Los caballos de Dios clausurará Cinema Jove

30 Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 19 al 27 de junio
Los caballos de Dios, de Nabil Ayouch
Película de clausura
Viernes 27 de junio, 2015

La película Los caballos de Dios (Marruecos, 2012), premiada en varios festivales internacionales como el de Rotterdam, Seatle, Bélgica o Cannes, y galardonada con la Espiga de Oro a Mejor Película en la Seminci de Valladolid en 2012, es la elegida para clausurar la 30 Edición del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove, organizado por CulturArts. El film, inspirado en los ataques terroristas que tuvieron lugar en mayo del 2003 en Casablanca, traza la historia de dos hermanos desde su tierna infancia hasta su madurez y aborda los mecanismos del fundamentalismo islámico.

Fotograma de 'Los caballos de Dios', de Nabil Ayouch. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Los caballos de Dios’, de Nabil Ayouch. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Tres años ha tardado el film dirigido por el francés con ascendecia marroquí Nabil Ayouch en llegar a nuestras pantallas (se estrenará en cines el 3 de julio), pero los asistentes a la Gala de Clausura de Cinema Jove podrán verla una semana antes de su estreno en nuestro país en salas comerciales. Una oportunidad única para disfrutar de una de las películas más impactantes.

Yachine tiene diez años y vive con su familia en Sidi Moumen, un poblado de chabolas de Casablanca. Su madre, Yemma, hace lo que puede por sacar adelante a la familia. Su padre se encuentra en un estado depresivo y de sus tres hermanos uno está en el ejército, otro es prácticamente autista y el tercero, que tiene trece años y se llama Hamid, es el cabecilla del barrio y el protector de Yachine.

Fotograma de 'Los caballos de Dios', de Nabil Ayouch. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Los caballos de Dios’, de Nabil Ayouch. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Cuando Hamid es encarcelado, Yachine se ocupa de varios trabajillos que le ayudan a escapar del marasmo provocado por la violencia, la miseria y la drogadicción que la rodean. Cuando Hamid sale de la cárcel se ha convertido en un islamista radical y convence a Yachine y a sus amigos para que se unan a sus ‘hermanos’.

El líder espiritual del grupo, el imán Abou Zoubeir, se encarga de dirigir el prolongado entrenamiento físico y mental de los muchachos, antes de anunciarles que han sido elegidos para convertirse en mártires. Interpretación libre de los atentados terroristas que tuvieron lugar el 16 de mayo de 2003 en Casablanca.

Fotograma de 'Los caballos de Dios'.

Fotograma de ‘Los caballos de Dios’, de Nabil Ayouch. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Perifèries o el autismo en el arte

El pequeño gesto. Periféries. 

Rafael Tormo i Cuenca, Miguel Ángel Martínez, Sara Losada

Galería Rosa Santos

C/ Bosseria, 21. Valencia

Hasta el 5 de julio

Pensar que el mundo está hecho a nuestra medida, que es en sí mismo razonable, termina siendo fuente de numerosas crispaciones. Nos obcecamos en someterlo todo a los dictados de la razón, cuando hay cosas que escapan a su estricta comprensión. Por ejemplo, el autismo. Resulta imposible hacerse cargo de él atendiendo a parámetros exclusivamente objetivos, que sin duda los hay, pero son insuficientes. Para salir de la cárcel del autismo, en la que el niño ingresó por tempranos desajustes familiares, hacen falta algo más que encorsetadas razones. Para alcanzar la subjetividad dañada se requieren vías alejadas de ese camino unidireccional trazado por las ciencias de la conducta.

Que es lo que hace el proyecto Perifèries, promovido por Rafael Tormo i Cuenca, esta vez en compañía de Miguel Ángel Martínez y Sara Losada, en lo que resulta ser el colectivo labalsa13. Perifèries nació en 2007 con esa intención: la de abrir caminos al pensamiento excesivamente trillado, teledirigido, cerrado. De ahí las tres máximas que Tormo enuncia de la siguiente manera: “Intentar pensar desde lo que tenemos en común, generar una comunidad de afectos, y mantener una conciencia crítica”. Por eso esta vez se adentran en el complejo universo del autismo, teniendo como lema Conocer el conocer y aprendizaje múltiple.

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Galería Rosa Santos

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Galería Rosa Santos

PEQUEÑOS GESTOS

La galería Rosa Santos da el pistoletazo de salida a este nuevo proyecto. Una serie de videos nos hacen ver el espíritu de Perifèries. Todos ellos creados a partir de las ideas del educador, escritor y cineasta francés Fernand Deligny (1913-1996). En la última planta están los cortometrajes de animación dirigidos por Jacques Lin, Pipache y la expedición a las Rocosas, y Los fósiles tienen una dura vida. En la inmediatamente inferior, el video titulado El pequeño gesto creado por jóvenes autistas, a los que Deligny se limitó a guiar en su dislocado trayecto. Se trataba de recrear, explica Tormo, el medio de vida de esos muchachos, “de acuerdo a sus modos de percepción”.

Y para recrearlo, esos “pequeños gestos” se van proyectando sobre tres pantallas con sábanas, colchones y escaleras dispuestos de manera informal. Un espacio desaliñado, abrupto, y en el que las imágenes van perfilando, fragmentariamente, la propia percepción de los jóvenes autistas, más allá del lenguaje bien articulado y de la mirada centrada. Por eso la comunidad de acogida establecida por Deligny se organizó de forma que pudiera acompañar la subjetividad fuera de lugar de esos improvisados artistas. Más que interferir en sus decisiones, se trataba de promoverlas mediante la práctica artística.

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Rosa Santos

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Rosa Santos

PATOLOGÍAS ESCONDIDAS

“Deligny lo que hace es simplemente estar ahí”. Y mostrarlo. Porque Rafa Tormo tiene muy claro que este tipo de patologías “se aíslan para que la sociedad no las vea, y Deligny toma posicionamiento para que esa gente, en un entorno natural, fuera de lo cultural de la ciudad, pueda recuperar lo más básico”. Y lo más básico pasa por reclamar una voz a veces incomprensible y otras insistente en su proceder experimental. “Les ves quejándose, enfadados porque no logran atarse los zapatos, pero intentándolo una y otra vez”, actitud que Tormo define como de “tránsito constante”. Porque lo interesante “no es tanto la investigación, como la praxis”. Autismo en compañía del arte, ése que Deligny promueve para alcanzar cierta subjetividad bloqueada en los caminos de acceso tradicionales.

Lo que El pequeño gesto, fragmentado en tres partes, nos revela aparece también ilustrado en tres hojas con elocuentes encabezados: ¿De quién son las palabras?, Hartos de ser comprendidos, y Laberinto versus transparencia. De manera que “no sólo nos vemos reflejados en esos pequeños autistas, sino extrapolados a la crisis social que padecemos”, destaca Tormo. Crisis de palabras, de gastadas razones, de laberínticas salidas. “Cuantas más palabras, imágenes y conexiones hay, se producen menos afectos y consideraciones hacia el otro”.

Con el fin de “darle normalidad” a esas conductas, ejemplificadas en el “niño de 25 años” Yves Guignard, el arte ofrece su compañía de la mano del propio Fernand Deligny, de la galería Rosa Santos y de Perifèries, proyecto nacido para estimular esas otras razones que la razón desconoce. “Si Franco Berdi está en lo cierto cuando afirma que un autismo contemporáneo de baja intensidad afecta cada vez más a nuestras formas de relación y comunicación con el otro, en la suma de nuestras errancias quizás podamos ver otra cosa”, subraya Rafa Tormo. La crisis alumbrando caminos nuevos. Quién sabe.  

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Galería Rosa Santos

Periféries. El pequeño gesto, Fernand Deligny. Galería Rosa Santos

Salva Torres