«Debemos conciliarnos con el paso del tiempo»

Desayunos Makma en Col·legi Major Rector Peset
‘PorMayores’. Festival 10 Sentidos
Diversas sedes de Valencia
Hasta el 21 de mayo de 2017
Con Meritxell Barberá e Inma García, directoras del festival
Entrevista realizada por Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón, del equipo de redacción de Makma

“’PorMayores’ pretende fijar su mirada en el paso del tiempo y reflexionar sobre cómo cada ser humano se enfrenta a esta situación en su vida, asumiendo nuevos roles y nuevos escenarios”.

Así reza un extracto del texto explicativo que las directoras del Festival 10 Sentidos, Meritxel Barberá e Inma García, han formulado como razón argumental para su sexta edición -que afronta el último tercio mediante un cronograma diseminado por múltiples sedes de la ciudad- y acerca de la que se ha pretendido reflexionar durante la celebración de los Desayunos Makma acontecido en las dependencias del Col·legi Major Rector Peset.

Meritxell Barberá e Inma García, durante un instante de los Desayunos Makma, celebrado en el Co·legi Major Rector Peset, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Meritxell Barberá e Inma García, durante un instante de los Desayunos Makma, celebrado en el Co·legi Major Rector Peset, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Partiendo de esta premisa, la conversación se remonta varios años atrás, en particular a la actuación de Candoco Dance Company -compañía puntera de bailarines con capacidades diversas, cuyos montajes ponen en valor y evidencian esa diferencia que, a la postre, les hace excelsos y únicos- en Londres, a la que tuvieron ocasión de asistir y supuso el influjo determinante para formular un certamen de las caracterísitcas que ha venido perfilando al Festival 10 Sentidos. Fruto de esta experiencia reveladora Meritxel Barberá e Inma García aseveran que “indiscutiblemente, la sociedad se cuestiona esta diferencia, así como el despertar de esos sentidos que nosotros no tenemos y que la discapacidad agudiza, ellos rozan y superan, sin duda, cualquier límite”.

A partir de entonces, determinación mediante y con el convencimiento de la profesionalización en el universo del arte y de la danza como vehículos para “para remover conciencias e incluso crear lugares incómodos que no nos dejen impasibles”, la creatividad y la inquietud han ampliado sus parámetros bajo la idea de generar un festival que progresivamente se postulara como altavoz, desde las artes vivas, de nuevos lenguajes de comunicación, a partir de los que explicitar la aceptación de las diferencias con el objetivo de consolidar un espacio visible para aquellos colectivos de aptitudes heterogéneas.

En consecuencia, desde hace seis ediciones el Festival 10 Sentidos se sucede anualmente “bajo un lema que trata de visibilizar y denunciar problemas que afectan a nuestra sociedad”. El festival acontece en diferentes espacios públicos e institucionales de la ciudad de Valencia durante tres semanas. El propósito de “invadir la ciudad y así llegar a colectivos que habitualmente no participan de este tipo de acciones” sigue siendo determinante a la hora de establecer sedes y programación definitiva.

Imagen del programa de mano del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Imagen del programa de mano del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Por razones metodológicas y, en particular, acerca de la inducción o deducción en el proceso de elección conceptual y programática del festival, Meritxel Barberá considera que “para esta edición, en primer lugar, se ha elegido la temática y posteriormente se he conformado la programación”, no obstante, en absoluto es una norma general desde que comenzaron, “en ocasiones el proceso ha sido a la inversa”.

En cuanto al orden temático del presente año, ‘PorMayores’, ambas coinciden en una premisa relacionada con el hecho de “que cuando nos hacemos mayores, dejamos de interesar”; en consecuencia, “en esta edición queremos evidenciar la importancia del discurso intergeneracional, así como el valor de la experiencia”. En esta línea, ambas directoras destacan el espectáculo acontecido en el Palau de les Arts ‘Acts of remembering’, del coreógrafo, artista del movimiento y psicoterapeuta de Artes Integradas de Reino Unido, Cai Tomos, que parte de temas tales como la desaparición, la invisibilidad, la visibilidad y el poder. En el debate posterior entre público y coreógrafo, frases como “nosotros no somos mayores, tenemos juventud acumulada” o “nosotros no tenemos años, tenemos vida” reclaman esa vivacidad e inquietud de continuar visibles y activos frente a quien se obstina en ocultarlos y difuminar su memoria.

Meritxell Barberá e Inma García durante un instante de los Desayunos Makma, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Meritxell Barberá e Inma García, durante un instante de los Desayunos Makma, celebrado en el Co·legi Major Rector Peset, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

De entre cuantos espectáculos se han sucedido durante la primera mitad del festival, Barberá y García destacan ‘May B’ -basada en los escritos de Samuel Beckett-, de la compañía de la bailarina y coreógrafa Maguy Marin, con la que abrió su programación -”sin duda, es la obra magistral de la danza contemporánea, rompe lo cánones de la danza convencional. Ha sido un privilegio haber podido traerla al festival”-. Igualmente, ambas se refieren a la presencia de la pareja compuesta por Mats Ek y Ana Laguna, director artístico y bailarina del prestigioso Cullberg Ballet, entre otros méritos curriculares, que presentaban “Potato-Memory” -pieza que precisaba de 5 kilos de patatas «grandes, frescas y limpias»-, junto a las elecciones vitales en ‘Never the less’, de la compañía israelí Dafi Dance Group; mención aparte, enmarcada en el último tramo de la programación, se encuentra  la pieza ‘Ta Gueule’ (“calla la boca”), una coproducción entre la Sala Hiroshima y el Festival 10 Sentidos 2017, del colectivo Ça Marche, que será puesta en escena por partida doble en el Centro Cultural La Nau durante los próximos 20 y 21 de mayo, a modo de clausura de la presente edición de 10 Sentidos.

Ineludiblemente, en ‘PorMayores’ se esbozan conceptos como pérdida, inconsciencia, muerte o huella, acerca de los que la danza procura dar respuesta: “la clave está en el aprendizaje emocional y experiencial, esto deja una huella marcada para siempre”. Ambas evidencian esa huella desde la experiencia y la profesionalidad que les he llevado a alcanzar estadios de toma de conciencia y crecimiento tanto personal como profesional a lo largo de su trayectoria, y a partir de 2003 bajo el timón de Taiat Dansa. “Danza es disciplina y en el ámbito de la docencia se emparenta con la exigencia”, y en esa línea Barberá afirma que “la clave es la pasión, gracias a ella es más fácil captar la atención y dejar huella”. Clave indiscutible: “disciplina + método”.

Imagen del programa de mano del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Imagen del programa de mano del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Así mismo, el Festival 10 Sentidos formula un ciclo de charlas y conferencias que aborda campos tan relevantes como ‘El tratamiento de los mayores en la publicidad y en los medios de comunicación’ o ‘Yo también soy mayor y qué’, con Rosa María Calaf, así como otras actividades que hacen partícipe al universo infantil.

Las directoras destacan la labor de fomento de la danza que realiza 10 Sentidos mediante el Certamen Coreográfico que se convoca anualmente y la importancia en la elección del jurado para mantener y elevar unos estándares de calidad adecuados. La presente edición ha recibido más de doscientas cincuenta propuestas; posterioremente, un jurado formado por representantes del Centro Suzanne Dellal se encargará de elegir la pieza ganadora de entre los diez finalistas seleccionados. La obra galardonada en la pasada edición, ‘Foreing body_solo’ -un trabajo a partir del movimiento como proceso de investigación del lenguaje y las expresiones de cada parte del cuerpo de forma aislada-, de la coreógrafa coreana Howood Baek, será representada en el Centro Cultural La Beneficencia el próximo 18 de mayo.

De este modo, ‘PorMayores’ se erige como una vía de encuentro, reflexión, diálogo y toma de conciencia acerca de nuestros mayores y esta nueva etapa vital gracias al arte, la danza y la música, entre otras disciplinas. “Es muy importe la calidad y la autonomía al hacerse mayor” afirma Inma García. “Los mayores merecen una vida digna y un envejecimiento activo y por ello debemos conciliarnos con el paso del tiempo”, apostilla Meritxell Barberá.

Meritxell Barberá e Inma García, durante un instante de los Desayunos Makma, celebrado en el Co·legi Major Rector Peset, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Meritxell Barberá e Inma García, durante un instante de los Desayunos Makma, celebrado en el Co·legi Major Rector Peset, con motivo del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Merche Medina

 

«No haríamos un festival sin pagar a los artistas»

Desayunos Makma en Lotelito
Con Meritxell Barberá e Inma García, directoras del Festival 10 Sentidos
Entrevista realizada por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont  y Salva Torres

Meritxell Barberá e Inma García no dirigen el Festival 10 Sentidos: lo llevan en las venas. Por la sangre de estas dos bailarinas, coreógrafas y gestoras culturales no corre, sino galopa el certamen de arte e integración que este año cumple su cuarta edición. Lo hace a lomos de una propuesta que amplía sedes y se reparte por toda Valencia (Centro del Carmen, Palau de les Arts, Filmoteca, La Nau), para mostrar lo ‘Im-Perfectos’ (tal es el lema) que somos los seres humanos: mezcla de seguridad y de fragilidad.

Como son bailarinas fundadoras de Taiat Dansa (1999), antes que ‘cocineras’ de su propio festival, saben lo que supone estar a un lado y otro de la barrera. De manera que conocen de primera mano el “proceso de vulnerabilidad” del artista, “lo bueno y lo malo” de la vivencia creativa, lo que facilita su labor al frente de un certamen que se nutre de pasión artística. De ahí los diez sentidos que son necesarios poner a la hora de entrar en su ya consolidado festival. Un festival que reúne profesionales de diversas disciplinas (danza, teatro, música, cine, artes plásticas) tengan o no alguna discapacidad. O mejor: “Artistas con diferentes capacidades”.

Meritxell Barberá, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Meritxell Barberá, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

“La auténtica integración es poner en alza la discapacidad”

¿Por qué Festival 10 Sentidos?

Meritxell Barberá: “Porque hay que agudizar al máximo los sentidos, poner en marcha toda la energía para mostrar todo ese arte lleno de historias, superaciones y retos”.

Inma García: “Se trata de ir más allá de los límites de los sentidos”.

Meritxell: “Y como la auténtica integración es poner en alza la discapacidad, unas más aparentes que otras, decidimos crear este festival, donde, por ejemplo, bailarines en silla de ruedas pueden actuar con otros sin esa discapacidad”.

Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Si a esa necesidad de integrar artistas de diversa condición se le suma el hecho de que “en Valencia hace falta más escena contemporánea, de vanguardia” (Meritxell), se entiende a la “perfección” la existencia del Festival 10 Sentidos. “No tenemos tradición de danza en este país, por lo que se hace necesario acercársela al público trayendo primeras figuras” (Inma).

“Cuesta fraguar políticas culturales a largo plazo”

Meritxell tiene claro que de igual manera que se invirtió en el cine español, “y hoy se ha conseguido que el público lo consuma”, se trata de hacer lo mismo con la danza. “La inversión inicial consiste en programarla”. Y agrega: “Cuesta hacer políticas culturales a largo plazo y más en danza”. Cuesta, vaya que si cuesta. En su doble sentido de esfuerzo y de dotación económica. “Necesitamos más apoyo, no más dinero” (Meritxell).

Meritxell García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Meritxell García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Y el apoyo empieza por aflojar el nudo de la enredada trama burocrática. “Más de 7.000 personas pasaron por el Centro del Carmen durante la edición anterior del festival y, pese a estar ya consolidado, seguimos teniendo que hacer un montón de trámites para montar el siguiente. Es un proceso de mucho letargo”, subraya Inma. “Habría que trabajar de forma más ligera con la institución, que no sea tan farragoso el proceso, porque eso también te va minando”, remata Meritxell.

Se trata de aligerar el peso que supone organizar un festival con “11 meses de trabajo constante y en el que invertimos tiempo, energía y dinero”. Dinero procedente de la Fundación Mapfre, de la que hablan maravillas: “Ahí sí que hemos notado siempre una gran sensibilidad; les interesa e incluso lo disfrutan”. Aquello de “toma el dinero y corre” no van con ella. Como no va con Meritxell Barberá e Inma García lo de la cultura gratis total. “Jamás haríamos un festival sin pagar a los artistas. Sería tirar piedras contra nuestro propio tejado. Va en contra de la profesión”, dicen casi al unísono.

Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

“Al Centro del Carmen se le puede sacar un partidazo”

A pesar de la sempiterna crisis en materia cultural que padece nuestro país, y no digamos en el terreno de la danza, a Meritxell e Inma no les gusta la queja que conduce a la parálisis. “Nunca callaremos lo que pensamos, porque es una forma de ganarte el respeto”. Pero añaden: “Tampoco se trata de despotricar sin argumentos, sino con propuestas honestas”. De ahí que piensen en alto “el partidazo que se le puede sacar al Centro del Carmen”.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Meritxell Barberá e Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Meritxell Barberá e Inma García, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Lola Alarcó.

¿Y de la programación del Festival 10 Sentidos qué destacaríais?

Meritxell habla del “plato fuerte” que supone el reestreno de ‘The show must go on’, pieza legendaria de Jérôme Bel adaptada con casting valenciano, que se mostrará en el Palau de les Arts. O del lujo que supone contar con la compañía británica Candoco Dance Company. O el ‘Homenaje al idiota’ de Soren Evinson, encargado a su vez de un taller sobre la belleza. O la interacción con el público que plantea en sus trabajos Roger Bernat. O…

Inma destaca el proyecto expositivo de la brasileña Angélica Dass, cuyo inventario cromático de diferentes tonos de piel servirá para montar un gran mosaico, que se irá ampliando con las imágenes del público asistente. O el ‘Mano a mano’ del cortometraje de Ignacio Tatay, del que apenas pueden avanzar lo siguiente: “Dos desconocidos se encuentran en un autobús…”. Y entonces Meritxell Barberá e Inma García guardan enigmático silencio. La pasión sigue por dentro.

Inma García (izquierda) y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos, en Lotelito durante los Desayunos Makma. Fotografía: Lola Alarcó.

Inma García (izquierda) y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos, en Lotelito durante los Desayunos Makma. Fotografía: Lola Alarcó.

Salva Torres