Al crepúsculo con la Bantastic Fand

Bantastic Fand
Welcome to desert town
(2016)

Bantastic Fand - Makma 1Inmediatamente después de que comienza a sonar el nuevo disco de Bantastic Fand se comprende la bellísima imagen de su portada. Porque “Can’t you see?” puede sonar al alba o en cualquier otro instante en que brillen los rayos del sol pero todo el contenido de “Welcome to desert town” es crepuscular, de esos que ganan al ocaso del día cuando el astro rey comienza a perderse en el horizonte, de esos que sirven de tregua para hallar ociosa satisfacción tras una jornada compleja y estresante.

Desde Cartagena para el mundo su líder Nacho Para (voz, guitarra acústica y armónica) junto a Paco del Cerro (voz y batería), Alfonso Gomariz, Iván Estefanía (guitarras), Chencho Vilar (bajo), Ramon García y Quique Simón (a los teclados) y Paloma del Cerro (coros y percusión) tenían una importante dificultad, contratiempo o misión, al menos cara a la galería porque entiendo que ellos han ido a su bola, a hacer lo que realmente les apetecía y con lo que disfrutaban. Para el resto de los mortales hablo de superar o al menos igualar esa excelente opera prima que se publicó a finales del 2014 y que llevaba por título “Strong enough to refuse”, brillante y siempre recomendable combinación de guitarras eléctricas y acústicas con sabor americano.

Bantastic Fand - Makma 2Bajo los rayos de sol más otoñales “Down the river” es una excelente pieza que galopa entre los Jayhawks de la primera etapa con Mark Olson y en la que mejor debería cabalgar el Boss desde hace mucho, demasiado tiempo. Por su parte, a buen seguro que “Givin’ up the battle” tendría la bendición de Gary Louris si llegase a sus oídos, quizás por ese motivo pueda ser mi favorita del disco.

“Find the door” son las mencionadas botas pero ahora para calzarlas al amanecer, para afrontar el día que se avecina, mientras que en “Something ‘s going on”, en “My invention”, en “Goodbye” y en “Muses” están los sueños que se pierden, esos desengaños y decepciones que siempre aparecen, eso que se dice tantas veces de que nada es para siempre.

Quizás, y valga la redundancia insistiendo con ese quizás, “Everybody’s rockin” contiene las claves del objetivo de este nuevo trabajo, el que cohabiten referencias musicales tan dispares e interesantes a modo de tributo como los Beatles, Neil Young, la Creedence Clearwater Revival, Gene Vincent, Bob Dylan, Jackson Browne, Robert Johnson, Lou Reed, Little Richard, JJ Cale, B.B,King, The Byrds, Van Morrison, Marvin Gaye, Eagles, Grateful Dead, Chuck Berry, Roy Orbison, Beach Boys, Otis Redding, The Doors, Elvis Presley, Dire Straits, The Band, Tom Petty, Steppenwolf, Ray Charles, Bo Diddley, Buddy Holly,Bob Marley, The Who,…

Bantastic Fand - Makma 3 - Welcome to desert town

Portada Welcome to desert town” de Bantastic Fand

 

Bantastic Fand lo han conseguido con “Welcome to desert town”, a mi gusto superan incluso su anterior álbum y se asientan definitivamente en un estilo donde no es habitual hallar en España muchos proyectos interesantes. Me gustan esos discos que son homogéneos, donde el todo destaca en conjunto por encima de coplas concretas, con mención especial en esta ocasión para un joven como Pablo Vizcaíno, coletrista junto a Nacho Para.

Pues eso, estamos ante uno de esos discos que son para oir y también para escuchar, sobre todo cuando el mundo se relaja, por ejemplo al ocaso del día.

JJ Mestre

* Texto adaptado para Makma del artículo publicado en siguiente enlace del Espacio Woody/Jagger.

El surco es el alma del vinilo

Libro: El surco es el alma del vinilo
Autor: Rafael Orihuel
Ediciones oblicuas
Presentación: For Amur
c/ Foramur, 3, Denia (Alicante)
Viernes 20 de febrero a partir de las 19’30 horas

vinilo - makma

Una nueva obra de Rafael Orihuel, nacido en Gandía y residente actualmente en Tarragona, surca (nunca mejor dicho) el mundillo de nuestras letras. Para quien no conozca al autor de “El surco es el alma del vinilo” se trata de un escritor más especializado en relatos cortos con premios obtenidos por “El país de la lencería”, “Los nombres de Juana”, “Et in Arcadia ego”, “De una prenda íntima hallada en el patio de un convento” o en la colección de relatos  “De la duración del amor”.

orihuel - makma

Rafael Orihuel – Autor del libro “El surco es el alma del vinilo”

Este nuevo libro fue presentado por primera vez el pasado 30 de enero en “El galliner de L’Antiquari” de Tarragona y es el próximo 20 de Febrero la fecha escogida para mostrarse en la Comunidad Valenciana. Y qué mejor lugar para ello que ese entrañable y estupendísimo lugar llamado For Amur, en pleno corazón de Denia (Alicante).

foto interior for amur . makma

Fotografía interior For amur – Denia – Lugar de presentación.

La recomendable obra que nos ocupa es una colección de relatos relacionados con el mundo de la música, algo así como un particular tributo al entorno de ese mundillo y que a través de sus personajes hace especial hincapié en lo que rodea a ese objeto de culto que es el vinilo discográfico.

Portada "El surco es el alma del vinilo" de Rafael Orihuel.

Portada “El surco es el alma del vinilo” de Rafael Orihuel.

Los Kinks, Beatles, Dylan, Easybeats, Pink Floyd, Jefferson Starship, David Bowie, Rolling Stones, Beach Boys, Neutral Milk Hotel, Velvet Underground,… son algunos motivos de esta obra para sentirse atraídos, al menos, todos aquellos que somos perpetuamente amantes del mundo del rock. Se halla disponible tanto en librerías tradicionales como también la versión E-book (formato epub) en las principales librerías on-line. Véanse los siguientes enlaces de Amazon, Casa del Libro o El Corte Inglés.

JJ Mestre

Martin Newell y el retorno al mundo bohemio

Martin Newell y el retorno al mundo bohemio

En pleno fragor veraniego, cuando el calor del umbral de agosto golpeaba con mayor crudeza e inclemencia, se despachaba bien a gustito my dear Lord del Cierzo apuntándome material novedoso, sospechando que podía ser de mi interés a fin de, en cierto modo, combatir el bochorno reinante.

martin newell

No iba mal encaminado en sus sugerencias con el regreso de Martin Newell al candelero. A la primera de cambio no tuve dudas, parece mentira pero otra vez, en esta ocasión con más de 60 tacos a sus espaldas, el trovador salvaje de Wivenhoe, una de las instituciones musicales más desconocidas y apreciadas como artista británico de culto, ha demostrado otra vez más cómo se puede sonar moderno y fresco, a mucha distancia de lo que hacen en la actualidad bastantes propuestas de las nuevas generaciones y de las que por supuesto omitiré nombres. Eso sí, no está de más decir que más de uno se podría mirar al espejo mientras suena “Return to bohemia”, el nuevo trabajo, el regreso del incombustible Mr.Newell al mando de sus CLEANERS FROM VENUS, otra de las numerosas e interesantes bandas semi-ocultas de finales de los ochenta. Asimismo apuesto que algún que otro mozalbete aficionado a la música popular que ignora la trayectoria de estos “limpiadores de Venus” se echará las manos a la cabeza al escucharlos (tal cual he visto el caso en un estupendo chaval veinteañero con buenas dotes de intrépido explorador) cual si hubiese descubierto el tarro de las esencias más vanguardistas o cual si se tratase de un nuevo y excitante indie-pop que se está gestando. Claro, todo sea dicho, si ven el careto del Sr.Newell, curtido en mil batallas y con bastantes problemillas de salud en los últimos años, es también probable que alguno diga de ir a otra cosa, mariposa.

Insisto, “Return to bohemia” suena actual, genuino y lozano como pocos, incluso en ocasiones me recuerdan a los inolvidables Dukes of Stratosphear, el proyecto psicodélico paralelo de XTC a mediados de los ochenta, o incluso a Elvis Costello. Ojo, no digo ni mucho menos que sea el mejor disco del año en curso para el que suscribe pero es un artefacto harto interesante donde el pop onírico juega un papel determinante y donde las guitarras se muestran impecables en unas melodías muy elaboradas. Incluso podría llegar a entender a aquel fan que lo ubique en el podium de esta añada. La única pega que le veo, muy subjetivamente hablando, es la falta de uniformidad en la segunda mitad del disco cuyos temas no están a la altura de los imbatibles seis primeros (salvando, claro está, esa maravilla posterior titulada “The king of the sixties”).

THE CLEANERS FROM VENUS - (2014) – Return to bohemia

Abre una explosiva y arrebatadora “Cling to me”, la mejor del disco a mi gusto en dura pugna con la ulterior “He’s goin’ out with Marilyn” (collons, qué temazo más chulo con ese pegadizo estribillo que induce a tararearlo una y otra vez). A continuación una balada que quita el hipo, “The days of May”, la cual posee una descomunal carga melancólica con esas notas de piano que le dan la puntilla en los instantes más adecuados.

“The Royal Bank of Love” podría definirse como una especie de himno a medio camino entre el glam-rock y el sixtie-pop onda Kinks. El acercamiento a la banda de los hermanos Davies se intensifica todavía más en dos temazos exquisitos de la talla de “Mrs. Gale and her new lover” o “A european girl” con el que llegamos al ecuador tras una primera parte sublime.

A partir del séptimo corte, “Welcome to Bohemia”, pierden a mi gusto y criterio ese brillante resplandor anterior y temas como “Time we talked”, “Imaginery seas”, “The band plays Delilah” o “I wanna stay in”, a medio camino entre Beatles y Beach Boys guardan demasiado las distancias con sus influencias. Sea como sea, alrededor de un 60% de este retorno al mundo bohemio es de sobresaliente, y eso es mucho, demasiado en estos tiempos. Giles Smith y su odisea pop en forma de libro (“Lost in music”) debe continuar agradecido al viejo lobo, el Sr.Newell. Ah, y los suficientes de nosotros también porque nos atraen los malditos perdedores.

JJ Mestre

http://woody-jagger.blogspot.com/

Jersey Boys, el musical de Clint Eastwood

Jersey Boys, el musical de Clint Eastwood

Me rindo ante la evidencia una vez más. La grandeza de Clint Eastwood va más allá de lo que dudo mucho que alguien hubiera imaginado en sus inicios. Y no me refiero a los tiempos de “Por un puñado de dólares”“La muerte tenía un precio“ o “El bueno, el feo y el malo” sino más bien al período entre “Escalofrío en la noche” y “Bronco Billy” como director. Su versatilidad, mutabilidad o como se le quiere catalogar dentro de su trayectoria es uno de los muchos factores para admirar profundamente su faceta detrás de la cámara con un volumen de cintas de prestigio a la altura de unos pocos elegidos.

Ahora, con casi 85 tacos a sus espaldas, se dice pronto, ha engendrado otra interesante peli, Jersey Boys, esta vez con una propuesta arriesgada, la de un musical con tintes biográficos y dramáticos, en otra dirección a la línea que marcó con el biopic de Charlie Parker en 1988 titulado “Bird” o con el episodio de “Piano blues” en el documental de 2003.

jersey boys 1

El modo vehemente en que se apodera Clint Eastwood de la típica historia musical basada en el ascenso, fama y decadencia, en este caso de Frankie Valli y su banda The Four Seasonsy de qué forma adapta al cine un exitoso musical de Broadway podría ser digno de análisis pormenorizado. A tanto no llegaremos, apuesto que más de un especializado sabrá hacerlo con detenimiento y pulcritud. Lo que sí creo que se puede destacar sin profundizar en exceso es cómo demuestra su pasión por la música, transmitiendo emoción en ese sentido a la concurrencia de turno, retratando una época con fidelidad y conocimiento de causa (no en vano el director californiano ya contaba con más de treinta años cuando Sherry se convirtió en el primer gran éxito de los de Nueva Jersey). Me atrevería a decir incluso que Clint homenajea un período muy importante de su vida, valga como ejemplo cuando en una secuencia aparece su imagen en un western televisivo.

A título particular me parece un gran acierto haber mantenido a John Lloyd Young, adaptando su papel teatral de Frankie Valli al cine. Por supuesto mención especial sobre cómo este actor borda el falsete del legendario artista al mando de una banda caracterizada por las armonías vocales y preludio de otras que serían más populares poco tiempo después como los Beach Boys o los Beatles. Por otra parte, la fórmula de que los actores hablen a la cámara no es nueva pero en el entorno argumental aparenta innovadora. Otro tino importante es la aparición de Christopher Walken como amigo mafioso de la banda con nombre de bolera, un secundario de lujo, menudo crack, se sale en cada una de sus apariciones.

jersey boys 4

Esa recta final tras el trágico suceso de Francine, la hija de Frankie Valli que muere por sobredosis, y cómo recupera el éxito perdido interpretando Can’t take my eyes off you son algunas escenas que transmiten emoción aunque a esas alturas el film ya ha perdido el poder seductor inicial para convertirse en una película biográfica más convencional. A ellas incluso añadiría algunas finales que pudieran ser cargantes como las de los componentes que cuentan visiones o retazos de su vida a la cámara a modo de despedida o ese colofón festivo-musical a modo de consumación teatral.

En definitiva, apuesto que este biopic, excesivamente largo a mi gusto y que a mi juicio dista de los mejores films de Eastwood, recibirá críticas negativas desde las posiciones más puristas, pero tiene bastantes detalles para ser alabado por cualquier revivalista o admirador de la música que se gestó a finales de los cincuenta y a principios de los sesenta así como por buena parte de amantes de la música popular en cualquier vertiente o estilo. Eso sin contar con aficionados cinéfilos tanto desde la perspectiva más especializada como desde la más comercial y popular. Y todo ello con un musical. ¿Qué más se puede pedir entonces? A los que haya unido Clint Eastwood que no los separe el hombre.

JJ Mestre

woody-jagger.blogspot.com.es