Joaquín Bérchez: Miscelánea Geográfica

Joaquín Bérchez: Miscelánea Geográfica
Sala de la Muralla. Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Hasta el 25 de mayo de 2014

Joaquín Bérchez en Miscelánea Geográfica ofrece una selección de ese marco geográfico que es la Comunidad Valenciana.: «A mí me encanta narrar, narrar el paisaje, el marco geográfico… Me considero valenciano, uno es del lugar donde más tiempo ha vivido y más experiencia ha tenido». La Sala de la Muralla del Colegio Mayor Rector Peset acoge una serie de fotografías en las que Bérchez captura el entorno a través de sus elementos básicos: el agua, el río, la albufera, el mar… Sus imágenes se convierten en una crónica del momento vivido, a través de su plástica narra los acontecimientos que modifican y renuevan nuestro paisaje.

«El paisaje envejece, se trastea, necesita sobrevivir trasteándose», Esto ha sido, la foto de la alambrada de colchones, es testimonio de esa transformación. Era camino de paso hacia la zona del Cabañal, la huerta interrumpida, una resistencia de la memoria que subsistió a las sucesivas embestidas del ladrillo y que finalmente sucumbe a la vorágine del asfalto. Los círculos oxidados enfocados en primer plano difuminan el edificio que avanza hacia esa huerta ahora ya extinguida. Igual que la lonja de pescadores, arquitectura en yuxtaposición, lo nuevo y lo viejo se contrapone, un mosaico de lo valenciano. Ahí está la Fórmula 1, las rectificaciones sobre el edificio; como señala Yolanda Gil, comisaria de la exposición, Travesía de pescadores es como «una caligrafía en un manuscrito», un collage de la ciudad de Valencia en un edificio amenazado a punto de extinción. Está también la albufera, el Lluent, nos deja ver una línea de edificación Catarroja al atardecer, las luces de la civilización se reflejan en la calma del agua y la barca ancestral. A los arrozales no les acompañan ya las barracas, sino la línea de contenedores del puerto, Capricho arquitectónico con arrozal, es nuestro paisaje construido, el huerto solar en el Interludio fotovoltaico, atrapado en entre el trigo y el bosque mediterráneo. En Más allá y más acá del Edén todavía los naranjos pueblan el paisaje de Simat de Valldigna, el marco de ladrillo lo convierte en un lienzo donde se inmortaliza, un preludio quizá de lo que pronto desaparecerá.

Joaquín Bérchez, "Miscelánea Geográfica" (fotografía). Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Joaquín Bérchez, “Miscelánea Geográfica”. Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

La serie se fue componiendo con motivo de encargos diferentes, algunas de las imágenes formaron parte del libro editado por Bancaja, La historia de España, veinte temas sin argumentos ni títulos en los que la imagen ilustraba un texto pero sin determinarse mutuamente. La foto germinal es la del río, con ese color de agua revuelta casi en ebullición, el Turia naciente aún es agua y tierra. Una abstracción de la fuerza y el vigor de la naturaleza, el agua vibra en busca de un camino. Mientras, la vid se retuerce en el secano, una Torsión de vida borrominesca en el ojo del profesor, del experto en narrar el Barroco. La huerta se escribe a lo Mondrian, líneas que se cruzan el verde de los cultivos con el ladrillo y la pared blanqueada; y en el centro el agua, azul intenso, Abreviatura del cielo.

Joaquín Bérchez, "Miscelánea Geográfica" (fotografía). Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Joaquín Bérchez, “Miscelánea Geográfica”. Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Un paisaje que como plasmó Cézanne, se reduce a líneas geométricas esenciales, la lengua de asfalto escupiendo civilización a través de la Tierra madre geometrizada por la erosión natural. Los renglones torcidos de la piedra natural cruzados por la línea recta que escribe la casa del hombre en Alpuente, mientras permanece a sus pies el zigzag de sus huertos medievales, la Presencia del pasado. Un pasado que está presente también, en la arquitectura gótica, en esas características cúpulas de cerámica azul, yuxtapuestas a la vegetación, lo construido junto a la naturaleza. Sin embargo, es también una naturaleza construida, una línea de palmeras que también ha sido trazada por la mano humana.

Joaquín Bérchez, "Miscelánea Geográfica" (fotografía). Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Joaquín Bérchez, “Miscelánea Geográfica”. Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Un repertorio que es testimonio y crónica, pero que a través de su mirada experta Joaquín Bérchez, catedrático en Historia del Arte y Académico en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, transforma jugando con sus ángulos de visión, con la luz del momento elegido, con su encuadre. Nos da su particular visión del paisaje y nos sugiere reflexión. Sobre sus imágenes afirma Bérchez: «son invenciones, no soy tendente a establecer paisanaje, quizá por eso me distancio, y aprecio el paisaje de forma distinta a otros. No es paisanaje, es admiración, sorpresa, reflexión…».

Mª Ángeles Pérez Martín.

Joaquín Bérchez, "Miscelánea Geográfica" (fotografía). Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Joaquín Bérchez, “Miscelánea Geográfica”. Imagen cortesía del Colegio Mayor Rector Peset.

Arquitecturas ‘fantasmas’

Pueblos valencianos abandonados

Agustín Hernández  

Próxima publicación en septiembre

Pasear por un pueblo o una urbanización completamente despoblados produce una inquietante desazón, un sentimiento entre melancólico y nostálgico, inspirado por el recuerdo de las gentes que antaño los habitaron. Y surge la inevitable pregunta sobre la causa o cúmulo de causas que provocaron el exilio humano, tan tremendo vacío. ¿Una masiva emigración hacia tierras más prósperas o una fuga impuesta como daño colateral de grandes obras públicas?  Abandonados a su suerte y a la erosión de los elementos, estos poblados  configuran lo que se podría llamar arquitecturas fantasmas, a medio camino entre lo natural y artificial, en las que la manufactura humana se ve poco a poco devorada y poseída por el ímpetu de la vegetación. 

Despoblado de Jinquer. Pueblos valencianos abandonados

Despoblado de Jinquer. Pueblos valencianos abandonados. Foto: Agustín Hernández

El tiempo y la intemperie actúan sobre ellos. Son piquetas de acción lenta e inexorable, pero también el doble cincel de un artista cósmico que talla en ellos formas de una estética única. La belleza de los pueblos perdidos salta a la vista en  las imágenes que ilustran este texto cedidas por Agustín Hernández, un periodista empeñado en que los pueblos abandonados no sean también pasto del olvido. Junto al geógrafo José Manuel Almerich publicó, en 2006, Pueblos valencianos abandonados. Los paisajes del olvido, agotado tras un par de ediciones, que describía con palabras e imágenes la situación de estas localidades deshabitadas a causa de los movimientos migratorios hacia las grandes ciudades. Desde entonces, Hernández ha ampliado y enriquecido sus conocimientos sobre estos exmunicipios, entre 30 y 40 en la Comunidad Valenciana y sus alrededores más dignos de interés. En septiembre saldrá  Pueblos valencianos abandonados. La memoria del silencio gracias a la colaboración de un grupo de mecenas espontáneos que conectan con su voluntad y sentir. En sólo 20 días el proyecto logró más del 70% del presupuesto previsto (2.090 euros), con la participación de 60 personas, entre ellas varias residentes fuera de España, en Australia o Alemania. Por otra parte,  Hernández busca el apoyo de instituciones públicas y empresas para mejorar el libro, que pretende ser un proyecto abierto y participativo. Así, los lectores del blog y la página de Facebook, Pueblos valencianos abandonados dan su opinión sobre distintas propuestas de portada y aportan diferentes contenidos; fotografías de los lugares deshabitados o sugerencias. Mientras tanto,  Hernández lleva a cabo una campaña de divulgación de estos espacios a través de las redes sociales para completar contenidos del libro, que incluye tanto los pueblos fantasmas como sus bellezas naturales más notables. ( www.elspoblesvalenciansabandonats.blogspot.com)

Trinchera de uno de los pueblos abandonados. Foto: Agustín Hernández

Trinchera de uno de los pueblos abandonados. Foto: Agustín Hernández

Bibioj, Suera Alta, Benicalaf o Vizcota son algunas de estas localidades desiertas que se integran en paisajes  poco conocidos, algunos de gran valor y belleza, como el Chorrador de Zucaina, el Pozo Negro, los estanques de Almenara o la sabina La Juana.  Hernández recorre Bercolón y el despoblado de Las Olmedillas, en la cola del Embalse de Benagéber, el Chorrador de Zucaina y la aldea deshabitada de Bibioj. También la aldea de Jinquer y las trincheras de la Guerra Civil de Pedralba; Suera Alta y el Pozo Negro de Fuentes de Ayóda. Asismismo, el antiguo pueblo de Benicalaf del que sólo queda la iglesia, y la Font de Quart o los estanques de Almenara. 

“Cada vez haces descubrimientos sobre la marcha y encuentras lugares que no sabías ni que existieran”, dice Hernández. “No es fácil localizar estos pueblos, implica una labor de documentación previa, tanto en mapas como en libros, pues no figuran en internet. Pero llegar a lugares insólitos y casi inéditos,  como Los Moras, y ver paisajes inmensos y deshabitados, como el entorno del barranco de Santa Ana, no tiene precio. Es una gran recompensa descubrir, por ejemplo, la aldea de Vizcota (Alpuente) y luego admirar sabinas de cinco siglos como La Juana”, concluye Hernández.

El libro Pueblos valencianos abandonados  incluirá también los que se están recuperando en los últimos tiempos, entre ellos, La Reduela, en Ludiente. El hecho de que, en muchos casos la vegetación los haya invadido les da un aspecto diferente al que tenían hace medio siglo, cuando la montaña estaba habitada y por tanto cultivada y abancalada. Aldearroqueta en el interior del Maestrazgo es un caso paradigmático de recuperación. Una aldea abandonada convertida en una atractiva residencia rural, un lugar de sosiego y reposo en medio de la Naturaleza. Nacho Hernández, hermano del diseñador Mariscal es el artífice y director de este ejemplar reciclaje.

Despoblado de Suera Alta. Pueblos valencianos abandonados. Foto: Agustín Hernández

Despoblado de Suera Alta. Pueblos valencianos abandonados. Foto: Agustín Hernández

 Bel Carrasco