Objetos cotidianos geniales

Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos
Obra Social “la Caixa” en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia
Paseo Marítimo de la Malvarrosa, junto al Hotel Las Arenas. Valencia
Hasta el 5 de septiembre de 2016

“Una playa no se inventa, se descubre”. Así explicó Vicente Ibarra, jefe de Demarcación de Costas en Valencia, la diferencia entre invento y descubrimiento. Lo hacía después de que fuera presentada la exposición Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos, producida y organizada por la Obra Social La Caixa en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia. Bajo una carpa instalada en el Paseo Marítimo, junto al Hotel Las Arenas, hay reunidos 27 de esos objetos inventados por esos héroes ocultos, desconocidos, que luego otros descubrieron  hasta alcanzar el rango de objetos hoy ya casi imprescindibles en nuestra vida cotidiana.

Imagen relativa al mosquetón de montaña.

Imagen relativa al mosquetón de montaña. Obra Social “la Caixa”.

“Forman parte de nuestro paisaje diario y con su sencillez nos hacen hoy la vida más fácil”, destacó Jordi Peris, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia. Se refería a objetos como la tirita, el lápiz, la cinta adhesiva, el paraguas, el tetrabrik, el sacacorchos, la bombilla, la pinza para tender o, los más hispanos, como el botijo o la fregona. Objetos tras los cuales aparecen los nombres de personas desconocidas, salvo quizás el caso más enciclopédico de Thomas Alva Edison como inventor de la bombilla, que Guillem Ferran, comisario de la exposición, abundó en su cualidad de héroes.

“Un héroe es alguien que te salva la vida”, dijo. Y muchos de esos objetos si no han salvado en todos los casos la vida de las personas, sí la han hecho más cómoda. Por eso afirmó Ferran que la exposición tenía un carácter positivo, didáctico y motivador”. Y apeló al “si quieres, puedes”, tan en boga hoy en día como lema del emprendedor. El espacio CaixaLab Experience, que viene a cerrar el circuito expositivo, pretende ser ese laboratorio interactivo y multimedia donde los visitantes (“esperamos alcanzar los 25.000”, dijo Felipe Pulido de CaixaBank) podrán aprender ese concepto de emprendimiento.

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social "la Caixa".

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social “la Caixa”.

Inventores, descubridores, o emprendedores ahora, de los que fue dando cuenta Guillem Ferran en un recorrido por la muestra. Edison era el más conocido, pero a su lado iban surgiendo los nombres de Louis Leitz, inventor del archivador de anillas en 1896, Jacques Conté (lápiz), Al Fielding y Marc Chavannes (plástico de burbujas), Gideon Sundbäck (cremallera), Georges de Mestral (velcro), Hans Haupt, por su primer paraguas plegable de bolsillo, Earle Dickson (tirita), o Manuel Jalón, ingeniero aeronáutico español, por su fregona.

Ferran puso el acento en el diseño, puesto que muchos de esos objetos han ido avanzando en el tiempo y cambiando de imagen. La exposición, dispuesta a base de grandes caja de madera a modo de cabinas, reúne los 27 objetos cotidianos haciéndose eco de las variaciones formales que ha ido introduciendo el diseño, ya sea mediante distintos tipos de sacacorchos, de pinzas para colgar la ropa, de clips, de gomas elásticas, de bolígrafos, lápices y latas, y hasta de bolsas de té o aceiteras antigoteo descubiertas por Rafael Marquina.

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social "la Caixa".

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social “la Caixa”.

El propio Ferran se hace la siguiente pregunta: ¿Y por qué es interesante fijarse en esos objetos cotidianos? “Porque, en tanto que productos industriales, encarnan ideales de la modernidad que aún hoy son relevantes: economía de materiales, funcionalidad y durabilidad”, contesta él mismo. La durabilidad sería hoy puesta en cuestión por quienes apuntan hacia la obsolescencia programada de los productos, aunque ya el humorista Perich avanzara que el gran invento de Edison no fue la bombilla, sino la bombilla eléctrica que se funde.

De Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos también se pueden extraer reflexiones como estas: “¡Hay que prestar atención a los detalles! ¡El trabajo en equipo siempre merece la pena! ¡Hay que aceptar lo inesperado!” Y lo inesperado, para quien camine por el Paseo Marítimo de la Malvarrosa, es encontrarse de pronto con ese puñado de objetos cotidianos transformados en “clásicos que han sobrevivido a la moda y al cambio”, concluyó Ferran.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social "la Caixa.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social “la Caixa.

Salva Torres

Los pensamientos a mano de Sorolla

Sorolla, apuntes en la arena
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 25 de mayo de 2016

“Es un género frágil”, apuntó Felipe Garín, director del Centro del Carmen, refiriéndose al dibujo. De ahí las dificultades para su exposición. Joaquín Sorolla, dibujante compulsivo, realizó miles. Y no ha sido hasta ahora, gracias a un arduo trabajo de conservación y catalogación por parte del propio Museo Sorolla, que ven la luz los 120 expuestos en el Centro del Carmen. Son una parte minúscula pero muy relevante de los más de 5000 catalogados.

¿Por qué relevante? Porque como explicó el propio Garín y la comisaria de la exposición Sorolla, apuntes en la arena, Consuelo Luca de Tena, directora a su vez del Museo Sorolla, muestran “los procedimientos de trabajo” del pintor valenciano. Algunos de esos dibujos aparecen ligados a otros cuadros del artista, pero en líneas generales permiten conocer la singularidad de lo que fueron simples esbozos u obras con carácter propio. “Es una exposición muy útil, muy amena para el público en general”, destacó Garín. Para Albert Girona, secretario autonómico de Cultura, la muestra se centra en la elaboración de los dibujos que realiza Sorolla “a orillas de nuestras playas con elementos casi etnográficos”.

'Bajo el toldo, playa de Zarautz', de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

‘Bajo el toldo, playa de Zarautz’, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

La muestra se halla dividida en algunos de los aspectos que primaron en la obra de Joaquín Sorolla: la playa, el mar, las mujeres, las barcas, las velas, los bueyes o el trabajo en el mar. Famoso por atrapar como nadie la luz del mediterráneo en sus lienzos, la apuesta que llega al Centro del Carmen extiende esa percepción a sus frágiles dibujos. Dibujos en los que Felipe Garín confirmó la práctica ausencia del color. “Es poco frecuente. Todo lo más utiliza el clarión para reforzar algún aspecto del cuadro”.

El conjunto de dibujos, junto a algún cuadro grande y ciertas notas de color, no se había expuesto hasta la fecha, lo que supone un valor añadido a estos “apuntes en la arena” de Sorolla. De nuevo, la fragilidad atravesando la totalidad. Fragilidad del dibujo, cuyo papel corre el riesgo de la degradación temporal, y fragilidad de los apuntes tomados a pie de la inconstante arena. “Sorolla pensaba con las manos”, subrayó Garín. Y sus manos, como el pensamiento, no sabían de irregularidades o dificultades para expresar aquello que Sorolla miraba con gran pasión.

Madre con su hijo, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Madre con su hijo, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Además, esa impulsividad a la hora de dibujar, le venía condicionada por la propia naturaleza. En ella, ningún objeto, ninguna figura está quieta. Y aunque lo estuviera, como recordaba el pintor, cambiaba por la luz del sol que tampoco está nunca quieta. Así veía Sorolla el proceso creativo y así se recoge en sus dibujos, donde bastan unos trazos para iluminar la figura femenina, un ser casi mitológico para el artista valenciano, sus barcas o esas playas inmortales de su vasta producción.

“Sorolla dibujaba como el que respira y producía estos dibujos casi a diario”, puntualizó la comisaria de la exposición, en la que también estuvieron presentes Beatriz Alventosa, directora comercial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, e Isabel Salgado, directora de exposiciones de la Obra Social La Caixa, como entidad colaboradora junto al Consorcio de Museos de una muestra producida por la Fundación Museo Sorolla. Garín abundó en la presencia del dibujo, “un género que no ha gozado de la importancia que merece”. A ver si ahora, tratándose de un material inédito de Sorolla, la cosa cambia. “Detrás de esa aparente naturalidad que tenía [Sorolla] al pintar” hay “una amplia disciplina de estudio y de dibujo”, concluyó Luca de Tena. Sorolla, apuntes en la arena, viajará después del 29 de mayo a Girona y Tarragona, tras haber pasado ya por Madrid y Lleida.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Figura en la arena, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Figura en la arena, de Joaquín Sorolla. Centro del Carmen.

Salva Torres