Prostíbulo Poético

Desterrando prejuicios al oído con Prostíbulo Poético

#MAKMAEscena | Prostíbulo Poético
I Aniversario en València
La Fábrica de Hielo (viernes 2 de octubre)
Próximas actuaciones
Madrid | Sala X (20.10 y 21.10)
Barcelona | Tinta Roja (17.10 y 14.11)
València | La Fábrica de Hielo (04.10 y 05.02.21)
Sábado 10 de octubre de 2020

“Somos víctimas de una plaga inmunda llamada prejuicio social”. Así da comienzo al Prostíbulo Poético la Madame Taxi, en una sala cerrada dentro de La Fábrica de Hielo, recostada en su sillón y bañada por una luz roja que recrea esa imagen de burdel de principios del siglo XX.

Es su primer aniversario en València, pero Madame Taxi (Sonia Barba de puertas afuera) lleva doce años haciendo vibrar los submundos de la poesía en Barcelona y tres en Madrid. De esta manera, Sonia Barba ha conseguido conformar tres familias de artistas disidentes, desterrados por la sociedad y por esa plaga llamada prejuicio social, que se cobijan y encuentran su libertad en estos pequeños antros de luces rojas y música de piano.

Cada artista nos presenta una pequeña porción de su alter ego. Encontramos a Chhagir y su emocionante solo de viola, El Novio con una crítica social al son de un acordeón, La Anónima con su voz hipnótica, El Maldito con sus delirios existencialistas, La Valiente contándonos lo que nunca dijo y El Caballero Jack revelando los secretos que esconden los conventos. Seguidamente, tras esta enigmática presentación, es el turno del público. Habrán de mantener una conversación con la Madame (para la que no están preparados) y así conseguir un pase íntimo con el poeta que deseen.

Elenco de Prostíbulo Poético en Barcelona. Foto: Jordi Gatell.

Esta es la magia del Prostíbulo Poético. Es una pausa en nuestras vidas aceleradas para escuchar. Disfrutar de la intimidad con una persona anónima que te está ofreciendo su alma. Liberarse de prejuicios y de tabúes, identificarte con ese Novio que huyó de su boda, con esa Valiente que atravesó una casa en llamas o con ese Maldito que mató a Nietzsche.

Ha sido un año complicado para el Prostíbulo Poético, nos explica Sonia Barba, y para la cultura en general. Por eso tiene aún más mérito este primer aniversario. Durante el confinamiento hubieron de reinventarse y abrieron la ‘Hotline Poetry’, un servicio de poesía íntima por teléfono.

Otra de las novedades es el ciclo ‘Desenmascaradas’, una serie de encuentros virtuales a través de la plataforma Zoom que permite conocer a la persona detrás de su alter ego. Aun así, este cabaret poético no ha perdido su ambición por llenar salas. Aplicando las medidas higiénicas necesarias, el Prostíbulo Poético sigue ofreciendo sus encuentros en estos espacios que son pequeños oasis en la ciudad, reivindicando que la cultura es segura, y ahora es cuando más necesita de nuestra ayuda.

“Que estéis aquí pagando por poesía, eso sí que es revolucionario”. En su discurso, Madame Taxi incide en la potencialidad del arte y la cultura para cambiar el mundo. Pero sin un espectador que le acompañe, todo intento queda estancado. Aquel que va a consumir cultura es tan necesario como el que la produce, y también forma parte activa de esa revolución. El Prostíbulo Poético vive en parte por el empeño de Sonia Barba y de su elenco de artistas, pero, principalmente, porque sigue habiendo gente que apoya estas propuestas.

Esto que parece un burdel es, realmente, un espejo en el que se reflejan los mayores secretos de cada uno de sus visitantes. Es también un refugio para aquellos desertores de la sociedad que se camuflan detrás de un alter ego. Pero, sobre todo, es un espacio de lucha, de resistencia y de libertad. En frente del paseo marítimo, en una pequeña sala dentro de La Fábrica de Hielo, envuelta por una luz rojiza y música de piano, se está gestando una revolución liderada por poetas.

Prostíbulo Poético
Un instante de Prostíbulo Poético en La Fábrica de Hielo. Foto: Teresa Lluch Molina.

Elsa Moreno

Los comentarios están cerrados.