Ribaviva, blues, soul y gastronomía en familia

Festival Ribaviva
Domingo 21 de mayo
L’Hort de Manus (frente al Campo de Fútbol de L’Alculdia -Valencia-)
Actuaciones: la Banda de música y Xeranga Truc, Betty Fish and the Sharks, Lulú y los Tigretones, y Dazzling Road.
Entradas 15 € para adultos y 8 € para menores.
+info: http://www.ribaviva.org/

a2785868108_10

Lulu y los Tigretones

Llegan los calores del verano y el actual estado español se atiborra de festivales y macrofestivales donde se podría decir eso de “el que mucho abarca poco aprieta”. Poca, muy poca oferta de interesantes propuestas festivaleras que muestren una cara más familiar, con calidad y buen gusto. Una de esas excepciones es la organizada por L’Ajuntament de L’Alcúdia i RibaViva, y donde colaboran La Casa Cantonera, El ball de San Vito, No Sé Viure Sense Rock i Ajuntaments de Algemesí i Alzira.

En la provincia de Valencia, y más concretamente en la comarca de La Ribera, ha nacido este atractivo y diferente proyecto, enfocado a público de todas las edades, donde se podrá disfrutar de variadas disciplinas culturales con buen ambiente, buena música y buena comida, todo ello, tal y como nos cuentan sus organizadores “bajo criterios de consumo responsable, de uso de productos autóctonos y minimización de residuos, con la gastronomía y la cultura de proximidad como principales protagonistas”, siguiendo como modelo similar el festival Fairport Cropedy Convention que desde 1976 se celebra en la pequeña localidad inglesa de Cropedy con el grupo institución del folk-rock inglés Fairport Convention como huéspedes anuales del evento desde su creación.

16603039_753457381497523_8796853627075130979_n

Betty Fish & The Sharks

A partir de las 9 horas de la mañana comenzará con un almuerzo típico valenciano de escalivada, pan, queso y tomate mientras la banda de Música i Xeranga Truc amenizará para los más pequeños. A partir de las 11 talleres y actividades más la actuación de Betty Fish & The Sharks.

El horario de vermut con Lulú y los Tigretones antes de un buen arroçet y pizza para los más pequeños a cargo de Faca de Carcaixent.

dazzling road

Dazzling Road

El final de fiesta, a partir de las 17 horas, con Dazzling Road, tendrá música negra, mucho blues, rhythm&blues, soul de Aretha Franklin, Etta James, Ray Charles, Muddy Waters,…

18342364_173818699811126_431815454205611941_n

Todo un lujo. La cosa pinta tan bien que se puede decir que estamos ante un evento altamente recomendable, con aforo limitado, solamente para 200 privilegiados.

Juanjo Mestre.

Aretha vive: 50 años del álbum de la igualdad y del amor

Aretha Franklin
Álbum: I never loved a man the way i love you
Publicación: 10 de marzo de 1967
Atlantic Records
50 aniversario

aretha-franklin-makma-0

Nombres como Little Richard, Chuck Berry, Bo Diddley, Muddy Waters, Sam Cooke, Nina Simone,… fueron pioneros y pusieron sólidos cimientos musicales, pero no sería hasta mediados de los 60 con el excepcional éxito de Otis Redding y de Aretha Franklin cuando la rítmica y melódica América negra comenzó a ser mayormente reconocida y admirada. No en vano Otis desbancaría como mejor cantante en algunos medios de 1967 al mismísimo Elvis Presley.

Hoy, 10 de Marzo del 2017, se cumplen 50 años desde que se publicara uno de los discos más importantes de la historia, de esos que, en primer lugar, enorgullecen al sexo femenino y, seguidamente, a todo el resto de seres humanos que profundicen y valoren como merece una obra que destila tanto sentimiento, tanta pasión y tanta emoción.

aretha-franklin-I-never-loved-a-man-the-way-i-love-you-1

El fichaje de “la dama del soul” por Atlantic Records resultaría decisivo y, a grosso modo, podría decirse que el álbum “I never loved a man the way i love you” puso su granito de arena para consolidar derechos en ámbitos sociales, políticos o culturales.

aretha-franklin-I-never-loved-a-man-the-way-i-love-you-single

Aretha, la gran Aretha, entre soul, rhythm&blues y gospel, daba el salto a la gran popularidad en aquel 1967 hasta encaramarse a lo más alto de las listas de éxitos internacionales, primero gracias al single con la canción que daba título al álbum, y después con “Respect”, versión del tema que Otis Redding incluyó un año antes en su extraordinario “Otis blue, Otis Redding sings soul”. En boca de la diosa de Memphis se convertiría en uno de los más rotundos himnos sobre la igualdad racial y de género. Se dice, se cuenta, que el poderío y la intensidad en la interpretación de la misma fue debido a los problemas de maltrato y vejaciones que sufrió en su primer matrimonio con Ted White, quien también fue su manager en esa época.

aretha-franklin-respect-single-1

En la cara b del mencionado single una impresionante balada como “Dr. Feelgood (Love is a serious business)”, capaz de curar males y dolores, secundaría la culminación apoteósica del renombre mundial que, a partir de ese instante, iba a cosechar la que poco tiempo después sería conocida como “reina del soul”.

aretha-franklin-respect-single-2

Más cosas de este álbum. Decir que es sensacional la lacrimógena versión de “Drown in my own tears” (original de Lula Reed con Sonny Thompson en 1952 aunque popularizada por Ray Charles en el 56) resulta tan obvio como manifestar que canciones como “I never loved a man the way i love you”, “Don’t let me lose this dream” o “Baby baby baby” son tres declaraciones de amor que podrían romper algún infranqueable corazón.

Y más material suculento. Para quien quiera escuchar la voz del alma, para quien quiera liberarse y volar, solamente tiene que mecerse con “Soul serenade”, extraordinaria adaptación del tema original instrumental de King Curtis, el mítico saxofonista americano de soul-jazz.

R-931788-1485266369-9627.jpeg

En estos tiempos actuales, en los que surgen tantos movimientos contra la violencia machista o contra las persistentes desigualdades que sufren las mujeres, es cuando aumenta, si cabe más, el verdadero sentido de escuchar a toda una dama, toda una señora, toda una diva, entonando por ejemplo “Good times” de Sam Cooke, del que se dice que estaba tan enamorada y con el que mantuvo una esporádica relación. Otra muestra de la pasión que sentía por su ídolo es la soberbia interpretación de “A change is gonna come”.

Por supuesto no nos olvidamos de algunos versos de la fabulosa “Do right woman, do right man”. Porque ella es un ser humano, ella no es un juguete y tiene los mismos derechos que un hombre.

75342

Queda “Save me”, claro, palabras mayores, la gran súplica de amor, quizás mi canción favorita de la diva, con múltiples y recomendables versiones. A destacar las de Nina Simone, la del grupo australiano The Saints, la del ilustre Peter Zaremba con Love Delegation (el proyecto paralelo que tuvo junto a los Fleshtones), la exquisita rareza del grupo barcelonés de culto ochentero Pantano Boas,…

En poco más de un año llegarían tres estupendísimos consecutivos álbumes como “Aretha arrives”, “Lady soul” y “Aretha now”. Es posible que este último sea mi disco femenino favorito de todos los tiempos aunque, en un intento de ser lo más objetivo posible, considero que tiene mayor importancia y trascendencia el que nos ocupa.

R-931788-1485266373-2913.jpeg

Hay que destacarlo con negrita, con mayúscula y subrayado si es preciso. LA INFLUENCIA DE ARETHA y, muy concretamente la de este álbum, va mucho más allá de ese estilo llamado soul. Su influjo está en cada tenaz y emprendedora mujer que ha querido abrirse paso en el mundillo musical y, muy especialmente sobre todo, en aquellas que han obtenido éxito ofreciendo calidad tanto en el soul como en el rock, el pop,…

Siempre, siempre, siempre, estaremos en deuda con ella. Grandeza absoluta por los siglos de los siglos. Por respeto y por mucho más. Aretha vive!!!

Juanjo Mestre

* Este artículo ha sido publicado también en el Fanzine Espacio Woody/Jagger

No sé qué pasa que lo veo todo negro

Black is Back, de Luis Rivera
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta finales de julio de 2016

La versión al castellano que muchos grupos han hecho del ‘Paint it black’ de The Rolling Stones, ahora que se cumplen 50 años de su grabación, comienza así: “No sé qué pasa que lo veo todo negro”. Entonces sabíamos que se debía al racismo y la ausencia de ciertos derechos civiles por los que Rosa Parks, una década antes, luchó negándose a ceder su asiento a un blanco en un autobús. ¿Hay razones ahora para verlo todo negro? Sí, pero desde otro punto de vista: el que muestra Luis Rivera en la galería Alba Cabrera mediante la exposición Black is back.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

“El machismo y el racismo son dos grandes atrocidades”, exclama Rivera. Y a lomos de esas dos grandes lacras va dando rienda suelta a su imaginación en forma de siluetas, figurativas y abstractas. Siluetas que parecen devolver la vida, a partir de sombras y viceversa, a quienes hicieron del jazz un enorme acto creativo y reivindicativo por su discriminado color. El propio Rivera lo subraya al pie del retrato de James Brown, cuando este canta orgulloso: “Say it loud, I’m black I’m proud” (Dílo alto, soy negro y estoy orgulloso).

Y orgulloso exhibe Luis Rivera el centenar de piezas, 22 más grandes y móviles, 80 pequeñas y 11 compuestas, que conforman su Black is back visual y sonoro. Visual, porque mediante una aplicación de móvil con linterna saltan a la vista esas siluetas como prolongación de sombras ilustres: Billie Holiday, Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Miles Davis, Louis Armstrong, B.B. King, Ray Charles, Aretha Franklin o Jimi Hendrix. Y sonoro, porque mediante la aplicación de lector QR se puede escuchar la música incorporada en las piezas.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Black is Back, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Así es como Black is back convierte la galería Alba Cabrera en Nueva Orleans o Nueva York, para que Valencia destile autenticidad negra. “Juego a la abstracción desde la figuración y viceversa en un acto reivindicativo de la negritud”. Una negritud que Rivera rescata de su lectura peyorativa en torno a lo oscuro y negativo, para que resalten y brillen los astros del jazz. Desde el “grito de protesta” con el que arranca la exposición con Billie Holiday y su “saxo preferido” Lester Young, al puñetazo con el que cierran el recorrido Malcom X, Martin Luther King o Cassius Clay, del que Rivera recuerda su famoso “vuelo como una mariposa, pico como una abeja”.

“A mí en la facultad me decían que el negro es la ausencia de color. Bueno, pues yo aquí digo que el negro es color”. Dicho y hecho. A partir de numerosas sombras, Rivera ha ido dando forma a esos rostros del jazz, algunos fácilmente reconocibles y otros reducidos a unos cuantos trazos minimalistas.  “Se crea un lenguaje con el espectador que se contagia de la idea de descubrir quién es quién”. Todos esas siluetas poblando la sala como si de una jam session antológica se tratara. Mezcla de pintura, escultura, efectos de luz y sombras y evocaciones sonoras. “Es una proyección, un léxico que va más allá, creando incluso cierto espacio arquitectónico”.

Jimi Hendrix en 'Black is back', de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Jimi Hendrix en ‘Black is back’, de Luis Rivera. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Luis Rivera dice en el propio texto de la exposición que en la sala se pueden “escuchar canciones con sus teléfonos móviles, despertar sensaciones, descubrir recuerdos”. No es un ejercicio de nostalgia, sino la condensación de una vitalidad que el artista exhibe como muestra del poder energético que rezuma cierta memoria. “Es una reivindicación de la sombra”. Cómo desde el fondo inconsciente que el arte da forma, ese negro que está detrás, al que alude el título, puede transformarse en el blanco de la mirada. “Investigando sobre el negro, yo voy complicando el ojo”, que salta de una estructura a otra a modo de notas musicales de las primeras big bands a los sonidos más pop, pasando por el be bop, el rhythm and blues, el funk o el rock.

Por si cabía alguna duda, Luis Rivera explica que en Black is back  hay “música negra”, en un viaje que va “desde el origen del jazz con olor a algodón y libertad, hasta la rebeldía y el desafío, todo entre la luz, el color y las sombras, la expresividad, lo abstracto y lo figurativo”. Porque basta un ligero movimiento de la luz de la linterna del móvil para que Chuck Berry, Stevie Wonder, Bob Marley o la andrógina Grace Jones muden su expresión. Ahora ya se sabe por qué Luis Rivera lo ve todo negro.

Francisco Blanco Latino, de Sedajazz, con sus jóvenes músicos, interviniendo con motivo de la exposición 'Black is Back', de Luis Rivera. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Francisco Blanco Latino, de Sedajazz, con sus jóvenes músicos, interviniendo con motivo de la exposición ‘Black is Back’, de Luis Rivera. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Salva Torres

Erin Corine homenajea a Nina Simone

Erin Corine Quintet
Nina Simone: Protest Anthology
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Miércoles 22 de abril de 2015, a las 20.45h. 10€

La cantante y flautista de Chicago Erin Marisol Corine presenta este miércoles 22 de abril en el Jimmy Glass su particular homenaje a Nina Simone y su ‘Protest Anthology’ (2008), disco de la gran dama del jazz, soul y el rhythm & blues que recopila once temas en favor de los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos.

Erin Marisol Corine. Imagen cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

Erin Marisol Corine. Imagen cortesía de Jimmy Glass Jazz Bar.

Para el proyecto titulado ‘Neo Nina: Protest Anthology’, Erin Corine actúa al frente de un potente quinteto que completan el pianista Ricardo Curto, el guitarrista Manuel Hamerlinck, el contrabajista Ales Cesarini y el baterista Miquel Asensio.

Durante los 60, la cantante, pianista y compositora Nina Simone (EEUU, 1933-Francia, 2003), una de las voces más influyentes de entre esa década y los 80, se implicó en el movimiento por los derechos civiles y grabó algunas canciones de carácter político.

Portada del disco de Nina Simone 'Protest Anthology'.

Portada del disco de Nina Simone ‘Protest Anthology’.

El quinteto de Erin Corine recreará en directo los once temas del disco antológico y aportará sus propios arreglos de Strange Fruit (obra sobre los ahorcamientos de afroamericanos en los árboles de Abel Meeropol, grabada en 1939 por la gran Billie Holiday) y Gifted and Black (interpretado posteriormente por Aretha Franklin y Donny Hathaway), además de otros himnos como Revolution; Mississippi Goddamn; Old Jim Crow; Backlash Blues; Four Women; Nobody; I Wish I Knew How it Would Feel to be Free; Definition of an Artist; Why the King of Love is Dead y To be young.

La cantante Erin Corine ya ha protagonizado en anteriores ocasiones conciertos reivindicativos en el Jimmy Glass como ‘The Greats of the Great Migration’, un homenaje a los artistas afroamericanos que protagonizaron la gran migración en los Estados Unidos del siglo XX y que presentó en el III Festival de Jazz Contemporáneo del club, o ‘The Soul of the Sixties’.

Erin Marisol Corine. Fotografía de Josep Sogues por cortesía de Jimmy Glass.

Erin Marisol Corine. Fotografía de Josep Sogues por cortesía de Jimmy Glass.