El hombre que ríe

‘El hombre que ríe’ de Iñigo Royo
ARTIUM, Sala Este Baja
C/ Francia, 24, Victoria-Gasteiz
Hasta el 16 de octubre de 2016

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, presenta ‘El hombre que ríe’, una exposición de Iñigo Royo sobre «el barullo idiota que formamos viviendo juntos» y «la risa amarga que asoma (…) ante la contemplación del espectáculo». La muestra reúne instalaciones, vídeos, fotografías y una pieza sonora, contiene referencias literarias habituales en Royo, y establece una mirada irónica y escéptica sobre muchos aspectos de la realidad cotidiana, desde la política hasta las nuevas tecnologías. La exposición es una producción de Artium y cuenta con un catálogo con textos del artista, de Santiago Eraso y del escritor José Luis Arántegui. Su inauguración se completa con una conferencia previa de Iñigo Royo, mientras que en otoño tendrá lugar un ciclo de cine.

El dramaturgo, novelista y poeta irlandés Samuel Beckett se encuentra en el origen de ‘El hombre que ríe’. En su recuerdo, Iñigo Royo ha encontrado dos palabras, barullo y risa, a partir de las cuales ha construido un relato, una forma de explicar el mundo desde «el humor y el caos». Trece obras –instalaciones, fotografías, vídeos y una pieza sonora- se ordenan en la Sala Este Baja y en el exterior de Artium, ofreciendo además una muestra de los trabajos de Royo desde 2009 hasta el presente.

Iñigo Royo reclama la atención del visitante en su entrada al Museo con ‘Advertencia’, una acción sobre la fachada principal de Artium, en la que ha rotulado en grandes caracteres «aquí no caben ni fantasías ni ocurrencias». El mismo aviso se repetirá después, ya en la Sala Este Baja, en una instalación fotográfica con el mismo título, en cuyas imágenes se reconocen distintos edificios públicos con el mismo lema rotulado en sus muros.

Pero antes de acceder a la galería, justo ante su puerta, el visitante aún podrá esbozar una primera sonrisa con ‘Unión Europea. Manual de autoayuda’. El artista ha tomado el programa electoral de un partido en las últimas elecciones europeas y ha reordenado y grabado las palabras en función del número de veces que aparecen en el texto.’El hombre que ríe’, la obra que da título a la exposición, se despliega en 10 monitores nada más traspasar la puerta: el artista utiliza el detector de sonrisas de algunas cámaras fotográficas avanzadas dejando que el instrumento decida qué es risa y que no. A su lado ‘Hello Barbie’, una pieza en la que la muñeca –un modelo teóricamente capacitado para responder a lo que se le dice- recibe mil insultos del idioma castellano.

El hombre que ríe. Imagen cortesía Artium.

El hombre que ríe. Imagen cortesía Artium.

De Buñuel a Buñuel
El perímetro del espacio central de la exposición está recorrido por ‘Babel’, en la que escribe el resultado de la traducción sucesiva de un texto de Buñuel a través de los noventa idiomas del intérprete automático de Google, para regresar finalmente al castellano; la frase final, como cabe esperar, no tienen nada que ver con la original. En este mismo espacio, ‘Advertencia’ retoma en más de 50 fotos la idea plasmada en la fachada del Museo.

‘Tribulaciones y mudanzas’ es una serie de siete fotografías que reproduce siete figuras de papel –una pajarita, un barco, un avión…- realizadas con las portadas de los periódicos del 21 de octubre de 2011, con la noticia del abandono de la violencia por parte de ETA. A su lado, ‘Esperpento’ es una instalación fotográfica en la que sesenta imágenes de Google Earth y fragmentos de diálogos de ‘Luces de Bohemia’, de Valle-Inclán, conforman un particular mapa de España. En el centro de este espacio, ‘Ab-alio’, proyecto videográfico basada en los conocidos ‘Listados’ de Ignasi Aballí y que, en sus múltiples vídeos, ofrece “un variado y tragicómico abanico de asuntos relacionados con la vida cotidiana”.

La muestra se cierra con tres obras finales: ‘Benditos tímidos’, una serie de fotografías a partir de álbumes familiares en los que se destaca a los «maravillosos tímidos, que no querían perpetuar su imagen, convencidos de que es preferible pasar sin dejar rastro»; ‘Diálogos con Luciano’, el canario que tuvo durante un tiempo y que un día dejó de cantar; y ‘Quid pro quo’, cortometraje en el que un lector pone al día de las noticias de prensa a Luis Buñuel en un monte cercano a Calanda, donde fueron esparcidas sus cenizas.

Fotógrafo, profesor de fotografía, foto-reportero, guionista y director de cortometrajes, artista, Iñigo Royo (Donostia-San Sebastián, 1962) es, por formación, licenciado en psicología. Desde que en 1988 recibiera el premio Jóvenes fotógrafos del Ministerio de Cultura, ha participado en innumerables exposiciones colectivas en ciudades como Madrid, Barcelona, Vigo, Bilbao, Vitoria-Gasteiz, Donostia- San Sebastián, Berlín o Nueva York. Su obra forma parte de las colecciones de la Fundación La Caixa, Museo Reina Sofía, CGAC, Banco de España y Ordóñez-Falcón y otros fondos privados, entre otras.

Jimmy Glass se da un baño de saxos

IV Festival Internacional de Jazz Contemporáneo
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Del 21 de octubre al 21 de noviembre

No están todos, pero sí un ramillete de los mejores. Jimmy Glass celebra su IV Festival Internacional de Jazz Contemporáneo reuniendo nada menos que a Lou Donaldson, Kenny Garrett y Mark Turner, saxofonistas de postín, encabezando un amplio reparto. Y por si fuera poco, estrena la producción propia ‘Electric Bath’, mítico disco de Don Ellis, a cargo de una formación de 13 músicos valencianos dirigida por el también saxofonista Perico Sambeat. Todo ello en 30 selectos días, los que van del 21 de octubre al 21 de noviembre.

Mark Turner, fotografiado por Paolo Soriano. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Mark Turner, fotografiado por Paolo Soriano. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Kenny Garrett acaba de pasar hace unos meses por Bilbao, Logroño, Barcelona, Santiago y Madrid, dejando estela de su briosa manera de interpretar el jazz. Que recale en Valencia (lunes 10 de noviembre), de la mano de Jimmy Glass, supone la oportunidad de sumarse a las miles de personas que han disfrutado con los temas de su último trabajo ‘Pushing the world away’, donde no sólo sigue recordando a su admirado Miles Davis, sino que se nutre de sonidos latinos por influencia de Chucho Valdés y Chick Corea.

Mark Turner es otra de las figuras estelares que actuará en el IV Festival Internacional del Jimmy Glass. Lo hará un día después de Garrett, al frente de un cuarteto que cuenta a su vez con la sobresaliente trompeta de Avishai Cohen. Y qué decir del octogenario Lou Donaldson, que a sus 88 años sigue brillando en el firmamento de los saxos internacionales. Su actuación del 3 de noviembre no tiene desperdicio, con un cuarteto formado por Randy Johnston, Akiko Tsuruga y Fukushi Tainaka.

El saxofonista Kenny Garrett. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista Kenny Garrett. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Pero habrá más saxos de relumbrón. Uri Gurvich (30 de octubre) presentará ‘Babel’. Jerome Sabbagh (28) hará lo propio con su último trabajo ‘The Turn’, y Adam Waldmann (23) con ‘Everything we hold’ al frente de Kairos Quartet. Pero como no sólo de saxos vive el festival de Jimmy Glass, también habrá oportunidad de escuchar al batería Dan Weiss en trío, al contrabajo Pablo Martín Caminero, que presenta ‘Ofni’, y el ‘Canadá Day’ que encabeza el batería Harris Eisenstadt.

Ahora bien, el auténtico baño, éste ya no de saxos, sino eléctrico, se lo dará Jimmy Glass un día antes de cerrar el festival, allá por el 20 de noviembre. Si el pasado año una formación de diez músicos valencianos encabezada por el también saxofonista Perico Sambeat se atrevió con Charles Mingus y su inenarrable ‘The Black Saint and The Sinner Lady’, en esta ocasión será otra ensemble aún mayor (13 músicos) quien se sumerja en el ‘Electric Bath’ de Don Ellis, de nuevo a cargo de Sambeat.

El saxofonista Lou Donaldson. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista Lou Donaldson. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Debieron pensar que, ya puestos, dada la dificultad de aquella inigualable grabación, bien merecía la pena insistir en la complejidad, atreviéndose con otra joya del jazz más singular. ‘Electric Bath’ es un disco que entonces se salió de los cauces convencionales y que ahora no deja de sonar extraño. A William Friedkin, director de cine, le encantó, hasta el punto de encargarle a Ellis la banda sonora de su famosa ‘French Connection’, a la cual siguieron otras partituras para otras películas.

De esta forma, Jimmy Glass sigue con su apuesta de rescatar “momentos especiales de la historia del jazz”, en palabras de Chevi Martínez, responsable del club valenciano, que en este caso se centra en la obra cumbre de Don Ellis, “uno de los grandes innovadores en la fusión del jazz progresivo de los 60”. El festival se completa con la sección Off, de carácter gratuito, con las actuaciones de Jerez Texas Trío, el ‘Jazzuela’ de Francisco Blanco Latino, FM Trío, Víctor Jiménez Quintet y una jam session de clausura.

El saxofonista Kenny Garrett. Cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista Kenny Garrett. Cortesía de Jimmy Glass.

Salva Torres