Primeras conclusiones del Encontre Festivals a Escena

Encontre Festivals a Escena
Acció Cultural del Ayuntamiento de València
Centre Cultural La Nau | 24 y 25 de Febrero de 2020

El Encontre Festivals a Escena, impulsado por Acció Cultural con la colaboración de la Universitat de València, ha reunido durante dos jornadas a festivales privados de artes escénicas de la ciudad –como Cabanyal Íntim, Circuito Bucles, Russafa Escénica o 10 Sentidos– con representantes del servicio técnico de esta concejalía y de otras administraciones como el Institut Valencià de Cultura, Turisme València, la Agència Valenciana de Turisme o gestores venidos de Cataluña, País Vasco, Madrid y Extremadura.

También han estado presentes iniciativas como Mostra Viva, Contorsions, Sala Off, Volumens, La Cabina, Vociferio o Trueno Rayo, entre otras, enriqueciendo las perspectivas de un diálogo que, en intensas sesiones, ha debatido desde la cuantía hasta el modelo de adjudicación de ayudas públicas. También se han tratado temas como la singularidad del mapa cultural de la ciudad o las trabas administrativas. El objetivo era generar una reflexión común, que identificara tanto las necesidades del ámbito privado y público como sus posibles soluciones.

Desde la organización de los festivales privados de artes escénicas se ha pedido un mayor compromiso del ayuntamiento que se traduzca en financiación, agilidad en los trámites y acompañamiento en la captación de otras colaboraciones y patrocinios. Un clamor común ha sido la urgencia de dignificar unas iniciativas que nacieron y se han desarrollado en la última década marcadas por la precariedad.

Maite Ibáñez y Antonio Ariño durante un instante del encuentro en La Nau. Fotografía cortesía de Acció Cultural del Ayuntamiento de València.

Por su parte, la administración ha reconocido el valor de estos festivales que surgieron entre 2000 y 2010 como reacción al abandono de la cultura dentro de las políticas del gobierno del momento y que se han constituido como un fenómeno único en el panorama escénico nacional. Así mismo, ha manifestado la necesidad de tener una visión global, que vaya más allá de lo económico a fin de valorar otras formas de colaboración y de esfuerzos por parte de la administración para favorecer a estas iniciativas privadas, que han convivir con el resto de la oferta cultural de la ciudad.

Primeras conclusiones del Encontre Festivals a Escena

Maite Ibáñez, concejala de Acció Cultural, y Antonio Ariño, vicerrector de Cultura y Deporte de la Universitat de València, han presentado un decálogo con las primeras conclusiones del Encontre Festivals a Escena.

Incluye la colaboración entre ambas instituciones para realizar un estudio sobre el impacto cultural, social y económico de estos festivales privados de artes escénicas que han proliferado en la ciudad, cuyos resultados marquen el abordaje de las futuras directrices políticas.

Y empieza por el reconocimiento de los recursos limitados con que se ha apoyado hasta ahora a estos festivales privados de artes escénicas desde la concejalía, así como su compromiso para el incremento de la cuantía destinada a esta convocatoria de ayudas.

También se ha anunciado que, en consenso con el sector mediante mesas de trabajo, Acció Cultural va a revisar los criterios y baremos que se aplican en su concesión. Otro aspecto que se pretende modificar es el periodo, en favor de una plurienalidad en las ayudas que permita a las organizaciones trabajar a medio plazo.

La concejalía aspira a tener una visión más amplia del fomento de la cultura, extendiendo las mejoras en la relación con los festivales privados de artes escénicas a la parte administrativa. Se abre un periodo de consulta con los técnicos del servicio para ver la viabilidad de fórmulas como la ventanilla única (donde se puedan gestionar todo tipo de trámites y permisos, aunque no dependan directamente de este servicio) o la creación de una oficina de festivales, con recursos humanos destinados únicamente a la gestión de estas iniciativas, a pesar de que uno de los problemas claramente identificados por la concejalía ha sido la falta de personal administrativo.

Participantes y asistentes al Encontre Festivals a Escena. Fotografía cortesía de Acció Cultural del Ayuntamiento de València.

Uno de los compromisos que se pide a los festivales es la búsqueda de fórmulas para garantizar una coordinación interna que evite duplicidades programáticas y solapamiento en el calendario, además de promover sinergias y facilitar la interlocución con la administración estableciendo portavocías.

Y se recoge la demanda a la hora de visibilizar a estas iniciativas. AC va a analizar fórmulas para difundir la programación de los festivales mediante canales como apps o publicaciones, tanto digitales como impresas.

Por último, el Encontre Festivals a Escena sirve para constatar la necesidad de una implementación efectiva de la Ley de Mecenazgo, que permita ofrecer vías de financiación alternativa a estas iniciativas culturales privadas. También incluye en sus primeras conclusiones la conveniencia de una mayor transversalidad a la hora de buscar soluciones, dada la variedad de administraciones que se ven relacionadas y beneficiadas por la actividad cultural. Por lo que AC ha tendido puentes para colaborar con otras instituciones como Agència Valenciana de Turisme o Turisme València.

“Esto es solo un trabajo preliminar. En unos días presentaremos un documento con las conclusiones finales de este encuentro, que servirán para marcar la remodelación de la relación con los festivales privados de artes escénicas de la ciudad que, tanto desde los gestores privados como los públicos, somos conscientes de que hay que abordar”, señala Ibáñez, adelantando que es consciente de que habrá críticas porque “siempre a todos nos gustaría llegar a más, poder incentivar al máximo un bien tan importante como es la cultura”. Pero la concejala remarca el cambio de actitud que supone reunirse con el sector privado para compartir inquietudes e involucrarlo en la toma de decisiones que van a afectarle directamente, como es la orden de ayudas. “Creemos que, si trabajamos unidos, podremos comprender mejor los condicionantes de cada uno y ser más empáticos a la hora de proponer soluciones que inciden directamente en los profesionales de la cultura, pero también en los ciudadanos que disfrutan de ella”, concluye Ibáñez.

Representantes de los diversos festivales participantes durante un instante del encuentro en La Nau. Fotografía cortesía de Acció Cultural del Ayuntamiento de València.

MAKMA

La Mutant afianza su marca

Calle de Joan Verdeguer, 22-24
València
Tels. 963 01 34 01 / 962 085 691

Con un “iglú” de fondo preparado para las inmediatas representaciones de Taiat Dansa (hasta el 15 de febrero), Marta Banyuls, coordinadora de La Mutant, desgranó la programación de la nueva temporada (febrero-junio de 2020), de la que se destila continuidad y coherencia con la marca, además de compromiso con “las artes vivas”, aunque eso sí, con una notable evolución que se definirá con cambios el año próximo, para el que Bañuls anunció un replanteamiento de la gestión del centro que propondrá poner fin a algunas iniciativas que en el presente ejercicio se mantendrán, refiriéndose a ciertos Festivales sin especificar. “Los que sigan” -dijo Banyuls- “queremos que sean económicamente solventes, y por supuesto coherentes», “queremos ser muy responsables con el dinero público”, dijo, arropada por la Regidora delegada de Acción Cultural, Maite Ibañez.

Marta Banyuls y Maite Ibañez. Fotografía: Victoria Montoya.

Así, La Mutant se proclama en compromiso con su propia filosofía presentando una programación vertebrada en torno a tres líneas de trabajo, explicaba la propia Marta Banyuls: la primera centrada en potenciar la relación con el entorno y su enclave, barrios Camins al Grao y Poblats Maritims, con los que ha iniciado contactos para colaborar con sus centros de formación próximos y entidades socioculturales, como La Asociación Musical Santa Cecilia del Grao, por ejemplo, esta última, arraigada y con sede cercana; la segunda, que las actividades culturales que proponga La Mutant, sean “motor de bienestar, placer y felicidad»; y tercera, «realizar el trabajo en red, que es la mejor manera de optimizar recursos», recalcó Banyuls.

En cuanto a lo más inmediato de la programación (10 al 15 de febrero) la referida producción de Taiat Dansa puesta en escena, revisa al Ballet Triádico Tres, de Oskar Schlemmer (1888-1943, miembro de la Escuela de la Bauhaus), en el que el número “tres”, condicionaba la estructura de un montaje dividido en tres secciones que contenían doce danzas para las que eran necesarios dieciocho vestidos, y cuya realización significó un punto de inflexión por tratar a los bailarines como elementos visuales.

Momento del acto de la presentación en La Mutant. Fotografía: Victoria Montoya

Meritxell Barberá acompañada de Inma García, (ambas coautoras de la pieza con Ismael Ivo y Rachid Ouramdane) invitó a reflexionar al respecto de la Bauhaus, y entre otras cuestiones, advirtió que la pieza original “no contaba con una coreografía entendida como danza en sí”.

El espectáculo se realizará en el interior del referido “iglú”, una especie de tienda de campaña con base exagonal donde entrará el público en pases de 30 personas, a los que previamente habrá ambientado a modo de antesala, una “especie de café berlinés en el que varios expertos situaran al espectador en tiempo y reflexión con la Bauhaus” añadió Meritxell Barberá acompañada de Inma García.

A esta innovadora reinterpretación, se suman tres (otra vez tres) masterclass impartidas por los coreógrafos y dirigidas a profesionales y estudiantes cursando danza, además de la proyección original de la grabación del Ballet Triádico de 1922 (Cesión del MNCARS), actividades que permiten vislumbrar que tras la programación, hay también una clara intención de implementar con todo tipo de posibilidades la formación y aproximación a los profesionales de las artes vivas además del público en general.

Imagen de portada en el que se aprecia al fondo, el «Iglú» en el que se desarrolla TRES. DE BALLET TRIÁDICO (Taiat Dansa). Fotografía de Victoria Montoya.

A esta primera puesta en escena de la programación le sigue el 20 de febrero la presentación del disco Insurrecte, de Andreu Valor; el 21, 22 y 23 de febrero, Hemos venido a darlo todo, un espectáculo musical de la compañía Voadora que indaga en los materiales sonoros enviados por la NASA al espacio; El 28 de febrero, una actuación de Lagartija Nick acompañado por el Coro del Conservatorio Superior de Música José Iturbi y la citada Sociedad Musical Santa Cecilia del Grao; el 29 de febrero y el 1 de marzo Moma Teatre en Jose K torturado; el 5 y 6 de marzo, Arritmados, Yo Pub(l)ica, circo feminista; el 7 de marzo, Tesa, Escarlates y las hijas de la cumbia; el 26 de marzo, proyección de La Memoria no olvidada, documental de Isabel Ginés y Carlos Conga; y para cerrar marzo, el 27 y 28, La vaca que riu de Patricia Pardo

En abril, el 3, Mercedes Máis Eu, de Janet Novas y Mercedes Peón (danza y música); el 5, Un mundo aparte del mundo, montaje promovido por la Asocación Àmbit; le sigue sin determinar fecha, la banda de swing jazz Le Dancing Pepa en concierto; y del 14 al 18 de abril, Lázaro de Roberto Hoyo, en este caso, se trata del primer pase de la versión extendida que del clásico Lazarillo de Tormes se adapta al hip-hop.

Por otra parte, entre los festivales a los que La Mutant da cobertura como sede o subsede se encuentran Dansa València (3 de abril), Labdeseries (del 22 al 25 de abril), Contorsions (26 de abril), Cabanyal Íntim (12, 13 y 14 de mayo), Pops Marítims (15 y 16 de mayo), 10 Sentidos (23 de mayo); Tagomago Fest (del 12 al 14 de junio); y Club Mutante.

Continuarán dos propuestas que aunque ya han podido disfrutarse en València, La Mutant ha recuperado debido al interés despertado por las mismas, como es  El muro de La teta calva (5 y 6 de junio) revisión del mítico disco de Pink Floyd que reflexiona sobre los muros que nos rodean a nivel familiar o relacional entre otros aspectos vitales; y finalmente, para cerrar este ciclo de La Mutant (Febrero-junio de 2020), Pèls de Colom de eLeCeDe, los día 19, 20 y 21 del propio mes de junio.

Con esto, todo parece indicar, que cada uno de los eventos citados, son consecuentes con el plan que La Mutant ha trazado para consolidar una clara identidad propia.

“La continuidad implica necesariamente la alteración.”

   Ferdinand Saussure

Vicente Chambó

«10 Sentidos tiene ya un discurso propio»

Desayunos MAKMA en NH Collection Valencia Colón
‘Bestias’. Festival 10 Sentidos
Diversas sedes de Valencia
Del 3 al 19 de mayo de 2019
Con Meritxell Barberá e Inma García, directoras del festival
Entrevista realizada por Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón, del equipo de redacción de MAKMA

Con motivo de la octava edición del Festival 10 Sentidos, formulado bajo el lema ‘Bestias’, que transcurrirá del 3 al 19 de mayo de 2019 en diversos espacios institucionales, teatros, centros de arte y espacios públicos, #DesayunosMAKMA entrevista a Mertixell Barberá e Inma García –responsables de su dirección artística y técnica–, con el objetivo de adentrarnos en el fundamento proposicional y programático del festival de las artes vivas de València.

BESTIAS

“Somos brutos, somos feroces, somos crueles.
Somos indomables, somos impulsivos, somos temerarios.
Somos viscerales, somos imprevisibles, somos violentos.
Somos BESTIAS”

Conducido por la explícita pretensión de condenar la violencia, criticar el abuso de poder y el empleo indiscriminado de la fuerza en sus múltiples morfologías posibles, la presente edición del Festival 10 Sentidos refrenda su argumento y su “apuesta por un discurso de arte y acción social a partes iguales, por eso cada lema trata de reflexionar sobre un tema que afecta a nuestra sociedad”, introduce Meritxell Barberá, con la singularidad de que ‘Bestias’ –cuya imagen y diseño ha sido creado por la Agencia Player– “podría ser, hasta ahora, el tema del festival más comprometido, porque otros lemas han estado dirigidos a un colectivo o a un extracto de la sociedad” y, sin embargo, y “desgraciadamente, el tema de la violencia es tan amplio y afecta a tantas personas, que, absolutamente, todas y todos nos hemos podido sentir o nos sentiremos identificados”, puesto que, en algún momentos de nuestras existencias, “vamos a vivir una situación de violencia, bien porque nosotros la experimentemos o porque seamos víctimas”, concluye.

“Estamos radicalmente en contra de la violencia, pero todos somos violentos. Y esa dicotomía nos atormenta”

De este modo y orientadas por un estentóreo concepto que ejerce, a la par, como sustantivo y epíteto, las directoras del festival procuran deliberar respecto de la crueldad, la coacción, la ferocidad o la profanación que habita en los individuos y su consiguiente interaccion social. “La violencia es algo intrínseco al ser humano, ya no tanto el ser violento o no; es algo acerca de lo que nos gustaría reflexionar en el festival: aquellos dos grandes bloques del pensamiento, aquellos que piensan que el ser humano es un ser violento por naturaleza y que, precisamente, su educación y su contexto es lo que hará que esa bestia no aparezca; o si, por el contrario, somos seres completamente pacíficos y son nuestras propias frustraciones, los sistemas, lo que nos corrompe y hace que aparezca”.

A la postre, “el arte ofrece esas herramientas para lanzar esas preguntas y reflexionar en torno a un tema que es preocupante. Estamos hablando de que la violencia sacude nuestras vidas de una manera absoluta en todos los escenarios: contra las personas mayores, contra niños y adolescentes, lgbtfobia, violencia machista, violencia bélica, violencia contra el medio ambiente”, asevera Meritxell Barberá. “Los creadores y las creadoras nos sentimos identificados siempre, desde los inicios y cada uno desde su disciplina, con hacer una reflexión en torno de situaciones de violencia. Nos interesa. Y si nos interesa es porque interesa a la sociedad”, determina Inma García.

Meritxell Barberá e Inma García, directoras del Festival 10 Sentidos, junto a Jose Ramón Alarcón y Salva Torres, durante un instante de los #DesayunosMAKMA. Fotografía: Merche Medina.

SEDES Y PROGRAMACIÓN

La ciudad de València prosigue uniformándose con el overol de las artes vivas durante las tres primeras semanas de mayo, cuyo cronograma asentará sus raíces en el Monasterio de San Miguel de los Reyes, el Palau de la Generalitat, el Palau de les Arts, el Centre del Carme, el MuVIM, La Nau, La Naves, la Filmoteca de València o la Plaza del Ayuntamiento, entre otros, incluyendo dos peculiarísimas sedes, como son el refugio antiaéreo del Ayuntamiento de Valéncia y de Serranos.

No obstante, con el determinante objetivo de que el Festival 10 Sentidos alimente sus extremidades geográficas y cronológicas, las directoras han procurado expandir su zona de influencia escénica, incluyendo a Sagunto y Alzira como epicentros determinados de actividades paralelas a lo largo de 2019, en tanto que “es una forma de darle este tipo de programación y contenidos a otros públicos y puntos geográficos”. No en vano, “para 2020 ya existen diversos lugares interesados. Nuestra idea es que a nivel nacional se produzca ese salto”, adelanta Inma García, quien apunta que “tenemos un programa internacional muy potente; esto, al fin y al cabo, te abre puertas y lugares de conexión. Se generan sinergias de interrelación”.

AQUASONIC

‘Aquasonic’, de la compañía danesa Between Music – en el Monasterio de San Miguel de los Reyes (2 de mayo)–, dedicada a la creación y producción de espectáculos híbridos entre las artes visuales y las nuevas tecnologías, se erige en el concierto inaugural de la octava edición del festival. Este grupo de música “lleva más de diez años investigando la manera de generar instrumentos que puedan tocarse debajo del agua, sumergidos en cinco acuarios independientes” y mediante apnea, indica García. De este modo, Between Music “crea el terreno previo a que salgan las bestias”, en tanto que “algo que está a punto de explotar tras una meditación inicial, como cuando te concentras antes de emprender un ataque”, rubrica Barberá.

Imagen del concierto ‘Aquasonic’, de la compañía danesa Between Music. Fotografía cortesía del festival.

MACHO MAN

De la mano del director escénico Álex Rigola y su compañía Heartbreak Hotel, el Centre del Carme acogerá el espectáculo-instalación de teatro-documento ‘Macho Man’ (del 12 al 19 de mayo), producido junto a Temporada Alta 2018, Teatros del Canal y Festival 10 Sentidos, y gestado con la intención de buscar “nuevas maneras de tomar conciencia del machismo extremo mediante la fusión de los conocimientos en artes escénicas, artes plásticas, psicología y documentación”.

Indica Inma García que “’Macho Man’ es un proyecto clave del festival, que denuncia la violencia machista. Dirigimos todos los pases de la mañana a institutos, porque, en realidad, el proyecto está muy dirigido a la gente joven, para tomar esa conciencia. Los grupos de los institutos han respondido muy bien, los pases están llenos. Por las tardes tenemos los pases abiertos a público en general”. Si bien, los trabajos de Rigola “son proyectos de excelencia y estéticamente nos encantó, el calado te deja conmovida”.

Un montaje que principia sentenciando que “una de cada tres mujeres hemos sido o vamos a ser víctimas de violencia de género”.

CERTAMEN COREOGRÁFICO

Erigido en una incuestionable referencia desde su implementación en la edición de 2015, el Certamen Coreográfico 10 Sentidos –Sala Matilde Salvador de La Nau (18 de mayo)–, postulado en un principio como “algo más anecdótico” que “se ha convertido en un festival dentro del festival”, afirma Meritxell Barberá, concita a diez creadores de danza, seleccionados de entre más de 400 propuestas “de todo el mundo y de un nivel tan alto que ojalá tuviéramos presupuesto para incluir a todas”, matiza Inma García. No en vano, “el certamen sirve de plataforma para hablar de los nuevos lenguajes en la danza a nivel mundial”.

De este modo, el jurado, compuesto por Valentina Marini, Marie Brolin-Tani, Claudipo Kogon, Roberto Fratini, Cristina Alonso, María-Carmela Mini y Mónica Pérez, decidirá la pieza ganadora, amén de la entrega de un premio honorífico resultante de la votación del público asistente.

Imagen del espectáculo-instalación de teatro-documento ‘Macho Man’, de Álex Rigola. Fotografía cortesía del festival.

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Como viene siendo habitual en las ediciones precedentes, la Plaza del Ayuntamiento de València se materializará centro escénico y proposicional durante el sábado 11 de mayo, a modo de “jornada abierta a la ciudadanía”, refrenda Barberá. Durante doce horas de actividades consecutivas, transitarán la plaza con programación infantil, masterclass, música, danza, performance, intervenciones artísticas y recitales poéticos, autores y compañías como RIMA y su workshop, impartido por Isabel Puig, sobre la fuerza expresiva de las emociones; Taller Taiji y su clase abierta de artes marciales; Ángeles de Trapo con su ‘Error 404’ –“dirigido a adolescentes y niños, trata el tema de la violencia en la nuevas tecnologías y redes sociales”–; o la poesía sonora de Jesús Ge y la compañía Cantaticó, entre otras y sugerentes propuestas que alimentarán el fecundo programa de esta cita urbana y sabatina.

LOUISE LECAVALIER

EL Teatro Principal acogerá el domingo 5 de mayo a la conspicua bailarina canadiense Louise Lecavalier, de quien “dicen que es la bailarina del siglo XX”, apostilla Barberá; artista que “ha trabajado las artes marciales coreografiadas” y cuyo baile extremo se hubo convertido en “referente en el universo cinematográfico”, gracias a películas como ‘Matrix’. Junto a su compañero, Frédéric Tavernini, Lecavalier interpretará la obra ‘So Blue’, cuya presentación se complementa con una exposición en el vestíbulo del teatro acerca del devenir profesional de la coreógrafa y el desarrollo de un coloquio ulterior al espectáculo.

Un instante de la “obra épica” ‘Vortex’, de Phia Ménard. Fotografía cortesía del festival.

PHIA MÉNARD

Considerada como una “animal escénica”, la artista y malabarista transexual francesa Phia Ménard recala en Espai Rambleta (8 y 9 de mayo) con la “obra épica” ‘Vortex’; una pieza que conversa sobre “la violencia sufrida y la abrumadora experiencia del proceso de cambio”. Tal y como se determina en el programa, “despertar al otro que llevamos dentro: nuestra parte oculta, disfrazada bajo un uniforme prestado”. “Un trabajo que todos debemos ver”, concluye Inma García.

Amén de la sugerencias precedentes, el Festival 10 Sentidos se completa con más de una veintena de actividades, entre conferencias, intervenciones artísticas, espectáculos de danza, teatro y performance, cine y literatura, contando con la presencia, verbigracia, del performer y bailarín neoyorkino Shamel Pitts (4 de mayo); el coloquio con las artistas Mª Jesús Gonzáles y Patricia Gómez (7 de mayo); el video y la fotografía de Greta Alfaro (del 10 al 19 de mayo); el flamenco electrónico de Los Voluble y el circo al aire libre de Groupe LAPS durante el Día Internacional de los Museos (18 de mayo); la presencia del director de cine Enrique Urbizu y su ‘No habrá paz para los malvados’ (8 de mayo); la propuesta ‘Galerías a lo bestia’ y su recorrido por Set Espai D’Art, Luis Adelantado y Pepita Lumier (15 de mayo) o ‘Literatura Bestia’, que confecciona un mapa literario por una decena de librerias valencianas, como Dadá, Railowsky, Miranfú, La Batisfera y Primado, entre otras.

Para Meritxel Barberá e Inma García “el festival tiene ya un discurso propio, que lo identifica completamente; es singular. Hay otras iniciativas que han surgido a partir del Festival 10 Sentidos, de lo cual nosotras estamos muy orgullosas”.

A la postre, “la educación a nivel artístico es la clave fundamental que todavía está por explotar y por trabajar para conseguir el público del futuro”. Por tanto, “el objetivo es conseguir público para la danza, y para que esto se consiga se debe tener programación habitual durante todo el año. Las instituciones públicas tienen esa obligación y compromiso”.

+Info en http://www.festival10sentidos.com/

Inma García y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Merche Medina.

Jose Ramón Alarcón