La vie en rose de José Plá

José Plá. Magenta, la vie en rose.
Galería Color Elefante
Calle Sevilla, 26. Valencia
Inauguración, 29 de enero, hasta el 26 de febrero.

A José Plá (Valencia, 1970) siempre le gustó el color magenta por la pureza que representa en todos los sentidos, comenta con humor,

“Es el color del chicle, en éste caso la tira de chicle que recorre toda la sala”

Esta “tira de color magenta” sirve para darle una vuelta de tuerca a un proceso de investigación que comenzó hace más de 15 años. Un proceso largo en cuyo recorrido la pintura es protagonista en su sentido más amplio, aunque también son patentes los guiños que el artista hace a la reproducción mecánica de la imagen.

José Plá en la galería durante el montaje de la exposición Magenta. Imagen cortesía de la galería.

José Plá ante algunas de las piezas de «Magenta». Imagen cortesía de la galería.

Puede que sea por capricho, incluso una necesidad por torcer la trayectoria, pero está claro que el magenta destila interpretaciones que se remontan a su más tierna infancia, a la pureza, la felicidad y la vie en rose que pudo representar el no ser del todo consciente de ésta selva humana que constituye la sociedad de consumo.

Una imagen de la exposición "Magenta". Imagen cortesía de la galería.

Una imagen de la exposición «Magenta». Imagen cortesía de la galería.

“El caso es que la exposición está planteada como un trabajo musical…unas variaciones cortas y contundentes (SUITE) sobre un mismo tema, trabajos cortos, e intensos sobre la misma temática”  -apunta Plá-.

Detalle de la exposición "Magenta" de José Plá. Imagen cortesía de la Galería.

Detalle de la exposición «Magenta» de José Plá. Imagen cortesía de la Galería.

En diferentes puntos de la muestra, la dulzura aparente y el brillo feliz contrastan con destacados elementos iconográficos del repertorio del artista más «magenta que nunca», como por ejemplo: la presencia de ojos y manos, o de ciertos personajes andando. A ello, es oportuno añadir y destacar la presencia de la imagen serigrafiada por el buen control que se percibe de ella, y por supuesto, el gesto y la mancha pictórica. En su conjunto, el recorrido por la exposición representa el despertar de sentimientos encontrados en los que se pueden hacer muy diversas interpretaciones. Con ésta, José Plá vuelve a exponer una nueva serie, -y ya serán cuatro en menos de año y medio- que van dando un sentido profundo a tres lustros de proceso de investigación.

 

Vicente Chambó