No sé qué pasa que lo veo todo negro

Black is Back, de Luis Rivera
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta finales de julio de 2016

La versión al castellano que muchos grupos han hecho del ‘Paint it black’ de The Rolling Stones, ahora que se cumplen 50 años de su grabación, comienza así: “No sé qué pasa que lo veo todo negro”. Entonces sabíamos que se debía al racismo y la ausencia de ciertos derechos civiles por los que Rosa Parks, una década antes, luchó negándose a ceder su asiento a un blanco en un autobús. ¿Hay razones ahora para verlo todo negro? Sí, pero desde otro punto de vista: el que muestra Luis Rivera en la galería Alba Cabrera mediante la exposición Black is back.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

“El machismo y el racismo son dos grandes atrocidades”, exclama Rivera. Y a lomos de esas dos grandes lacras va dando rienda suelta a su imaginación en forma de siluetas, figurativas y abstractas. Siluetas que parecen devolver la vida, a partir de sombras y viceversa, a quienes hicieron del jazz un enorme acto creativo y reivindicativo por su discriminado color. El propio Rivera lo subraya al pie del retrato de James Brown, cuando este canta orgulloso: “Say it loud, I’m black I’m proud” (Dílo alto, soy negro y estoy orgulloso).

Y orgulloso exhibe Luis Rivera el centenar de piezas, 22 más grandes y móviles, 80 pequeñas y 11 compuestas, que conforman su Black is back visual y sonoro. Visual, porque mediante una aplicación de móvil con linterna saltan a la vista esas siluetas como prolongación de sombras ilustres: Billie Holiday, Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Miles Davis, Louis Armstrong, B.B. King, Ray Charles, Aretha Franklin o Jimi Hendrix. Y sonoro, porque mediante la aplicación de lector QR se puede escuchar la música incorporada en las piezas.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Así es como Black is back convierte la galería Alba Cabrera en Nueva Orleans o Nueva York, para que Valencia destile autenticidad negra. “Juego a la abstracción desde la figuración y viceversa en un acto reivindicativo de la negritud”. Una negritud que Rivera rescata de su lectura peyorativa en torno a lo oscuro y negativo, para que resalten y brillen los astros del jazz. Desde el “grito de protesta” con el que arranca la exposición con Billie Holiday y su “saxo preferido” Lester Young, al puñetazo con el que cierran el recorrido Malcom X, Martin Luther King o Cassius Clay, del que Rivera recuerda su famoso “vuelo como una mariposa, pico como una abeja”.

“A mí en la facultad me decían que el negro es la ausencia de color. Bueno, pues yo aquí digo que el negro es color”. Dicho y hecho. A partir de numerosas sombras, Rivera ha ido dando forma a esos rostros del jazz, algunos fácilmente reconocibles y otros reducidos a unos cuantos trazos minimalistas.  “Se crea un lenguaje con el espectador que se contagia de la idea de descubrir quién es quién”. Todos esas siluetas poblando la sala como si de una jam session antológica se tratara. Mezcla de pintura, escultura, efectos de luz y sombras y evocaciones sonoras. “Es una proyección, un léxico que va más allá, creando incluso cierto espacio arquitectónico”.

Jimi Hendrix en 'Black is back', de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Jimi Hendrix en ‘Black is back’, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Luis Rivera dice en el propio texto de la exposición que en la sala se pueden “escuchar canciones con sus teléfonos móviles, despertar sensaciones, descubrir recuerdos”. No es un ejercicio de nostalgia, sino la condensación de una vitalidad que el artista exhibe como muestra del poder energético que rezuma cierta memoria. “Es una reivindicación de la sombra”. Cómo desde el fondo inconsciente que el arte da forma, ese negro que está detrás, al que alude el título, puede transformarse en el blanco de la mirada. “Investigando sobre el negro, yo voy complicando el ojo”, que salta de una estructura a otra a modo de notas musicales de las primeras big bands a los sonidos más pop, pasando por el be bop, el rhythm and blues, el funk o el rock.

Por si cabía alguna duda, Luis Rivera explica que en Black is back  hay “música negra”, en un viaje que va “desde el origen del jazz con olor a algodón y libertad, hasta la rebeldía y el desafío, todo entre la luz, el color y las sombras, la expresividad, lo abstracto y lo figurativo”. Porque basta un ligero movimiento de la luz de la linterna del móvil para que Chuck Berry, Stevie Wonder, Bob Marley o la andrógina Grace Jones muden su expresión. Ahora ya se sabe por qué Luis Rivera lo ve todo negro.

Francisco Blanco Latino, de Sedajazz, con sus jóvenes músicos, interviniendo con motivo de la exposición 'Black is Back', de Luis Rivera. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Francisco Blanco Latino, de Sedajazz, con sus jóvenes músicos, interviniendo con motivo de la exposición ‘Black is Back’, de Luis Rivera. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Salva Torres

Erin Corine homenajea a Nina Simone

Erin Corine Quintet
Nina Simone: Protest Anthology
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Miércoles 22 de abril de 2015, a las 20.45h. 10€

La cantante y flautista de Chicago Erin Marisol Corine presenta este miércoles 22 de abril en el Jimmy Glass su particular homenaje a Nina Simone y su ‘Protest Anthology’ (2008), disco de la gran dama del jazz, soul y el rhythm & blues que recopila once temas en favor de los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos.

Erin Marisol Corine. Imagen cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

Erin Marisol Corine. Imagen cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

Para el proyecto titulado ‘Neo Nina: Protest Anthology’, Erin Corine actúa al frente de un potente quinteto que completan el pianista Ricardo Curto, el guitarrista Manuel Hamerlinck, el contrabajista Ales Cesarini y el baterista Miquel Asensio.

Durante los 60, la cantante, pianista y compositora Nina Simone (EEUU, 1933-Francia, 2003), una de las voces más influyentes de entre esa década y los 80, se implicó en el movimiento por los derechos civiles y grabó algunas canciones de carácter político.

Portada del disco de Nina Simone 'Protest Anthology'.

Portada del disco de Nina Simone ‘Protest Anthology’.

El quinteto de Erin Corine recreará en directo los once temas del disco antológico y aportará sus propios arreglos de Strange Fruit (obra sobre los ahorcamientos de afroamericanos en los árboles de Abel Meeropol, grabada en 1939 por la gran Billie Holiday) y Gifted and Black (interpretado posteriormente por Aretha Franklin y Donny Hathaway), además de otros himnos como Revolution; Mississippi Goddamn; Old Jim Crow; Backlash Blues; Four Women; Nobody; I Wish I Knew How it Would Feel to be Free; Definition of an Artist; Why the King of Love is Dead y To be young.

La cantante Erin Corine ya ha protagonizado en anteriores ocasiones conciertos reivindicativos en el Jimmy Glass como ‘The Greats of the Great Migration’, un homenaje a los artistas afroamericanos que protagonizaron la gran migración en los Estados Unidos del siglo XX y que presentó en el III Festival de Jazz Contemporáneo del club, o ‘The Soul of the Sixties’.

Erin Marisol Corine. Fotografía de Josep Sogues por cortesía de Jimmy Glass.

Erin Marisol Corine. Fotografía de Josep Sogues por cortesía de Jimmy Glass.

El sorprendente James Carter, en Jimmy Glass

James Carter Organ Trio
Ciclo de Jazz en Primavera
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Lunes 19 de mayo, 20.45h. Entrada: 25€

Después de Wynton Marsalis, nadie ha causado mayor impacto que James Carter cuando apareció en la escena jazzística de Nueva York procedente de Detroit, su ciudad natal. Su grabación de debut, JC on The Set, editada en Japón cuando tenía sólo 23 años, y en los Estados Unidos un año más tarde en 1993, fue aclamado como el mejor debut de un saxofonista en décadas. Los críticos alabaron su capacidad de tocar en casi cualquier estilo de jazz sin parecerse a nadie.

Carter comenzó a tocar a los 11 años y estudió con el trompetista Marcus Belgrave, ya por aquel entonces dio muestras de ser un prodigio. Apenas seis años más tarde, en 1986, salió de gira con Marsalis y se convirtió en miembro de la banda de Lester Bowie tras mudarse a Nueva York en 1988.

El saxofonista James Carter.   Fotografía: Vincent Soyez. Por cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

El saxofonista James Carter. Fotografía: Vincent Soyez. Por cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

Lanzó nada menos que seis grabaciones a su nombre entre 1993 y 2000, todos ellos con diferentes enfoques, desde un disco de estándares, Conversin´ with the Elders (1995), a uno de funk eléctrico, Layin ‘ in the Cut, o, simultáneamente,  un  homenaje a Django Reinhardt, Chasin the Gypsy. Tres años más tarde, honró a la legendaria Billie Holiday con Gardenias for Lady Day. Otro álbum, en esta ocasión grabado en vivo, apareció en 2005 en el sello independiente Half Note.

Carter ha continuado desde entonces su torbellino de actividad y ha tocado con la Orquesta del Lincoln Center Jazz, así como Cyrus Chestnut, Rodney Whitaker, Frank Lowe, el difunto Julius Hemphill, Madeleine Peyroux, Ronald Shannon Jackson, Tough Young Tenors  y la Charles Mingus Big Band. En 2008 lanzó Present Tense con el sello Universal. Un año más tarde, lanzó el álbum en vivo Heaven on Earth, con un supergrupo de jazz integrado, entre otros, por el organista John Medeski y el bajista Christian McBride.

En 2011, Carter abordó el proyecto Caribbean Rhapsody y colaboró con el compositor clásico Roberto Sierra con la obra Concierto para saxofón y orquesta. También reunió a su trío de órgano (con su compañero de Detroit, el organista Gerard Gibbs y el baterista Leonard King, Jr.) para un tercer álbum titulado At the Crossroads, que fue lanzado por Emarcy y producido por Michael Cuscuna.

Con esta formación se presenta por primera vez en el Jimmy Glass un potente trío de órgano que cosecha un grandísimo éxito en todos los escenarios internacionales. Algo inédito en Valencia y una sorprendente actuación para este club.

El saxofonista James Carter. Fotografía: David Sinclair. Por cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

El saxofonista James Carter. Fotografía: David Sinclair. Por cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

 

Carmen Lundy, abriendo boca


Carmen Lundy Quartet
Jimmy Glass
C / Baja, 28. Valencia

Actuación: jueves 4 de julio, a las 20.45h. 18€

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial, en Jimmy Glass

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial, en Jimmy Glass

A los seis años ya cantaba gospel. Y poco después se abría pasos agigantados en la ópera clásica. Pero se fue a Nueva York, desde su Miami natal, y se le abrió el mundo vocal tras descubrir el jazz. Se vio más libre, más suelta, menos encorsetada, y ya no ha parado. Carmen Lundy llega ahora a Valencia de la mano de Jimmy Glass, donde Chevi Martínez no deja de traer al club de la calle Baja lo mejor del panorama internacional. Año tras año, a base de sudor y exprimir la cartera, Jimmy Glass ofrece al público valenciano actuaciones de primer nivel, a pesar de los pesares.

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial. Jimmy Glass

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial. Jimmy Glass

Y Carmen Lundy es un buen ejemplo. Con ella arrancará mañana el Ciclo Especial de Jazz en Julio, que como todo el mundo sabe es el mes del jazz por antonomasia, con un puñado de festivales repartidos por toda la geografía española. Carmen Lundy viene al Jimmy Glass acompañada por uno de los más grandes baterías, Ralph Peterson, por si no bastara con la voz cadenciosa y grave de Lundy. Pero es que, junto a ellos dos, estarán el pianista Anthony Wonsey y el conrabajista Darryll Hall. Aprovechando su presencia en Valencia, de la mano de Chevi Martínez, el cuarteto formará parte del Seminario de Jazz del Palau de la Música que organiza la Sedajazz Big Band de Francisco Blanco Latino.

Carmen Lundy, además de cantar, ha interpretado papeles protagonistas en comedias musicales, en una de las cuales, They were all gardenias, se puso en la piel de Billie Holiday. Sin embargo, su timbre de voz, menos agudo que el de la gran Holiday, se acerca mucho más al de sus admiradas Carmen McRae y Sarah Vaughan. Más templada de temperamento que la volcánica Vaughan, Carmen Lundy repasará mañana jueves en Jimmy Glass, a partir de las 21.00 horas, temas de su último disco Changes, bien arropada por el batería de New Jersey, Ralph Peterson, un icono del jazz actual en materia de palos o baquetas.

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial. Jimmy Glass

Imagen de Carmen Lundy, de su página web oficial. Jimmy Glass

Salva Torres