El Festardor se aposenta entre los mejores

Festardor
Bétera (Valencia)
Del 12 al 14 de octubre de 2017

Este año me desvirgaba, por fin, en uno de los festivales que más ha crecido en la Comunitat Valenciana, como es Festardor, pero no os llevéis a engaño: este festival no tiene nada que ver con el histórico Festivern (que este año cumplirá su decimotercera edición). El cartel del Festardor no era nada nuevo, pero sí muy atrayente, debido en parte a que muchas de las bandas que iban a tocar levantan verdadero furor entre el público. El cartel definitivo fue administrándose a cuentagotas, para que el paladar se nos fuera preparando.

El plato fuerte lo dieron con los vascos Soziedad Alkoholika, que nos patearían el culo el primer día del festival, para que estuviéramos calentitos el resto de jornadas. El evento se realizó en Bétera, primer acierto de la organización: estaba a escasos kilómetros de la capital, y con ello una mayor acceso y mayor alojamiento.

Segundo acierto: elegir las fechas del puente de octubre. El festival no tiene nada que envidiar a otros de similar pelaje, y de los que es herederos (Viñarock, Marearock), pero con su propia esencia. Por desgracia, el catarro me abordó en la segunda jornada del evento, y no pude asistir a más, así que solo fui al primer día.

Un momento del festival Festardor. Foto: Javier Caro.

Un momento del festival Festardor. Foto: Javier Caro.

Cuando entré en el recinto, sin ningún tipo de problemas (agradecimiento a la rapidez con la que fuimos acreditados), los que estaban descargando sobre las tablas de uno de los dos escenarios eran los valencianos Voltor. Metal en valenciano, con una gran dosis de caña, algo que nos encanta y que echamos de menos en otras bandas. Por desgracia no existen tantos grupos como nos gustaría que usaran la lengua de Estellés para repartir cera, no como en otros ritmos más relajados, donde sí que hay una gran comunidad de grupos.

Los siguientes en aparecer en escena fueron El tío la careta, que terminaban su tour ‘Levantando los pies del suelo’, en el festival. Gracias a ellos se montó el primer pogo del evento, y la gente no paró de bailar hasta que estos se marcharon del escenario. Con puntualidad exacta, y merced a que estaban habilitados dos escenarios, saltaron a las tablas los sevillanos Iratxo con su último disco ‘Hueso y carne’, del que dieron buena cuenta al respetable. La noche ya había caído sobre nuestros cuerpos, y el olorcillo a comida de los puestos que allí estaban nos hacía salivar. Los precios estaban muy bien, como el de la propia entrada, que prácticamente estaba regalado en comparación con otros festivales. El abuso en el precio de las entradas es algo habitual, pero en este caso no fue así y se agradece.

El número de gente se iba incrementando de un modo espectacular. Salí del recinto en medio de la actuación de Iratxo para comprobar el ambiente, y era realmente sorprendente. Ríos de personas se acercaban hasta la acampada con todo tipo de enseres para disfrutar de un festival que iba a durar tres días. De una gran fiesta de rock y diversión.

Un momento del festival Festardor. Foto: Javier Caro.

Un momento del festival Festardor. Foto: Javier Caro.

Los catalanes La Desbandada traían bajo el brazo un buen puñado de canciones de rock, de ese rock de toda la vida. Por allí había mucho público que se conocía los temas al dedillo. Canciones poéticas mezcladas con el sudor del rock bien facturado. Aunque es cierto que una parte nada despreciable del público ya estaba buscando acomodo para sus cuerpos delante del escenario de la izquierda, para presenciar el torrente de furia de los sevillanos Narco. Y sin nada de tiempo para que los chicos de La Desbandada pudieran decir hasta luego y hacerse la foto de rigor, los andaluces ya estaban iluminando de rojo, con música electrónica incluida, el escenario.

Vikingo M.D. y sus secuaces tenían en aforo lleno a reventar, y no nos hicieron esperar con temas como ‘Chispazo’, ‘Tu Dios de madera’, ‘Kolicotrón’, ‘Ahí fuera (Vive Satanás)’ o ‘La puta policía’. Con el cuerpo destrozado, algún pisotón y la sensación de haber quemado grasa para un mes, me moví al escenario contiguo. Allí la cosa no pintaba mucho peor. S.A. son una apisonadora de metal en vivo, no dejan títere con cabeza. El público venía reventado del anterior concierto, alguna hernia había saltado por los aires y alguna caída se habría llevado más de uno, pero todos tenían ganas de más.

‘Piedra contra tijera’, ‘Ratas’, ‘Palomas y buitres’ (donde hubo un guiño a Catalunya) y las genialidades de ‘Cuando nada, vale nada’ y ‘Nos vimos en Berlín’. Pogos, empujones, alegría, diversión, todo eso es lo que se mezcló mientras los vascos machacaban los instrumentos y Juan de desgañitaba con los temas más antiguos.

El festival seguía, pero yo ya había tenido mis dosis de nostalgia, por bandas como las mencionadas, y de felicidad en forma de la grata sorpresa que representa el festival. Antes de terminar el artículo, hay que apuntar que desde la organización nos comentaron que “en total, entre los tres días, fueron 33.000 personas, hemos triplicado la anterior edición”, además nos cuentan que “no hubieron incidentes”. Sin duda, esta es más que una buena noticia para todos, que ya tenemos un festival de este rollo en Valencia. El próximo año volverán a contar conmigo para que os traigamos lo que será un evento muy esperado por todos.

Festardor. Foto: Javier Caro.

Festardor. Foto: Javier Caro.

Javier Caro

Publicado en Sin categoría

Albañil de día, diva de noche

La Margot. Serio de día, coqueta de noche
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Miércoles 27 de enero, 2016, a las 19.30h

Día y noche, sexo y muerte, hombre y mujer, represión y escándalo. El concierto de la vida es un recital de dualidades que a veces se encarna de forma fortuita en personas que, simplemente, estaban allí en el momento oportuno, proclives a hacerse notar. Como Antonio Campos, el hombre de las dos caras, con una doble faceta vital; señor de pueblo y sofisticada diva. Durante años se transformó en una Sara Montiel tan espléndida y rumbosa como la auténtica despertando pasiones.

Fotograma de La Margot. Serio de día, coqueta de noche. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Nacido en Bétera, en 1948, Campos es paradigma de esas dualidades de la existencia. En su adolescencia y primera juventud trabajó como repartidor de barras de hielo y albañil, pero soñaba con deslumbrar al público proyectando el encanto de  su voz y su imagen. En 1977, en la vorágine política y social que trajo la Transición, hizo realidad su sueño, subió a un escenario y enamoró a los espectadores imitando a Sara Montiel con perfección gestual y una socarronería muy mediterránea. Antonio Campos Ramos, con el nombre artístico de Margot, se convirtió rápidamente en una gran estrella de la noche valenciana.

Fotograma de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía de los autores.

Cuatro décadas más tarde este entrañable personaje revive ante las cámaras en un documental de setenta minutos que cuenta su vida y milagros, La Margot. Serio de día, coqueta de noche, dirigido por un veterano de la escena, Enrique Belloch. El filme se estrena en Espai Rambleta el día 27 de enero, con la idea de animar a exhibidores y distribuidores a difundir este peculiar biopic.

En Rambleta fue precisamente donde hace un año se gestó el proyecto, a raíz de una actuación de Margot, con sus espléndidos 67 años, en un número de cabaret dirigido por Tonino Guitián.

Enrique Belloch, director de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Enrique Belloch, director de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

“La película se ha hecho a golpe de pasión, porque las subvenciones nunca han sido mi fuerte”, dice Belloch. “Un proyecto en el que intervienen mis amigos de toda la vida, el periodista Rafa Marí y el escultor Miquel Navarro. El primero ha participado en la escritura del guión y producido el documental junto a Malvados. Miquel es el director artístico, autor del cartel, y es entrevistado a fondo con otros protagonistas de la Transición valenciana como el diseñador Francis Montesinos y la senadora del PSOE Carmen Alborch”.

El rodaje de exteriores tuvo lugar en la ciudad de Valencia, la Malvarrosa, Pinedo, La Albufera, Picassent y Bétera, población natal de Antonio Campos. Los interiores, en su casa, el  estudio del escultor Miquel Navarro, la ermita del Calvario en Bétera, Espai Rambleta y casa Román.

Además del protagonista, intervienen: Tonino Guitián, Maribel Casany, Carmen Alborch, Francis Montesinos, Miquel Navarro y Rafael Marí Sancho.

“Tras su estreno esperamos que el documental circule en la programación comercial por todos los cines del mundo”, bromea Belloch. “También trataremos de comercializarla vendiéndola a algunas televisiones y explotándola en DVD”.

Fotograma de 'Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Publicado en Sin categoría