«El Gobierno debería imitar en cultura a otros países»

Continuidad de los parques, de Jaime Pujol
Editorial Alupa

Dramaturgo, director, actor y escritor. Jaime Pujol toca todos los palos de la baraja, aunque la mayoría de la gente lo recuerda como el inspector Andrés Casqueiro de la exitosa serie El Comisario. En su faceta de dramaturgo ha escrito numerosas piezas teatrales algunas de las cuales publicó recientemente la editorial valenciana Alupa. Son siete historias que transcurren en un parque público, ‘Continuidad de los parques’, representadas en numerosas ocasiones a partir del año 1992 y que han obtenido varios premios. También otras nueve historias breves de terror, desde el gótico al metafísico o adolescente, ambientadas en un cementerio. Un elemento surrealista de sorpresa e inesperados giros es el denominador común de esta colección de propuestas escénicas.

El actor Jaime Pujol en la serie televisiva 'Vivir es para siempre'. Imagen cortesía del autor.

El actor Jaime Pujol en la serie televisiva ‘Vivir es para siempre’. Imagen cortesía del autor.

¿Cómo compagina sus facetas de dramaturgo y actor?

En realidad, la escritura teatral me impulsó a ser actor. Yo empecé a fascinarme por esta profesión a través de la lectura teatral. Y lo primero que hice fue escribir un texto para ser representado estando en el instituto. Después ya vino todo rodado y fui incapaz de bajarme del escenario.

Su libro reúne muchas historias y además tiene mucha historia. ¿Puede contarnos algunas?

Efectivamente, la primera de las obras, ‘Continuidad de los parques’, tiene un largo recorrido. Nació en 1992 con el fin de dar cabida a todo el reparto que tenía en el grupo universitario El Desván, que yo dirigía por aquel entonces. Se me ocurrió agrupar una serie de piezas cortas en un lugar común, un parque. La primera versión incluía, aparte de los míos, textos de Pinter, Bradford, Benedetti… Fue tal el éxito que decidí escribir más piezas y la siguiente versión, de la que ya era autor absoluto, obtuvo el premio Ciudad de Valencia. El caso es que ha seguido evolucionando ya que en cada montaje he modificado los textos o he incluido alguno nuevo. ‘Tierra en los ojos’ sigue el mismo esquema. Piezas cortas en un lugar común, en este caso un cementerio. De momento tiene un recorrido más corto, pero hay que darle tiempo.

Jaime Pujol y María Almudéver en una escena de 'Desátate', de Jesús Font. Imagen cortesía del actor.

Jaime Pujol y María Almudéver en una escena de ‘Desátate’, de Jesús Font. Imagen cortesía del actor.

¿A qué tipo de lector está destinado el libro y por qué se ha publicado este año?

Cualquier lector puede disfrutar con este texto. Es muy entretenido, ágil y sorprendente. Un amigo mío dice que después de su lectura hace falta ir al fisio, de tantos giros y quiebros argumentales. No hay ningún motivo especial para que se haya publicado este año. Conocí a Rosa Sanmartín de la editorial Alupa y me lo propuso, idea que me entusiasmó. Además, ha coincidido casualmente con el estreno de ‘Continuidad de los Parques’ dirigido por Sergio Peris-Mencheta en el Matadero de Madrid.

¿Algún proyecto entre manos?

Después del verano, empezaré a dirigir el nuevo texto que acabo de escribir junto a Diego Braguinsky y que lleva por título ‘Muerto en el acto’, para la compañía Ornitorrincs. Es un homenaje a los autores cómicos de postguerra.

Portada del libro 'Continuidad de los parques', de Jaime Pujol. Editorial Alupa.

Portada del libro ‘Continuidad de los parques’, de Jaime Pujol. Editorial Alupa.

¿Qué opina de la situación que vive el teatro estos últimos años? ¿Cómo  se podría revitalizar?

La situación dramática que estamos viviendo afecta a todos los sectores, pero el teatro es uno de los más tocados, sobre todo en nuestra comunidad. Respecto a la manera en que se podría revitalizar sólo una reflexión. Ya que nuestro gobierno es tan dado a mirar e imitar a países como Inglaterra, Francia y Alemania, que haga lo mismo en el ámbito cultural. Si lo hubiera hecho desde el principio de la crisis no estaríamos donde estamos.

El actor Jaime Pujol en una imagen de la serie televisiva 'Vivir es para siempre'. Imagen cortesía del autor.

El actor Jaime Pujol en una imagen de la serie televisiva ‘Vivir es para siempre’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Martin Parr: Los inconformistas

Martin Parr: Los inconformistas
La Virreina. Centro de la Imagen
La Rambla, 99. Barcelona
Inauguración: 16 de abril a las 19:30 h.
Hasta el 27 de julio de 2014

Hebden Bridge, en la década de 1970, lo tenía todo, especialmente una recién creada y animada comunidad de «forasteros» —jóvenes artistas refugiados de Manchester y Leeds en busca de estilos de vida alternativos y viviendas baratas. Pero también tenía el ambiente de un pueblo tradicional. Había una auténtica frutería a la antigua donde comprar manzanas reineta y granadas. Waites, el panadero, vendía tambaleantes pasteles de crema salpicados con raspaduras de nuez moscada y panes de malta calientes. Se podía comprar carbón, zuecos y pana (todos nos hacíamos nuestros propios pantalones en esa época). Y bajo las tradiciones se percibían raíces profundas: personas que habían sido vecinos y compañeros de trabajo durante décadas, comunidades de toda la vida, campos que habían sido cultivados por las mismas familias durante generaciones. Personas que se conocían unos a otros, que conocían cada árbol y cada piedra de sus campos, cada curva de la carretera.

Nave de costura de Redman, Scarbottom 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Nave de costura de Redman, Scarbottom 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Pero el Hebden tradicional también estaba en declive, las fábricas textiles cerraban y las antiguas industrias se iban a la quiebra. La arena de la rueda del molino seguía siendo negra, y la vida en los pueblos del valle podía ser muy dura. Existía una sensación de pérdida y melancolía en aquel lugar, y cierto resentimiento también en la gente que observaba a los hippies recién llegados restaurando ruinas y cultivando pequeñas parcelas. Empezaron a surgir refugios de escritura, estudios de escultura y alfarerías en fábricas textiles abandonadas y viejas granjas.

Martin había iniciado un exhaustivo estudio fotográfico de Hebden Bridge y la zona circundante. Fotografiaba los partidos de fútbol, a los criadores de ratones y palomas, a los guardabosques en la hacienda de Lord Savile, un club para maridos calzonazos y el restaurante Lady de Willie Sutcliffe en las alturas, donde hacían bizcochos borrachos en palanganas. Siempre daba una copia de la foto a quienquiera que fotografiara, para darle las gracias. Queríamos trabajar juntos y empezamos a documentar tímidamente elementos que parecían ser profundamente tradicionales o estar en declive, o ambas cosas a la vez. Empezamos poco a poco, en una carnicería en cuyo escaparate se exponían trozos de carne asada en enormes fuentes de porcelana ensangrentadas, y donde a los clientes aún se les cobraba en libras, chelines y peniques. Después pasamos al cine de Hebden Bridge iluminado a gas y a la Cliviger Coal Company, ya en Lancashire. Ninguno de los dos conducíamos, así que íbamos a todos sitios a pie, en bicicleta y a veces en autobús.

Hebden Bridge. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Hebden Bridge. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Quizá debido a su educación, a Martin le atraían mucho las capillas inconformistas que encontrábamos por todos sitios, muchas de ellas, o bien cerradas, o en declive terminal. Históricamente, los inconformistas se habían distanciado de la ceremonia, la liturgia y la arquitectura de la Iglesia de Inglaterra. Martin fotografiaba actos y cultos en una variada gama de lugares. Para nosotros, había algo en el etos de los inconformistas que nos recordaba a la idiosincrasia de West Yorkshire: trabajadores, frugales, mesurados, disciplinados, autosuficientes, aficionados al té y a la tarta.

En los treinta y tantos años que han pasado desde que nos fuimos, Hebden Bridge se ha convertido en una atracción turística, rebosante de cafeterías y tiendas de antigüedades y artesanía. Renovada y evocadora, es un baluarte de lesbianas y una animada ciudad dormitorio para profesionales que trabajan en Leeds, Bradford y Manchester. Pero algunas cosas siguen igual: las granadas siguen brillando en el escaparate de Holt y aún se puede comer una fragante tarta de crema en Waites.

Susie Parr
Texto extraído de la introducción del libro Los inconformistas. Martin Parr. Edición de 2013 La Fábrica

Limpieza anual de primavera previa al culto del Aniversario, Cornholme capilla metodista de Crimsworth Dean/ 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Limpieza anual de primavera previa al culto del Aniversario, Cornholme capilla metodista de Crimsworth Dean/ 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Los inconformistas, en la Virreina Centro de la imagen.

En 1975, cuando apenas acababa de salir de la escuela de arte, Martin Parr se puso a fotografiar las ciudades textiles de Hebden Bridge y Calderdale en Yorkshire; documentando así una forma de vida tradicional que entonces empezaba a desaparecer.

Los inconformistas acabó siendo un proyecto conjunto de Martin Parr y la escritora e investigadora Susie Mitchell. Mitchell empezó a escribir sobre las personas de los pueblos y de la zona, y también sobre las comunidades de fieles y de granjeros que Martin había estado fotografiando durante cinco años. Juntos han creado un documento en forma de libro, que se publica por primera vez en castellano, ya que fue editado en inglés, y al mismo tiempo, se presenta una exposición en el Virreina Centro de la Imagen.

Té del Aniversario, capilla metodista de Boulderclough/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Té del Aniversario, capilla metodista de Boulderclough/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

El título The Non-Conformists (Los inconformistas) hace referencia a las capillas metodistas y bautistas que caracterizan esta zona de Yorkshire y define el espíritu independiente de su gente. A través de las fotografías, Martin documenta la vida cotidiana de los trabajadores de las fábricas textiles, los mineros de las minas de carbón, los granjeros de las montañas y los criadores de palomas.

El Antiguo Orden de los Maridos Calzonazos, asamblea general anual. Lunes de Pasqua, capilla de Nazebottom/ 1975-1980 © Martin Parr / Magnum Photos

El Antiguo Orden de los Maridos Calzonazos, asamblea general anual. Lunes de Pasqua, capilla de Nazebottom/ 1975-1980 © Martin Parr / Magnum Photos

La muestra expositiva se conforma de un total de 75 imágenes, en tirada del propio autor e impresiones en tintas pigmentadas.

La exposición Los Inconformistas es el preludio de la visita a la ciudad del fotógrafo Martin Parr prevista el 11 de junio cuando pronunciará la conferencia inaugural de la IV edición del OjodePez Photo Meeting Barcelona. El encuentro internacional de fotógrafos organizado por La Virreina Centro de la Imagen y La Fábrica que tendrá lugar los días 11,12 y 13 de junio.

Boda, capilla metodista de Crimsworth Dean. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Boda, capilla metodista de Crimsworth Dean. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

BIOGRAFIA MARTIN PARR

«Mi mayor fascinación es tratar de convertir lo ordinario en extraordinario. Me siento increíblemente afortunado de ser fotógrafo y de tener la vida que tengo. Cada día es diferente, nunca me aburro. Me encanta poder viajar y conocer lugares y sitios nuevos cada día».

Martin Parr nació en Epsom, Surrey, Reino Unido, en 1952 . Cuando era un niño, su incipiente interés por la fotografía fue alentado por su abuelo George Parr, él mismo fotógrafo amateur. Parr estudió fotografía en la Politécnica de Manchester, entre 1970 a 1973.
Martin Parr es una figura clave del mundo de la fotografía, reconocido por su brillante sátira de la vida contemporánea. Autor de cerca de ochenta libros de fotografía, incluyendo Common Sense (2002),Our True Intent Is All for Your Delight (2003), y Life’s a Beach (2013), sus fotografías forman parte de la colección de museos de todo el mundo como el Getty Museum de Los Ángeles, el MoMA de Nueva York O la Tate Modern de Londres.
Desde que se iniciara en la fotografía el 1970, Parr se ha labrado una reputación internacional por su innovadora estética fotográfica, su peculiar visión del documentalismo social y su aportación a la cultura fotográfica, tanto británica como universal. Miembro de Magnum Photos desde 1994, ha ejercido de director artístico invitado de los Rencontres d’Arles el 2004 y otros festivales internacionales de renombre, y ha contado con retrospectivas de su carrera en grandes centros de arte como el National Media Museum del Reino Unido. El 2008, ganó el premio Baume et Mercier que concede PHotoEspaña en reconocimiento a su carrera profesional y a las contribuciones hechas a la fotografía contemporánea.

En los últimos 4 años Parr ha estado trabajando en un proyecto documental sobre el Black Country, una zona del West Midlands de Inglaterra. Phaidon publicará el tercer volumen de la Historia del Photobook durante 2014 y también está trabajando en un libro sobre la historia de los fotolibros chinos que publicará en inglés Aperture a finales de 2014 . Martin Parr ha publicado más de 80 libros de su propio trabajo y ha editado otros 30 más.

Subasta de los productos de la cosecha, capilla metodista de Pecket Well/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Subasta de los productos de la cosecha, capilla metodista de Pecket Well/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Susie Parr es escritora e investigadora, así como la autora de la obra The Story of Swimming (2011), muy aclamada por la crítica de Inglaterra.

Tres capillas de la zona se reunen para celebrar una ceremonia al aire libre/ West Vale Park, Halifax. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Tres capillas de la zona se reunen para celebrar una ceremonia al aire libre/ West Vale Park, Halifax. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos