El alma de Pasqualatto en la Galería Cànem

Mario Pasqualatto. Ànima… més llum! Ànima… res més!
Galería Cànem
C/ Antonio Maura, 6, Castellón
Inauguración: 13 de diciembre 2013
Hasta el 21 de enero 2014
                                                                   
Había una vez … así empiezan los cuentos de hadas para transportarnos a un universo lejano, fuera del tiempo y del espacio, lleno de sueños y deseos, son narraciones arquetípicas del inconsciente colectivo que nos adentran en el alma humana. En su obra Fragilidad , Mario Pasqualotto (Barcelona, 1953) utiliza con tal potencia la imagen de una carroza que, sin recurrir a la narración, nos hace revivir el universo de la infancia y nos recuerda aquella edad de oro en que la fantasía y la ilusión no tenían límites. Pero la carroza de Mario Pasqualotto es tan sutil, tan espectral y al mismo tiempo tan real … Real porque representa la culminación de un sueño pero también la expresión de un momento mágico que no durará . Aunque llegue la noche, la luz que ilumina la carroza mantendrá el hechizo, pero las ingrávidas burbujas de jabón se superponen evocando la fragilidad y el carácter efímero del cumplimiento de los deseos, devolviéndonos a la vida real. Pero siempre vendrán nuevos sueños, nuevos deseos, reiniciándose nuevos ciclos vitales. También, Pasqualotto, recordando las palabras atribuidas a Goethe al final de su vida pidiendo más luz, invita con la carroza a pensar también en el viaje, en el inicio, el trayecto y el final, lo que le da una dimensión de transcendentalidad.

Mario Pasqualatto. Fragilidad. Imagen cortesía de la Galería Cànem

Mario Pasqualatto. Fragilidad. 2010-2012. Instalación. Pantalla                 150 x 200 cm. – Hierro, motor de burbujas de jabón.
                    Imagen cortesía de la Galería Cànem

Su obra es una reflexión sobre la pintura y también sobre la sociedad contemporánea , la sociedad de las grandes antinomias, en un mundo en el que todo debe ser rápido y no hay nunca suficiente tiempo, la suya es una obra reflexiva, de ejecución lenta y cuidadosa, con la que va descubriendo efectos sorprendentes y encantando con ellos; a menudo incluye objetos encontrados, maravillándonos por el potencial que pueden llegar a tener con su imaginación, como hacían los surrealistas. Trabaja con bolsas de plástico, las de las compras de cada día. Pasqualotto las deforma hasta darles una nueva forma, comprimiéndolo las entre planchas de metacrilato, iluminándolo con neones, con la luz aparecen como vitrales, resplandeciendo el simulacro: no es pintura, sólo es la su apariencia, y por tanto, ilusionista y metafísica.

pasqualotto 3

Mario Pasqualatto. L’Amour des Jeux. 2007. Imagen cortesía de la Galería Cànem

La utilización de las palabras impresas en las bolsas, con las que crea una nueva realidad poética, es la que le permite jugar con diferentes niveles de ironía o de ternura. Su obra habla de tiempo, de fragilidad, de viaje, de turismo y sociedad de consumo… Las bolsas son un icono de la sociedad industrializada, que se ha hecho imprescindible en la vida cotidiana de todas las clases sociales; tienen una vida efímera, se reutilizan y se tiran, pero Pasqualotto va recogiendo y coleccionando de tantos países como puede, haciendo un verdadero mapa: llevan palabras de los países de origen, van de un lugar a otro, de un país a otro … unas veces son portadoras de necesidades cotidianas y otros, de sueños lejanos , son el signo del mundo contemporáneo como un gran bazar y de un montón de deseos en una sociedad basada en la mercantil y en el espectáculo, pero en la que aún puede quedar lugar para los sueños. Títulos como “Todo está en tu mirada” puede hacer reflexionar sobre el hecho de que es nuestra visión de las cosas la que vivimos como realidad.

Mario Pasqualatto. Las alas del ángel. 2007. Imagen cortesía de la Galería Cànem

Mario Pasqualatto. Las alas del ángel. 2007. Imagen cortesía de la Galería Cànem

«Queremos ser un semillero de artistas y proyectos»

Arte Santander. Feria Internacional de Arte Contemporáneo
Palacio de Exposiciones
Avenida del Racing s/n. Santander
Del 30 de julio al 2 de agosto de 2013

Arte Santander, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, cumple 22 resistentes años. Primero lo hizo bajo una carpa adyacente al Palacio de Festivales, ubicado frente a la bahía santanderina. Luego, en el actual Palacio de Exposiciones de El Sardinero, una vez inaugurado ya en pleno siglo XXI. Al hilo de esa diferente ubicación, dos han sido igualmente sus vidas: una primera, digamos menos arriesgada, y una segunda, más fresca, efervescente, dinámica. Su director Juan González de Riancho, responsable a su vez de la galería Siboney, repasa para MAKMA esa doble vida que, en definitiva, ha servido para que Arte Santander siga, valga la redundancia, más viva que nunca en pleno desierto de lo real, que dirían en Matrix, de la actual crisis económica.

Obra de Xavi Dèu, de Espai Tactel, presente en Arte Santander

Obra de Xavi Dèu, de Espai Tactel, presente en Arte Santander

– Dos largas décadas dan para mucho, sobre todo si tenemos en cuenta que Arte Santander nació cuando todavía la crisis no había cobrado la devastadora forma actual.

– Siendo justos, la feria ha tenido dos vidas, porque al principio no tenía recinto propio y había que hacerla en una carpa levantada al lado del Palacio de Festivales. Después se le dio un giro, al contar con el Palacio de Exposiciones inaugurado en 2002, propiedad del Ayuntamiento. El perfil de las galerías que comenzaron la feria también era distinto al actual, porque entonces giraban en torno a las que trabajaban próximas al barrio de Salamanca en Madrid, con una pintura de naturaleza… (no me gusta la palabra conservadora), digamos menos arriesgada. Luego se ha apostado por una obra más ligada al arte contemporáneo y últimamente, con la fórmula de Solo Project, presentación de un artista, estamos intentando que la feria sea un semillero de nuevas propuestas.

– Este año se presentan trabajos de 42 galerías nacionales e internacionales. ¿Son muchas, pocas, en comparación con otras ediciones?

– Pienso que funciona bien: 30 m2 para cada uno de los 42 stands. Antes, con 80 galerías ocupando todo el espacio, era como un salto al vacío, porque suponía mucho esfuerzo y mucho desembolso. Ahora la feria es potente e interesante, y la cifra de galerías está bien. Además hay algunas con mucho peso, con artistas ya consolidados, lo cual nos viene bien porque cuentas con pesos pesados, junto a galerías y artistas más frescos e incipientes. De hecho, queremos que la gente que venga a la feria, como es el caso de la directora del Espai de Castellón, Lorenza Barboni, vea propuestas que le puedan interesar. Nos interesa ser un semillero de artistas y proyectos.

Obra de Ibán Ramón, de Set Espai d'Art, presente en Arte Santander

Obra de Ibán Ramón, de Set Espai d’Art, presente en Arte Santander

– ¿Cómo se codea Arte Santander con otras ferias?

– En España, el referente siempre es ARCO, pero no te puedes comparar, puesto que hablamos de una ciudad de perfil amable como Santander y donde, como sucede en general, apenas hay negocio. Ahora las instituciones están haciendo un esfuerzo importante y la feria, que se hace con poco dinero y una puesta en escena gratuita, porque las galerías pagan la producción, el montaje y el transporte de la obra, ha ido evolucionando y ahora la gente se queda sorprendida.

– Arte Santander ha retrasado sus fechas para poder coincidir con el curso de coleccionismo y patronazgo que se impartirá en la UIMP. ¿Hábleme de ello?

– Optamos por retrasar la feria, porque nos parecía patético que por diez días de diferencia no pudiera coincidir con el curso de coleccionismo y, sobre todo, lo del mecenazgo, al que acudirá el secretario de Estado de Cultura José María Lassalle y que, según la rumorología, algo nos va a contar esos días con respecto a esa ley del mecenazgo que era la estrella de la legislatura. Mi especulación es que alguien que además es cántabro y que, prácticamente pulida la legislatura, no ha hecho nada el pobre, tengo la sensación que va anunciar algo en un marco tan atractivo como el de la feria.

Obra de Zoe T. Vizcaino, de PazYComedia, presente en Arte Santander

Obra de Zoe T. Vizcaino, de PazYComedia, presente en Arte Santander

– Valencia contarán en Arte Santander con tres galerías: Espai Tactel, PazYComedias y Set Espai d’Art, más Cánem, de Castellón. ¿Cómo se ve desde allí el panorama artístico valenciano que, supuestamente, debería liderar el IVAM?

– Soy un psicópata de todo lo que tiene que ver con el arte y, por tanto, sigo muy de cerca todo lo que sucede en una ciudad como Valencia. En los años buenos de Vicente Todolí, yo iba mucho por allí, pero desde que lo dirige una mujer que pienso no tiene preparación, ya no voy. Además, con tanta ingerencia política, creo que se están cargando la buena imagen que tenía el IVAM. Y otra cosa muy importante. La Fundación Botín no sería nada sin el tejido cultural que propician las galerías, y en Valencia están desapareciendo muchas y, con ello, la pérdida del tejido tan necesario para el propio IVAM, que ha ido perdiendo credibilidad.

Fotografía de Juan González de Riancho. Imagen cortesía del propio autor

Fotografía de Juan González de Riancho. Imagen cortesía del propio autor

 Salva Torres