«Hay que dar viabilidad a los proyectos»

Entrevista con Gloria Tello, concejal coordinadora general del Área de Cultura en el Ayuntamiento de Valencia
Realizada por Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón, del equipo de redacción de Makma

Si se procura un rápido vistazo a su currículum vitae profesional, la inquietud por la cultura, el desarrollo local, la comunicación, la docencia y la preeminencia de los equipos humanos se hacen patentes en la coordinadora general del Área de Cultura en el Ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello. Es a lo largo de nuestra conversación para Makma donde vislumbramos un factor común en su modelo de gestión y organización en el ámbito de responsabilidad en el que se desempeña. La concejal hace especial hincapié en crear unas pautas de funcionamiento estandarizadas, que una vez implementadas permitan agilizar todos los procesos que actualmente están enquistados o no existen.

Al comienzo de la entrevista, Tello transmite las impresiones de su cotidianidad desde que tomó posesión del cargo: ”me encontré con una situación de tierra quemada; este área estaba totalmente asolada, Cultura había perdido el 86% del presupuesto y el 26% del personal en apenas diez años; no existían competencias en el ámbito técnico de cultura, ni en patrimonio, el funcionariado estaba totalmente desmotivado y Cultura era un cajón desastre dónde todo tenía cabida, con ausencia de criterio, únicamente el de las personas que ostentaban el poder y la capacidad de decisión”.

De izquierda a derecha, Merche Medina, Jose Ramón Alarcón, Gloria Tello y Salva Torres, durante un instante de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Merche Medina, Jose Ramón Alarcón, Gloria Tello y Salva Torres, durante un instante de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Frente a esta situación, una de las cuestiones incipientes se antoja previsible: ¿cómo se planea este horizonte, cuáles son sus pretensiones primigenias y cómo lo va a materializar? Ante ello, Gloria Tello incide en su impotencia y la de su propio equipo ante la ineludible lentitud de los procesos administrativos para la puesta en marcha de cualquier propuesta, considerando inaceptable que la programación se hiciese con criterio personal en tiempos y naturaleza política previos, “por ello he querido implementar procesos de concurrencia competitiva. Esta ciudad bulle cultura por todos los lados y hay que dar viabilidad a los proyectos. Por este motivo y para desechar las subvenciones nominativas, hemos tenido que “revisitar” la dotación económica de Cultura y así lanzar una línea de subvención de 150.000€, estableciendo un máximo de 20.000€ por proyecto, más ecuánime y con unos epígrafes determinados para poder optar a ella, a tenor, por supuesto, de poner a disposición los activos inmuebles con los que cuenta el ayuntamiento.”

La concejal considera importante el apoyo al sector audiovisual -I Festival de Documentales (DOCs’), en el que el Ayuntamiento se ha implicado económica y organizativamente-,  al ámbito escénico -con el refrendo al I Festival de Artes Escénicas de Valencia- y a la música, entre otras especialidades, puesto que “son disciplinas germinadas en nuestra ciudad. La intención de esta concejalía es impulsar el talento y articularlo como un argumento de promoción de Valencia a nivel nacional e internacional”. Además, para la coordinadora se erige en relevante propiciar y dirigir el acceso de la cultura hacia todos los barrios de la ciudad, como elemento con entidad de cambio y posible transformación y enriquecimiento de las realidades cotidianas, en áreas que trascienden al centro urbano, sosteniendo que “cultura es desarrollo, un pilar importante para poder mejorar la situación del barrio y de las personas que viven allí; hay que huir de la territorialización y debemos hacerla accesible geográficamente”.

Detalle de diferentes instantes expresivos durante la entrevista. Fotografías: Fernando Ruiz.

Detalle de diferentes instantes expresivos durante la entrevista. Fotografías: Fernando Ruiz.

Al hilo de estos festivales, con los que Área de Cultura se ha implicado, existe un descontento manifiesto de algunos colectivos por el apoyo directo a estos y no a otros que ya tienen una trayectoria demostrada de éxito y concurrencia; a este respecto “la toma de decisión se ha hecho en base a cómo está estructurado el equipo de gobierno. Es un tripartito y ningún área está gobernada exclusivamente por un partido. Cultura la gestiono yo y la parte de acción cultural y artes escénicas le corresponde a María Oliver, de Valencia en Comú (excelente compañera, por cierto). Así pues, el área de Oliver carecía de presupuesto para ayudarles y se me pidió que pudiera colaborar económicamente para llevar a cabo, en este caso, el Festival de Artes Escénicas promovido, por AVETID (Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo Valenciana Asociación), previa negociación de las bases de éste”.

Tello afirma la relevancia de estos fundamentos, en los que “el Ayuntamiento figura como coorganizador y pertenece al comité ejecutivo del festival, con la finalidad de intervenir y hacer patente los conceptos de territorialidad, pluralidad, así como la apertura a todos los agentes sociales que tengan que ver con las artes escénicas. Por ejemplo, que sirva de plataforma de visibilidad a los estudiantes en periodo de formación de dichas disciplinas, entre otros, además de poder controlar todos los aspectos internos que giren en torno a la legalidad”.

Ante este horizonte, Gloria Tello anima a un acuerdo entre la Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia (PICUV) y AVETID, “pues un festival de artes escénicas entre todos obtendría una repercusión más potente”, planteándose interceder para que ello suceda, aunque por razones pragmáticas asume que “con la lentitud de los procesos a nivel burocrático y la agenda prevista para llevarlos a cabo, este año no sé si podrá solucionarse”. En esta línea, Tello apunta otro parámetro que considera destacado, como es “la calendarización de las actividades en la ciudad. No se pueden situar dos festivales de artes escénicas con pocas semanas de diferencia. Contacté con María Oliver para manifestarle mi preocupación porque no es coherente. Esta concejalía no puede sustentar tres festivales de artes escénicas. Debemos aunar esfuerzos y avanzar todos en una misma dirección”.

Gloria Tello, durante un instante de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Gloria Tello, durante un instante de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

En cuanto a la gestión de los innumerables espacios artísticos diseminados por la ciudad -destacándose durante el flujo conversacional el edificio del Almudín, la Galería del Tossal, El Musical, el Museo de la Ciudad y Las Atarazanas, a los que la concejal suma “la creación de un Museo Marítimo itinerante diversificado en varios edificios satélite, entre los que se contempla la inclusión de la Casa dels Bous y de los Tinglados del puerto”-, insiste en instaurar “un proceso de concurrencia competitiva, valorado por expertos y técnicos de esta concejalía. Es importante  que cada una de estas salas recobren su identidad”.

Tello destaca que es Tono Herrero -”funcionario de esta casa y con un currículum específico para el puesto por su experiencia en selección y gestión de exposiciones”- quien gestionará este área, una vez materializada su reciente incorporación a este departamento, tras un dilatado proceso burocrático. “Es importante que no existan tratos de favor y para ello consideramos importante la selección de un jurado (que es posible que varíe anualmente) que valore las propuestas. Prevemos que las comisiones estarán formadas hacia el último trimestre del año; mientras tanto continuamos recibiendo proyectos y vamos valorando individualmente el interés para materializarlo. Nos encontramos con el proceso de crear administrativamente unas bases que deben ser aprobadas por el servicio jurídico, y esto lleva su tiempo”.

Respecto de la relación de la concejalía con el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana -la concejal ha formado parte de la comisión evaluadora en la reciente selección de su actual director, Jose Luis Pérez Pont- explica “que el Ayuntamiento aportaba 150.000€ al Consorcio -que es más del 50% del presupuesto que tenemos para exposiciones- y a cambio ofrecía una serie de exposiciones. Este acuerdo no se estaba cumpliendo y ahora, con la realidad económica de la concejalía, es imposible que se pueda cumplir. Este acuerdo necesita un reajuste porque no es viable para esta concejalía”.

Tras incidir y transmitir a la responsable del Área de Cultura la morfología de una sensación civil de lentitud de los procesos y de indeterminación en la concreción de proyectos (a pesar de las bienintencionadas pretensiones que la nueva formación procura manifestar), Gloria Tello concluye aseverando que “soy consciente y lo comparto, incluso me crea cierta ansiedad no llegar con la celeridad que quisiera. No obstante, prefiero invertir los primeros meses de la legislatura en crear estos cimientos para que en adelante podamos ir más rápidos. Antes no existían y hemos tenido que crearlos”.

Merche Medina

El Palau de la Música se queda sin arte

Cierre de la Sala de Exposiciones del Palau de la Música
Figura, paisaje, marina. Territorios de lo intangible, de Cristina Gamón

Tras 18 años de actividad ininterrumpida, el Palau de la Música cierra su sala de exposiciones. Figura, paisaje, marina. Territorios de lo intangible, de la artista valenciana Cristina Gamón, será la última. “Es un problema presupuestario, pero no sólo eso”, admiten desde la concejalía de Cultura. Dicen que no se ajusta a la programación musical y que, en todo caso, quieren repensarlo, además de criticar el hecho de que no había “una línea clara expositiva”. Habrá una exposición que dará la puntilla a la sala: “Es de la Cruz Roja y como es benéfica la hemos respetado”, señala Paloma Carreras, asesora de la regidora de Cultura, Glòria Tello.

El caso del Palau es extensible al resto de los espacios expositivos de titularidad municipal: Atarazanas, Almudín, Museo de la Ciudad, El Tossal, Museo Benlliure… ¿Qué pasará con ellos? El Ayuntamiento de Valencia tiene un plan: “Estamos a punto de sacar las bases de un concurso público para proyectos destinados a esos espacios”, avanza Carreras. Para ello, se contará con “un comité científico de expertos” encargado de su evaluación. Además, está previsto singularizar cada uno de esos espacios con una programación ajustada a sus posibilidades, “porque no es lo mismo El Tossal que Atarazanas”, subraya la asesora.

Vista de la exposición de Cristina Gamón en el Palau de la Música.

Vista de la exposición de Cristina Gamón en el Palau de la Música.

Vicente Colom, encargado de la programación artística de la sala del Palau de la Música durante esos 18 años, no entiende el cierre de un espacio “que ha posibilitado a cerca de un centenar de artistas, en su mayoría valencianos, exhibir su obra”. Tampoco entiende la razón de que se trate de una actividad ajena a la musical, porque “en el Metropolitan de Nueva York acogen hasta pases de modelo” y, sin ir más lejos, recuerda que Les Arts y el IVAM ya colaboran intercambiando  propuestas en sus respectivos espacios.

Las exposiciones del Palau de la Música, últimamente a razón de tres por año, tenían el coste del seguro, transporte y catálogo; la producción corría por cuenta del artista. Lo cual suponía un gasto aproximado de 7.000€. Colom asegura que él no cobraba cantidad alguna por esa actividad, ya que renunció a ella a cambio de que se hiciera ese catálogo.

Obras de Cristina Gamón en la que será la última exposición en la sala del Palau de la Música.

Obras de Cristina Gamón en la que será la última exposición en la sala del Palau de la Música.

El Ayuntamiento de Valencia dice haber respetado la programación de 2015 en todos los espacios municipales, salvo en dos casos, en los que los propios artistas no han podido llevar a cabo sus proyectos por problemas de tiempo. De hecho, el Almudín inauguró el jueves 3 de diciembre una exposición de Javier Chapa, y Atarazanas otra muy pronto de Curro Canavese, ambas impulsadas por Vicente Colom, que dice no tener claro el plan cultural de todos esos espacios.

La sala de exposiciones del Palau de la Música acogerá hasta enero la decena de piezas de Cristina Gamón. Después vendrá la benéfica de Cruz Roja. Y una vez despejado el recinto, cabe la posibilidad de su utilización con fines estrictamente musicales, como la preparación de alguna colección permanente relacionada con la actividad del propio coliseo. En cualquier caso, habrá que esperar. Al igual que cabe esperar ciertas lagunas en la programación de los respectivos espacios municipales, dados los tiempos de ejecución del concurso público.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Vista general de la exposición de Cristina Gamón en el Palau de la Música.

Vista general de la exposición de Cristina Gamón en el Palau de la Música.

Salva Torres