El hipogeo de la memoria de Howard Brookner

‘Uncle Howard’, de Aaron Brookner
Turner Classic Movies (TCM)
‘Un pulso a Nueva York’
Sábado 24 de junio, 2017, a las 20.20

Con motivo del ciclo de sesión continua ‘Un pulso a Nueva York’, programado por el canal para plataformas de pago Turner Classic Movies (TCM), cuya pretensión es la de componer un florilegio audiovisual de la escena underground neoyorkina de los años ochenta, Turner International emite en exclusiva el documental ‘Uncle Howard’, del director y guionista del Greenwich Village Aaron Brookner, tras su periplo internacional por la nómina de festivales como la Berlinale o la Sección Zabaltegi del Festival de San Sebastián de 2016.

‘Uncle Howard’ polariza su morfología en torno del cineasta Howard Brookner, una de las figuras capitales del fértil sótano de la vanguardia norteamericana de la costa este, cuya existencia urgente, vertebrada por la inquietud y el fulgoroso hedonismo de los ochenta, hubo abjurado su cuasidesconocida y sugerente cinematografía sobre la cerviz del turbio olvido y la mitificación tras el deceso prematuro, habiendo sido, de un modo sumarísimo, “ciudadano de aquel otro lugar” (parafraseando a Susan Sontag en ‘El Sida y sus Metáforas’) y celebrándose sus exequias, ulteriormente, durante el mediodía de su trigésimo quinto aniversario, en la primavera de 1989.

Imagen de Howard Brookner presente en el documental 'Uncle Howard'. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Imagen de Howard Brookner presente en el documental ‘Uncle Howard’. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Debe ser la mitificación de un infante y su fascinación por el breve recorrido y la dilatada sombra de su referente adulto lo que posibilite la revisitación. De este modo, la edificada memoria de Aaron Brookner -sobrino de Howard- se ve gobernada no sólo por la intención, sino por el arrojo de la perseverancia. En consecuencia, el menor de los Brookner, exhortado por la búsqueda del proverbial ‘Burroughs: The Movie’ (1983) -maldito, mirífico y agreste documental, dirigido por Howard Brookner, acerca del elefantiásico tórax literario de uno de los conspicuos miembros de la Beat Generation, William Burroughs-, se embarca en la difusa y compleja tarea de rastrear los diseminados vestigios depositados, errática e involuntariamente, por Tío Howard.

Diversas pesquisas -decisiva la colaboración del editor y escritor James Grauerholz, albacea literario de Burroughs- focalizan la atención en ‘The Bunker’, conspicuo, aséptico y civilizado zulo (y antiguo vestuario de un gimnasio) en la segunda planta del 222 de Bowery, en el corazón del ínclito Lower East Side de Manhattan, en el que el autor de ‘El almuerzo desnudo’ mecanografió una reseñable parte de su legado en cut-up y se convirtió en escenario ineludible de una razonable parte de ‘Burroguhs: The Movie’, por cuyo dining room transita la excelsa y marchita flor y nata del on/off-off neoyorkino, tales como el hamburguesado Andy Warhol, el correligionario y sotabarbo Allen Ginsberg, el permutador literario Brion Gysin o la aflautada péndola lírica y violeta de John Giorno.

Será precisamente el permiso de Giorno -vecino y propietario de ‘The Bunker’, quien, a pesar de sus iniciales reticencias, accede a colaborar con Aaron Brookner- la inflexión definitiva que alumbre la génesis instrumental del proyecto, en tanto que un cuantioso archivo cinematográfico y personal -cintas de vídeo, bobinas de sonido y entrevistas, incluyendo tomas eliminadas y material propedéutico de ‘Burroguhs: The Movie’- había sido depositado allí, como una inopinada e incólume cápsula del tiempo, por el propio Howard.

Con el personal y pecuniario apoyo de Jim Jarmusch -compañero de Howard Brookner, junto a Tom DiCilo, en la Escuela de Cine de Nueva York-, quien participó en la filmación de ‘Burroguhs: The Movie’ como responsable de sonido, amén de la realizadora Sara Driver -pareja sentimental de Jarmusch- y la inestimable aportación de Brad Gooch -compañero vital de Howard durante los convulsos y nocturnos ochenta-, Aaron Brookner procura dotar de sentido al ingente material encontrado y vertebra ‘Uncle Howard’ por la senda del proceso -el de búsqueda, gestación y desarrollo-, a la manera en que Burroughs dotaba de preeminencia a la metodología, evitando, así, supeditar la cinta a la exclusiva relación entre el escritor y el cineasta o pormenorizando la bitácora de la enfermedad de Howard Brookner, acerca de la que existe un personalísimo dietario fílmico que el sobrino Aaron opta por introducir con fugaces acentos y laterales insinuaciones.

‘Uncle Howard’ se erige literal y metafóricamente en un hallazgo, portando consigo una refulgente carga simbólica que ilumina el hipogeo de la memoria y procura avituallamiento para quienes, devotos, precisamos de la espuma del mito y fabulamos, ávidos, con el resto de material de Brookner pendiente de clasificación y rumbo.

Fotograma de William Burroughs y Howard Brookner durante el rodaje de 'Burroughs: The Movie'. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Fotograma de William Burroughs y Howard Brookner durante el rodaje de ‘Burroughs: The Movie’. Fotografía cortesía de la distribuidora.

Jose Ramón Alarcón

 

‘Málaga 451’: Literatura sonora en La Térmica

‘Málaga 451: la noche de los libros’
La Térmica
Av. de los Guindos 48, Málaga
Viernes 21 de abril de 2017

La literatura no solo hunde sus raíces en la palabra escrita, sino que su influencia se expande hasta el resto de las artes y, muy especialmente, en la música. Prueba de ello es el recorrido sonoro que cada año propone el festival literario que organiza La Térmica, el centro cultural de la Diputación de Málaga, y que el próximo 21 de abril celebra su tercera edición. ‘Málaga 451: la noche de los libros’ inspira su estructura en los festivales de música, y habrá un escenario al aire libre destinado a la relación entre la palabra impresa y la cantada. Allí, desde las 18:30 y hasta la madrugada, actuará una selección de la música actual que está vinculada con fuerza a la literatura.

El escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs, será objeto de la exposición ‘William Burroughs. Nova Convention’, comisariada por la editora Eva Prinz y por el músico Thurston Moore, conocido por su trayectoria en la mítica banda Sonic Youth, que además actuará en la propia sala de exposiciones a las 21:00 horas con un spoken word exclusivo para la ocasión. La muestra, expuesta por primera vez en España, es un evocador recorrido por la Nova Convention; un evento celebrado en el Entermedia Theater de Nueva York durante tres días de 1978 en torno el trabajo de Burroughs, incluyendo actuaciones de Laurie Anderson, Patti Smith, Philip Glass, Brion Gysin, Frank Zappa, John Cage, Timothy Leary y otros. En la exposición se pueden ver documentos, discos, pósters, objetos y memorabilia original y rara vez expuestos, y, sobre todo, las fotografías en blanco y negro tomadas por el fotógrafo James Hamilton.

Imagen del escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs,  que será objeto de la exposición 'William Burroughs. Nova Convention'. Fotografía cortesía de los organizadores.

Imagen del escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs, que será objeto de la exposición ‘William Burroughs. Nova Convention’. Fotografía de James Hamilton cortesía de los organizadores.

El músico David Bowie, recientemente desaparecido, será homenajeado a las 23.30 horas mediante un memorial que con el subtítulo ‘El rayo que no cesa’ han preparado la cantautora de rock Mercedes Ferrer junto al periodista Héctor Márquez; un homenaje al hombre de las mil caras a través de algunas de sus canciones, de textos y palabras que significaron su vida única y su obra poliédrica. Del mismo modo, al término de la noche, la dj madrileña Marta Fierro, conocida como Eme DJ, trazará un trayecto por la música producida o inspirada por Prince a partir de las 1.30 horas, otro artista que nos dejó hace justo un año, precisamente el 21 de abril de 2016. El tercer tributo musical de la noche correrá a cargo de la rapera malagueña Eskarnia, quien interpretará a las 0.30 horas y de forma íntegra y con banda en directo su excelente trabajo ‘Sola en la sala’, un disco inspirado en la poesía para adultos de la escritora Gloria Fuertes, de quien se cumple el centenario de su nacimiento.

En el mismo escenario y a las 21:00 horas, el exitoso músico y poeta Marwan, que ha arrasado con sus últimas giras, lanzamientos discográficos y libros de poemas, acudirá a La Térmica acompañado de su hermano, el también escritor Samir Abu – Tahoun, para ofrecer un recital de poemas y relatos salpicados con algunas interpretaciones musicales de sus textos. Por su parte, el escritor Miqui Otero mostrará un espectáculo único con la lectura musicada de su novela ‘Rayos’, editada por Blackie Books, y lo hará en Málaga 451 a las 22.30 horas junto a Guillermo Farré (guitarra), Esther Margarit (voz) y Angel Garau (batería), en una banda efímera creada especialmente para esta cita irrepetible. Este escenario dedicado a la música abrirá sus puertas al atardecer con un recital de jazz a cargo de la laureada cantante Eva Jiménez en un formato de cuatro músicos en el que también destaca Javier Galiana, pianista de cabecera de músicos como Manu Chao o Silvia Pérez Cruz.

La música también estará presente en el Escenario 451. Allí, a las 23:00 horas, nos haremos eco de uno de los grandes fenómenos literarios de los últimos años con el pianista británico James Rhodes, que en ‘Instrumental’ detalla un estremecedor relato biográfico que habla de abusos, música y supervivencia. Dialogará sobre la relación entre la música y la literatura, y sobre la cualidad salvadora de la cultura con la periodista musical y escritora Silvia Grijalba. Será el colofón de este gran escenario por el que a lo largo de la noche también desfilarán figuras como Michel Houellebecq, Fernando Aramburu o Nuccio Ordine.

‘Málaga 451: la noche de los libros’ está coordinado por el articulista y promotor cultural malagueño Txema Martín y se celebra el 21 de abril en La Térmica en horario de 18:30 hasta la madrugada, y todas sus actividades son gratuitas hasta completar aforo. Con esta tercera edición, el festival literario de referencia en la provincia de Málaga acomete su definitivo salto internacional sin perder de vista el territorio en el que se sitúa. En sólo dos convocatorias, este festival ya se ha colocado como referente en su género en toda España, como lo demuestran sus 8.000 visitantes hasta la fecha y un aumento de asistencia en la segunda edición con respecto a la primera de casi el 50 por ciento. ‘La noche de los libros’ mantiene su compromiso con el sector editorial malagueño mediante la colaboración con más de una decena de librerías de la provincia, así como numerosos editores y escritores malagueños invitados a este encuentro.

La Termica. Makma