Fotografía y danza

MERCEDES FITTIPALDI
Fotografía
Casa de Cultura de Mutxamel (Alicante)

Hasta el 28 de abril ha podido visitarse la muestra Mercedes Fittipaldi, fotografía (Azul, Argentina, 1973) que coincide con actividades en torno a la 2ª mostra de Danza Mutxamel, localidad en la que se están realizando interesantes actividades culturales que trascienden más allá del municipio.

Mercedes Fittipaldi, afincada en Alicante, ha experimentado una significativa evolución en los últimos años y sobre todo, desde que, en 2010 realizara las fotografías para el libro de recetas De alquimias, publicado por el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. Son varias las exposiciones tanto individuales como colectivas en las que ha participado esta fotógrafa, muestras con  las que ha traspasado las fronteras locales y que la han llevado a Madrid o Barcelona o a otras localidades. Recientemente ha ganado el Reto fotográfico A toda velocidad de la prestigiosa escuela madrileña de fotografía EFTI.

En esta exposición, hemos podido ver una veintena de obras de algunas de las series en las que trabaja Mercedes Fittipaldi y un audiovisual en el que la fotógrafa desgrana sus gustos y preferencias artísticas. Entre estas, el mural Reconstrucción, compuesto por cuarenta imágenes de 15×15 cms en las que están presentes gran parte de la trayectoria personal y profesional de Mercedes y fotografías de las series Bailarina en rojo, Bailarina, Bajofondo, Alter Ego y Diálogos con el arte.

Las series dedicadas al baile enlazan directamente con la plasticidad de la danza y presentarlas juntas, de modo lineal, ha sido un acierto ya que dan la sensación de secuencia, de movimiento con esas fotografías difuminadas en rojos con fondos dorados, próximas a la abstracción. La serie Bajofondo está compuesta por imágenes obtenidas debajo del agua en las que parece que el tiempo se ha detenido y sorprende la nitidez y la luz que capta su objetivo. En Alter Ego, fotografías trabajadas en color sepia, nos muestra una mirada diferente, cercana al surrealismo, en la que transmite incomunicación y ruptura entre los personajes. Finalmente, en La joven de la perla, perteneciente a la serie Diálogos con el arte, realiza un guiño a Vermeer con una recreación fotográfica de esa obra maestra del Barroco, con el mismo tratamiento de claroscuro tenebrista y el foco de luz dirigido a la cara de la modelo,  juego que también realiza con otras obras de Velázquez, Caravaggio o Van Dick.

Esta exposición nos deja expectantes ante los nuevos trabajos de Mercedes Fittipaldi, a la que animamos a no cerrar las series, a seguir experimentando con su cámara digital, a jugar con la luz, el obturador, con su intuición y a disfrutar con su trabajo.

 Pilar Tébar Martínez

Los comentarios están cerrados.