Aragó Cinema, mejor que en casa

Aragó Cinema
Reapertura de los antiguos Cines Aragón
Avenida del Puerto, 1. Valencia
Viernes 27 de noviembre de 2015

“El home cinema no es suficiente”. Así lo entiende Ignasi García Piera y sus otros ocho socios de la cooperativa La Cinemista encargada de revitalizar los antiguos Cines Aragón, ahora reconvertidos en Aragó Cinema. Su intención es recuperar para la gran pantalla al público más hogareño: “Creemos que el cine debe ser una experiencia compartida” en una sala grande. También la de proyectar películas de difícil distribución comercial, al tiempo que recuperar aquellas otras que han tenido un estreno efímero. Todo ello bajo el espíritu del propio nombre que anima su singladura.

Cartel de Barry Lyndon en la entrada junto a la cafetería de los nuevos Aragó Cinema.

Cartel de Barry Lyndon en la entrada junto a la cafetería de los nuevos Aragó Cinema.

“La Cinemista es un concepto del poco conocido director José Val del Omar, para quien el cine tenía la capacidad de transformar a los individuos”, señaló García Piera durante la presentación del proyecto que arranca este viernes 27 de noviembre con un soberbio plantel de películas, entre ellas ‘B’ de Bárcenas, de David Ilundain. Junto a él estuvieron en la presentación Alicia Serrano, presidenta de La Cinemista, y Mentxu Suárez, encargada de comunicación. Los tres subrayaron esa apuesta de Aragó Cinema por abrirse al público valenciano, a sus creadores y a todas esas películas que de una u otra forma “han pasado desapercibidas”.

Eso sí, Piera advirtió que el tipo de educación de La Cinemista no tenía nada que ver “ni con la prepotencia, ni con la soberbia”, sino con la promoción “de la igualdad”. Para ello, tienen pensado abrir una línea pedagógica con colegios e institutos de manera que el cine sirva de complemento a las asignaturas. Un ejemplo: “Un profesor puede enseñar a sus alumnos la Guerra Mundial viniendo a ver al cine Sin novedad en el frente o Apocalypse Now”, precisó Piera.

Las películas se proyectarán en formato digital y en 35mm, al contar con uno de los antiguos proyectores de los Cines Aragón. También habrá en los nuevos cines, literatura, pintura y arquitectura, con el fin de compartir experiencias utilizando los diferentes medios creativos. En cuanto a la rentabilidad del proyecto, estimaron que para cubrir gastos la afluencia de público debía estar en torno a los 10.000 espectadores al mes. Cuentan para ello con lo atractivo de la propuesta y con precios populares, que van de los 3,5 a 4€ los días laborables, al “sablazo”, afirmó Piera con ironía, de los 5€ los fines de semana. Habrá bonos de 5€, de 10+1 y una edición limitada de 300 bonos al precio de 100€ para ver películas durante un año en cualquier sesión.

Aragó Cinema arrranca con B de Bárcenas, de David Ilundain.

Cartel de la película B de Bárcenas, de David Ilundain, con la que arranca Aragó Cinema.

Los nuevos Aragó Cinema dispondrán de cuatro salas con un total de 750 butacas, en las que se proyectarán de siete a ocho películas por semana. Arrancan con la polémica ‘B’ de Bárcenas, del navarro David Ilundain, que ha tenido serios problemas de distribución en muchas capitales, entre ellas Valencia. La película contará el día de su estreno con la presencia del director, junto al que estará el periodista Sergi Tarín.

Algunos carteles de las películas con las que arranca la programación de Aragó Cinema.

Algunos carteles de las películas con las que arranca la programación de Aragó Cinema.

Además de la película de Ilundain inspirada en la obra teatral Ruz-Bárcenas, se proyectarán Puro vicio, de Paul Thomas Anderson, la colombiana Los Hongos, de Óscar Ruiz Navia, Les Combattants, de Thomas Cailley, El Gran Lebowski, de Ethan y Joel Coen, y La señora Brackets, la niñera, el nieto bastardo y Emma Suárez, de Sergio Candel, quien estará igualmente presentando su película. También habrá sesiones matinales para el público infantil, empezando el sábado 28 con Mi vecino Totoro, animación japonesa de Hayao Miyazaki.

Salva Torres

Hunter, a la caza de otras miradas

La otra mirada, de Hunter (Félix Gordero)
Club Náutico de Villajoyosa. Alicante
Hasta el 20 de septiembre de 2015

El trabajo del artista Hunter se caracteriza por el uso del street art como forma de expresión. Conocido como arte urbano o callejero, haciendo referencia a todo el arte en la calle, normalmente considerado ilegal. El arte urbano engloba formas de expresión artística callejera. Desde mediados de los años 90 el concepto evoluciona para definir el trabajo de un conjunto heterogéneo de artistas que han desarrollado un modo de expresión artística en las calles mediante el uso de diversas técnicas (plantillas, murales, posters….), alejándose del famoso graffiti. El arte callejero busca sorprender al espectador utilizando lugares públicos bastante transitados.

Por regla general contiene mensajes “revolucionarios” criticando la sociedad e invitando al levantamiento y a la lucha social, la crítica política o, simplemente, a la reflexión. Todo ello ha llevado a someter a una dura crítica a los artistas que actualmente intervienen el espacio público, entendiendo como regla general que dañan el espacio tanto público como privado. Debate abierto y aún no superado, no diferenciando los conceptos de graffiti o street art con vandalismo callejero.

Hunter, a pesar de inspirarse en los conceptos tradicionales del street art, posee una mirada más global sin necesidad de acotar sus trabajos a las formas de expresión callejera. De la misma manera que el artista Banksy abandona de forma puntual las calles para trasladar su arte urbano a museos y centros de arte de todo el mundo, sin perder sus raíces artísticas; Hunter ha combinado a lo largo de su formación creativa proyectos artísticos realizados ad hoc, que le permiten conservar un lenguaje muy personal, desarrollando múltiples facetas artísticas sin perder su influencia con el street art, buscando una continua evolución y desarrollo como artista visual.

Detalle de la tarjeta de presentación de la exposición La otra mirada, de Hunter, en el Club Náutico de Villajoyosa.

Detalle de la tarjeta de presentación de la exposición La otra mirada, de Hunter, en el Club Náutico de Villajoyosa. Cortesía del autor.

De esta forma Hunter comienza su trabajo conceptual desde su ordenador creando bocetos de aquello o aquellas personas, con una mirada muy personal de la sociedad que le ha tocado vivir, también en común con la filosofía de los graffiteros que buscan diferenciarse dentro de la sociedad en la que viven. Pero no solo con una visión local, de su entorno más inmediato, sino también con un enfoque más global, utilizando internet para viajar a otras culturas y a otras sociedades.

El proyecto La otra mirada realizado expresamente para el Club Náutico de Villajoyosa no es más que esa mirada pero desde el mar, en dos direcciones, una más interna, buscando comparaciones del mundo marino con la sociedad en la que vivimos, y otra externa, tendiendo la mano a los profesionales que viven del mar.

Las personas de diferentes culturas urbanas cambian y se mutan en otra especie, esta vez recubierta de escamas y que gracias a sus branquias pueden respirar bajo las profundas aguas, agrupándose en bancos de peces que comunicados entre sí deambulan con exquisita coordinación formando figuras geométricas entre las miles de tonalidades del color azul del Mar Mediterráneo. Con grandes similitudes con la sociedad contemporánea, donde nos encontramos “en red” comunicados entre sí a través de las redes sociales.

Hunter consigue plasmar el mundo marino en sus lienzos utilizando imágenes captadas en internet, aludiendo al concepto del “apropiacionismo”, movimiento artístico que sigue el procedimiento de la apropiación de imágenes con el objetivo de articular un discurso nuevo. Tal como establece Dolores Furió Vita en su artículo “Apropiacionismo de imágenes”, Departamento de Escultura, Universidad Politécnica de Valencia, “podemos afirmar que las prácticas artísticas contemporáneas han dejado de ser algo cerrado, finalizado, convirtiéndose en una cadena infinita de producción creativa, basada en la apropiación, la intertextualidad y la relectura. Como comenta Alicia Serrano (1), el hecho de que el autor haya utilizado la apropiación como método creativo no debe llevarnos a pensar que sus obras carecen de personalidad o de calidad estética. Muy al contrario, ya sólo el proceso de selección de imágenes preexistentes denota la personalidad y las preferencias del artista”.

En esa misma línea, continuando una serie de obras que ya viene desarrollando con un lenguaje propio y muy característico, Hunter presenta en esta exposición retratos de marineros. Personajes en blanco y negro de miradas penetrantes de gran realismo, transmitiendo un dramatismo enfatizado por la utilización del carbón.

Rostros rayados con aerosoles o sprays creando líneas transversales sobre el lienzo, formando una inquietante descontextualización de la imagen, con el único fin de sorprender al espectador aludiendo a sus influencias del arte urbano.

1 SERRANO VIDAL, Alicia, Apropiacionismo, remezcla y postproducción: el Found Footage en el siglo XXI” en Estéticas del Media Art, José L. Crespo Fajardo (Coord.), Grupo de investigación Eumed.net (SEJ 309), Universidad de Málaga (España), 2013. p.16.

El viejo, de Hunter, en la exposición La otra mirada del Club Náutico de Villajoyosa. Cortesía del autor.

El viejo, de Hunter, en la exposición La otra mirada del Club Náutico de Villajoyosa. Cortesía del autor.

Antonio Cervera