«La desmemoria de Suárez es la de muchos otros»

‘La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar’, de Pilar Urbano
Jornadas literarias de la Institució Alfons el Magnànim
MuVIM de la Diputación de Valencia

Pilar Urbano llega, se sienta y, en cuanto le dan la palabra, se lanza por el tobogán de la historia para narrar hechos silenciados durante mucho tiempo. Escuchándola, en el preciso instante en que se cumplen 100 días de la campaña de promoción de su controvertido libro ‘La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar’, se cae a pedazos la difundida teoría de la Transición modélica en España. De eso nada. Las casi 900 páginas del libro lo desmienten. Por eso ha levantado furibundas reacciones en su contra.

“La prensa ha hecho la omertà, el silencio informativo, a mi libro”, afirma con rotundidad, momentos antes de protagonizar en el MuVIM la jornada literaria de la Institució Alfons el Magnànim. Considerada una “autora molesta, lo cual es un honor”, Pilar Urbano desgrana en el volumen los entresijos del 23-F, sus antecedentes y secuelas, con abundante documentación probatoria, siguiendo los parámetros del mejor periodismo de investigación. “Me dedico al reportaje de tomo y lomo”, puntualiza irónica. Reportaje que le ha llevado a sufrir la inquina de quienes prefieren seguir manteniendo en secreto todo cuanto rodeó a la “chapuza salvaje del golpe de Estado de Tejero”.

Pilar Urbano, en el MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Pilar Urbano, en el MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

“La desmemoria de Suárez tiene que ver con lo físico, lo cual ha permitido al Rey dormir en paz. Pero esa desmemoria no es sólo de Suárez, sino de muchos otros que sabían lo que ocurrió y jamás han escrito nada”. Pilar Urbano se refiere, por ejemplo, a la implicación del Rey en la trama golpista del 23-F. “El Rey no tuvo nada que ver, aunque sabía lo de Armada”, cuya operación fue paralizada doce días antes, aunque no abortada, puesto que el propio Armada, Cortina (del CESID) y Tejero reactivaron el plan golpista.

Pilar Urbano se sumerge en lo que considera “agujero negro” de nuestra más reciente historia, “como el criminal que vuelve al lugar del crimen para, en lugar de borrar las huellas, desvelar lo que pasó”. Lo hace utilizando “fuentes nuevas”, la de aquellos que “una vez pasado el tiempo ya no tienen nada que perder”, y cita a ex diputados, ex alcaldes, ex ujieres o gente que estaba en segunda fila, como el diplomático Máximo Cajal, “que se enteró de todo”.

Pilar Urbano, en el MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Pilar Urbano, en el MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

“No es un libro de ficción”, recalca, para defenderse de quienes, rizando el rizo, han dicho que se trataba de “novela ficción” (¿?). “Por eso se ha perseguido, porque es un libro de historia y la historia duele, pica, escuece”. Como cuando dice que el Rey, como capitán general de Franco, “daba continuidad al franquismo”. De ahí que durante los seis primeros meses de su reinado se debatiera entre “el miedo y la prudencia”, motivados por la negativa de que se instalara la democracia en España. “Se abogaba entonces por una apertura y renovación, pero parsimoniosa”, resumida en la frase: “Los socialistas pueden esperar; los comunistas deben esperar”.

“Este libro se ha intentado que no saliera”, pero una vez publicado su autora subraya que todos los medios “querían entrevistas en exclusiva, para después irse descolgando todas por órdenes de arriba”. De la abdicación del Rey afirma que se debe a varios factores acumulativos: “La serie de desgracias en torno a la familia real, los hechos acaecidos al propio Rey y las pasadas elecciones del 26-M, rompiendo el mapa del bipartidismo”, con la irrupción de grupos como Podemos, “que no se sabe todavía si son bengala o motor de cambio”. Abdicación, en todo caso, express, que ha pillado por sorpresa a todos. La prueba, dice Urbano, “es que no estaba hecha ni la ley de aforamiento, ahora que se estaba planteando lo de los increíbles 10.000 aforados que tenemos en este país”.

La escritora y periodista Pilar Urbano. Imagen cortesía del MuVIM de la Diputación de Valencia.

La escritora y periodista Pilar Urbano. Imagen cortesía del MuVIM de la Diputación de Valencia.

Salva Torres

The Hole, por la madriguera del Olympia

The Hole, de Yllana, Letsgo y Paco León
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Hasta el 18 de marzo

«Y ardiendo de curiosidad, se puso a correr en pos del conejo…para ver cómo se colaba raudo por una madriguera….Un momento después, Alicia también desaparecía por la madriguera, sin pararse a pensar cómo se las iba a arreglar para salir después». Como Alicia, la joven del famoso cuento de Lewis Carroll, los espectadores que acuden al espectáculo The Hole también entran en la madriguera que Yllana, Letsgo y Paco León les proponen, ardiendo de curiosidad. La mezcla de cabaret, circo, teatro, musical y erotismo ha encendido esa inquietud entre el público que acude dispuesto a dejarse llevar por cierto desenfreno para combatir ese otro desenfreno que provocó la crisis económica, cuyos enormes agujeros pretende The Hole paliar con más agujeros, esta vez producto de la diversión.

Un momento del espectáculo The Hole. Imagen obtenida de la web The Hole Show. Teatro Olympia de Valencia

Un momento del espectáculo The Hole. Imagen obtenida de la web The Hole Show. Teatro Olympia de Valencia

La Terremoto de Alcorcón, Álex O’Dogherty, Nacho Sánchez, Reyes Ortega o Álex Forriols, entre otros, abren las puertas de esa madriguera del conejo (con perdón) que la Terremoto de Alcorcón dispone para mostrar su amor. El trasfondo es ése: cierta historia de amor que pretende ser revelada a ojos de un público ardiente de curiosidad o simplemente ardiente de que le cuenten cosas con las que olvidar tan penosa crisis. De manera que, siguiendo los dictados de la homeopatía, los agujeros negros creados por el desbarate financiero se combaten en The Hole con más agujeros, esta vez generados por la provocación del espectáculo.

Un momento del espectáculo The Hole. Teatro Olympia de Valencia.

Un momento del espectáculo The Hole. Teatro Olympia de Valencia.

El Teatro Olympia se convierte así en la madriguera del conejo por la que van entrando diversos y variopintos personajes encargados de mostrar el caleidoscopio amoroso de la Terremoto de Alcorcón. Lo harán unas veces con números circenses, otras al más puro estilo cabaret, con su deslenguado y a la vez fino maestro de ceremonias, pero en cualquiera de los casos siempre con humor, ya sea mordaz, picante o provocador, con el fin de que los espectadores pierdan la noción del tiempo y el espacio. Se trata, como le ocurre a Alicia, de que el público tenga dificultades para salir después del agujero en el que se ha metido. Porque The Hole es eso: un atractivo agujero del que lamentas haber tenido que salir, una vez entrado a causa de la ardiente curiosidad.

Imagen del espectáculo The Hole. Teatro Oympia de Valencia.

Imagen del espectáculo The Hole. Teatro Oympia de Valencia.