Cerámica obsesiva

Obsessions
Comisariada por Rosa Guillem y Amparo Iranzo
Museo Nacional de Cerámica
C / Poeta Querol, 2. Valencia
Hasta el 1 de octubre de de 2017

El Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias ‘González Martí’ acoge la exposición ‘Obsessions’, organizada por el Museo Nacional de Cerámica con la colaboración del Ayuntamiento de La Eliana, la Fundación Cursol, Espacio 40-Vinos de Chile y alCubo, col·lectiu d’escultors de L’Eliana.

Responsables de la muestra Obsessions. Imagen cortesía del Museo de Cerámica.

Responsables de la muestra Obsessions, con las comisarias a ambos lados del cartel. Imagen cortesía del Museo de Cerámica.

La presentación, realizada el martes 4 de julio, corrió a cargo del director del Museo, Jaume Coll, de las comisarias de la muestra Rosa Guillem y Amparo Iranzo, acompañadas por dos de los artistas, Pepa A. Arróniz y Vicente Gascón.

La muestra reúne una veintena de obras en cerámica de cinco de los seis artistas que integran alCubo, col·lectiu d’escultors de L’Eliana: Vicente Gascón, Lorna Benavides, Pepa Alonso Arróniz, Pepe del Campo y Nora Pastor. El título de la exposición hace alusión a las obsesiones que rondan a cada uno de los artistas y que se reflejan en sus obras de forma reiterada.

Pieza de la exposición Obsessions. Imagen cortesía del Museo de Cerámica.

Pieza de la exposición Obsessions. Imagen cortesía del Museo de Cerámica.

El punto en común entre todas las obras y el eje vertebrador de la muestra es el material cerámico usado desde ópticas y técnicas muy diversas. La muestra es en este sentido también un acto de reivindicación de la cerámica como material escultórico ya que, como han recordado las comisarias, si “la escultura es la hermana pobre de las artes, la escultura en cerámica lo es todavía más”.

Las obras se exhiben en las salas de la exposición permanente de la planta noble y segunda planta del Museo. Según apuntó Jaume Coll, no es la primera vez que se monta una exposición temporal en las salas permanentes; recordó al respecto las exposiciones ‘Moonwalker (Mayo Bucher)’ (2012).

Obra de Obsesions.

Obra de la exposición Obsessions. Imagen cortesía del Museo de Cerámica.

Los Microfilms secretos de Adsuara

Microfilms, de Alberto Adsuara
Editorial RM
Libro presentado en la Fundación Anzo, donde se exponen fotografías del libro
C / Alcalde Albors, 21. Valencia
Hasta el 19 de diciembre

Más que un libro de fotografía es una fotonovela, cuidándonos muy mucho de interpretar este formato al modo tradicional de historia contada con imágenes y narrativa de corte sentimental. Alberto Adsuara se subiría por las paredes si ‘Microfilms’, editado por RM, se confundiera con ese tipo de fotonovela. Nada más alejado de la realidad. La cuidada publicación, por parte de una de las editoriales más reconocidas de América Latina, está pensada para acercarnos las 80 fotografías que contiene el libro como si fueran “micro secuencias narrativas”, término más preciso utilizado por el propio Adsuara.

Una de las marinas de Alberto Adsuara en Microfilms. Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Una de las marinas de Alberto Adsuara en Microfilms. Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Que no es una fotonovela al uso se da uno cuenta nada más abrir el ejemplar. Incluso pudiera decirse, por seguir el símil, que estaríamos hablando de una reinvención de la fotonovela con fines artísticos. Alberto Adsuara quiere contar pequeñas historias con sus desnudas imágenes, para lo cual utiliza literalmente el desnudo como medio de expresión, pero también la desnudez del texto con el fin de que sea el lector espectador quien vista las fotografías con la narración desplegada. De manera que narración, sí, con imágenes, también, pero pensado el relato de forma que las palabras surjan de la relación entre las fotografías. Por eso el diseño y la maquetación juegan un papel tan importante.

Fotografía de Alberto Adsuara del libro Microfilms presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Alberto Adsuara del libro Microfilms presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Microfilms se presentó en la Fundación Anzo acompañado de tres de esas fotografías expuestas en gran formato, que permanecerán hasta el 19 de diciembre. Fotografías pertenecientes a tres series distintas de la larga trayectoria artística de Adsuara. Hay marinas, desnudos (casi todos de mujer) evocadores sin duda de la sexualidad de la que procedemos, y desnudos apuntando hacia el otro extremo final que conduce a la muerte. Alberto Adsuara lo reconoce: “Sexo y muerte”, pero en todo caso, “turbios”.

Fotografía de Alberto Adsuara del libro Microfilms presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Alberto Adsuara del libro Microfilms presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

De ahí las evocaciones a David Lynch. Más concretamente, a ‘Terciopelo azul’. También a Caravaggio. Cuerpos desnudos que lejos de mostrar el glamour del anuncio publicitario, concitan la mirada para perderse por vericuetos no aconsejados a las almas cándidas. O sí, quién sabe, porque como dijo Georges Bataille existe una afinidad secreta entre la santa que, llena de pavor, aparta la vista del voluptuoso. Hay igualmente referencias al “terror japonés”. De ahí la inquietud que provocan las imágenes del libro, incluidas aquellas de paisajes, marinas, escaleras o fachadas que, como explica Adsuara, “vienen a oxigenar los desnudos”.

Fotografía de Alberto Adsuara de su libro Microfilms, presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Alberto Adsuara de su libro Microfilms, presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

A modo de “fotogramas”, las micro secuencias narrativas que aparecen en ‘Microfilms’ dan pie a construir multitud de “historias crípticas”. Incluso “secretas”, en alusión a esos microfilms que Adsuara recuerda como pertenecientes al espionaje de antiguas series televisivas. Crípticas, secretas, enigmáticas, turbias, pero en cualquier caso “siempre narraciones”, porque como desvela Alberto Adsuara su fotografía está ligada a la narración de historias, de ahí las cuidadas escenografías con que presenta sus desnudos.

Con una tirada de 1.000 ejemplares, ‘Microfilms’ se cierra con un cráneo sostenido entre las manos por una mujer. Imagen que el propio artista reconoce a modo de autorretrato. De nuevo el sexo y la muerte. Aquellas vírgenes con niños entre los brazos de antiguas pinturas se transforman en la obra de Alberto Adsuara en turbias diosas, de las que el artista se ocupará próximamente.

Fotografía de Alberto Adsuara de su libro Microfilms, presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Alberto Adsuara de su libro Microfilms, presentado en la Fundación Anzo. Imagen cortesía del autor.

Salva Torres