GetxoPhoto se interesa por las Transiciones

GetxoPhoto. Festival Internacional de Imagen
Transiciones
Organiza: Begihandi
Dirección artística: Mónica Allende
Diferentes espacios de Getxo (Bizkaia)
Del 30 de agosto al 1 de octubre de 2017

El Festival Internacional de Imagen GetxoPhoto se desarrolla principalmente en las calles de Getxo, muy cerca de Bilbao -en la costa del País Vasco- y surge impulsado por el colectivo Begihandi en el año 2007. Apuesta por la exploración de formatos y lugares expositivos no convencionales. Ésta, junto con una cuidada programación artística y la implicación directa de agentes locales en su desarrollo, han sido desde el inicio sus principales señas de identidad. Aunque las exhibiciones también se programan en salas, la mayoría son concebidas como intervenciones en el exterior ya que este evento se caracteriza, sobre todo, por la defensa radical del espacio público como lugar de encuentro, disfrute y reflexión.

En esta próxima edición y de la mano de su nueva directora artística, la bilbaína Mónica Allende, el festival se aventura por nuevos caminos y también prestará atención a las nuevas narrativas y tecnologías a través de trabajos realizados en realidad virtual, instalaciones interactivas o audiovisuales.

Instalación de Peter Granser en la playa de Ereaga en Algorta durante el GetxoPhoto de 2011.

Instalación de Peter Granser en la playa de Ereaga en Algorta durante el GetxoPhoto de 2011. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

La programación del Festival está estructurada en dos grandes áreas: exposiciones y actividades. Las exhibiciones se podrán visitar desde el 30 de agosto hasta el 1 de oc- tubre, principalmente en el eje que va desde la playa de Ereaga al Puerto Viejo. El centro de Algorta acogerá las exposiciones en salas. Como se ha señalado, serán alrededor de una veintena de exhibiciones que girarán en torno al tema de la presente edición -Transiciones- y reunirá la obra de reputados autores y de jóvenes apuestas provenientes de países como Italia, México, Ecuador, Japón, Holanda, Bélgica, Irán o Suiza. En pleno Brexit británico, cabe señalar que esta edición contará con una destacada presencia de autores del Reino Unido.

Vivimos un tiempo globalizado de cambios vertiginosos en varios aspectos de la vida, un tiempo lleno de Transiciones que no sabemos donde nos llevará. La globalización ha beneficiado a una gran parte de la humanidad. Sin embargo, no es menos cierto que también ha ocasionado que millones de personas queden excluidas. Esta edición de GetxoPhoto trata precisamente de eso, de ofrecer una mirada amplia a los efectos causados por la globalización y para ello abordará diversos temas como el medio ambiente, las nuevas tecnologías, la alimentación, el turismo, los viajes al espacio, la relación con el mundo animal, entre otros.

Obra de Mandy Barker. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Obra de Mandy Barker. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Por citar algunos ejemplos, la británica Mandy Barker, con un profundo mensaje ecologista, presenta imágenes de residuos plásticos que ha ido recogiendo por playas de todo el mundo. Crea composiciones de gran belleza que, por contraste, provocan un gran impacto y, en consecuencia, una mayor concienciación social sobre el problema medioambiental.

Obra de Giulio di Sturco. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Obra de Giulio di Sturco. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Por otra parte, el italiano Giulio Di Sturco fija su atención en las nuevas ciudades que están surgiendo en torno a los grandes aeropuertos, las denominadas “aerotrópolis”. Ciudades inteligentes del futuro en las que los aeropuertos serán los hitos centrales de su configuración en tanto que constituyen focos de atracción para los negocios, el comercio o la comunicación.

Obra de Richard Allenby-Pratt. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Obra de Richard Allenby-Pratt. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Richard Allenby–Pratt imagina un futuro próximo en el que Dubai queda desierto tras el anuncio de la aparición de una nueva fuente de energía. La población huye del lugar pero la naturaleza persiste, las aves vuelven y los animales liberados de los zoos pa- sean por el nuevo escenario. Un trabajo sobre la insostenibilidad y un auténtico ejercicio de imaginación en el que no faltan la ironía y la crítica social.

Obra de Edmund Clark. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Obra de Edmund Clark. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Finalmente el británico Edmund Clark presenta probablemente uno de los trabajos más sobrecogedores de esta edición. Fue el primer fotógrafo al que se le permitió el acceso a una casa en la que una persona, que no había recibido juicio previo alguno pero era sospechosa de actividades relacionadas con el terrorismo, había sido reubicada y confinada bajo una Orden de Control (Control Order), una ley especial. A través de sus imágenes Clark nos muestra la existencia de estas nuevas formas de control por parte del gobierno británico.

Obra de Mónica Alcázar-Duarte. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

Obra de Mónica Alcázar-Duarte. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

El festival presenta en esta edición una exposición colectiva titulada Nuevas Conversaciones (Nobukho Nqaba, Dries Depoorter, Monica Alcazar-Duarte, Jongsma+O’Neill), un intento por reflejar los nuevos caminos y medios de expresión que están adoptando los narradores visuales contemporáneos y que van más allá de la fotografía tradicional tal como la conocemos. Instalaciones interactivas, documentales realizados en realidad virtual o audiovisuales tendrán cabida en esta exposición programada en la Sala Torrene del centro de Algorta.

In Flux. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

In Flux, de Shoair Mavlian y Mónica Allene. Imagen cortesía de GetxoPhoto.

IN FLUX, UNA REFLEXIÓN SOBRE EUROPA EN PUNTA BEGOÑA

Esta exposición cuenta con la participación de Shoair Mavlian, comisaria de Fotografía de la Tate Modern de Londres, que junto a Monica Allende ha creado In-Flux, una muestra que reúne a cinco artistas internacionales cuyo trabajo refleja el actual estado de cambio que viven Europa y sus vecinos. Los sucesos que se presentan son tanto sutiles como drásticos, desde las violentas protestas en la Plaza Maidán de Ucrania, las de Estambul en Turquía o la inmigración en ciudades portuarias de toda Europa, hasta obras que exploran temas de identidad de este continente. Entre los artistas seleccionados que formarán parte de esta exposición están Vladyslav Krasnoshchlok y Sergey Lebedinsky (Ucrania), Emine Gozde Sevim (Turquía) y Jose Pedro Cortes (Portugal).

El Festival tiene una clara vocación pedagógica y divulgativa. También aspira a con- vertirse en un punto de encuentro entre profesionales y público interesado. En ese sentido, se organiza un amplio programa de actividades durante todo el mes de duración de GetxoPhoto. Sin embargo, varias de éstas se concentran durante la Semana de Apertura del festival, del 30 de agosto al 3 de septiembre.

Juanan Requena participa en uno de los laboratorios experimentales de GetxoPhoto.

Juanan Requena participa en uno de los laboratorios experimentales de GetxoPhoto.

LABORATORIOS EXPERIMENTALES

Como novedad GetxoPhoto organiza por primera vez dos laboratorios experimentales de creación. Este año se centrarán en la edición de publicaciones y contarán con la mayor especialista en fotolibros de Japón, Yumi Goto, quien desarrollará junto al fotógrafo Juanan Requena un laboratorio experimental de 5 días de duración sobre el fo- tolibro como objeto. En el extremo opuesto y recuperando la tradición, el concepto y la elaboración de fanzines hechos a partir de fotocopias, Matt Martin de The Photocopy Club London impartirá un taller de 1 día de duración sobre la producción de narrativas de bajo coste.

NUEVAS ACTIVIDADES

Destacan las nuevas actividades programadas para este año, Of Bilbao y Hamaiketako. Of Bilbao es una colaboración con las galerías bilbaínas Aldama Fabre Gallery y Vanguardia que tiene como objetivo establecer lazos e impulsar el tránsito de públicos entre las dos ciudades. Scratch the surface es la exposición que presenta Aldama Fabre Gallery y que está comisariada por Trine Stephensen. Ambas muestras se inaugurarán el primer día de programación del festival en Bilbao.

Otra de las nuevas actividades programadas busca generar un espacio de intercambio con profesionales locales del medio. Esto será Hamaiketako con los fotógrafos Txelu Angoitia y Vicente Paredes y la editora gráfica Conny Beyreuther.

ACTIVIDADES QUE SE CONSOLIDAN

Como todos los años, abrimos el festival con el Opening en la Escuela de Música de Las Arenas con la presencia de algunos de los autores participantes. Se realizará una conferencia inaugural con la especialista en fotolibros Yumi Goto en las Galerías Punta Begoña, quien compartirá parte de su colección traída expresamente desde Japón. También volvemos a organizar la actividad que mayor número de personas convoca en un solo día: el recorrido por las instalaciones de la mano de la comisaria y los autores participantes, paseo que acaba compartiendo un marmitako entre todos los asistentes en el parque de Maria Cristina.

Este año llegamos a Encerrona Vol. 5, jornada de diálogos sobre fotografía con la presencia de los fotógrafos Navia, Paco Gómez, Bego Antón, Matías Costa, Jon Cazenave, Mireia A. Puigventós, Markel Redondo y Oskar Alegria. Repetimos con Camas, una nueva forma de ver una película tumbados desde camas instaladas en el mítico palacete getxotarra frente al mar, la Ruta Posavasos (utilizando posavasos como soporte de una exhibición) por bares de Getxo y Bilbao con el trabajo Pepe de Paolo Woods, el programa de visitas al festival todos los fines de semana así como las visitas nocturnas y Photowalk con un paseo a los laboratorios bilbaínos Zear, entre otras.

Por un simple acto de empatía

Con la Música a otras partes
Teatro Meatzari
Plaza Meatzari, 1. Muskiz (Bizkaia)
Domingo 2 de abril de 2017

Un acto solidario surge cuando haces tuya la difícil situación del otro. No tiene por qué ser explicado o justificado. Se hace simplemente. Cuando nace de esa empatía, es como si extendiera sus raíces a cualquier persona y a cualquier parte del mundo. Por ejemplo, a cualquier lugar donde haya guerra. No sólo esa guerra que destruye países, sino también la que queda de puertas adentro, en la propia casa, o incluso más cerca, en la intimidad de la persona donde suceden cada día guerras intestinas y silenciosas.

¿Por qué hay guerras? ¿Y por qué no deja de haberlas?

Hablar de intereses políticos, religiosos o económicos es hablar de intereses de ideas, creencias o posesiones. Para defender o imponer esas ideas, creencias y cosas, matamos y morimos. Como si nuestro equilibrio mental dependiera de eso y no encontráramos otra manera de vivir.

El pasado domingo 2 de abril se realizó en el teatro Meatzari de Muskiz (Bizkaia), un acto solidario por las personas que huyen de la guerra o de la miseria, bajo el lema ‘Con la Música a otras partes’. El acto, organizado por personas sin ninguna filiación concreta, tan sólo comprometidas con ese problema, corrió a cargo de Aníbal Campo, que reunió a músicos de diferentes estilos y alternó sus actuaciones con textos y vídeos, como el de Imanol Bueno sobre la tragedia de los refugiados en Lesbos y que describe en su libro ‘La puerta cerrada’.

El evento contó con un espectáculo de danza Feedback protagonizado por Ana Capilla, una actuación del grupo de Break Dance Feel the sound junior, temas del cantautor Luis Mateos, canciones interpretadas por Orbayu Campo, Iraia Garmendia y Paule Bilbao, la Coral Maitia dirigida por Ainhoa Uria, y el grupo de txalaparta y percusión africana Euskaldun-dun.

Con la Música a otras partes. Imagen cortesía de los organizadores.

Con la Música a otras partes. Imagen cortesía de los organizadores.

Ver video del evento realizado por Néstor Navarro

Con la música a otras partes from Makma on Vimeo.

Iñaki Torres

Néstor Basterretxea fallece muy a su pesar

Fallece Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924 – Hondarribia, 2014)
Escultor, pintor y cineasta vasco

Néstor Basterretxea Arzadun, escultor, pintor y director de cine, falleció el pasado sábado 12 de julio en su casa de Hondarribia (Gipuzkoa), a los 90 años de edad. Basterretxea nació en Bermeo (Bizkaia) y en 1936 se exilió junto con su familia, primero a Casablanca y luego a Argentina, según recoge Europa Press tras la noticia de su fallecimiento. En 1952 regresó a España y ganó el concurso para la realización de las pinturas murales de la cripta de la basílica de Arantzazu, en Oñate. Allí entró en contacto con el escultor Jorge Oteiza.

A finales de la década de los cincuenta formó parte de los grupos de vanguardia más importantes del campo creativo español: el Equipo 57 y el grupo Gaur, con Oteiza, Chillida, Mendiburu, Ruiz Balerdi, Amable Arias o Sistiaga, entre otros. A partir de 1963, y durante diez años, desarrolló su trabajo en el campo del diseño industrial, sobre todo en la decoración de hoteles y diseño de muebles. También practicó la fotografía experimental e hizo una exposición en Bilbao en 1969.

Una de las obras escultóricas de Néstor Basterretxea.

Una de las obras escultóricas de Néstor Basterretxea.

En 1982, una escultura suya, que representaba un árbol de siete ramas, resultó ganadora en el concurso de ideas, convocado por el Parlamento vasco, para presidir el hemiciclo. En septiembre de 1987 realizó su primera exposición individual en Madrid, en el Museo Español de Arte Contemporáneo. La antología, que constaba de 140 piezas, entre esculturas, pinturas, dibujos y collages, recogía distintas épocas de su actividad.

En 1988 se inauguró su obra Paloma por la Paz, de siete metros de alta por nueve de ancha, que se instaló en el paseo de Zurriola de San Sebastián, cerca del estadio de Anoeta. Otra obra suya, Monumento al pastor vasco, se encuentra instalada en la localidad de Reno, en el estado norteamericano de Atlanta. Además de la escultura y la pintura, también ha realizado cine, con cortometrajes como Operación H (1963), Pelotari (1964), y Alquézar, retablo de pasión (1965), y el largometraje Ama Lur – Tierra Madre (1966), además de varios documentales.

En Valencia, la galería Alba Cabrera fue quien se encargó de difundir su obra con dos singulares exposiciones. Su responsable, Graciela Devincenzi, lo recuerda como un artista “de una gran honestidad”, al que la muerte le incomodaba “por absurda, debido a las muchas cosas que todavía le quedaban por hacer”, según recuerda la galerista, que sentía un “profundo afecto” por el escultor vasco.

En MAKMA le dedicamos un artículo con motivo de su exposición antológica en el Museo de Bellas Artes de Bilbao el pasado año. Ésta es la reseña publicada acerca de su obra y su persona, que volvemos a editar a modo de homenaje.

Obra de Néstor Basterretxea, escultor vasco recientemente fallecido.

Obra de Néstor Basterretxea, escultor vasco recientemente fallecido.

Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924) tiene los pies en el suelo, pero la cabeza siempre en otros sitios. Siendo nacionalista vasco, proyecta sus casi 90 años tan lejos como le da su fértil imaginación cosmopolita. Como él mismo ha dicho en más de una ocasión, pertenecer a una tierra no es un obstáculo, sino el punto desde el que partir hacia otros lugares. De hecho, su serie sobre Cosmogonía Vasca bien pudiera ser el lugar común de los mitos que otros pueblos abrazan. Formas particulares para transmitir sentimientos universales.

De ahí lo apropiado del título de la exposición antológica que le dedica el Museo de Bellas Artes de Bilbao: Néstor Basterretxea. Forma y Universo. Se trata de la retrospectiva más completa celebrada hasta la fecha de la obra del pintor y escultor vasco. Bueno, pintor, escultor y muchas cosas más, como lo demuestra la propia antológica, que repasa 60 años de trayectoria dividida en apartados que vienen a dar testimonio de la inquietud del artista.

De su interés temprano por la arquitectura y el urbanismo, pasamos a la pintura, el diseño industrial, los fotomontajes, su Serie Cosmogónica vasca y sus correlativas esculturas policromadas sobre culturas precolombinas. Además de los carteles, obra gráfica, volumetrías e incluso el cine. No había disciplina artística en la que Basterretxea no picara, atraído por las posibilidades creativas que cada medio rendía a su fértil imaginación. Cada apartado por separado hunde sus raíces en la capacidad expresiva del artista para sembrar en terrenos dispares. Terrenos que, sin embargo, acaban unidos por la línea de puntos del mapa universal que Basterretxea crea a partir de esa línea quebrada que él descubrió investigando sobre el plano.

Más de 200 piezas dan fe de esa forma singular de tratar la línea, hasta convertirla en trasunto universal. El Museo de Bellas Artes de Bilbao, al que Basterretxea ha donado ya un buen puñado de obras fruto de su vinculación emocional con el museo, despliega en una de sus salas ese universo del artista vasco, propiciando que se vea en un solo plano la multitud de formas que adopta su plástica imaginación.

Sorprendentes sus esculturas mitológicas, al igual que sus volumetrías, con esa Atlántida proyectada como museo de las ciencias para la central nuclear de Lemoiz. En esta línea, sorprenden igualmente sus fotomontajes: esculturas ubicadas en contextos imaginarios (ruinas románticas, jardines barrocos o selvas amazónicas). Y es que Basterretxea, con los pies siempre en tierra vasca, no ha parado de imaginarse otros mundos distantes que, siguiendo al poeta francés Paul Éluard, se hallaban en cualquier caso dentro del suyo. Un artista, pues, de las raíces al tallo.

El escultor vasco Néstor Basterretxea, en una imagen de rtve.es.

El escultor vasco Néstor Basterretxea, en una imagen de rtve.es.

Salva Torres