De la naturaleza en el aula

Aula Naturaleza, de Horacio Silva
Galería Shiras
C / Vilaragut, 3. Valencia
Hasta el 28 de enero de 2017 (prorrogada hasta el 4 de febrero)

“Durante la infancia se vive, y en adelante se sobrevive”, decía Michi Panero. Horacio Silva, sin enmendarle la plana al poeta, recurre a esa infancia vivificante para seguir dándole lustre al tiempo pretendidamente marchito que viene a continuación. Y lo hace a través de la naturaleza, descubriendo en ella los signos y colores que la vida rutinaria va apagando. Por eso ha titulado la serie de obras que exhibe en la Galería Shiras ‘Aula Naturaleza’: “Quería recuperar la infancia del aula, del colegio, donde ibas a observar y aprender a base de una gran curiosidad”, explica el artista.

La veintena de piezas de un cromatismo exultante viene a poner el énfasis en las plantas, las flores y las hojas de esa naturaleza evocada. Naturaleza salpicada de signos con los que a su vez Horacio Silva rastrea lo telúrico haciendo memoria de la huella que en él ha dejado. “Es una loa a la naturaleza, a esa herencia que vamos destrozando, haciendo añicos; un elogio a lo que nos va quedando”, subraya el artista, cuyo aire melancólico enseguida se torna enérgico: “Tiene un punto de optimismo revelado en el cromatismo, en las diferentes gamas de colores”.

3-40 grados, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de la galería Shiras.

3-40 grados, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de la galería Shiras.

‘Aula naturaleza’ está integrada por un conjunto de piezas que, como las hojas mecidas por el viento, van de la nostalgia al clamor. Por eso están llenas de signos que vienen a representar los recuerdos que tejen la malla de la naturaleza de Horacio Silva: la naturaleza que se desprende de sus vivencias y la naturaleza que, a su vez, conforma el tejido existencial del artista. Kandinski, citado por Martí Domínguez en el catálogo cuando alude a su ‘Cielo azul’, apuntó en la dirección de lo mostrado en Shiras: “Es una mirada interior a través de un microscopio telescopio”.

Tanto más se aproxima Silva a los elementos que conforman su ‘Aula naturaleza’, tanto más se aleja en perspectiva de aquello en lo que fija su atención. De manera que la vuelta al aula que da pie a su innata curiosidad, fruto de esa evocación nostálgica, le va proyectando bien lejos conectando la superficie terrestre con las capas más altas y bajas de la atmósfera. Su evocación atraviesa sin solución de continuidad, como en los sueños, elementos dispares ofrecidos al espectador para que los interprete a su manera.

Naturaleza en azules, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de galería Shiras.

Naturaleza en azules, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de galería Shiras.

Sorprenden también las sutiles geometrías, introduciendo en el caótico universo de signos cierto carácter estable. El neurólogo Oliver Sacks decía que la tabla periódica colgada en el baño de su casa le permitía cada mañana dotar de sentido al mundo. Los elementos geométricos de Silva diríase que cumplen esta misma función, equilibrando la naturaleza. “En la pintura tiene que haber equilibrio; es como los contrafuertes de un edificio, si quitas un elemento se cae todo”. Y cita a Francis Bacon y sus sujetos atormentados, que equilibraba colocando determinados elementos, llenando vacíos.

Desvaneciente, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de la galería Shiras.

Desvaneciente, obra de Horacio Silva. Imagen cortesía de la galería Shiras.

Aunque la abstracción domina el conjunto (“pensé en hacerla abstracta porque es que la flor ya es abstracta”), Horacio Silva no puede dejar de hacerle guiños a la figuración: “Hay obra pequeña para no perder la figura humana; me divierte hacerlo”. Como le estimula utilizar diferentes colores: “Cuanto más limitas la paleta es más fácil y cuanto más color, más complicado; en un cuadro nunca se puede repetir un color porque si no parece un cartel”, explica el artista mientras recorre la exposición ofreciendo pinceladas explicativas de su obra.

‘Aula naturaleza’ es un paseo por los colores de una tierra que va dejando rastros emocionales. Una naturaleza equilibrada, alejada de las turbulencias románticas, que Horacio Silva rediseña “para darle vida”. Naturaleza sosegada, intimista, poética, que el artista mete en el aula con el fin de observar las tímidas e intensas tonalidades de lo percibido como si fuera la primera vez.

Horacio Silva delante de una de sus obras. Imagen cortesía de Shiras.

Horacio Silva delante de una de sus obras. Imagen cortesía de Shiras.

Salva Torres

Los comentarios están cerrados.