El Circo sigue vivo

Manifiesto: Día Mundial del Circo
Sábado 16 de abril de 2016

«El circo es algo más que un simple espectáculo, es el recinto en el que el ser humano se ha medido siempre a sí mismo y en el que se ha encontrado con los retos imposibles que se ha propuesto superar; el espacio infinito para la imaginación y la búsqueda de la emoción; un lugar para el asombro y la exhibición de lo imposible, lo inexplicable». (Pepe Viyuela. Bestiario. Madrid. 2003)

Un año más, compañeros y compañeras, estamos de celebración. ¿Y qué festejamos, qué acontecimiento conmemoramos? Que, a pesar de todo, el Circo sigue vivo, continua latiendo desde sus entrañas y, como rizoma generoso y solidario, se extiende en red de manera horizontal, llegando a todos los espacios posibles y a todas las personas hambrientas de imaginación y fantasía, de sueños, de deseos de imposibles.

Hoy, como hace ya más de cinco mil años, se siguen levantando carpas, montando andamios en las calles y en las plazas, ocupando lugares insospechados, llenando espacios escénicos de todo tipo con múltiples lenguajes, y disciplinas que son el desafío a lo establecido, retando a la gravedad, al vacío, al equilibrio, a la sensatez y la racionalidad, a la solemnidad de lo serio, siendo un canto a la belleza del instante y el aquí y ahora, con el lema del más difícil todavía.

Logotipo de la APCCV.

Logotipo de la APCCV.

El Circo, lugar físico e imaginario, simbólico de una manera de entender la vida y de vivir en el mundo, con el nomadismo como bandera y la multiculturalidad y la diversidad como himnos, día a día sigue rompiendo fronteras y acercándose allí donde es necesario, desde la más profunda humanidad. Cada día,en cada función, el circo es un acontecimiento maravilloso, tanto para quienes lo hacen posible como para quienes lo disfrutan.

Celebración también significa visibilización: de reivindicación, de reclamar aquello que le pertenece. Si bien, en los últimos años se han mejorado las condiciones en las que se desempeña uno de los oficios más antiguos del mundo, aún siguen habiendo carencias, deficiencias y oídos sordos.

El plan General de Circo estatal 2012-2015 necesita ser revisado e implementado; la demanda sigue en pie, el Circo es Cultura, con todo lo que ello supone: hacen falta espacios de creación, circuitos de exhibición, formación regularizada y reglada, foros de encuentro y debate, espacios de intercambio…y políticas de apoyo y protección de una manifestación cultural tan inherente a la historia de la humanidad por parte de instituciones públicas sobre todo, pero también privadas.

Y no olvidemos: hay que seguir en el camino de favorecer una acción inclusiva, también en el sentido de dar visibilidad y fomentar espacios a las mujeres en todos los lugares posibles, incluyendo la gerencia y la gestión, la dirección artística… Amigos y amigas, ¡Viva el Circo! Y un brindis por un futuro mejor posible.

Carpas de circo. Fotografía de Elena Pueyo.

Carpas de circo. Fotografía de Elena Pueyo.

María Colomer Pache*

*APCCV Associació de Professionals del Circ de la Comunitat Valenciana

Menosprecio de Cultura a los artistas escénicos

Comunicado de cinco asociaciones relacionadas con las artes escénicas
Contra su exclusión de la Comisión que elegirá la nueva Dirección de CulturArts

L’Associació de Professionals de Ballarins (APDCV), l’Associació de Professionals del Circ (APCCV), l’Associació de Creadores i Creadors d’Arts Escèniques (COMITÈ ESCÈNIQUES), l’Associació Valenciana  d’Escriptores y Escriptors Teatrals (AVEET), la Federació d’Espais Teatrals (FETI), denuncian el menosprecio que la Conselleria de Cultura manifiesta hacia ellas y hacia el trabajo que desarrollan.

Estas cinco asociaciones no han sido informadas del procedimiento ni de los criterios de selección de los miembros de la Comisión que elegirá la nueva Dirección de Culturarts, ni tampoco (se temen) de la que escogerá las Subdirecciones Artísticas.

Pussykoan, de La Subterránea. Imagen de la web de Comité Escéniques.

Pussykoan, de La Subterránea. Imagen de la web de Comité Escéniques.

Según sus representantes, los bailarines, los escritores, los artistas, las compañías de circo y los programadores de las salas independientes han mostrado repetidamente la intención de construir un modelo escénico diverso, y ahora ven cómo la Administración decide que unas asociaciones son válidas frente a otras que no lo son. Ni siquiera se ha preguntado al “Observatori de les Arts Escèniques”, asociación donde confluyen todas bajo un mismo paraguas.

Y continúan señalando: “Esta manera de proceder es una alarma. Lo que nos preocupa, más allá de no haber sido invitados a la Comisión, es que esto sea síntoma de que en el nuevo diseño de las artes escénicas valencianas o en el Pla Cultura, no se tendrá en cuenta la diversidad cultural, que, entre otras, también representan y defienden nuestros colectivos”.

Los bailarines, los escritores, los artistas y compañías de circo y los programadores de las salas independientes reclaman ser escuchados también, porque son parte del sector y porque una parte de la ciudadanía también estima la danza, el circo, la escritura dramática y las artes escénicas contemporáneas o de vanguardia. La diversidad como elemento central de su discurso.

Five O'Clock-Tabú, de Malarte. Imagen de la web de Comitè Escéniques.

Five O’Clock-Tabú, de Malarte. Imagen de la web de Comitè Escéniques.