“A través de la sombra impera la belleza”

‘Esta noche no dormirás’, de Luís Moscardó.
Círculo de Bellas Artes
Espai Llum
Cadirers 5, Valencia
Hasta el 30 de junio de 2016

«La música ambiente necesitaba menos emoción». Con semejante apreciación, el artista de Benigánim Luis Moscardó recibe a Makma en la antesala del Espai Llum del Círculo de Bellas Artes de Valencia, formalmente inaugurado con la muestra que el artista valenciano ha denominado ‘Esta noche no dormirás’.

No cabe duda de que la emoción sobreviene frente al lienzo de gran formato ‘Tiempo de lluvia y fuego’, obra con la que Moscardó sugiere un impactante paisaje y pretende preconizar ese horizonte incitador a la inmersión, como preámbulo del súbito descenso por los peldaños del Espai Llum, que someten y sumergen al espectador en una calima, casi en penumbra, con el que el artista comienza su diálogo expositivo. Papel, látex, barnices y juego de luces, materia, collage y sombras se estructuran a modo de travesía, que desemboca en una instalación de quirúrgica estética.

Imagen de la obra 'La última carta', de Luis Moscardó. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Imagen de la obra ‘La última carta’, de Luis Moscardó. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Con ‘La última carta’, Moscardó sorprende con el planteamiento de una caja de luz, con morfología de mesa de operaciones, que ilumina centenares de papeles en blanco -que el propio artista fabrica artesanalmente-, esparcidos aleatoriamente o agrupados a modo de hatillo, con unos sutiles pero firmes hilos de cuerda que los envuelven cual fases del silencio. “La utilización de materiales es decisivo, (…) pienso que mi querencia inconsciente es esa mirada oriental. El papel servirá de base para una posible carta o mancha de tinta negra. La luz la expansiona, la hace mas traslúcida; son cartas inútiles que no están escritas”.

Moscardó razona que este collage, equipado con luz propia, “funciona como un espejo”, pretende dotar de voz a esas cartas nunca escritas, “visibilizar la imposibilidad de comunicarte con personas cercanas” y refrendar aquellas palabras tan necesarias para transmitir emociones, propiciar reconciliaciones y confesiones recónditas -“el blanco enfatiza esta intención”-. En uno de los extremos de la instalación, reposando sobre la superficie retroiluminada y en comunión con las cartas no escritas, cobra protagonismo una bandeja metálica erigida en el epílogo en el que “desembocan todos los silencios y una (carta) acaba flotando en el líquido rojo”, que anuncia la herida. El artista incide en la importancia visual del aspecto lumínico y traslúcido del papel para explicitar con sutileza la levedad del sinfín de misivas que, ad eternum, restarán por escribir.

Imagen de la obra 'Autorretrato mudo', de Luis Moscardó. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Imagen de la obra ‘Autorretrato mudo’, de Luis Moscardó. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Con ‘Ave Fénix’ ahonda metafóricamente en la semántica del ave mitológica que resurge de sus cenizas, como un apéndice visual dentro del estudio ‘Borrar, llorar, llenar’, una instalación vertical proveniente del nadir y las pavesas, vertebrada a modo de hojas y restos de esas cartas impregnadas de un intenso bermellón, colgadas, dirigidas hacia el cenit. “La obra evidencia ese resurgir, se sale de la pena y de la culpa. Plantea otra parte más positiva, que se refleja en la pieza enmarcada en cristal con restos de esas hojas de papel, del mismo color y forma”. Esta pieza encapsula la capacidad de transformar la realidad, desechando la caducidad y confiriéndole un estatus eterno. “El reflejo es muy importante, quería significar la transparencia más que la evidencia”, fenómeno al que suma ‘Autorretrato mudo’, una pieza que forma parte de una serie de siete, realizada con pedazos de papel que Moscardó confecciona y a los que incorpora materiales como el látex, barnices y acuarelas, entre otros. Continuando con esta estela, el autor integra una pieza cuyo corpus visual semeja un exvoto dorado y adquiere una intensa tridimensionalidad lumínica gracias al juego de luces y sombras orquestado en el espacio, que equilibra la energía entre las piezas.

Luis Moscardó, consciente de la reacción contradictoria que desencadena la luz entre lo real y lo virtual, integra la proyección de la sombra como un elemento técnico que envuelve todo el espacio (e igualmente al espectador), concebida la penumbra como un componente escueto, turbio y orgánico -generosamente oriental- que predispone a la introspección. “A través de la sombra impera la belleza”.

Luis Moscardó posa delante de su obra 'Tiempo de lluvia y fuego'. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Luis Moscardó posa delante de su obra ‘Tiempo de lluvia y fuego’. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Merche Medina

 

La Vall d’Albaida se llena de títeres

XXXI edición de la Mostra Internacional de Titelles de la Vall d’Albaida
Diferentes municipios de la Vall d’Albaida
Del 5 al 8 de noviembre

Los títeres se adaptan a cualquier escenario y La Vall d’Albaida es uno con muchísima tradición. La XXXI edición de la MIT, Mostra Internacional de Titelles a la Vall d’Albaida, llevará del 5 al 8 de noviembre un total de trece espectáculos que convierten esta comarca en un gran teatro.

Una cita impulsada por el Área de cultura de la Mancomunidad de la Vall d’Albaida y la Diputación de Valencia que cuenta con el apoyo de la Generalitat Valenciana, la Universitat de València y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Y que permitirá acoger en Agullent, Aielo de Malferit, Albaida, Atzeneta d’Albaida, Benigànim, Benissoda, Bocairent, Fontanars del Alforins, Montitxelvo, L’Olleria, Otos, El Palomar, La Pobla del Duc y Salem representaciones de destacadas compañías valencianas, nacionales e internacionales, además de diversas actividades paralelas para escolares, vecinos y visitantes.

En la programación de este año tienen cabida lecturas contemporáneas de cuentos clásicos, nuevas visiones de historias universales, poemas-canción, aventuras protagonizadas por juguetes, cuentos y disciplinas como el mimo o la danza en una selección de lo mejor del teatro con títeres que se dirige a espectadores a partir de 4 y 5 años, pero donde también encontramos algunas propuestas para adultos.

La profesión valenciana estará representada con cinco propuestas que llegan de diferentes puntos de la Comunitat y entre las que se incluyen tres compañías que presentan el relieve generacional de nuestros titiriteros.

La Terra dels Babaus.

La Terra dels Babaus, de El Ball del Sant Vito. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

La primera es El Ball del Sant Vito (Valencia), que presenta el espectáculo La Terra dels Babaus, donde los cuentos, los títeres, el humor y la música en directo se unen para rendir un homenaje a la tradición cultural más puramente valenciana. Otra formación emergente es Teatre a mà (Valencia), que ofrecen una nueva mirada sobre uno de los iconos de la literatura infantil más universales, El patito feo. Partiendo del cuento creado por Hans Christian Andersen y utilizando títeres de mano con apariencia clásica, recuperan esta historia sobre la aceptación de las diferencias en una pieza llena de ternura.

Finalmente, Teatre Plegable (Castellón) cierra este grupo de nuevos titiriteros valencianos. La joven compañía se sumerge en el mundo de la fantasía con La fàbrica de les joguines defectuoses, una aventura en la que un juguete tratará de conseguir su sueño ayudado por un hombre de gran bigote, una bailarina y un enorme ratón, entre otros curiosos personajes.

La representación autóctona se completa con El Circ de La Safor (Potríes, Valencia), que ofrece una original representación del mundo del espectáculo con Don Pepino, un títere, empresario teatral de baja estopa, que se convierte él mismo en titiritero.

Xup-Xup. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

Xup-Xup, de Factoría Los Sánchez e Imaginary Ladnscape. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

Por último, el tándem Factoría Los Sánchez e Imaginary Landscape (Benicarló) se unen en Xup-Xup para recrear en escena la preparación de una receta de cocina que echa mano de la música, el baile y la imaginación para transformar en una delicia las cosas más cotidianas.

Endrapasomnis. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

L’endrapasomnis, de Teatre al Detall y Tresca i la Verdesca. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

La MIT ofrece una selección del mejor teatro de títeres nacional donde se incluyen destacados galardones como el Premi de la Crítica Catalana (2014) de L’endrapasomnis, una versión de la historia creada por Michael Ende sobre la princesa del País del Buen Sueño que, precisamente, no puede dormir. La compañía barcelonesa Teatre al Detall se une con la Tresca i la Verdesca, quien aporta la música a este espectáculo que desborda poesía, imaginación y magia para conseguir que los pequeños vean como una aventura el momento de ir a dormir y empezar a soñar.

La isla del tesoro. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

La isla del tesoro, de Teatro Arbolé. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

Otro importante galardón es el Premi Nacional d’Arts Escèniques per a la Infància (2009) que ostenta Teatro Arbolé, una de las compañías más solventes de la escena nacional. Los zaragozanos presentan en la MIT una versión libre del clásico de R.L. Stevenson La isla del tesoro. Utilizando elementos encontrados en la playa, maderas, desperdicios y abalorios que ha devuelto el mar, se han confeccionado los títeres que representan esta apasionante aventura de piratas que ha marcado a generaciones de escritores y lectores desde hace más de un siglo.

El bosque de Grimm. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

El bosque de Grimm, de La Maquinè. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

Una de las joyas de la programación de este año es El bosque de Grimm, Mejor Espectáculo Infantil de los Premios Max (2014) y en los Premios Teatro de Rojas (2015). Desde Granada, La Maquinè presenta este homenaje a los cuentos de hadas que utiliza la música de Maurice Ravel como elemento conductor. Un trabajo de exquisita plasticidad y gran capacidad evocadora, que casi transforma el escenario en un lienzo donde dos actrices y muchos títeres dan vida a los momentos más populares de historias como Pulgarcito, Blancanieves, Caperucita Roja o la Bella Durmiente.

Adiós Bienvenida. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

Adiós Bienvenida, de Mimaia Teatro. Imagen cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

Otra pieza presente en la MIT y que acaparó reconocimientos fue Adiós Bienvenida, Premio Espectáculo Revelación en FETEN (2013). Música en directo y una impresionante escenografía para esta tierna historia de la compañía murciana Mimaia Teatro que aborda el paso del tiempo, la distancia y la necesidad de cerrar ciclos para empezar nuevas etapas a través de la historia de una entrañable tabernera que tiene que aprender a despedirse.

El Mêtre. Cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

El Mêtre. Cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

La selección de propuestas nacionales incluye dos piezas más. La primera es El Mêtre, de la formación de Barcelona JAM. Un espectáculo sin texto que mezcla humor y manipulación de objetos para demostrar que en esta vida las cosas pueden parecer una cosa y ser otra. Así, un anodino metro plegable de madera puede ser un pez, una televisión o un corazón que late sin medida. Y desde Cádiz llega A cuentagotas, un espectáculo de la veterana compañía La Gotera de Lazotea que incluye dos cuentos llenos de valores para que el teatro sea una fuente de entretenimiento, pero también de aprendizaje para los pequeños.

La llamada del mar. Cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d'Albaida.

La llamada del mar. Cortesía de la Mostra Internacional de Titelles de La Vall d’Albaida.

La reputada compañía francesa Philippe Genty pone este año el acento internacional a la Mostra. Su trayectoria arranca a mitad de los años setenta y le ha llevado a recorrer el mundo con espectáculos con un sello muy personal, caracterizados por un trabajo escénico transgresor, donde se utilizan títeres, manipulación de objetos, la escenografía y la interpretación para contar historias a que apelan a aquello más irracional, recóndito y auténtico de las emociones. En la MIT 2015 presentan su última producción para niños, La llamada del mar. Basada en La Odisea de Homero, solo con una cortina de ducha, un recogedor y una escoba consigue recrear una aventura tan divertida como insólita, que habla de la necesidad de huir y evadirse.

La programación de este año aporta como novedad una propuesta escénica para adultos firmada por la compañía catalana Zero en Conducta. Allegro ma non troppo es una representación donde tienen cabida los títeres, la manipulación de objetos, el mimo y la danza. Sobre el escenario, una pareja recrea diferentes situaciones donde el amor es el protagonista, como sueño o como realidad, contando pequeñas historias donde a veces este sentimiento es ciego y otros, donde el problema es que los amantes son invisibles.

También a los adultos se dirigen las actividades paralelas programadas con la colaboración del Campus Universitario de Ontinyent. Los autores teatrales valencianos Pasqual Alapont, Roberto García y Jaume Policarpo intervienen en la charla Pensar l’impossible, donde hablan de su universo literario propio, de tendencias y géneros literarias actuales, así como de las posibilidades didácticas de la literatura dentro de la escuela. Además, el creador Jaume Policarpo hace un recorrido por la noción del títere, las estructuras vivas, la manipulación, el intérprete, las imágenes y los símbolos en la clase magistral Objecte-Subjecte.

Y una propuesta para todos los públicos es la instalación interactiva Cambiar de cara, de la compañía asturiana Lîla. Cerca de cuarenta rostros creados con materiales reutilizados e imanes que invitan al juego para intercambiar piezas y crear nuevos personajes. Por último, las actividades paralelas se completan con un Taller de Titelles impartido por la compañía valenciana Lluerna Teatre donde enseñarán a los niños a crear y animar un títere empleando materiales sencillos. Una introducción a un mundo lleno de encanto y creatividad que del 5 al 8 de noviembre impregna La Vall d’Albaida con la Mostra Internacional de Titelles.

 

Mensajes de ultratumba

Y en polvo te convertirás. Nieves Concostrina
Museo del Silencio
Cementerio de Valencia

Algunos cementerios son auténticos museos al aire libre, espacios de relajación y sosiego, donde los vivos rinden homenaje a la memoria de los muertos. El Museo del Silencio se denomina una zona del General de Valencia por la que existen diversas rutas que jalonan  sus hitos más notables: panteones, esculturas, bustos, bajorrelieves, estelas funerarias. A este patrimonio plástico se suma un legado literario en forma de epitafios, unos formulados por el fallecido y otros por los allegados; unos de contenido trascendente y otros poéticos e incluso humorísticos, que el humor negro tiene muchos adeptos en el más allá.

“Aquí yaces y haces bien. Tú descansas, yo también”, es uno de los que se pueden leer en el Cementerio de Valencia, incluido en un libro peculiar recientemente editado, Y en polvo te convertirás, de la periodista Nieves Concostrina. Ilustra la tumba de Román, un personaje solitario y entrañable que hacía pequeños recados para la librería Solaz, cuyos propietarios sufragaron el nicho. “La frase la decía él con frecuencia y nos pareció adecuada como despedida”, comenta el historiador Rafael Solaz.

“Conste que yo no quería”, “Estoy muerto. Enseguida vuelvo” o “Estoy aquí en contra de mi voluntad”. Son tres perlas selectas en esta colección de adioses.

Cementerio de Valencia. Imagen de El Mundo

Cementerio de Valencia. Imagen de El Mundo

Quien más o quien menos ha pensado alguna vez en cuál sería su mensaje de ultratumba preferido, una última frase que dejar como recuerdo a este mundo cruel. En Internet circulan infinidad de epitafios falsos atribuidos a las celebridades que se difunden en alas del morbo, la curiosidad y la ironía. El “Perdone que no me levante”, falsamente atribuido a Groucho Marx, es uno de los más famosos y  encabeza la columna de Maruja Torres en El País. Es sólo uno entre un millón: “Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga”, de J.S. Bach, o “Aquí yace Moliére el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y la verdad es que lo hace bien». O el atribuido a Sade, “Si no viví más fue porque no me dio tiempo”.

A diferencia de estas sentencias espurias, los epitafios del libro de Concostrina son todos auténticos, documentados con fotos, datos y fechas. Fueron cosechados en el programa, No es un día cualquiera, dirigido por Pepa Fernández en Radio Nacional, con la colaboración de 153 voluntarios que han fotografiado las tumbas más curiosas, algunas con efigies de perros, y las leyendas más ocurrentes. Los epitafios localizados en las necrópolis de Elda, Castellón, Altea o Benigánim son algunos de los mensajes de difuntos fallecidos en nuestra Comunidad que ilustran el libro.

Como colofón, conviene recordar que los cementerios son algo relativamente nuevo en la sociedad española, pues la antihigiénica costumbre de enterrar a los muertos en las iglesias, previo pago de un sustancioso estipendio, se prolongó hasta el siglo XIX. El rey Carlos III y luego Pepe Botella fueron los primeros que promulgaron leyes al respecto, demostrando un ansia civilizadora que no llegó a calar en el pueblo hasta pasado cierto tiempo.

Cementerio de Valencia. Imagen cortesía de Rafael Solaz

Cementerio de Valencia. Imagen cortesía de Rafael Solaz

Bel Carrasco