El Manchas

#MAKMAArte
‘Animal Crossing y otros relatos’, de El Manchas
Fundación Antonio Pérez. Centro de Arte Contemporáneo
Convento de las Carmelitas
Rda. Julián Romero 20, Cuenca
Hasta el 20 marzo de 2022

Animal Crossing y otros relatos‘ ultima su período expositivo en la Fundación Antonio Pérez de Cuenca. Una muestra por la que ya ha pasado numerosísimo público desde su inauguración en el mes de diciembre de 2021 y en la que el artista conquense Antonio Mancheño “El Manchas” recoge alrededor de 40 piezas, entre esculturas y lienzos en formatos diversos.

El recorrido por diversas salas de la planta inferior de la sede desemboca en el espacio de la iglesia con el visionado de un video de animación donde podemos disfrutar del movimiento de los protagonistas de las obras para redondear la experiencia visual y sensorial.

Conviene destacar que la mayoría de las obras de la muestra han sido elaboradas el pasado año, específicamente para la ocasión. El artista, al que le une una relación personal de amistad con Antonio Pérez desde hace muchas décadas, dispone de obra en la colección permanente de la FAP y, aunque ha participado anteriormente en varios proyectos colectivos, es la primera vez que expone de manera individual.

El Manchas, en su estilo habitual, nos ofrece un mundo de colores puros, vitalista y poderoso, heredero de la mejor escuela del arte pop y tamizado por el cómic del universo Marvel. En cuanto a la temática de sus obras, su particular mirada disecciona el entorno que le rodea con el prisma de un niño travieso. Esa mente creativamente inabarcable nos imagina, primero, y luego nos dibuja manipulándonos a su voluntad como simples muñecos Madelman.

“El Manchas es de esos, un médium que chupa del discurrir ordinario los símbolos pasajeros que más adelante reposarán sin remedio en el inconsciente colectivo. En su templo integra y ensambla animales antropomorfos, esos jeroglíficos irónicos que transmiten inmediatamente ganas de sonreír y cierto desasosiego teatral. ¿Es esa mujer Hannah Arendt ante los muros de Gaza?”, rubrica Eduardo Soto Pérez en la hoja de sala de la exposición.

Detalle de una las salas de la exposición. Fotografía cortesía de la FAP.

De este modo, en el trayecto, encontramos humanos con rostro de animales y animales que se comportan como humanos en viñetas de vida atrapadas en lienzos con sabor a instante fugaz robado. Un arca de Noé completa de chimpancés, osos polares, pelícanos, rinocerontes, lémures y búfalos, entre otros, pero también hombres y mujeres sin rostro, unas veces escondidos bajo una simple caja de cartón, o reducidos a mortales calaveras –proyección, sin duda, de la huidiza personalidad y timidez del autor–.

En pocas ocasiones esa manida frase escuchada en boca de los artistas durante las inauguraciones –“Es mi deseo que la obra hable por mí”– cobra tanta relevancia como en la ya dilatada trayectoria del protagonista de ‘Animal Crossing y otros relatos’. Mientras los micrófonos y las cámaras le sigan buscando, posiblemente solo persigan sombras. Pasen y vean y, luego, juzguen ustedes mismos.