Ruz-Bárcenas, juicio al saqueo de lo público

Ruz-Bárcenas, dirigido por Alberto San Juan
Autor: Jordi Casanovas
Intérpretes: Pedro Casablanc y Manolo Solo
Teatro Talía
C / Caballeros, 31. Valencia
Hasta el 10 de mayo, 2015
Jueves y viernes, 20.30h., sábado, 18.30 y 21.00, y domingo, 18.30

Decía Freud que dos lapsus o dos negativas seguidas equivalían a una afirmación. Alberto San Juan, que dirige en el Teatro Talía la obra ‘Ruz-Bárcenas’, trajo a colación las dos veces que María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, patinó inconscientemente con la palabra saqueo. La primera fue en 2012 al referirse a Castilla La Mancha, comunidad a la que trataría de ‘saquear’ de la situación en que se encontraba. La segunda, hace un mes, cuando dijo: “Hemos trabajado para saquear a nuestro país adelante”. Si Freud levantara la cabeza, pediría a Cospedal que se tumbara de inmediato en el diván.

De izquierda a derecha, Manolo Solo, Alberto San Juan y Pedro Casablanc, subidos al cartel de la obra 'Ruz-Bárcenas', en el Teatro Talía. Fotografía: Roberto Fariña.

De izquierda a derecha, Manolo Solo, Alberto San Juan y Pedro Casablanc, subidos al cartel de la obra ‘Ruz-Bárcenas’, en el Teatro Talía. Fotografía: Roberto Fariña.

Alberto San Juan, a partir de un texto de Jordi Casanovas, lo que hace es sentar en el diván de la escena a Luis Bárcenas, ex tesorero del PP, interpretado por Pedro Casablanc, al que interroga el juez Pablo Ruz (Manolo Solo). Casanovas traduce a lenguaje teatral de manera literal las declaraciones judiciales del 15 de julio de 2013, en las que Bárcenas reconoció la existencia de una contabilidad B en el Partido Popular.  Con ese “material dramático inmejorable”, San Juan recrea la situación de “dos hombres enfrentados: uno en busca de la verdad y otro tratando de salvar el pellejo”. Y pellejo hay mucho.

Pedro Casablanc (izquierda) y Manolo Solo, en un momento de la obra 'Ruz-Bárcenas'. Teatro Talía de Valencia.

Pedro Casablanc (izquierda) y Manolo Solo, en un momento de la obra ‘Ruz-Bárcenas’. Teatro Talía de Valencia.

«Los grandes medios de comunicación han colaborado en el saqueo»

‘Ruz-Bárcenas’, que estará en el Talía hasta el domingo 10 de mayo, es, en palabras de San Juan, “una ventana a través de la cual se puede contemplar todo un sistema de corrupción sufrido durante décadas sin saberlo y del que ahora empezamos a saber”. Y lo que empezamos a saber, por las declaraciones de Bárcenas que María Dolores de Cospedal ratifica con sus lapsus, es que el “sistema de saqueo de los fondos públicos se ha hecho mano a mano entre el PP y el PSOE al servicio de las empresas del IBEX 35”. San Juan, puestos a entrar a saco, incluyó a los medios de comunicación: “No con la colaboración de los periodistas, sino con la de los propietarios de esos medios”.

El “valor documental” de ‘Ruz-Bárcenas’, que pone en escena con “inmejorables palabras” esa oscura trama de “sobresueldos y caja B”, permite al espectador participar en la “confrontación política que se está produciendo entre la gente, la sociedad, y el sistema de poder que representan ciertos políticos y empresas”. Eso sí, San Juan vaticinó que estamos ante “un cambio de ciclo histórico que, como el anterior, ha durado 40 años”.

Detalle del cartel de la obra 'Ruz-Bárcenas'. Teatro Talía de Valencia.

Detalle del cartel de la obra ‘Ruz-Bárcenas’. Teatro Talía de Valencia.

«Bárcenas es un chivo expiatorio»

Pedro Casablanc y Manolo Solo se metieron en la piel de Bárcenas y Ruz de manera distinta. Casablanc reconoció haber tenido “un rollo de empatía” con su personaje. San Juan terció que en una de las funciones un espectador le llegó a decir que Bárcenas le caía bien. “¿A quién no le cae bien Hannibal Lecter? [personaje psicópata de la película ‘El silencio de los corderos’]”, señaló Casablanc. San Juan afirmó que si había algo a favor del ex tesorero del PP, y por lo cual podías identificarte, era su papel de “chivo expiatorio; el que paga por todos”. Solo, en cambio, dijo que simplemente había tratado de interpretar a un joven juez que “siente a su espalda el peso de la mirada de todo un país”.

La “lluvia de información” aparecida en los medios de comunicación “parece inabarcable”, puntualizó San Juan, “pero si fijas tu atención en un solo punto resulta comprensible y piensas que puedes cambiarlo y acabar con ello”. La saturación informativa como antídoto contra el pensamiento. Con ‘Ruz-Bárcenas’, su director pretende fijar esa atención de un público “ávido de ver lo que sucede en ese interrogatorio”.

“En el fondo hay algo de catarsis”, subrayó San Juan, para quien Rita Barberá “es un personaje interesante desde un punto de vista dramatúrgico y sociológico”, aunque le produzca “enorme rabia y tristeza las políticas públicas que ha llevado”. “En este país gusta el carácter populista de gente como Rita o Esperanza Aguirre”, concluyó Casablanc. Alberto San Juan precisó que, más que insultar a sus votantes, estaría bien “revisar el punto de tu persona que conecta con ellas”.

Alberto San Juan, director de 'Ruz-Bárcenas', subido a la fachada del Teatre Talia. Fotografía: Roberto Fariña.

Alberto San Juan, director de ‘Ruz-Bárcenas’, subido a la fachada del Teatre Talia. Fotografía: Roberto Fariña.

Salva Torres

Circo Gran Fele, de ‘Viaje a la luna’

Viaje a la Luna, de Circo Gran Fele
Auditori de Torrent
C / Vicente Pallardó, 25. Torrent (Valencia)
Domingo 18 de mayo, a las 18.00h

La compañía valenciana Circo Gran Fele, después de su gira interplanetaria por Navarra, Castilla-La Mancha y Extremadura, regresa a su tierra para seguir con su divertido y apasionante Viaje a la Luna. El domingo 18 de mayo, al Auditori de Torrent llega el exitoso espectáculo que dejó con la boca abierta a los espectadores del Teatro Principal de Valencia.

Viaje a la Luna es su espectáculo Especial XX Aniversario, en el que la compañía ha versionado las obras de dos grandes genios de la cultura: De la Tierra a la Luna de Julio Verne y la película Viaje a la Luna del ilusionista y cineasta Georges Méliès. Se trata de un Viaje a la Luna circense, arriesgado y muy divertido, con acróbatas, equilibristas y saltimbanquis, automatismos, danzarines, excéntricos, experimentos científicos, trucos, magia, retrofuturismo, surrealismo, proyecciones y transparencias, sombras, payasos, músicos, cantantes, cañones…

Una de las escenas de 'Viaje a la luna'. Imagen cortesía de Circo Gran Fele.

Una de las escenas de ‘Viaje a la luna’. Imagen cortesía de Circo Gran Fele.

El espectáculo comienza con los preparativos del Viaje a la Luna: decidir las características del cañón, trazar la trayectoria en base a complicadas fórmulas físicas y matemáticas, construir el cañón… Tareas encomendadas a tres miembros de un selecto club, el Gun Club. Se estrujan los sesos, intercambian impresiones, discuten… Entre tanto desentendimiento, se dispara un divertido duelo entre Barbicane y Nicholl, que se resuelve sin heridos, solo algún que otro muerto de la risa. Al fin unirán sus esfuerzos para disparar el cañón. ¿Conseguirán llegar a la Luna?

La compañía demostrará una vez más que es capaz de mandar a artistas de dos continentes y pico, y de más de cinco países, ¡hasta la Luna! Durante sus veinte años de historia, y muchos más de prehistoria, Circo Gran Fele ha ido construyendo un concepto diferente de circo, un espectáculo total, con acróbatas, con música en directo… con el humor de los insustituibles payasos Pla y Pla. Algunos de los galardones que han recibido a lo largo de sus años de andadura son el Premio Nacional de Circo 2008, el último Premio Max de las Artes Escénicas Especial de Circo o el Premio Programa Caleidoscopio de la U.E. como Proyecto Cultural de Gran Interés.

Una escena de 'Viaje a la luna'. Imagen cortesía de Circo Gran Fele.

Una escena de ‘Viaje a la luna’. Imagen cortesía de Circo Gran Fele.

Amores nada pasajeros

Los amantes pasajeros

Pedro Almodóvar

En cines de todo el país

Su estreno mundial, en Calzada de Calatrava

Al igual que en la vida, muchos relatos se movilizan a partir de ciertos acontecimientos imprevistos. Y ante esas casualidades, la historia real o ficticia se escora hacia la tragedia, la comedia o el melodrama. En “Los amantes pasajeros”, la última película de Pedro Almodóvar, el suceso azaroso da origen a lo que podemos llamar un drama con subrayado musical. Esto es, una historia donde el tono dramático queda acolchado por la composición cómico musical.

En “Los amantes pasajeros”, el suceso imprevisto es el olvido inocente de la retirada de unas zapatas que acabarán obstruyendo el sistema de aterrizaje del avión. Debido a ello, los pilotos del vuelo Madrid-México deberán realizar un aterrizaje forzoso en cualquier aeropuerto disponible para la maniobra. Y mientras el avión vuela en círculos sobre el espacio aéreo de la Comunidad de Castilla La Mancha, hasta poder aterrizar en una pista libre, los pasajeros de la zona VIP y el personal de vuelo realizarán un metafórico vuelo introspectivo en su vida amorosa.

Estreno de Los amantes pasajeros

Estreno de Los amantes pasajeros

Así pues, esos personajes de la zona VIP y de la cabina de vuelo, conocedores de un probable acontecimiento fatídico, se verán de pronto envueltos en sus propios fantasmas personales. El peligro al que se ven abocados les irá liberando de los corsés impuestos por sus rutinas diarias. De manera que el miedo a la muerte provocará cierta liberación sexual y, con ella, la emergencia de verdades que permanecían hasta ese momento ocultas.

La muerte, pues, y el sexo inundando el armonioso cromatrismo del espacio del avión. En “Los amantes pasajeros”, el suceso imprevisto confronta a los personajes con la experiencia real de la muerte. Experiencia que provocará una suerte de catarsis emocional que irá poniendo en su justo lugar a cada uno de los personajes. La hipocresía irá cediendo sitio al sincero reconocimiento de los traumas personales. Y lo que no era más que un vuelo más en sus pautadas existencias, se convertirá en un desvelamiento progresivo de sentires más hondos.

Nadie terminará el vuelo como lo empezó. Los amantes pasajeros que da título a la película concluyen siendo igualmente amantes, pero nada pasajeros. La amenaza de la muerte, que Almodóvar utiliza como detonante de la narración, transformará las pasiones ocultas en verdades reveladas. Y a los amantes pasajeros, en amantes comprometidos.

Begoña Siles