Historias de gemelos en Palau de Cerveró

Gemelos en el cine
Aula de Cinema de la Universitat de València
Sala de actos del Palau de Cerveró
Plaza de Cisneros, 4. Valencia
Lunes de junio de 2015, a las 18.00h

La sala de actos del Palau de Cerveró acoge un nuevo ciclo de proyecciones del Aula de Cinema de la Universitat de València, ‘Gemelos en el cine’. Este junio, se proyectarán tres títulos que aprovechan el potencial dramático de las relaciones entre gemelos, películas que exploran sus problemas de identidad, que se preguntan por la disparidad de caracteres entre quienes comparten genes o que fantasean con supuestas conexiones telepáticas entre hermanos.

La existencia de gemelos monocigóticos, hermanos genéticamente idénticos al nacer, es un fenómeno poco tratado en el cine. A menudo, las historias de gemelos han servido tan solo para demostrar la versatilidad de un actor al interpretar dos papeles distintos dentro de un mismo relato, normalmente una variación ligera del tema del doble, que explota las posibilidades cómicas de la confusión entre personajes.

En algunas ocasiones, sin embargo, el cine se ha interrogado más seriamente sobre los posibles vínculos entre genética y carácter, ha profundizado en los conflictos psicológicos que implica tener un hermano prácticamente idéntico o ha contribuido a consolidar toda una mitología en torno al carácter sobrenatural de las relaciones gemelares, insistiendo en la idea de conexión y comunicación incluso a distancia.

Chris Udvarnoky en un fotograma de 'El otro', de Robert Mulligan. Imagen cortesía de Aula de Cinema de la Universitat de València.

Chris Udvarnoky en un fotograma de ‘El otro’, de Robert Mulligan. Imagen cortesía de Aula de Cinema de la Universitat de València.

A medio camino entre la reflexión científica y la pura ciencia-ficción, este nuevo ciclo del Aula de Cinema se inaugura el lunes 1 de junio, a las 18.00 horas, con la perturbadora ‘El otro’ (The Other, Robert Mulligan, 1972). Una obra que parte del género fantástico y el terror psicológico para componer un retrato poético y macabro de la tortuosa infancia de dos hermanos gemelos, la rivalidad existente entre los cuales producirá terribles consecuencias en un pequeño pueblo durante los años 30.

Jeremy Irons y Geneviève Bujold en 'Inseparables', de David Cronenberg. Imagen cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

Jeremy Irons y Geneviève Bujold en ‘Inseparables’, de David Cronenberg. Imagen cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

El lunes 8, a la misma hora, será el turno de una de las grandes obras maestras de David Cronenberg, ‘Inseparables’ (Dead Ringers, 1988’). Pese al carácter dispar de los dos hermanos interpretados por Jeremy Irons, ambos son confundidos constantemente por el resto de personajes, circunstancia que aprovechan para intercambiar sus personalidades y disfrutar así de las mismas oportunidades.

Nicolas Cage en un fotograma de 'Adaptation', de Spike Jonze. Imagen cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

Nicolas Cage en un fotograma de ‘Adaptation’, de Spike Jonze. Imagen cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

El ciclo concluirá el lunes 15 de junio con la proyección de la excéntrica ‘Adaptation. El ladrón de orquídeas’ (Adaptation, Spike Jonze, 2002, 114’), en la que un inseguro guionista tiene que afrontar la difícil tarea de adaptar un libro sobre flores y la difícil convivencia con su despreocupado hermano gemelo, que a la postre también se convierte en escritor.

Como es habitual en la programación del Aula de Cinema de la Universitat de València, cada sesión contará con una presentación previa y un coloquio posterior, en el que podrá participar el público asistente. Todas las proyecciones se realizan en versión original con subtítulos en castellano y la entrada es libre hasta alcanzar el aforo permitido.

Una mujer llamada Teresa

‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch
Teatro Talía
C / Caballeros, 31. Valencia
Hasta el 14 de septiembre

Algunos personajes históricos poseen un carácter tan universal y potente que mantienen su vigencia a lo largo de los siglos. Vidas intensas, obras brillantes que se reutilizan una y otra vez como materia prima de historias imaginarias. Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús, es uno de esos personajes memorables e inmortales. Su figura ha inspirado desde composiciones musicales a obras de teatro, o películas, como las de Juan de Orduña (1961) o Josefina Molina (1984).

La gran mística y viajera se sube de nuevo a escena en un montaje dirigido por Enrique Belloch que estrena la temporada del teatro Talía, ‘Teresa de Ávila’ y permanecerá en cartel hasta el 14 de septiembre. Blanca Beneito, una  actriz de 25 años, se pone en la piel de una mujer adelantada a su tiempo, capaz de enfrentarse al poder.

Una escena de 'Teresa de Ávila', de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Una escena de ‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

“Fue muy activa y muy fuerte, de una gran determinación para hacer las cosas que quería”, dice Beneito. “En este aspecto me identifico mucho con ella, pero fue duro ponerme en situación para encarnarla a lo largo de su vida, desde los 15 a los 67 años”.

Fue Beneito quien instó a Belloch para montar una pieza en la que pudiera demostrar sus dotes actorales. La obra elegida, una de las escritas por José María Rodríguez Méndez, ‘Teresa de Ávila’, que Belloch recibió como legado tras la muerte de su amigo y colega.

Un ‘milagro’ de la santa

Recién salido de una de esas malas rachas en las que se acumulan de forma dramática golpes y pérdidas, el veterano hombre de teatro y cine reemprende una nueva etapa bajo el efecto milagroso de la santa y el apoyo de sus incondicionales amigos. “He pasado una temporada de pena y aflicción por la muerte de seres queridos y la desaparición de mi productora a causa de los impagos de Canal Nou”, confiesa. “Pero ya he salido del hoyo gracias en gran parte a la ayuda de mis amigos”.

Varios de ellos participan en el proyecto: Francis Montesinos en el vestuario, Ángel Aguadé en la escenografía, Paco Belda en la iluminación y el cineasta José Enrique March en la producción.

Una escena de 'Teresa de Ávila', con Blanca Beneito, dirigida por Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Una escena de ‘Teresa de Ávila’, con Blanca Beneito, dirigida por Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Rodríguez Méndez fue un gran amante de los escritores místicos, pero en esta obra resalta sobre todo la dimensión humana de Teresa, “una mujer de mucho carácter, incluso agresiva y violenta, que plantó cara a los poderes establecidos”, dice Belloch. Decidió incorporar los personajes de dos pícaros, que encarnan Pablo Carbonell e Isidoro Gasque, para darle «más forma y agilidad espectáculo».

Escoltada por ellos,  Beneito describe a lo largo de 80 minutos, todo un tour de forcé, la evolución de una mujer singular, apoyada por cambios de vestuario a modo de liturgia que se realizan en escena. De la lujosa ropa de noble al sobrio hábito de monja.

El montaje incluye la actuación del coro Veus en l’aire, acompañado de música de cítara interpretada por monjas del Convento Carmelitas Descalzas de Puzol. La obra forma parte de los actos de celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa que se celebra el próximo año.

Blanca Beneito en una escena de 'Teresa de Ávila', de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Blanca Beneito en una escena de ‘Teresa de Ávila’, de Enrique Belloch. Imagen cortesía de Teatre Talia.

Bel Carrasco

Iconos del destino de Luis Baylón y Judas Arrieta

Iconos del destino de Luis Baylón y Judas Arrieta
En el Octubre. Centre de Cultura Contemporánea
C/ Sant Ferran, 12. Valencia
Desde el 29 de Noviembre
Hasta el 4 de Enero.

El Instituto Confucio de la Universitat de València presenta desde el próximo viernes 29 de noviembre hasta el 4 de enero del 2014 en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, la exposición “Iconos del Destino. Luís Baylón y Judas Arrieta”. Una muestra que recoge dos visiones de la cultura China, desde la pintura, el dibujo y la fotografía.

Luís Baylón (Madrid, 1958) autor de referencia en el panorama fotográfico español, y reportero urbano por excelencia, presenta una serie de retratos de los habitantes de Pekín en blanco y negro, mostrando el carácter de una población que oscila entre la familiaridad y la modernización más extrema. “Mes pekinés” recoge la imagen de una población anónima, frente a una ciudad que emerge a las olimpiadas del 2008, inundada por grandes construcciones de Koolhaas, Herzogs y Fosteres, que invaden con su belleza y grandeza, la pequeña cotidianidad de sus habitantes.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

El proyecto que se presenta está realizado en el año 2007. Imágenes de soldados, cocineros, ancianos, niños o barrenderos cuyas miradas atentas conviven entre el viejo adagio de la “esencia china” y la espectacularidad de la “técnica occidental”. Fotografías que nos muestra la hospitalidad, tranquilidad, adaptación y empatía de los habitantes ante un espectáculo al que parecen ser inmunes. Y es que los pekineses, a pesar de la gran fiebre del consumo que los contagia, mantienen en su memoria el humor y la sabiduría tradicional de una sociedad que sabe del misterio de estar vivo. Vanguardia y postmodernidad pudiente, que entraña éxodos y anuncia un mundo para el otro, un mundo para aquel que expande su ciudad. Las fotografías de Baylón nos descubren en las calles de Pekín, ese cuerpo a cuerpo, esa interrelación entre tradición y modernidad, de asimilación y convivencia. Imágenes que nos revelan a través de su objetivo, y con la más absoluta respetabilidad, la alegría, la belleza, soledad, amor y humor de una población que nos descubren a unos en los otros.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Luís Baylón ha realizado numerosas exposiciones individuales y en grupo, su obra forma parte de importantes colecciones públicas y privadas. A finales de los 80 monta estudio con Quico Rivas y García-Alix en Vallecas y en el 94 se produce su encuentro decisivo con Bernard Plossu, Cualladó y Javier Campano. En 1998 participó en la primera edición de PHotoEspaña, y entre sus exposiciones con libro más importantes destacan Guirigato, en el Canal de Isabel II, con motivo del Premio de Fotografía de la Comunidad de Madrid 2001 (en su primera edición); Benarés, en el Museo das Peregrinacións , en Santiago de Compostela , en 2005 , y Autogarabatos, en el Museo de Teruel(2009), tras la adjudicación de las Becas Endesa 2005. Baylón también destaca, por sus portadas para discográficas como Polygram, y de marcas como Swatch. Ha colaborado en publicaciones como Ajoblanco, El País Semanal, El Europeo, El Mundo Magazine, o Tentaciones.

La obra del artista vasco Judas Arrieta (Hondarrabia, 1971), indaga a través de la fusión de la iconografía popular China y occidental por los diferentes elementos folclóricos y la idiosincrasia propia de ambas culturas. Convulsivo análisis de forma irónica a la comunicación de masas a través de una serie de agitadas imágenes, resultado de un compendio superpuesto de superhéroes del cine, del Kung Fu, héroes como Bruce Lee, compañías cinematográficas como la hongkonesa Shaw Brothers, personajes del cómic, pintura tradicional de paisaje, arquitecturas contemporáneas, caligrafía, o dragones, en una estética al más puro estilo cartoon.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

La muestra compuesta por una serie de acrílicos y dibujos, está acompañada por el mural “Kung Fu Art”. En éste, encontramos una búsqueda personal a través del gesto pictórico frente al lienzo blanco y el arte marcial, como proceso de superación personal en la ejecución artística. El Kung Fu como elemento vertebrador cultural entre la china tradicional y moderna, conjugada con la influencia occidental y viceversa. Narración que transcurre de una imagen a otra superpuesta sin necesidad de dar cuenta alguna del proceso temporal. Gestos que el artista repite innumerables veces como un auténtico maestro wushu de la pintura, reapropiándose de signos e imágenes tomadas del Kung Fu, y que conllevaría a un diálogo entre el lenguaje del cuerpo y el dibujo, entre el modo de narrar y su secuencia temporal en la actual comunicación de masas, entre la pulsión personal al autor y el mundo que lo rodea.

El resultado, es una obra con un marcado carácter vitalista, rememoradora de una estética y temática fílmica que trasciende la historia, convirtiendo a sus héroes en personajes inolvidables para la memoria social, generando la sensación de tener el futuro en el pasado. En definitiva, el autor describe los pensamientos de la forma más rápida, volviendo al dibujo, y al cómic con intensidad, entendiéndolo no sólo como un lenguaje abstracto conformado por iconos populares, sino como una relectura de la vorágine cultural propia de nuestras sociedades.

Arrieta, ha sido primer premio de Generación 2006 de Caja Madrid. Ha expuesto en el Museo Guggenheim de Bilbao, el Instituto Cervantes de Pekin, la Sala BBK de Bilbao, la Korjaamo Gallery de Helsinki, la galería AJG de Sevilla, o ARCO en Madrid. Su obra se encuentra en colecciones tan importantes como la Institution of Chinart Museum de Pekín, el Guggenheim de Bilbao, la fundación Antonio Pérez de Cuenca, Casa Asía de Barcelona, o la embajada de España en Tokio.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.