CABANYAL: el arte de resistir

XVI Cabanyal Portes Obertes
Diversos espacios del barrio del Cabanyal. Valencia
Del 17 de octubre al 2 de noviembre de 2014

Este año 2014 se han cumplido dieciséis años de la constitución de la Plataforma Salvem el Cabanyal. Pero el 2014 ha sido, sobretodo, el año que se ha producido la última y definitiva sentencia, del largo camino judicial iniciado el 2001, a raíz de la aprobación del PEPRI por el pleno del Ayuntamiento de Valencia. El Tribunal Supremo español ha rechazado el último recurso presentado por el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana y obliga a rectificar el proyecto de reforma del Cabanyal, respetando la integridad del barrio.

Pese al poco caso de que el equipo municipal ha hecho a la sentencia del máximo órgano jurídico del Estado, es un buen momento para reflexionar sobre el camino recorrido. La Plataforma Salvem el Cabanyal ha querido dedicar las jornadas de Portes Obertes de este año a recordar las actividades desarrolladas durante su existencia.

Han bautizado esta edición de Puertas Abiertas con el lema L’art de resistir, por que resume dos de las características del trabajo de la Plataforma. Por una parte, la voluntad de resistencia durante un largo período de tiempo. Por otra, que la resistencia se ha expresado muy a menudo mediante la imaginación, la creatividad y el talento del mundo de la cultura.

En la exposición se muestran imágenes del pasado y del presente del Cabanyal. También de las posibilidades de futuro. Se muestran las principales actividades que, durante los últimos dieciséis años, ha llevado a cabo la plataforma: las manifestaciones públicas, los procesos jurídicos, los reconocimientos y premios recibidos… Se tiene un recuerdo de las grandes exposiciones monográficas de Portes Obertes (Renau, Centelles, Benvinguts al Cabanyal). Se enseñan las acciones creativas, la labor de la gente mayor, la repercusión internacional.

Como siempre, las jornadas no se limitan a las exposiciones en las casas. Hay varios espectáculos paralelos de música, teatro, cine y performance, además de conferencias y visitas guiadas por el barrio.

En esta edición de Portes Obertes se anuncia la presentación del vídeo documental: Abril al Cabanyal, crònica viva d’una resistència, dirigida por Sergi Tarín, que se presentará en el Ateneo Marítimo el 30 de Octubre a las 20h.

Este año se abren un total de 15 casas, que acogen todos los temas anunciados y que están situadas en la zona más afectada del barrio. El itinerario se inicia en el calle San Pedro, 83 (casa núm. 1), y finaliza en el Calle Reina, 100-3ª (casa núm. 15). Es importante conocer la realidad del barrio y continuar denunciando la degradación que prosigue y la necesidad de empezar ya con una rehabilitación sin destrucción y con participación ciudadana.

También se presenta el proyecto participativo: “Cabanyal punt a punt”, en el que artistas, vecinas y vecinos, por medio del craftivismo (intersección entre artesanía (craft) y el activismo), expresan artísticamente lo que durante 16 años han visto y vivido. Una resistencia por medio del arte y la lucha social, que acaban contaminando por medio de la artesanía, bordados y textiles. Estos textiles recogen la memoria, el sentimiento, la defensa y la lucha del barrio, en una serie de libros cosidos que cuentan historias punto a punto.

Una vez más el Cabanyal se abre al visitante. Se puede pasear por las calles y conocer el interior de las casas, gozar de la conversación con los vecinos, enterarse de la situación. Y al mismo tiempo, contemplar una exposición variada que invita a la reflexión.

El Cabañal ha vuelto a abrir sus puertas!

Incubarte, la eclosión del arte contemporáneo

Incubarte, VI Festival de Artes Plásticas y Visuales
Diversas localizaciones. Valencia
Del 21 al 24 de noviembre

Cabanyal Portes Obertes, Russafa Escènica, Mostra Viva, La Cabina, Ciutat Vella Oberta, próximamente Russafart, y, ya mismo, Incubarte. La cascada de actividades culturales impulsadas por los ciudadanos arrecia en Valencia. Las instituciones públicas, con la crisis por montera que, a su vez, sirve de capote para lidiar el ímpetu ciudadano, hace tiempo que tiraron la toalla del combate por la cultura. Arropan, en el mejor de los casos, esas actividades, pero sin ayudas económicas dignas de mención porque, como se sabe, no hay dinero público una vez dilapidado en tiempos de mangarrota. De manera que ahí están las plataformas cívicas, los colectivos vecinales o los simples ciudadanos sacando adelante proyectos de gran calado cultural, con escaso o nulo presupuesto y una voluntad a prueba de recortes.

Obra de la polaca Weronika Lawniczar. Imagen cortesía de Incubarte

Obra de la polaca Weronika Lawniczar. Imagen cortesía de Incubarte

El último caso de esta inercia ciudadana lo tenemos en Incubarte. El Festival Internacional de Artes Plásticas y Visuales se ha presentado en el Centro del Carmen. Celebra su sexta edición, del 21 al 24 de noviembre, con la mayor participación registrada hasta la fecha: 175 artistas de 26 países, después de haberse recibido 1.800 propuestas. “Es uno de los cinco mejores festivales de arte que hay en Europa”, afirma Javier Marisco, director del certamen. Y lo es principalmente por dos razones: porque, al no pedir currículum, sino basarse únicamente en la calidad de las obras, “se juntan artistas ya consagrados con otros más noveles”, y porque “se crean sinergias entre ellos”. De manera que Incubarte, he ahí su vocación internacional, “tiende un puente entre profesionales y artistas de diferentes países, que encuentran en el festival un lugar de intercambio de ideas y proyectos”, destaca Marisco.

Obra de Fernando Maselli. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Fernando Maselli. Imagen cortesía de Incubarte.

Pese a la eclosión de Incubarte, el festival sigue adoleciendo de las ayudas necesarias para dignificar el trabajo de profesionales y artistas. Espacios donde exponer tamaña creatividad hay muchos: Centre del Carme, MuVIM, Jardí Botànic, La Llotgeta, Institut Français de Valencia, La Gallera, Espai d’Art Fotogràfic. Al igual que colaboradores: Universitat de València, Universitat Politècnica y, por primera vez, Universidad Miguel Hernández de Elche. “Nos falta dotación económica para cubrir a veces gastos imprevistos y remuneración por nuestro trabajo”. Este año, con 1.800 propuestas, disponen de 3.000€; la pasada edición, con 800 obras presentadas, contaron con 5.000€.   ¿Un contrasentido? “A base de mucho esfuerzo y consiguiendo cosas en especie o mediante el trueque salimos adelante, aunque nos gustaría lógicamente disponer de mayor presupuesto”. Y Felipe Garín, director del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, que estaba a su lado, tomaba nota.

Obra de Séraphin Zounyekpe. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Séraphin Zounyekpe. Imagen cortesía de Incubarte.

Javier Marisco prefiere, con todo, centrarse en un festival que ha ido creciendo “de forma exponencial” y que cuenta con una propuesta (“todavía por definir”) de ampliación en otra ciudad. Dejando de lado la falta de ayudas económicas, incluso la ambigüedad con que las instituciones públicas terminan materializando su apoyo, lo cierto es que Incubarte celebra su sexta edición con más artistas que nunca, más galerías valencianas, nacionales e internacionales, y nuevas disciplinas artísticas, como es el caso de las performances y del Live Art. “Nunca antes habíamos tenido performances”, subraya Marisco, que vienen así a unirse a la pintura, fotografía, escultura, instalación, videoarte, pintura mural y mapping. Todo ello pensado para ofrecer “una visión original, innovadora y creativa de la imagen en todas sus manifestaciones”.

Obra de Xabier Barrios. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Xabier Barrios. Imagen cortesía de Incubarte.

Entre esas nuevas performances de Incubarte, cabe destacar las de Davis Museum en el Centro del Carmen, Ola Ignasiak en el trayecto que va del Institut Français a Espai d’Art Fotogràfic, Lorena Izquierdo e Isabel G. Mondragón en Espai d’Art o las de Alicia Cubells y David Trashumante en el MuVIM. DEIH realizará una pintura mural en el solar de la plaza Tavernes de Valldigna que, esperemos, corra mejor suerte que la de Vinz Feel Free censurada por la policía durante la pasada edición.

Obra de Jorge Rubert. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Jorge Rubert. Imagen cortesía de Incubarte.

A falta de premios en metálico, Incubarte, por medio de las galerías participantes, concede ayudas relacionadas con proyectos expositivos para los artistas o bien producción de obra. De ello se encargarán, las valencianas PazYComedias, Punto, Kessler Battaglia, Alba Cabrera, Mr. Pink, Imprevisual, Espacio 40, Collblanc, Trentatres, Espai d’Art Fotogràfic, La Salita Espacio Creativo, junto a Momentolux y Screens. También estarán presentes los espacios Artnobel, Ob-art y Davis Museum, de Barcelona, Espacio Creativo Alexandra, de Santander, Czulosc de Varsovia y Dok de Zurich. Profesionales y artistas internacionales que, durante cuatro días, convertirán Valencia en la capital del arte contemporáneo más innovador. Incubarte, al calor de todos ellos, germina y eclosiona.

Obra de Magnus Bjerk. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Magnus Bjerk. Imagen cortesía de Incubarte.

Salva Torres

Ciutat Vella Oberta: más de 100.000 entradas

Balance de Ciutat Vella Oberta: Festival de Artes Plásticas y Visuales
Días 8, 9 y 10 de noviembre
Reportaje gráfico: Eva Máñez

Más 200 artistas de todo el mundo, 43 espacios expositivos y 34 talleres abiertos al público dinamizaron durante los pasados días 8, 9 y 10 de noviembre Ciutat Vella, todo ellos dispuestos a “poner en valor el centro histórico con mayor concentración de comercios de Europa”, según destacó durante su presentación Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Valencia. ¡Y vaya si lo hicieron! Las calles del céntrico barrio se llenaron de ciudadanos y turistas que colmaron y rebasaron las expectativas del grupo organizador.

Ciutat Vella Oberta, que en esto ha seguido los pasos de Russafart o Cabanyal Portes Obertes, otras dos sobresalientes actividades artísticas nacidas en sendos barrios emblemáticos de Valencia, recibió la visita de miles de personas. Los talleres y estudios de artistas no dieron abasto, como tampoco lo dio la página web diseñada para el evento y las redes sociales que superaron las 100.000 entradas. Los comercios de Ciutat Vella también notaron el impacto de tamaña actividad artística, foco de exposiciones de pintura y fotografía, proyecciones de cine, talleres infantiles, cuentacuentos, recitales de poesía, performances, actuaciones musicales, visitas guiadas, intervenciones en la calle, diseño, moda, gastronomía y una sorprendente ruta erótica comandada por Carles Recio.

Sin ayudas públicas, pero con un enorme entusiasmo, Ciutat Vella Oberta se puso en marcha gracias a la voluntad de artistas y ciudadanos y al apoyo económico, principalmente, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT). La Fundación Inspirarte, Ibercaja y galerías como Cuatro, Espai Visor, Kessler-Battaglia y Punto, además de La Nau, Rector Peset, Ca Revolta, Carme Teatre e Inestable, se sumaron a la iniciativa para dejar constancia de que hay vida más allá del declive institucional. Y como muestra fehaciente del éxito de Ciutat Vella Oberta, les dejamos estas imágenes firmadas por Eva Máñez. Continuará…

Ciutat Vella Oberta. Fotografía: Eva Máñez

Ciutat Vella Oberta. Reportaje fotográfico de Eva Máñez.

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

Ciutat Vella, ciutat oberta

Ciutat Vella Oberta
Distintos espacios del Casco Viejo de Valencia
Del 8 al 10 de noviembre

¿Se acuerdan de Roma, città aperta, la película de 1945 dirigida por Roberto Rossellini? En ella, un grupo de partisanos se hace cargo de la resistencia en medio de la ocupación nazi. Sería exagerado comparar aquel contexto bélico con el actual democrático. Exagerado, porque entonces la resistencia se pagaba con la vida, y ahora es la vida, amenazada por la indomable crisis económica, la que está dando pie a focos de resistencia ciudadana que buscan revitalizarla, antes de que la falta masiva de pagos funda sus plomos. Es lo que ha hecho un colectivo de artistas: montar un festival multidisciplinar para que el casco viejo de Valencia recupere el alma perdida.

Obra de Antonio Barroso para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Obra de Antonio Barroso para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

“Es una idea latente desde hace 20 años”, reconoce Manuel Garrido, uno de los artistas resistentes que forman parte del colectivo impulsor de Ciutat Vella Oberta. Ha tenido que llegar la furibunda crisis, para que ese proyecto latente vea la luz del día. Lo hace como respuesta al silencio administrativo, más preocupado en capear el temporal que en remar para que esto no se hunda. De manera que ahí están los cerca de 300 artistas de todo el mundo, los 43 espacios expositivos y los 34 talleres abiertos al público, dispuestos a “poner en valor el centro histórico con mayor concentración de comercios de Europa”, según destaca Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Valencia.

TravellingArt para el festival Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

TravellingArt para el festival Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

En el fondo, Ciutat Vella Oberta sigue los pasos de Russafart o Cabanyal Portes Obertes, otras dos sobresalientes actividades artísticas nacidas en sendos barrios emblemáticos de Valencia. “Tenemos buena sintonía con ellos”, afirma Chele Esteve, coordinadora del evento. Gracias al protagonismo de artistas y diferentes profesionales de la cultura y el comercio, este festival multidisciplinar dinamizará las calles del casco viejo valenciano hasta el domingo. Habrá mucho y de todo, desde exposiciones de pintura y fotografía hasta proyecciones de cine, pasando por talleres infantiles, cuentacuentos, recitales de poesía, performances, actuaciones musicales, visitas guiadas, intervenciones en la calle, diseño, moda, gastronomía e incluso una ruta erótica comandada por Carles Recio, que rendirá homenaje a Bienvenida Pérez colocando una placa conmemorativa en su casa de la Calle Alta.

Obra de Rafa Martínez Primo para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Obra de Rafa Martínez Primo para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Sin ayudas públicas (“ni las hemos pedido porque es casi imposible lograrlas”), Ciutat Vella Oberta se pone en marcha gracias a la voluntad de artistas y ciudadanos (“patrocinio de base”), y al apoyo económico, principalmente, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT). Alberto Adsuara, en representación de la escuela, destaca la importancia de un festival “sin ánimo de lucro” y hecho por personas de a pie, porque iniciativas como ésta “si no parten del ciudadano, ya parece que no parten de nadie”. Dos proyectos de ex alumnos de ESAT, el ajedrez portátil de Rubén López y el videojuego Ninpo de Ismael Castellanos, Andrea Montesa y Óscar Navarro, podrán verse en el Espacio Plató de la escuela.

Cubess, ajedrez portátil obra de Rubén López para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Cubess, ajedrez portátil obra de Rubén López para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

La Fundación Inspirarte concederá una beca de residencia para artistas en Ifitry (Marruecos) e Ibercaja acogerá una exposición colectiva que se prolongará hasta diciembre. Galerías como Cuatro, Espai Visor, Kessler-Battaglia y Punto, además de La Nau, Rector Peset, Ca Revolta, Carme Teatre e Inestable, figuran entre los espacios expositivos participantes. Artistas como Consuelo Chambó, Juanma Pérez, Ana Vernia, Mery Sales, Concha Ros, Cristina Peris o Victoria Cano abrirán sus estudios al público, en una clara muestra del espíritu que anima a Ciutat Vella Oberta: revitalizar un  barrio que “muchos jóvenes desconocen de día” y que, de esta forma, permitirá “el descubrimiento de rincones singulares”, afirma con rotundidad Julia Martínez.

Ninpo, videojuego de Andrea Montesa, Ismael Castellanos y Óscar Navarro para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Ninpo, videojuego de Andrea Montesa, Ismael Castellanos y Óscar Navarro para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Las cinco rutas previstas en su mapa desplegable, cada una con su color, el naranja para las exposiciones colectivas, el amarillo para las actividades infantiles, el rosa para los estudios y talleres, el verde para el arte de acción y el rojo para el domingo erótico, convierten el casco viejo de Valencia en un nuevo barrio abierto a la participación ciudadana. Un espacio de resistencia y difusión cultural que convertirá Ciutat Vella en otro interesante laboratorio de ideas y creatividad promovido desde la base. A falta de los anunciados tiempos mejores, ya aparecen de verdad en los barrios brotes verdes.

Fotografía de Consuelo Chambó para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Consuelo Chambó para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la autora.

Salva Torres

CABANYAL: Abrir puertas. Encender corazones

ABRIR PUERTAS. ENCENDER CORAZONES
Cabanyal Portes Obertes

“ (…) En el informe mundial sobre cultura difundido en el pasado mes de diciembre a instancias de la Unesco se señalaba la importancia de la diversidad cultural frente al fenómeno de la globalización. Salvaguardar la identidad especial de este barrio marinero se presenta como la reivindicación de una ciudad que es capaz de acoger lo diferente. Es precisamente la posibilidad de convivencia de estas diversas formas de pensar, de vivir o de habitar lo que constituye el verdadero patrimonio urbano de esta “ciudad de la diferencia”.[1]

Diferente es el proyecto Cabanyal Portes Obertes, organizado por la Plataforma Salvem El Cabanyal-Canyamelar, que alcanza este año su decimoquinta edición. Desde los planteamientos propios del arte público, como experiencia fuera del contexto destinado a las artes, fuera de los muros legitimadores del museo y de las bambalinas comerciales de lo artístico como objeto-moneda, se abre un vasto y árido horizonte poblado de iniciativas que sustituyen el lucro por los ideales y la falta de medios por la imaginación y el esfuerzo. Cabanyal Portes Obertes, aportando novedades en este ámbito, es un evento cultural, sin subvención pública, que ha logrado reunir civismo democrático no violento, preocupación histórico-patrimonial, solidaridad entre los integrantes de un mismo núcleo humano, entendimiento y apoyo entre vectores sociales habitualmente incomunicados y, como eje vertebrador, la más viva y cercana representación de arte contemporáneo. El resultado es un amplio y diverso programa con todo tipo de manifestaciones culturales -realizadas desinteresadamente por sus autores-,  dirigido a los miles de visitantes dispuestos a conocer una realidad que en poco se asemeja al manufacturado que los medios públicos de comunicación han ofrecido al respecto de la referida problemática.

Spot Cabanyal. La historia debe continuar. Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

Spot Cabanyal. La historia debe continuar. Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

Cabanyal Portes Obertes se articula mediante una conjugación inusual: las calles, casas, comercios y teatros del barrio amenazado se transforman durante un tiempo en espacio para el arte, y el arte en instrumento de reivindicación y refrendo al servicio de una voluntad popular, legitimada mediante el todavía poderoso llamamiento de los creadores a la opinión pública.

A lo largo de sus ediciones ha disfrutado de la participación de cientos de creadores y proyectos en convivencia con el entorno, propiciando el redescubrimiento del lugar a sus propios habitantes y estimulando la visita de sus muchos desconocedores. La magia generada desde esta propuesta excede los márgenes que nos ocupan. La experiencia de una interacción que acerca la casa como espacio privado -contenedor de vida, hábitos y recuerdos de personas y familias-, y el sufrimiento a partir de la inseguridad generada por un futuro incierto, produce una reacción casi química al encontrarse con la deseada perpetración del arte en la atmósfera de lo doméstico. Enriqueciendo a su paso, pero sobre todo enriqueciéndose con el halo de lo posible que le confiere lo cotidiano, desde la asimilación de lo extraño, en una apropiación que no disocia la presencia del elemento arte -como semántica-, de la función que motiva su exhibición en colindancia a la intimidad renunciada.

“Baile flamenco al ritmo de dos motores” (1928). Vicente Escudero. Interpretado por el bailaor Ginés López Montalbán. LCI. UPV. Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

“Baile flamenco al ritmo de dos motores” (1928). Vicente Escudero. Interpretado por el bailaor Ginés López Montalbán. LCI. UPV. Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

La fantástica cohabitación de elementos en estos espacios privados, ofrece a los numerosos visitantes trascender la convención de sus límites y alterar el uso atribuido a los términos de público y privado. A su vez, lo privado adopta roles que transforman a cualquier vecino en eficaz guía, disertando e interpretando con ingenio la voluntad plasmada por el artista en la obra instalada en su domicilio, mientras lo recorren con la sencillez y hospitalidad que caracteriza a este vecindario, compartiendo con el visitante su preocupación e informando de la antigüedad y características de este peculiar centro histórico; con una cercanía formal que en nada nos recuerda la asepsia, casi hospitalaria, a la que el arte parece predestinado desde lo institucional.

La fusión y contaminación de estímulos que rige la concepción propia de este proyecto es en sí un desafío. La reformulación del espacio público, unido a los lazos de comunicación que establecen vecinos, artistas y visitantes, lo convierten en una apuesta por nuevos modos de hacer y preservar cultura. El ciudadano, desde la humildad de recursos, es capaz de realizar planteamientos positivos y conseguir, por fin, que el arte sea para el pueblo, democratizando el propio canal de exhibición y conjugando la diversidad de una voz que se hace común, la de la calle.

La muestra ha obtenido el logro, nada usual, de eliminar las barreras que dificultan el contacto popular con las últimas tendencias en el campo de las artes visuales, teatro, música, performance, vídeo, danza, cortometraje y poesía, sin renunciar por ello al rigor en sus planteamientos y teniendo como garantía la solvencia de sus autores. Su participación, mediante obra personal o la realización de proyectos específicos tomando la problemática que lo origina como focalizador temático, manifiesta la asunción voluntaria de un apoyo que ha generado nuevos planos de relación entre creadores y ciudadanos. Esto ha ofrecido al vecino la ocasión de participar, en muchos casos, en el proceso de gestación de la obra, facilitando materiales, colaborando en su instalación, proporcionando información y compartiendo recuerdos y memoria con el artista, para finalmente renunciar con generosidad a la intimidad de su hogar, como firme negación a su pérdida.

Maurice Owen interpreta e improvisa sonidos con el saxofon, interactuando sobre imágenes digitales del artista Russell Richards. Imagen cortesía Plataforma Cabanyal Canyamelar

Maurice Owen interpreta e improvisa sonidos con el saxofon, interactuando sobre imágenes digitales del artista Russell Richards. Imagen cortesía Plataforma Cabanyal Canyamelar

Antes de esta experiencia pocos de estos ciudadanos comprendían la terminología propia del arte contemporáneo, como sucede generalizadamente con el grueso de la población. La predisposición vecinal ha posibilitado la consumación de un ensayo sociológico del que resulta la eliminación de esa constatada disonancia comunicativa. Cuando perdemos el miedo a lo extraño desaparecen las barreras que nos impiden entender lo diferente. Porque diferentes son cada una de las intrahistorias que alberga cada casa. Como muestra, conservo vivamente el recuerdo de la singularidad de tres hermanas, habitantes del bajo, primer y segundo piso de un edificio de la calle de la Reina, una de las vías que discurre paralela al Mediterráneo. Viudas, entre setenta y cinco y noventa años, Antonia, Lola y Pepica heredaron el edificio familiar, tras aguantar en pie los bombardeos de la Guerra Civil y las inundaciones de la riada. Tras una vida poblada de dificultades, se sometieron de nuevo a la inclemencia. Podríamos decir que es mala suerte, pero la posibilidad de conocerlas, escuchando la lucidez de sus opiniones y la firmeza de la voluntad que las impulsó y mantenía, obliga a expresar un agradecimiento que trasciende lo personal, para convertirse en constatación de lo humano como riqueza dañada a sumar en el inventario de este expolio, que por anunciado ojalá no se produzca. Mientras tanto, ellas siguieron participando de modo activo en las actividades programadas por la Plataforma y abriendo su casa cada edición de Portes Obertes, con la dignidad que les es propia y la juventud que quedó prendida al blanco de sus cabellos.

 José Luis Pérez Pont

Carles Santos.  Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

Carles Santos. Imagen cortesía Plataforma Salvem el Cabanyal

 


[1] Torres Cueco, Jorge. “SOS por El Cabanyal”. El País. Babelia. 25 de agosto de 2001.

Arranca Cabanyal Portes Obertes. 15 años!

XV CABANYAL PORTES OBERTES : Del 10 al 19 de maig de 2013

Exposició 
Del 10 al 19 de maig de 2013
Cabanyal en imatge.  Exposició en les cases del Cabanyal
Dissabtes i diumenges d’11:00 a 14:00 i de 16:30 a 20:30
Escapar-arte. Intervencions artístiques en els comerços, façanes i aparadors
Horari habitual de comerç

Inauguració

Divendres 10 de maig
A les 20 hores

Al Teatro la Estrella, carrer dels Angels 33, curtmetratges d’animació “Animant el Cabanyal”. Realitzat per alumnes de BBAA, UPV i “Vecinos”. Pel·lícula d’animació 3D, nominada als Goya 2013 de l’Escola d’Animació Valenciana Primerframe.

Recorregut pel carrer de la Reina, exposició en els balcons “Un barri a pinzellades”

A les 21 hores

A l’escorxador, carrer de Sant Pere, 27, sopar i música

A l’1 hora de la matinada

Al pub “No hay nada mejor que 27 amigos”, carrer de la Reina, 186, sessió de dj a càrrec de “2 chutas dj’s”

 Para más información, consulta: http://xvcabanyalportesobertes.blogspot.com.es