Tiepolo y sus retratos de fantasía

Giandomenico Tiepolo
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Plaza del Museo, 2. Bilbao
Hasta el 20 de abril, 2015

¿Pueden convivir las obras de arte sean de la época que sean? ¿El mural más reciente de Banksy o la última ilustración de Pawel Kuczynski por ejemplo con un grabado de Goya? Las afinidades y divergencias entre las obras podrían tener que ver, más que con el tiempo, con la manera de ver el mundo de los artistas. Miró puede ser más afín a un artista pictográfico de hace doce mil años que a cualquier expresionista de su época.

Los que se interesan sólo por lo último de lo último, o los que consideran que arte es sólo lo que hicieron los clásicos, o sea, que murió antes del impresionismo, creen en la idea de la evolución (o involución) del arte. Pero puede ser que no tenga nada que ver con eso. Que las obras simplemente coexistan.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Al fin y al cabo, la evolución es una idea que afirma la existencia de un punto fijo desde el cual arranca todo el proceso. Pero el caso es que aquí no hay ningún punto fijo, ningún centro sobre el que gire nada. Por tanto, no hay proceso lineal. Parece más bien que en el arte el punto es móvil y se desplaza con cada obra que se crea. Como si no pudiera parar quieto. Los estilos se suceden recogiendo elementos de los otros estilos, modificándose y envolviéndose continuamente. Es como un ADN en el que todo está en todo.

Por esas afinidades y divergencias, el tiempo, en el arte, se esfuma, y en su lugar aparece la simple comunicación entre las obras, que parecen hacerse confidencias, como invitados en una fiesta con ganas de conocerse, o que discuten y, al hacerlo, se revelan sus tensiones íntimas, como en una cena de navidad −aquello que más les preocupa o que precisamente mejor (o más dolorosamente) las define.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Bingyi, por ejemplo, con su pandemonium de luces y sombras, tendría mucho de qué hablar con Turner, pero también, por contraste, con su actual coetánea He Zhihong. Los poéticos paisajes de esta, a su vez, convivirían perfectamente con los de Constable, Friedrich o incluso Cézanne, pero se destacarían sobre todo si se encontraran con los de Van Gogh. O en fin, si los retratos en lejía de Barceló tuvieran delante los de Giandomenico Tiepolo que el Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de presentar en su nueva exposición, en colaboración con BancaMarch y Consulnor.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de Giandomenico Tiepolo. Cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao.

No son retratos de personas concretas, sino de fantasía, es decir, son inventados. Y lo que Tiepolo ha inventado son tipos genéricos –tres hombres maduros con toque oriental y ocho mujeres jóvenes pintados con un estilo que recuerda a Rembrandt-. Están fechados alrededor de 1768 cuando aprovechó su estancia en Madrid, a donde había ido con su padre y su hermano para pintar al fresco varios techos del Palacio Real.

Al no representar a nadie en concreto, este artista se decide por pintar tipos, como si dijéramos a la manera de Jung, es decir, arquetipos. Su preferencia son los filósofos de la antigüedad, en cuanto a los hombres, y su ideal de belleza femenina en el caso de las mujeres (inocencia, austeridad, personalidad, decisión, bondad). Temas estos que, por sí solos, abren un sin fin de interrogantes.

Completa la exposición doce aguafuertes cedidas por la Biblioteca Nacional de España.

Retrato de mujer de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Retrato de mujer de Giandomenico Tiepolo. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Iñaki Torres

Visual Talent, concurso internacional de ESAT

Concurso VISUAL TALENT
Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT)
Presentación en el Museo de Bellas Artes San Pío V
C / San Pío V, 9. Valencia
Lunes 12 de mayo (a medios)
Presentación oficial en el Museo de BBAA San Pío V
Miércoles 14 de mayo, a las 18.30h

VISUAL TALENT responde a un concurso internacional propuesto por ESAT desde sus instalaciones de la ciudad de Valencia en el que se busca los nuevos talentos artísticos del siglo XXI, en el marco de las artes visuales. Artistas 360º que sean capaces de responder a las exigencias estéticas, conceptuales y económicas de nuestro tiempo, devolviendo a la ciudad de Valencia la excelencia artística que siempre la ha caracterizado.

Un concurso original por su formato y concepto, cercano al reality show pero con la imagen, el diseño, la creatividad y el arte como motores de desarrollo, que permitirá  a los ganadores desarrollar sus capacidades creativas de manera gratuita y junto con profesionales de reconocido prestigio. Inmersos en la era de la comunicación, estamos viviendo una auténtica revolución en lo que respecta a formatos de información. Redes sociales, realities shows, concursos, vidas televisadas…un sinfín de nuevos formatos que están calando en el ADN de lo que ya se conoce como los nativos digitales.

Estos nativos digitales reciben la información con unos códigos actualizados y los comunicadores no están al margen de esta circunstancia. La particularidad se encuentra en que estos formatos son normalmente utilizados en sectores del entretenimiento que no aluden a lo humanista, artístico o contemporáneo, sino que se ciñen al guión del ocio por el ocio. Aún así, el código es compartido, global y sin duda con un alto grado de éxito. Podríamos nombrar múltiples ejemplos de esta tipología de eventos en sectores como la música, el baile, la gastronomía o lo social, pero en el campo de lo visual y artístico estos ejemplos son menos numerosos y con menor visualización.

Planteamos un proyecto en el que los códigos de comunicación jueguen con las estrategias implantadas por las grandes corporación del ocio, pero con unos objetivos, inquietudes y sentido totalmente diferente. Nuestro target se encuentra en el mundo y como tal, comparte estas influencias de comunicación, pero entendemos que buscamos un determinado público, con inquietudes muy concretas y con una visión de futuro que debe ser satisfecha por nuestras propuestas. De este panorama surge VISUAL TALENT.

Visual Talent. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología ESAT.

Visual Talent. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología ESAT.