Carlos Zerpa

#MAKMArtistas | Carlos Zerpa
‘Historias de Doble Luna’
Galería Experimental Liliput
Diagonal 18 sur 4563, San Manuel (Puebla, México)

Un día de 1981 pasaba por la plaza Bolívar de Caracas cuando vi a un hombre vestido de negro, con la cara blanca, unos lentes oscuros y una katana en las manos. Pensé que alguien se estaba haciendo un harakiri en público, pero no: era Carlos Zerpa en su ‘Ceremonia con armas blancas’, parte de un evento llamado ‘Acciones frente a la plaza’.

Era el auge del llamado arte no convencional, conceptual o performático y Zerpa fue uno de los iniciadores de esta corriente en Venezuela con sus actuaciones, así como con sus ensamblajes, instalaciones, intervenciones, eventos y obras efímeras.

Ya para entonces, María Elena Ramos, quien sería directora del Museo de Bellas Artes de Caracas, señalaba: “El apoyo iconográfico que este autor encuentra de modo natural en los mitos de la cultura de masas le proporciona una rica base objetualista para exhibirse como uno de los investigadores más polifacéticos, transgresores e inventivos del arte venezolano”.

Zerpa nació en Valencia, Venezuela, el 31 de julio de 1950. Estudió Diseño Visual con Bruno Munari en la Scuola Politecnica de Milán, Técnicas Gráficas en The Arts Students League de Nueva York y Diseño Artesanal en el IDEC– OEA en Bogotá. En 1993 participó en la colectiva de artistas latinoamericanos del siglo xx en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Forma parte de la Comunidad Iberoamericana de Frank Zappa.

Sus obras figuran en el Bronx Museum, en Nueva York; el Museo de Las Américas, en Washington; el Museo de Arte Moderno de San Diego, California; el Museo de Arte Contemporáneo de Cali; el Museo de Arte Moderno de Bogotá; el Museo de Arte Carrillo Gil; el Museo de Arte Moderno de Monterrey; la Galería de Arte Nacional y el Museo de Bellas Artes en Caracas, Venezuela así como en colecciones privadas.

Del Altar de la Patria a Metiendo mano

Comenzó su trabajo bajo la influencia de Mario Abreu, pionero del ready-made y del arte conceptual en Venezuela, conocido por sus pinturas y ensamblajes surrealistas. Al principio se interesó en la iconografía venezolana representada en el video–performance ‘En el Altar de la Patria’, con figuras de santos y héroes como Jesucristo, Simón Bolívar, José Gregorio Hernández, Guaicaipuro, el negro Miguel y María Lionza.

Asimismo, dejó ver muy pronto su admiración por el rock y por artistas pop como Andy Warhol, Frank Zappa, Adolfo Patiño, entre muchos otros, pero también por Goya, Rembrandt, Matisse. Zerpa pintó y dibujó, hizo ensamblajes y collages utilizando todo tipo de materiales y soportes, a veces reciclándolos y otras sacándolos del contexto de la vida cotidiana, resemantizándolos.

La fuente de inspiración podía ser la música pop –no solo el rock, sino también el bolero–, la televisión, la lucha libre, el boxeo, las procesiones religiosas, los rituales colectivos, la magia y la religión en una suerte de fusión barroca, como barroca –en el sentido de abigarrada y kitsch– es la realidad caribeña.

El crítico y curador mexicano Santiago Espinosa de los Monteros destaca la pureza del color en la obra de Zerpa: “Huyendo del virtuosismo pictórico, ha preferido la frontalidad de los personajes seleccionados a los que suele acompañar de una iconografía que va desde los elementos de la baraja española hasta los códigos de las artes marciales orientales, pasando por las calaveras, luchadores, personajes del arte o la farándula y, por supuesto, decenas de referencias al esoterismo”.

El periplo mexicano de Zerpa comenzó con la exposición ‘Metiendo Mano’, conformada por pinturas que fueron realizadas en su mayoría durante la segunda mitad de la década de los años noventa en su tierra natal, Venezuela. A esta selección se han unido trabajos de factura reciente producidos en México desde su llegada a ese país en marzo de 2019.

‘Metiendo mano’ es, a la vez, el título de un disco de Ruben Blades y Willie Colón de 1977. Esta exposición se mostró previamente en la Galería Metropolitana de la UNAM en CDMX y está previsto que llegue, ampliada, al Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca. Mientras tanto, este 8 de mayo de 2021 Zerpa inauguró en la Galería Liliput, de Puebla, la exposición ‘Historias de Doble Luna’, que consta de acrílicos sobre papel Fabriano y ensamblajes.

‘Mr. Cholula’, obra perteneciente al proyecto ‘Metiendo mano’, de Carlos Zerpa.

El señor Conejo y Mister Cholula

Para Zerpa, lo importante del arte es que sea capaz de despertar la curiosidad innata del público. “Los antiguos textos nos narran historias acerca de la caja de Pandora o el fruto del árbol del bien y del mal con Adán y Eva. En ambos casos la curiosidad convierte a los individuos en seres atrevidos y dispuestos a todo con tal de conocer algo oculto, aunque esto represente un riesgo”.

Un día, cuando iba pasando por el bulevar de Sabana Grande en Caracas, vio en una tienda de magia un conejo gigante (mide dos metros) que enseguida lo cautivó por la “buena energía” que desprendía. Quiso comprarlo al dueño de la tienda, el mago Henry, el más famoso ilusionista venezolano, y desde entonces el Señor Conejo acompaña a Zerpa como un personaje y como un proceso creativo en sí mismo.

Ahora lleva pantalones de muay thai (boxeo tailandés), guantes de 8 libras y un cinturón de campeón mundial de boxeo con fotos de Danny Trejo, el famoso actor de origen mexicano que creó el personaje de Machete. En su honor machetes enjoyados figuran en la muestra.

¿Qué representa Mr. Cholula?

Cuando vine por primera vez a esta ciudad, vi en una alfarería, una calavera gigantesca y me di cuenta de que ella quería venirse conmigo. Varios meses después, la compré y la intervine artísticamente, convirtiéndola en una cabeza de luchador a quien llamé Mr. Cholula. Ahora es un guerrero y una especie de ángel de la guarda. Me gusta trabajar con la cabeza del ser humano. La cabeza aloja el cerebro, el pensamiento.

¿De dónde viene esa afición tuya por la lucha libre?

Cuando tenía diez u once años de edad veía la lucha libre (catch as catch can) en la televisión, tenía que hacerlo a escondidas porque mis padres me lo prohibían por lo fuerte y ruda que era. Fue la época de oro de la lucha, y esta lucha era real, con arte y con maña, la lucha libre era de verdad-verdad.

Zerpa admiraba a esos gladiadores, “todos ellos estupendos atletas, excelentes acróbatas y magníficos actores; ellos eran mis héroes. Era un placer para mí, a los 10 años, dibujarlos cuidadosamente, colorearlos con mis creyones Prismacolor y luego recortarlos y formar muñequitos de papel para jugar con ellos durante horas”.

Posteriormente, su familia se mudó a una casa frente a la plaza de toros donde se escenificaban peleas. y donde pudo ver por primera vez en vivo la lucha libre, ya que en esta plaza de toros instalaban un cuadrilátero (ring) para el boxeo y la lucha.

¿Qué lugar tiene la iconografía de los luchadores en la cultura popular?

En México es el pan diario, aquí está muy viva, la lucha libre, existe. En Venezuela es un buen recuerdo para los abuelos, sin embargo, hay un grupo de luchadores muy jóvenes que intentan con fuerza revivirla. Antes de salir de mi país publiqué el libro ‘Y en esta esquina…El Dragón Chino’, en homenaje a los luchadores venezolanos.

¿Cómo se refleja en tu obra tu vínculo con las artes marciales?

Desde 1968 hasta el sol de hoy, he estado practicando artes marciales. He hecho muchas obras plásticas y performances relacionados con ellas y hasta escribí un libro de esa unión: ‘Kick Boxer’, editado por la Sala Mendoza. Mis maestros han sido el Sensei Eugen Ossott, en Karate Do Shotokan y Kickboxing, y el Sifu Daniel Medvedov en Artes Marciales Chinas.

¿Cómo vives la experiencia artística tras haber dejado tu país?

He vivido muchas veces fuera de Venezuela y siempre he regresado. En este monento tengo muchos proyectos expositivos aquí en México, en galerías y museos. La pandemia retrasó muchos de ellos y recién comienzan de nuevo a reactivarse. Me gustaría regresar a Venezuela en democracia, este es un sueño que quisiera se me hiciera realidad.

Carlos Zerpa
El artista Carlos Zerpa. Ilustración de Lander González.

Eloi Yagüe Jarque

Artículos relacionados
Éxtasis latinoamericano en Es Baluard

'El tormento y el éxtasis' Es Baluard Museu d'Art Modern i Contemporani de Palma Plaza Porta de Santa Catalina 10, Leer

Los tacones carnosos de Nando Esteva

250 gr. de tacón. Nando Esteva Galería My Name's Lolita C / Almadén, 12. Madrid Inauguración: 6 de junio Hasta Leer

Abel Azcona inaugura Donostiartean

Donostiartean, Feria Internacional de Arte Contemporáneo Kursaal de Donostia Avda de Zurriola, 1. Donostia-San Sebastián Del 7 al 11 de Leer

Imprevisual se llena de pinceladas colectivas

Pinceladas colectivas Imprevisual Galería C / Doctor Sumsi, 35. Valencia Inauguración: viernes 3 de julio, a las 20.30h Hasta el Leer