Los comisariados del IVAM se daban a dedo

Informe provisional de control financiero realizado al IVAM
Intervención General de la Generalitat Valenciana
Ejercicios 2009 al 2014
Con fecha 21 de mayo de 2015

Pudiera parecer, una vez que el informe económico de Intervención de la Generalitat ha confirmado los usos y abusos del IVAM durante la dirección de Consuelo Císcar, que la publicación de sus tropelías son una forma de hacer leña del árbol caído. Y así sería si no fuera porque ese árbol, mantenido erguido con la connivencia y el silencio cómplice de muchos, ya fue objeto, pese a todo, de abundante leña por parte de un sector de la crítica en Valencia. De manera que la auditoría, revelada sin duda con toda la oportunidad del mundo, no deja de esclarecer los turbios asuntos que nadie antes se atrevió a filtrar. Allá cada cual con su conciencia.

Consuelo Císcar. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Consuelo Císcar. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Y bien, qué dice el informe, por seguir tirando de esa manta que a muchos sirvió de cobijo bajo el reinado de Consuelo Císcar: pues que la directora del IVAM, “en base a su criterio personal”, era la que decidía la contratación del comisario de cada exposición. Así, se ha comprobado, según recoge el informe, “que en los contratos de comisarios de importe igual o superior a 18.000 euros no se justifica el procedimiento y criterios de adjudicación del contrato y tampoco consta una justificación suficiente de exclusividad”.

Lo mismo ocurre con las publicaciones del IVAM, las cuales eran gestionadas bajo el criterio personal de Consuelo Císcar que, de nuevo, decidía las que se tenían que realizar (temática, tipo de publicación, tirada, etc.), “sin que conste ningún informe de los fines que se pretenden alcanzar con la publicación”. Entre ellas, se cita la revista Cuadernos del IVAM, de la que no consta “ningún control” por parte del Instituto “de la efectiva edición y distribución de las revistas contratadas”. Asimismo, se verifica “una discordancia entre el número de páginas contratadas y el producido en realidad que ha supuesto un sobrecoste para el IVAM estimado en 50.392,52 euros”.

Fachada del IVAM.

Fachada del IVAM durante la fiesta reivindicativa de nuevas prácticas en la dirección del museo valenciano.

Durante los ejercicios de 2009 y 2010, tampoco existió contrato en vigor para la edición de Cuadernos del IVAM y, sin embargo, en un periodo de 14 meses “se realizaron pagos a Norberto Martínez por importe de 39.529,52 euros por la corrección de textos para dicha revista”. Requerido el informe que detallara dichos trabajos de colaboración literaria, no se aportó, según señala la auditoría, “ningún dato adicional que relacione cada una de las facturas emitidas con el concreto trabajo realizado”.

El procedimiento para la compra de obras de arte se rige por la misma falta de transparencia. De hecho, el informe subraya cómo el IVAM “no dispone de un Plan de Adquisiciones…que responda a las necesidades del museo”. La mayoría se realiza “previo ofrecimiento de galeristas, herederos o de los propios artistas, con frecuencia aprovechando las exposiciones temporales en el IVAM”. Además, las propuestas se recibían a través de lo que Intervención denomina suavemente “las más diversas vías”: esto es, cartas, correos electrónicos o verbalmente.

Jornada reivindicativa frente al IVAM. Fotografía: Tania Castro.

Jornada reivindicativa frente al IVAM. Fotografía: Tania Castro.

El Consejo Rector creó en 2002 la Comisión de Adquisición de Obras de Arte (C.A.) precisamente con el fin de estudiar las posibles compras de piezas artísticas. Sin embargo, el informe revela que no existe constancia alguna de que todas las propuestas recibidas por el IVAM fueran sometidas a la citada Comisión. “Todas las propuestas de adquisición y sus precios parten de la Directora Gerente y, a su vez, éstas son informadas favorablemente por los restantes miembros en los términos propuestos”.

¿Qué términos? Al igual que Bartleby, en la novela de Herman Melville, zanjaba las órdenes de trabajo con el famoso “preferiría no hacerlo”, los criterios técnicos para adquirir una obra en el IVAM se reducían al siguiente que se repite en todas las actas, según destaca el informe: es una “oportunidad extraordinaria para enriquecer los importantes fondos del museo”.

José Miguel Cortés, ahora al frente el IVAM, a tenor de lo ocurrido y con vistas a evitar que el grado de corrupción sistematizado durante la dirección de Consuelo Císcar no siga gangrenando el Instituto, ya ha comunicado en las alegaciones al informe, que se presentará al próximo Consejo Rector “el correspondiente plan de adquisiciones” de obras de arte. “Del mismo modo, se ha puesto en marcha el nuevo procedimiento de adquisición donde el primer documento que constará será la oferta de venta registrada de entrada en el IVAM”, concluye el director.

Fachada del IVAM por su 25 cumpleaños.

Fachada del IVAM por su 25 cumpleaños.

Salva Torres

“La guerra del Cabanyal está ganada”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Pepa Dasí, Vicente Gallart, Lupe Frigols y Bia Santos, responsables de Cabanyal
Archivo Vivo, proyecto ganador del premio Europa Nostra 2013
Entrevistados por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

Han tenido que librar un sinfín de batallas. Un largo vía crucis de 18 años llevado con heroica entereza. Y aunque las muestras de que la lucha iba por buen camino han resultado copiosas, no ha sido hasta alcanzar el premio Europa Nostra, que recibieron de manos de la Reina Doña Sofía el pasado 17 de abril, cuando los responsables de Cabanyal Archivo Vivo, ahora sí, dan por cerrado el conflicto. “La guerra del Cabanyal está ganada”.

Vicente Gallart y Pepa Dasí, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Vicente Gallart y Pepa Dasí, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Lo dicen con gran satisfacción, no exenta de prudencia, Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, Vicente Gallart, vicepresidente, y Lupe Frigols y Bia Santos, coordinadoras del proyecto ganador elaborado por La Esfera Azul. Y no es para menos, teniendo en cuenta que detrás del premio está el Ministerio de Cultura, cuyo apoyo fue inestimable a la hora de alcanzarlo. Ministerio de Cultura cuyos responsables políticos contradicen de esta forma la percepción que del Cabanyal tienen sus homónimos valencianos, con la alcaldesa Rita Barberá a la cabeza.

Bia Santos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Bia Santos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

«Lo de Fabra es fuego amigo»

El telegrama de felicitación enviado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, va en esta misma dirección, siendo una señal más de que el plan urbanístico “obsesivo” de Rita Barberá por “arrasar” el barrio del Cabanyal “está echado a perder”. Y aunque “lo de Fabra es fuego amigo entre dos personas enfrentadas”, entienden que ese paso adelante del jefe del Consell (“nunca antes lo había hecho”) deja “en evidencia” la distancia que le separa de Barberá. “Está claro que Fabra prefiere estar de lado del Ministerio de Cultura, que es quien ha avalado nuestro proyecto en Europa Nostra”. Y Gallart, tras recibir una llamada, exclama: “¡Rita dice que el telegrama de Fabra ha sido fruto de una respuesta automática del ordenador!”.

Lupe Frigols, de frente, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Lupe Frigols, de frente, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Jamás han entendido la actitud de la alcaldesa de Valencia. “Fue desde el principio comprando voluntades y negándose al diálogo, a pesar de las 90.000 alegaciones que recogimos en tiempo record contra su plan urbanístico”. Y apostillan: “Nunca se dignó a sentarse y, con el tiempo, se ha convertido en una obsesión por su parte; se le ha ido de las manos”. A juicio de todos ellos, en la actitud empecinada de la alcaldesa “hay una parte de enfrentamiento personal; se ha visto en situaciones comprometidas a causa de nuestra resistencia cívica”.

Detalle de la revista objeto La más bella, con la frase del escritor José Luis Sampedro en un lápiz. Fotografía: Ana Pastor.

Detalle de la revista objeto La más bella, con la frase del escritor José Luis Sampedro inscrita en un lápiz. Fotografía: Ana Pastor.

«Rita no sabía con lo que se iba a encontrar»

El proyecto Cabanyal Archivo Vivo, con el que han logrado el respaldo unánime internacional tras ser uno de los 30 elegidos de los 300 presentados, les ha llevado año y medio de trabajo coordinado por más de 100 personas. Proyecto que abarca diversos aspectos, desde el pedagógico, relacionado con la educación acerca de la arquitectura modernista del barrio que podía desaparecer con el plan urbanístico, hasta la virtual en Internet, pasando por centenares de entrevistas (“memoria del patrimonio inmaterial, tan importante o más que el material”) y proyectos artísticos, como la singular revista objeto ‘La más bella’. “Ha sido una lucha a través de la cultura”, destacan orgullosos.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Una lucha llevada a cabo por la mayoría de vecinos de un barrio ejemplar (tal y como recoge el jurado en la justificación del premio) y que ellos cuatro ahora representan. “Se ha hecho todo desde el optimismo y la energía, nunca desde el victimismo”. Y se nota. “Rita no sabía con lo que se iba a encontrar”, resaltan a la hora de rememorar los comienzos de su resistencia contra lo que entienden un atropello urbanístico. “Que hay que conectar Valencia con el mar a través del Cabanyal, sí, pero no arrasándolo”. Y Gallart, arquitecto, recuerda que el objetivo del plan era “regenerar y revitalizar el barrio, nunca protegerlo, por mucho que apareciera en el título” del PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior).

Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

«Nadie va a salir de rositas: hay que prevaricación pura y dura»

Pensando ya en el día después, están preparando la elaboración de un documento de medidas, firmado por todos los partidos políticos de la oposición, en el que “se acuerde la retirada del plan, la concesión de las licencias de rehabilitación hasta ahora retenidas y pintar el barrio”. Y como tienen claro que “nadie va a salir de rositas”, están estudiando medidas contra lo que entienden es “prevaricación pura y dura, por no haber dado las oportunas licencias y permitido la degradación del barrio, y una arbitrariedad por parte de la Administración”.

Portada del proyecto Cabanyal Archivo Vivo, diseñado por Sento, ganador del premio Europa Nostra. Fotografía: Ana Pastor.

Portada del proyecto Cabanyal Archivo Vivo- dibujado por el artista e ilustrador Cento Yuste y diseñado por MacDiego-, ganador del premio Europa Nostra. Fotografía: Ana Pastor.

La “estrategia de tierra quemada” de Rita Barberá, sustentada en que si no había ampliación de la Avenida Blasco Ibáñez hasta el mar tampoco habría rehabilitación, la ha ido desmontando el peso de los acontecimientos. “Gracias a nuestra actitud pedagógica y a que la gente no es tonta, tanto tiempo, se ha ido erosionando esa posición intransigente de Rita”. “Ya nadie se cree lo que tantas veces ha dicho de que las máquinas entrarían esa semana para iniciar el derribo”, añaden.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Los “18 años de solidaridad vecinal” han contado con la participación desinteresada de personas ilustres, entre las que destacan al escritor desaparecido José Luis Sampedro y al arquitecto José María Ballester, miembro del jurado del premio Europa Nostra. Éste les llegó a decir, visiblemente emocionado, que no quería morir “hasta que el Cabanyal esté rehabilitado”. Lo mismo que afirmó Sampedro. Sólo que en el caso de Ballester está próximo a cumplirse.

De izquierda a derecha, Lupe Frigols, Vicente Gallart, Pepa Dasí y Bia Santos, en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

De izquierda a derecha, Lupe Frigols, Vicente Gallart, Pepa Dasí y Bia Santos, en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Salva Torres

Montijano, en venta la obra más cara del mundo

Usted no me puede comprar, de Marc Montijano
Hidden Gallery
www.hiddengallery.eu
Hasta el 1 de marzo

Sobre una pared blanca cuelga un lienzo de mediano formato, a sus pies un lecho de cuerdas y diez velas votivas rojas encendidas. El artista Marc Montijano ha construido un pequeño altar. Las velas, el pan de oro y unas letras bordadas en rojo en las que se puede leer el texto: «Usted no me puede comprar», nos transportan a un extraño universo. Pero varios papeles con los datos técnicos de la obra y su precio, nos sacan de ese ensueño. El artista nos deja bien claro que importa más el precio que la obra. Una vez más, estamos adorando al dinero.

‘Usted no me puede comprar’ es una instalación en la que el artista español posa su mirada sobre el mercado del arte, planteando una reflexión corrosiva y provocadora. Habla de la obra como producto, del materialismo que rige este mundo y de la manipulación del mercado artístico con fines especulativos.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Hidden Gallery por cortesía del autor.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Hidden Gallery por cortesía del autor.

Como ha indicado el propio Montijano, «con este proyecto abro una reflexión sobre los criterios que rigen el mundo del arte. Poniéndole a mi obra un precio desorbitado y totalmente prohibitivo incluso para la élite, 300.000.000€, cambio las reglas de juego. Estoy diciendo directamente a quienes manejan los hilos del arte que no la podrán tener. Me da igual lo poderoso, rico o influyente que seas, esta pieza está a la venta pero no está a tu alcance. No me puedes comprar, de ahí el título».

Este es un trabajo que aborda el tema del mercantilismo del arte y la pérdida de valores artísticos, culturales o sociales, para ganar significados exclusivamente económicos. Marc Montijano reivindica el arte como motor de cambio, en contraposición del arte como mera inversión, y el compromiso y la integridad profesional del artista por encima del negocio.

Montijano explica que se trata de «una crítica ácida a la banalización de la obra de arte, a la arbitrariedad y a la adoración exclusiva del valor económico. Hablo de la obra como producto y el artista reducido a una firma, como una marca más. Pero no es ninguna broma, esta pieza vale 300.000.000 millones de euros».

La obra fue presentada el 22 de febrero en una inauguración privada, para un número muy reducido de invitados, y permanecerá expuesta en Hidden Gallery, coincidiendo con la celebración de ARCO, del 25 de febrero al 1 de marzo. Reforzando el carácter exclusivo y elitista de este proyecto, la instalación sólo se podrá contemplar con invitación del autor.

Marc Montijano es un artista visual y performer, nacido en Vic (Barcelona) en 1978. Vive entre Barcelona y Málaga, donde tiene su estudio. Destacado representante de la nueva generación del arte de acción en España, su obra con un grandísimo peso conceptual, discurre por un camino totalmente aparte del resto de performers de su generación. La estética turbadora y el fuerte peso mediático de su trabajo, esconde un universo reflexivo y fecundo, con una gran base teórica y un fuerte trasfondo espiritual. Rechazando lo artificioso, reflexiona sobre distintos aspectos de la relación del ser humano y la sociedad actual, habla del hombre embrutecido y la necesidad de cambio.

La obra más cara del mundo, de Marc Montijano. Imagen cortesía del autor.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Imagen cortesía del autor.