘Joana Biarnés. Una entre todos’, de Òscar Moreno y Jordi Rovira (miércoles 28 de junio), y ‘Las constituyentes’, de Oliva Acosta (jueves 29 de junio).

Pioneras. Makma

Martes 20 junio / ‘Lolo Rico: la mirada no inventada’

Dirigido por Julio Suárez, quien también firma el guion junto a Lolo Rico, el documental ‘Lolo Rico: la mirada no inventada’ (2015) ganó el Premio al Mejor Documental del Festival Internacional de Cine y Cortometrajes Sant Andreu de la Barca 2016. La película ha sido seleccionada también en otros certámenes, como la 38ª Semana Internacional de Cine de Autor de Lugo o el 8º Picknic Film Festival santanderino. Definida como “un canto a la libertad” por la revista Séptimo Arte, la película ofrece una mirada a la vida y obra de Lolo Rico, una de las mejores directoras de programas infantiles. Suyos son, por ejemplo, ‘La bola de cristal’ o ‘La cometa blanca’. Pero, además, Rico ha defendido siempre su libertad como mujer y ha mantenido un pulso constante contra los diferentes sistemas con los que se ha ido encontrando durante su vida: el familiar, el político, el económico o el jerárquico empresarial.

Miércoles 21 / ‘Los recuerdos de hielo’

Ganador en 2014 del Premio Continuará de TVE como película más destacada del año y del Premio del Público al mejor documental en el Festival Memorimage, ‘Los recuerdos de hielo’ (2013) es un largometraje escrito y dirigido por Albert Solé en torno a la bióloga y oceanógrafa catalana Josefina Castellví. La suya es la historia de una epopeya vital como pionera, mujer y científica, pero también una historia llena de interrogantes sobre el futuro de la utopía antártica, además de ser la crónica de una despedida. Después de 25 años sin haber pisado su paraíso perdido, Castellví regresa a la Antártida para verla por última vez. La película recoge este viaje físico y emocional por uno de los paisajes más hermosos del mundo.

En 1986, cuatro científicos españoles llegaron a la Antártida y plantaron su tienda de campaña en la isla Livingston para estudiar un posible emplazamiento de lo que después fue la Base Antártica Juan Carlos I y, de paso, presionar al gobierno español para que se vinculase al Tratado Antártico. En 1988, el líder de la expedición, Antoni Ballester, sufrió un ictus y Josefina Castellví pasó a dirigir durante seis años la instalación. Fue la primera mujer jefa de una base en la historia de la investigación antártica internacional.

Jueves 22 / ‘María Moliner. Tendiendo palabras’

‘María Moliner. Tendiendo palabras’ (2017) es un documental escrito y dirigido por Vicky Calavia y que explica el proceso vital e intelectual que llevó a la filóloga y lexicógrafa zaragozana a escribir su ‘Diccionario de uso del español’, cuyo primer volumen se publicó en 1966. Moliner dedicó quince años a la elaboración del diccionario y, pese a la enorme trascendencia de su trabajo, jamás fue admitida en la Real Academia Española (RAE). A través de numerosas entrevistas a diferentes personalidades del mundo de la cultura, la literatura, la historia, la educación o el periodismo (entre ellas, Carme Riera, Manuel Cebrián, Pilar Benítez o Soledad Puértolas), la película retrata la apasionante vida de esta pionera enamorada del lenguaje como instrumento de comunicación y comprensión del otro, del mundo y de nosotros mismos. Una mujer por la que la cineasta Vicky Calavia afirma sentir una “profunda admiración, tanto por su obra como por su trayectoria vital”.

Imagen de la filóloga y lexicógrafa María Moliner. Fotografía cortesía de los organizadores.

Imagen de la filóloga y lexicógrafa María Moliner. Fotografía cortesía de los organizadores.

 

Certamen de Cortos por la diversidad

Certamen Cortometrajes por la Diversidad
Plazo de solicitudes: hasta el 31 de mayo de 2017
Entrega de premios: 13 de junio, 2017, en el MuVIM (C / Quevedo, 10. Valencia)

La Diputación de Valencia ha organizado por segundo año consecutivo el Certamen ‘Cortometrajes por la Diversidad’, una iniciativa que tiene como objetivo fundamental contribuir a la defensa de los valores de diversidad, igualdad sexual, de género y familiar, a través de la producción audiovisual de cortos.

Asimismo, pretende revitalizar la noción de género para superar la identificación de roles socialmente establecidos, potenciando nuevos enfoques sobre la pluralidad de las identidades. Los cortometrajes versarán sobre la prevención y sensibilización de cualquier tipo de discriminación por motivos de orientación sexual o de identidad de género.

También pueden tratar sobre la promoción y fomento del respeto a la diversidad, eliminando los estereotipos y dando visibilidad a las personas que tienen una preferencia, identidad o expresión sexual diferente a la heterosexual. Podrán participar personas físicas o jurídicas, centros docentes con especialidad en cine y productores, escuelas de cine y asociaciones profesionales del sector audiovisual.

Los trabajos deberán ser originales, aunque no es necesario que sean inéditos (siempre que no hayan sido retribuidos), de cualquier género y técnica, de una duración máxima de 15 minutos, incluidos los títulos de crédito y en los formatos especificados en las bases de la convocatoria (http://www.dival.es/sites/default/files/bases_cortos_ii%20DIVERSITAT%202017.pdf).

La inscripción se realizará a través de la plataforma digital Movibeta, en la dirección http://festival.movibeta.com, debiendo subir el corto, junto al cartel, tres fotografías de escenas, trailer de un minuto, una fotografía del director o directora, una copia escaneada del DNI, así como la ficha técnica, artística y sinopsis del film, historial de la productora, datos de contacto y otra información relevante del corto.

El plazo de solicitudes finaliza el próximo 31 de mayo. El jurado que decidirá las obras premiadas estará compuesto por la diputada de Igualdad, Juventud y Deportes, Isabel García, o por la persona en quien delegue esta función; un representante de los colectivos en defensa de la igualdad sexual; la directora del certamen y una persona en representación del sector audiovisual.

La entrega de premios será en el salón de actes del MuVIM el próximo 13 de junio. Después de la elección de los ganadores, uno por cada categoría (personas físicas o jurídicas, centros docentes, y productoras, escuelas de cine y asociaciones del sector), las piezas ganadoras se pondrán a la disposición de los ayuntamientos para que puedan ser empleadas si así lo solicitan en el marco de la celebración del Día del Orgullo Gay del próximo 28 de junio.

Logotipo del certamen 'Cortos por la Diversidad'.

Logotipo del certamen ‘Cortos por la Diversidad’.

Géneros de la técnica y el espanto en ‘Arquitectura y Terror’

‘Arquitectura y Terror’, nº8 de la revista Canibaal
Colegio Mayor Rector Peset
Horno de San Nicolás 4, Valencia
Viernes 26 de mayo de 2017 a las 19:30

La revista valenciana Canibaal (Revista de Arte, Literatura y Filosofía del colmillo) presenta el viernes día 26 de mayo su octavo número, dedicado en esta ocasión a una sugerente doble temática: ‘Arquitectura y Terror’. Como ya viene siendo habitual, la presentación tendrá lugar en el Colegio Mayor Rector Peset de Valencia (Plaza del Horno de San Nicolás, 4), situado en pleno dentro del barrio de El Carmen. El acto dará comienzo a las 19:30.

Canibaal. Makma

Inma Coll (imagen de cubierta), Jesús Palacios, José Luis Jover, Juan Francisco Ferré, Bárbara Traver, Susi Lizondo o Álvaro Colomer son solo algunos de los más de 50 colaboradores (artistas plásticos, fotógrafos, pensadores, poetas y escritores) que han participado en un número en papel de más de 150 páginas. Se ha reflexionado de forma interdisciplinar sobre vanguardia, crisis y actualidad de la arquitectura, literatura y arte que tienen al terror como principal motivo y, finalmente, sobre algunas de las inquietantes intersecciones clásicas entre ambos temas: la mansión gótica, la Torre de Babel, el monumentalismo, con especial atención a confluencias actuales no exentas de una mirada crítica en términos sociales, morales y estéticos: los nuevos «muros», los campos de refugiados, la pervivencia de construcciones vinculadas a los totalitarismos.

Encrucijadas y confluencias que abarcan un número imaginativo de episodios y referentes: del cine de Hitchcock a Birdie de la Compañía Señor Serrano, Guantánamo, la valla de Melilla, casas del bosque, albergues incendiados en el corazón de Europa, el hotel Overlook (El Resplandor), la casa de los Usher de Poe, el «no lugar» del antropólogo Marc Augé, las ruinas, King Kong en la cumbre del Empire State y muchos otros.

Imagen del ínclito Hotel Overlook, edificación protagónica de 'El Resplandor' (Stanley Kubrick, 1980).

Imagen del ínclito Hotel Overlook, edificación protagónica de ‘El Resplandor’ (Stanley Kubrick, 1980).

Se consagra la polémica sección de crítica del delegado en España de FIPRESCI, Oscar Peyrou, sobre películas que no ha visto, el ensayo, la poesía y los ecos que el doble leitmotiv del número suscita en los ámbitos artístico, literario, musical y cinematográfico, así como las nuevas secciones de pensamiento con reflexiones en clave feminista (la metáfora del «techo de cristal») y socioeconómica: suburbans, Lager, espacios de ocio de acuerdo con la crítica ya clásica de Marcuse, metáforas arquitectónicas y clases sociales (J. G. Ballard), los Centros de Internamiento de Extranjeros o las Torres Gemelas de Nueva York.

Fotograma de la película 'King Kong' (Cooper & Schoedsack, 1933), aupado sobre el Empire State Buiilding de Nueva York.

Fotograma de la película ‘King Kong’ (Cooper & Schoedsack, 1933), aupado sobre el Empire State Buiilding de Nueva York. 

El hombre que susurraba a la Garbo

Clarence Brown, de Carmen Guiralt
Ediciones Cátedra

¿A quién le suena el nombre de Clarence Brown? Incluso los más avezados cinéfilos desconocen a este director estadounidense que vivió el tránsito del cine mudo al hablado cuya trayectoria ha recuperado Carmen Guiralt en la única monografía que existe en el mundo sobre él publicada por Cátedra. Fascinada por el aura de misterio que rodea a este artista, Guiralt le dedicó su tesis y, tras muchos años de ardua investigación debido a la escasez de fuentes, culminó su estudio que abarca toda su producción fílmica,desde 1915 a 1953, y que lleva por título ‘Clarence Brown’.

Clarence Brown con Greta Garbo, del libro 'Clarence Brown', de Carmen Guiralt, por cortesía de la autora.

Clarence Brown con Greta Garbo, del libro ‘Clarence Brown’, de Carmen Guiralt, por cortesía de la autora.

Descendiente de una estirpe de caballeros sureños, era hijo de un productor de algodón, Brown fue un apasionado de los coches y de la mecánica, estudió ingeniería, pero después fue atrapado por la gran máquina de los sueños en la que se inició de la mano de Maurice Tourneur. “Uno de sus méritos es que fue el cineasta que más veces dirigió a la mítica Greta Garbo”, dice Guiralt. “En los años del cine mudo los directores solían comportarse en el plató como auténticos tiranos vociferantes y la Garbo, que era muy tímida y sufría ciertos complejos por sus dificultades con el inglés, agradecía la consideración sureña de Brown, que le susurraba discretamente al oído las instrucciones en vez de gritarle”.

Brown fue el artífice de títulos clásicos del cine americano: ‘Flesh and the Devil’ (1926), ‘Anna Karenina’ (1935), ‘National Velvet’ (1944) y ‘The Yearling’ (1946). Además de dirigir a Greta Garbo más veces que ningún otro director, consiguió la interpretación más veraz de Rudolph Valentino en el que está considerado por muchos su mejor film, ‘The Eagle’ (1925). También dio su primera gran oportunidad a Clark Gable en ‘A Free Soul’ (1931) y a James Stewart en ‘Wife vs. Secretary’ (1936). Realizó la película que convirtió en estrella a Elizabeth Taylor, ‘National Velvet’. Asimismo, está acreditado por la adaptación más fiel y sobresaliente de William Faulkner en la pantalla con ‘Intruder in the Dust’ (1949), uno de los primeros largometrajes antirracistas de Hollywood.

Carmen Guiralt. Imagen cortesía de la autora.

Carmen Guiralt. Imagen cortesía de la autora.

“El objetivo de mi libro es doble”, dice Guiralt. “Por un lado, subsanar numerosas ideas preconcebidas y erróneas que existen sobre la obra de Brown, pero también descubrir al ‘otro Brown’, al de sus modestas realizaciones en Universal y al de sus desconocidas cintas de Americana. Su vigencia hoy día es plena, por numerosos aspectos y en más de un sentido. Su asociación con las grandes estrellas de su época constituye un gran atractivo. Como ya he señalado, fue el cineasta que más veces dirigió a Greta Garbo, pero también a Joan Crawford, a la que guió en el mismo número de ocasiones que a Garbo. Ambas actrices representaron siempre papeles de mujeres fuertes e independientes, mujeres de gran valentía y determinación, caracterizadas por su sinceridad, fortaleza y capacidad de enfrentarse a la adversidad. En contraste, los personajes masculinos de sus filmes son a menudo cobardes, débiles, egoístas, mentirosos, insignificantes o simplemente mezquinos. Podemos afirmar que su obra refleja  un fuerte posicionamiento feminista”.

Portada del libro.

Portada del libro.

Otros aspectos interesantes de su filmografía son las técnicas novedosas de sus películas con las que se anticipó a otros pioneros del séptimo arte, pues su cine presenta abundantes dispositivos considerados insólitos para la época. Licenciado por The University of Tennessee, Knoxville, con una doble titulación en ingeniería, Brown fue un apasionado de la maquinaria, la técnica y las innovaciones tecnológicas. Esto no solo garantizó su éxito en la transición del mudo al sonoro, sino que con anterioridad, desde su época silente, sus películas se caracterizan por un gran virtuosismo técnico. Fue proclive a la realización de largos y complicados movimientos de cámara, generalmente travellings, con maquinaria diseñada por él mismo. Son especialmente significativos ‘The Eagle’ (1925) y ‘Anna Karenina’ (1935), filmes de los que Brown explicó cómo ideó la maquinaria específica para lograr determinadas tomas largas en encuadres móviles.

Clarence Brown. Imagen del libro que lleva su nombre, escrito por Carmen Guiralt. Imagen cortesía de la autora.

Clarence Brown. Imagen del libro que lleva su nombre, escrito por Carmen Guiralt. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

Radio City proyectará 70 cortometrajes

XVII Festival Internacional de Cortometrajes Radio City
Radio City
C / Santa Teresa, 19. Valencia
Del 5 al 30 de mayo de 2017

Radio City reeditará este mes de mayo su compromiso con la cinematografía internacional, nacional y local de pequeño formato con la XVII edición de su Festival Internacional de Cortometrajes que mostrará, entre otros, los ganadores de los últimos Goya al mejor corto de animación y ficción con ‘Decorado’ de Alberto Vázquez y ‘Timecode’ de Juanjo Jiménez, candidato también al Oscar este año.

México, Francia, Italia, Argentina, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos son algunos de los países de procedencia del alrededor de 500 propuestas cinematográficas recibidas este año y de los 70 cortometrajes que finalmente protagonizarán las veladas cinematográficas de Radio City, que también proyectarán filmes de factura nacional, como ‘Las reglas del subjuntivo’ de Leticia Torres, ‘Visión de futuro’ de Borja Echevarría y ‘Tiger’ de Aïna Clotet.

Fotograma de 'Tiger', de Aina Clotet. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Tiger’, de Aina Clotet. Imagen cortesía de Radio City.

Con géneros que abarcan desde el drama, a la comedia, al cine de terror e incluso la video danza, ya sea en formato de ficción o documental, la propuesta de esta XVII edición del festival presenta un mosaico diverso de temáticas y refuerza en esta ocasión su cariz social y los valores que transmiten estos filmes con entidad propia, que sólo se diferencian de su hermano mayor, el largometraje, en su duración.

“El cortometraje es un formato cinematográfico. La calidad de la obra nada tiene que ver con su duración. La única diferencia con las “películas” que estamos acostumbrados a ver es sencillamente su metraje. Hay quien piensa que el cortometraje es un paso previo del largometraje, pero no tiene por qué ser así. Hay historias que necesariamente deben ser contadas en menos de 30 minutos”, asegura Luis Padilla, director del festival de cortometrajes decano de la ciudad de Valencia.

Este festival, organizado por el local más emblemático del barrio del Carmen, mantiene un año más su carácter gratuito y repite como trampolín de los Goya, ya que muchos de los cortos premiados en ediciones anteriores han sido nominados posteriormente en la gran fiesta del cine español, como es el caso de ‘La Alfombra Roja’ (2014), ‘El vendedor de humo’ (2013), ‘El ataque de los robots nebulosa’ (2009) y ‘Equipajes’ (2007).

Fotograma de 'Time to pay off debts', de Conrad Mess. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Time to pay off debts’, de Conrad Mess. Imagen cortesía de Radio City.

En concreto, ‘Timecode’ inició su andadura de éxito en el pasado Festival de Cannes, que le concedió la Palma de Oro al mejor cortometraje y, posteriormente, siguió sumando premios en otros certámenes internacionales en Sarajevo, Melbourne, el Cairo, Helsinki y Londres.

“Vivimos una época prolífica en cuanto al número y a la calidad de los cortometrajes, en parte por el abaratamiento de los equipos de filmación y producción, cada vez más avanzados, y porque la creatividad es cada vez mayor. Hay muchas ganas de contar cosas. Cada año, y ya llevamos 17, vemos cómo mejora la calidad de las obras”, sostiene Padilla.

El 5 de mayo tendrá lugar la inauguración oficial de este festival, que organizará sus sesiones cinéfilas todos los lunes y martes del mes de mayo, siempre a las 8 de la tarde en el local de Radio City. El viernes 19 y el sábado 20 se programarán visionados especiales dedicados al corto valenciano.

“Es un placer y un reto seguir organizando un festival, que el año que viene alcanzará la mayoría de edad. Uno de los desafíos que se nos presenta es llegar con su difusión a todos los cortometrajistas del panorama internacional.  La labor de selección que requiere muchísima inversión de tiempo por parte de todo el equipo. Con el volumen y diversidad de producciones que recibimos, elegir las obras apropiadas para la sección oficial se convierte en todo un reto. Y por supuesto, otorgar los premios. Contamos con un jurado involucrado y con colaboradores que también conceden galardones. Aunque el desafío principal, si cabe, es que las obras se proyecten y lleguen a la mayor cantidad de público posible. Por ello, este año y gracias los cines ABC Park, los cortometrajes ganadores se podrán ver en sus salas. Próximamente anunciaremos las fechas”, señala Luis Padilla.

Fotograma de 'Tomato Fields Forever', de Jaime García. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Tomato Fields Forever’, de Jaime García. Imagen cortesía de Radio City.

En esta XVII edición, el jurado del Festival Internacional de Cortos de Radio City estará integrado por la directora del Festival de Mediometrajes La Cabina, Sara Mansanet; el CEO de Entropía, Inteligencia Creativa Estratégica, Panxo Barrera; el productor de Dacsa Produccions, Xavier Crespo; y el productor de Filmeu, Cristian Guijarro. Serán los encargados de decidir el ganador del primer premio dotado con 1.000 €, del premio especial del jurado y del premio al mejor corto de animación.

Musimatge otorgará el premio a la mejor Banda Sonora Original (dotado con suscripción gratuita a la asociación durante un año). Entropía, Inteligencia Creativa Estratégica entregará el premio a la creatividad e innovación (valorado en 500 € en cursos de creatividad e imaginación aplicada). Los galardones del festival incluyen también el Premio Escuela Mastermedia (valorado en 400 € en formación) y el Premio Films On The Road (valorado en 300 € en distribución). Francesc Fenollosa de Tirant Avant decidirá el premio al mejor cortometraje valenciano.

Fotograma de 'Timecode', de Juanjo Giménez. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Timecode’, de Juanjo Giménez. Imagen cortesía de Radio City.