De Russafart y otros festivales similares

(También podría haberse llamado Carta abierta a los galeristas)

A nadie le afectan ya sentencias que den por acaecida la muerte del arte. Es más: por aceptadas ya resultan hasta cansinas. Y cuando digo a nadie hago fundamentalmente referencia a esas personas que se dedican, aún y curiosamente, a generar productos en nombre del arte con unos u otros fines, siempre legítimos. O dicho de otra forma: los artistas no dejan de producir aún cuando puedan sospechar que, de alguna manera, el arte ya no es lo que era. Así, por fin, ¡porque que ya era hora!, los artistas del hoy son inevitablemente escépticos ante un mundo, el del arte, que aparenta ser (existir) sin poder hacerlo realmente dadas las condiciones que rigen las sociedades sociales actuales (Internet y RRSS). Lo he dicho en algún que otro artículo, alguno publicado en esta misma revista: 1. El último fin del Arte Moderno fue su democratización (‘Arte=Vida’ y ‘Todos somos artistas’ Beuys dixit), 2. La democratización del arte ha sido posible, de forma definitiva, gracias a las potencialidades tecnológicas.

¿Qué pueden hacer entonces ante estas circunstancias los aspirantes a artistas? Sólo tienen dos opciones, pero si eligen una deben renunciar a la otra. No son compatibles. El problema que sufren los aspirantes a artistas, que generalmente se pasan la vida quejándose de la falta de coleccionistas, de la falta de espacios dedicados al arte emergente (sic), de no tener acceso a ferias, del nimio caso que reciben de las pocas galerías que quedan en las calles, de la falta de cultura de los ricos que prefieren gastarse el dinero en yates, de los políticos que no los eligen para sus exposiciones sufragadas con dinero público… emerge, pues, ante el hecho de quererlo TODO. Abrazan eufóricos la democratización porque les permite estar en la calle (Vida), pero sin renunciar a lo que en el fondo más desean: tener un valor económico justo (sic) en el mercado. Un valor económico justo que les dignifique.

Pintada callejera en el barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Begoña Siles

Pintada callejera en el barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Begoña Siles

Pero TODO no puede ser, como bien deberían saber los adultos. O se acepta la (siempre deseada) democratización, y por tanto no cabe ya ninguna queja posible porque con ella se ha renunciado a todo lo que huela a elitismo cultural, o seguimos creyendo en el elitismo de la Alta Cultura y entonces debemos renunciar a todo acto popular y populista, no tanto porque queramos o no cuanto porque resulte incompatible. Así, a los aspirantes a artistas no les cabe más que elegir entre una de las dos opciones, o la de ser unos hippies de su mercancía (siendo +- pobres) o la de ser unos esclavos del mercado (siendo +- ricos). No hay otra. Otra cosa es que, después, pueda entrar en juego el factor suerte (tan capitalista él), y éste haga de un hippie una estrella de la creación. Lo que en el fondo TODOS desean.

Hagámonos dos preguntas e intentemos que sus respuestas clarifiquen este embrollo:

1. ¿Cuál ha sido y sigue siendo el mecanismo de legitimación de un artista real (artista real: el señalado por la Institución, que es el Mercado)? Respuesta: aquel que precisamente lo sitúa en un mercado y otorga un precio “indiscutible” al producto en ese mercado. ¿El mecanismo, entonces?: ser elegido por alguien con peso en el mercado del arte -todos desean ser elegidos- que te exima de ser un hippie, con lo que ello te obliga a aceptar: que tu valor en el mercado conlleva el reparto del beneficio con terceros, muchas veces a varios terceros y a veces mucho más elevados que los propios beneficios del artista.

2.¿Qué hemos entendido siempre por un ‘mercadillo hippie’? Respuesta: aquel lugar en el que el creador es el mismo vendedor de su producto. Cobra por su mercancía pero jamás por su faceta de vendedor (que es la faceta propia de un tercero).

Así pues, conclusión: está muy bien que los artistas sean hippies y está muy bien que se generen condiciones para que la (deseada) democratización vaya generando canales por los que los artistas lleguen al pueblo. Lo que no está tan claro es que los artistas quieran nadar y guardar la ropa simultáneamente. Si son hippies no podrán quejarse nunca más de ser unos incomprendidos. Nunca. Así, insisto, está muy bien que los artistas renuncien a los intermediarios y generen su particulares formas de venta directa, e incluso está muy bien que en su fuero interno deseen que algún intermediario importante se fije en ellos aún cuando ello suponga venderse al maldito mercado capitalista. Digo yo.

Mientras a los intermediarios profesionales (las galerías de arte) no les importe que sus artistas se comporten como hippies cuando les venga en gana rompiendo las reglas del juego (las que permiten a un artista tener un precio estable en el mercado), yo no soy quién para criticar nada a nadie. O sí, si lo que quisiera es exigir a alguien cierta coherencia. La verdad es que no me hacen demasiada gracia quienes reivindican el hippismo si lo que en su fuero interno desean es un chalet de lujo en una urbanización privilegiada. Porque suelen ser unos engreídos muy cansinos que se pasan media vida quejándose. Pobres galeristas, que son los únicos que parecen no haberse enterado de nada…

Imagen tomada en una fachada del barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Makma

Imagen tomada en una fachada del barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Makma

Alberto Adsuara

Russafa se abre al arte

Festival Russafart
Barrio de Russafa. Diversos espacios culturales. Valencia
1, 2 y 3 de Junio de 2018

Con carácter de bienal, Russafart regresa. Un camino que cierra ahora, un ciclo de diez años. Edad de madurez para un evento cultural que tuvo la originalidad de abrir las puertas de los estudios de arte al público y que convocó una amplia participación y colaboración social del céntrico barrio de Russafa. Hoy somos un referente para nuevos espacios de arte, dentro y fuera de Valencia y nuestra convocatoria atrae a visitantes y creadores de todo el mundo.

Los días 1, 2 y 3 de junio de 2018 bajo el lema «Creando arte» abriremos de nuevo las puertas de los talleres y espacios artísticos. El reencuentro entre público y arte tiene lugar tras dos años de intenso trabajo, tiempo suficiente para evidenciar que el arte está en constante búsqueda creativa y renovación de sus lenguajes y formas de expresión. No exenta de dificultades, marcada por estos duros años de crisis, con amargas experiencias de censura y de recortes en la libertad de expresión a nivel nacional, esta fiesta del arte, permitirá constatar la obra de más de 200 artistas.

Detalle del estudio de Susana Do Santos. Imagen: Cortesía de Russafart

Detalle del estudio de Susana Do Santos. Imagen: Cortesía de Russafart

Un momento excepcional para descubrir qué se cuece al interior de los talleres, espacios donde se nos revela en toda su dimensión el día a día del arte en sus ámbitos más íntimos, donde la inspiración y los motivos toman una forma definitiva. Los testimonios de quienes han vivido esta experiencia retratan la singularidad de estos encuentros: cada estudio es un mundo, cada artista un misterio. Y es en esta cuando la complicidad del arte y la cultura llegan a su clímax sin dejar la creación de germinar.

Los pintores, escultores, fotógrafos, videoartistas, artistas urbanos y performers invitan al espectador a formar parte en este festival, distribuidos en 60 estudios artísticos y proyectos, además de 28 espacios expositivos. El conjunto de esta muestra descubre las maneras de hacer, crear y pensar del colectivo de productores de arte que habita en el barrio de Russafa.

Detalle del taller de Tinxi. Imagen: Cortesía de Russafart

Detalle del taller de Tinxi. Imagen: Cortesía de Russafart

En esta edición se reitera el concurso de pintura rápida y contaremos con la participación de cinco artistas de Lisboa, como parte de los intercambios culturales a nivel internacional que hemos venido realizando con eventos similares a Russafart.

Celebramos esta edición de Russafart bajo el signo de “Creando arte” que encuentra su riqueza en las prácticas dedicadas al reconocimiento de la cultura como forma de activar la comunicación mutua entre artistas y público. Una ocasión óptima para activar la vertiente cultural y creativa del barrio de Russafa.

Destacamos la valiosa aportación de los comercios del barrio de Russafa que colaboran con el evento, del mismo modo agradecer a todas las personas, entidades y patrocinadores que hacen posible el evento, creando sinergias recíprocas.

La asociación Russafart les invita a participar de esta edición, donde las experiencias creativas de los artistas del barrio de Russafa se fusionan en estos 10 años de incansable actividad artística con un programa de actividades y propuestas, fusionando el carácter lúdico, festivo y de acción creativa que nos identifica.

Les esperamos para disfrutar del arte y del barrio porque Russafart es Russafa y Russafa es Russafart.

Portada. Imagen cedida por Russafart. Artica

Portada. Imagen cedida por Russafart. Artica

Una coreografía seductora

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral
Serie de 10 dibujos creado en técnica mixta sobre papel Fabriano de 300 gramos
Taller Indusart
C / Clero, 6 bajo. Valencia

Entre-dos, serie de 10 dibujos creados mano a mano por Hélène Crécent y Rafa de Corral  para  Russafart 2016, lleva inscrita la tensión surgida de la fusión de los dos universos pictóricos tan diferentes de estos artistas. Crécent y De Corral han creado una coreografía seductora con las figuras abstractas y conceptuales más emblemáticas de sus respectivos universos pictóricos.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Figuras crepitantes

La pintura de Hélène Crécent está habitada, principalmente, por figuras abstractas: “manos llameantes”, “bolas enmarañadas”, -“de pelo”, matiza la artista-, “cuerpos contorsionados, sin rostro y sin sexo”, “bocas-vaginas dentadas”. Figuras dibujadas con mina de plomo sobre un fondo blanco y salpicadas con golpes de color rojo, verde, azul. Figuras de trazo curvo, inmediato, fogoso. Figuras crepitantes.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Figuras ingrávidas

En cambio, en la obra de Rafa de Corral gravitan misteriosas piezas de rasgos arquitectónico-geométricos que brotan de una superficie acuosa, metálica o flotan sobre un espacio nuboso, etéreo.  Estas piezas, dibujadas con un trazo firme, recto y preciso, fluyen ingrávidas por el espacio conceptual futurista de la obra de Rafa de Corral. Figuras ingrávidas, densas piezas arquitectónico-geométricas, donde la levedad de la existencia se hace metáfora.

Cuatro piezas de 'Entre-dos', de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Cuatro piezas de ‘Entre-dos’, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Fusión

Entre-dos es el resultado de la fusión de estos dos mundos pictóricos                    “formalmente tan diferentes”, como considera Hélène Crécent. “Aún así -precisa la artista- pensamos que podría ser un reto pintar y exponer juntos”.

Una experiencia cuyo resultado, señala Rafa de Corral, “ha sido espectacular tanto desde un punto de vista formal como de fondo. En mi opinión se ha producido una simbiosis en un principio lúdica, pero si ahondas más en cada pieza sorprende la frescura y el contenido tan potente”.

Las figuras crepitantes -“manos llameantes” y “bolas enmarañadas”- y las figuras ingrávidas -las piezas arquitectónico-geométricas- componen, en estos diez dibujos, un juego rítmico y colorista de movimientos. Las figuras se desplazan marcando el compás pasional de un tango; se atraen y se repelen connotando la pasión seductora que emana entre lo femenino y masculino.

Los dibujos de “manos llameantes” y de “bolas enmarañadas” de Hélène Crécent denotan una feminidad que arde, que quema. Por lo contrario, las piezas arquitectónico-geométricas de Rafa de Corral emanan una masculinidad que intenta escindir el fuego femenino.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Fotografía: Fernando Rincón.

Hélène Crécent describe el proceso creativo como “mágico y excitante». Y añade: «El primer dibujo lo hicimos conjuntamente en la misma mesa de manera muy concentrada y espontánea a la vez. Entendimos que la fusión podía funcionar. Pero empezó a complicarse: la fuerza de mis “bolas de pelo” podían comerse la fuerza de los elementos arquitectónicos de Rafa. No se trataba de una lucha de poder. Non obstante, empezamos a competir, pero con amor, somos amigos».

«Entonces, Rafa empezó a utilizar la mina de plomo, herramienta importante en mi obra, creando una superficie color plomo negra y brillante. Me impresionó y respondí con un personaje rojo. Luego, Rafa cambió su paleta por tonos fluorescentes pintados con spray. Él se adaptó y yo me tranquilicé, frente a la tensión creada, enrollándome o enroscándome en sus arquitecturas irreales, amenazantes y atractivas a la vez, como si fuera un juego sexual  pasional”, concluye Crécent.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Entre-dos, de Hélène Crécent y Rafa de Corral. Imagen cortesía de sus autores.

Begoña Siles

El aullido ubuesco de Aldo Alcota

Conversación con el artista y poeta chileno Aldo Alcota, con motivo de su reciente participación en Russafart 2016 y en la Revista de Arte y Literatura Canibaal

Merodear y reflexionar en torno de los turbios y densos cuerpos limítrofes que solidifican el encuentro entre obra -artística y literaria- y biografía exige aproximarse al inmediato devenir de individuos en sempiterno ejercicio atlético de su condición indisoluble, a perfiles sin descanso ni rutinas del ser, figuras volcanizantes que, aún dormitando, claman desde lo onírico una permanente vindicación de su fértil aullido.

Un complejo cómputo de estas contingencias existenciales cobran morfología natural en la figura de Aldo Alcota (Santiago de Chile, 1976), cuasi-inefable hombre de atributos ubuescos (un oremus por el disoluto patafísico Alfred Jarry) y radical cosmogonía de lo consuetudinario, cuya narración mítica palpita permanentemente en su conversación con la revista Makma.

Obra perteneciente a la serie 'Mundo Bruto' expuesta en IMT, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Obra perteneciente a la serie ‘Mundo Bruto’ expuesta en IMT, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

EL ALIMENTO/ LA OBRA

Los galpones comerciales de IMT (Literato Azorín, 35) y L’envers Du Decor (Cuba, 43) han sido refugio material de una selección de la obra reciente del chileno, consecuencia de su participación nominal en la quinta edición de Russafart, que ha permitido exhumar su intervención plástica en desechos rudimentarios, gabinetes de computadoras, papel pintado y objetos efímeros -”me gusta intervenir cosas en desuso, revivirlas, darles una nueva vida”, así como diversos dibujos sobre cartones encontrados que procuran componer un mapa comunicativo propio del movimiento ‘L=A=N=G=U=A=G=E poets’ norteamericano, con Charles Bernstein, Hanna Weiner o Clark Coolidge a la cabeza -”todos hablando a la vez, con diferentes tipos de energía”-.

Alcota manifiesta sumarísimamente el influjo dominante y explícito de la Patafísica, el Dadaísmo, y el Surrealismo, o la heteróclita humedad de lo sótanos de Pierre Molinier y el Marqués de Sade, la irreverencia de Eduardo Haro Ibars y el puerto erótico y delictivo de Jean Genet, si bien “algún crítico diría que lo mío es un arte ubuesco, de lo monstruoso, de la deformación de la corporalidad”. A propósito de alguno de sus trabajos asevera que “este es un tiempo de fragmentación. Por ello no son cuerpos en su totalidad, sino fragmentos (…) una especie de laboratorio del desmembramiento”

Sobre los anaqueles del IMT reposa su impía serie ‘Mundo Bruto’, una colección de collage sobre el frágil soporte de bandejas alimentarias de cartón -”comencé a emplearlas como recurso en 2007”, que se aproxima a personajes ínclitos, dementes, chamanes y magos, políticos y beodos “que viven un delirio surrealista”, como es el caso de la presente secuencia de ministros del Imperio británico extraídos de una enciclopedia sobre la época victoriana. “Trabajo sin boceto, soy primitivo, arrojo todo, papel, tinta y pintura (…) me seduce la precariedad del soporte mínimo, povera, de una bandeja para comer. Mi arte es alimenticio. Los ojos devoran la imagen”, es por ello que postula “que el ojo sea una mandíbula para comer imágenes”.

Detalle de varias piezas de Aldo Alcota expuestas en L’envers Du Decor, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Detalle de varias piezas de Aldo Alcota expuestas en L’envers Du Decor, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

SANTIGO DE CHILE/ DERRAME/ LA GÉNESIS

Reflexionar sobre el raquis teleológico de la obra de Alcota exige recurrir, de un modo ineludible, al denominado contexto de producción, acudir al origen del primer destello, que en el caso del autor capitalino -hijo de la dictadura, en tanto que nacido en pleno Régimen Militar, comandado por el general Augusto Pinochet- se remonta a una adolescencia perfilada por el influjo de uno de sus profesores de Liceo, Luis Reyes, quien le inoculó el ímpetu de salir de Chile y viajar al Viejo Continente -”había estado en Francia, en París, hablaba de arte en sus clases, de Salvador Dalí y de Miguel Ángel”-.

Con posterioridad, Aldo Alcota cursa estudios de periodismo en la Universidad Andrés Bello de Chile y se fraguan con ahínco sus inquietudes primigenias. Con los escritores y poetas Rodrigo Hernández, Rodrigo Verdugo y Roberto Yáñez Honecker -nieto del ínclito y denostado Jefe de Estado de la RDA-, entre otros, funda en 1999 la revista ‘Derrame’, que nomina al homónimo y ulterior grupo surrealista y cuyo título procede anecdóticamente “de haberse derramado una copa de vino sobre un libro de Vicente Huidobro”; sobre ella asevera que “algún día será leyenda”. ‘Derrame’ supervive durante ocho números, en los que se homenajea al surrealista portugués Cruzeiro Seixas y se dan cita nombres como Joan Brossa, Chema Madoz, Rosamel de Valle, el Grupo Mandrágora o Carlos de Rokha, con la pretensión, en muchos casos, de retomar la atención sobre figuras postergadas injustamente al olvido literario y artístico.

Paralelamente, irrumpe en la existencia de Alcota la agreste y nicotínica presencia de la poeta de la Generación del 50 chilena Stella Díaz Varín, popularmente conocida como La Colorina y determinante musa de Alejandro Jodorowsky; “la conocí en la Feria del Libro de Santiago de Chile. Yo había estado ese día con José Donoso (…) fue una de mis maestras. Se pintaba el pelo de color verde y llevaba un tatuaje de una calavera atravesada por un puñal (…) murió en 2006, tras diez años de amistad”. Acerca de Stella afirma que “era un vendaval, fuerte, capaz de golpear a un hombre. Allí golpeó a muchos escritores que la ninguneaban. En Chile se hablaba de esas anécdotas, que era buena para el boxeo (…) siempre he querido reivindicar su figura como poeta”.

De su etapa santiaguesa recuerda su primera exposición individual, en 2001, bajo el título ‘Jarry Monster’, en la que el escritor y crítico de arte italiano Enrico Baj le dedica unas palabras de ensalzamiento de su naturaleza ubuesca. Mención ineludible merece rememorar la censura de su obra en una exposición en el Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, en 2004, según recoge el diario Tiempo Libre: “Tras detectar la presencia de minúsculos penes y senos en alguna de las composiciones del autor, el Instituto Chileno Norteamericano de Cultura intentó excluir esas obras. Ante ello, el artista decidió abortar el montaje”.

Diversas imágenes del álbum personal de Aldo Alcota. De izquierda a derecha, con Anne Éthuin, Édouard Jaguer, Stella Díaz Varín, Carlos Sedille y Jean Benoît. Fotografías cortesía del artista.

Diversas imágenes del álbum personal de Aldo Alcota. De izquierda a derecha, con Anne Éthuin, Édouard Jaguer, Stella Díaz Varín, Carlos Sedille y Jean Benoît. Fotografías cortesía del artista.

PARÍS/ LA ARCADIA SURREALISTA

Portando su reciente licenciatura, se traslada por primera vez a Europa -”mis padres, quienes me han apoyado mucho y a quienes admiro, me regalan el viaje”- y recala en París durante cuatro meses con un visado de turista que no osa mancillar -”intenté quedarme pero no tuve la valentía de permanecer como ilegal (…) qué hubiera sido de mí si me hubiera quedado en París”-. Allí se hospeda en la casa de uno de los miembros del Grupo Surrealista Derrame, el franco-peruano Carlos Sedille, periplo sobre el recuerda que “fui a su casa en la afueras. Tuve una relación delirante con su padre, un veterano de la guerra de Argelia, lepeniano y obsesionado con Napoleón”.

En París contacta con el eximio escultor surrealista Jean Benoît, quien “fue uno de los grandes amigos de Jodorowsky”. Benoît es recordado, entre otras singularidades, por su confección de insólitos trajes, como el de su pieza ‘El testamento del Marqués de Sade’, en el marco de la Exposición Internacional de Surrealismo -“en el apartamento de Joyce Manosur hizo un ceremonial primitivo-surrealista y con un hierro candente se marcó en el pecho las iniciales de Sade, secundado por Matta (Roberto)”, ante la presencia de André Breton-. Sobre una de sus creaciones (‘El traje del necrófilo’), Alcota escribe para la revista satírica chilena The Clinic. Con Benoît comparte una experiencia con un apurado desenlace superviviente: “Acudíamos a una exposición de Roberto Matta, Jorge Camacho y Gerardo Chávez. Benoît me invita a beber cerveza en un bar, vamos borrachos por París y casi nos arroya un autobús. Fue una experiencia alucinante”.

Igualmente, mantiene relación con el poeta y crítico de arte parisino Édouard Jaguer, a quien “todos los martes lo veía. Cenaba una botella de vino con galletas” y entabla relación con el pintor surrealista cubano Jorge Camacho y su esposa Margarita -”sabía de él por referencias enciclopédicas (…) pensaba que algún día lo conocería”. En el transcurso de una exposición y ante un cuadro de André Michaux, conversan acerca de la propia obra de Alcota y Camacho le reporta una sugerencia determinante a partir de entonces: “tienes que deformar más (…) y empecé a deformar las figuras”.

Por mediación de los Camacho y el auxilio de “una joven húngara que trabajaba en una galería parisina” se aproxima a la obra del poeta cubano Reinaldo Arenas, erigido desde entonces en una referencia. “Margarita Camacho me regaló ‘Antes que anochezca”, la celebrada autobiografía del autor. “Hay una frase de Arenas que me ha impactado mucho: yo escribo por venganza”; esto supone la revelación de un escritor a la contra que “yo comparto” -”Camacho (Margarita) decía que era un genio”-. Años después, conoce en Valencia al escritor cubano Juan Abreu, amigo y figura decisiva de Reinaldo y compañero de la denominada Generación del Mariel, en referencia al Éxodo del Mariel, que supuso el exilio masivo de cubanos hacia el puerto de Miami, en 1980.

Imagen de varias publicaciones y referencias del archivo personal de Aldo Alcota. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Imagen de varias publicaciones y referencias del archivo personal de Aldo Alcota. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

EL MEDITERRÁNEO/ PENÚLTIMO PUERTO/ COLMILLO CANIBAAL

En 2007 arriba en Valencia -tras los fortuitos e inesperados pasos de su hermano Miguel Ángel, chef de referencia afincado en Londres, en la actualidad- matriculado como visitante en la Facultad de Bellas Artes de San Carlos y posteriormente cursa un máster de gestión cultural. Acerca de esta experiencia Alcota manifiesta que “vine con otra concepción del arte. Había una práctica muy fanática por artistas como Antonio López, pero yo llegaba con otro discurso, influido por Roberto Matta, el arte primitivo o Basquiat”. De esta etapa recuerda las clases de Enrique Tormo, “de Arte Africano y Arte de Oceanía. También a Facundo Tomás, un hombre provocador, gran teórico del arte. Llevó una exposición sobre el Equipo Crónica a Chile y allí pude verla”, años atrás. Con ulterioridad, trabaja en el MUVIM en calidad de becario durante dos años y medio -”gané experiencia museística. Viví todo el conflicto con Román de la Calle”.

Tras este período “conocí a Ximo Rochera (director de la Revista de Arte y Literatura Canibaal) en el taller de literatura LAB, en la galería Imprevisual (dirigida por el cubano Arístides Rosell). Lo impartía Manuel Turégano (editor del sello Contrabando). Allí coincidí con Fran Amador Luna, Bárbara Blasco y Edu Reptil”, entre otros. Entablada la relación con Turégano, publica su primer poemario ‘Guayacan/ Virgen Bacon’ en Contrabando, tras haber formado parte de la antología ‘Por donde pasa la poesía’ (Baile del Sol Ediciones). Por su lar valenciano han transitado diversos poetas latinoamericanos, como Héctor Hernández Montecinos o Enrique Winter, amén de poetas visuales como el catalán JM Calleja, lo que le ha permitido “reconciliarme con la poesía. Puedo afirmar que en Valencia me he iniciado como tal”.

2013 supone la génesis de la revista Canibaal, comandada desde sus orígenes por Ximo Rochera y en la que Alcota ha sido director de arte y ahora colaborador y corrector, en compañía de Sergio Pinto Briones -”gran amigo, con quien he hecho diversas performance”. En la actualidad, forman parte del equipo directivo de Canibaal Jesús García Cívico y Pablo Miravet, “compañero de andanzas nocturnas, con quien realizo grandes homenajes a Lou Reed, Candy Darling (transexual amiga de Dalí y Capote, actriz en las películas de Andy Warhol) y Michi Panero.

Portada del número 6 de la Revista Canibaal, 'Carne y Metaliteratura'. Fotografía cortesía de la revista.

Portada del número 6 de la Revista Canibaal, ‘Carne y Metaliteratura’. Fotografía cortesía de la revista.

Fruto de la referencia al ciclo ‘Literatura y alcohol’, desarrollado por Canibaal, durante los meses precedentes, en la conspicua carnicería literaria Slaughterhouse, Alcota repasa su propio devenir etílico, determinante en su proceso de extraversión: “el alcohol es un excitante para poder hablar. Desde pequeño sufro de una pequeña tartamudez. Cuando bebo puedo leer ante el público, entro en un mundo de excitación y de delirio. Me siento como ‘El barco ebrio’ de Rimbaud, la alucinación de Bukowski. Con Stella (Días Varín) bebía mucho. Suponía olvidarse un poco de la crudeza del mundo, entrar en otra fase, de tranquilidad y de excitación a la vez, de catarsis (…) es como si estuviera aquí el dios Pan y todo empezara a enloquecer”.

Por Canibaal han transitado nombres decisivos como Nazario Luque Vera  -”conocer a Nazario ha sido uno de los momentos más grandes de mi vida. Caminar con él por barrio gótico barcelonés en compañía de Ximo Rochera (…) imaginar la Barcelona de Ocaña y Camilo…”-, Ana Curra o Enrique Vila-Matas, sobre el que recuerda que “pude conocerlo en la Feria del Libro de Santiago de Chile en 2002. Le regalé un cuaderno mío de poesía y dibujos (…) tiempo después me escribió un mail en el que me decía: he pensando en ti. Espero que te vaya bien”. Este encuentro pudo fructificar años más tarde, cuando Alcota le requiere para escribir en la revista -”desde entonces es un colaborador absoluto de Canibaal”.

A propósito del último número de la revista, ‘Carne y metaliteratura’, concluye que “el siglo XX, tan violento, ha supuesto una gran representación de la carne y la corpolaridad desgarrada, un colmillo canibal que devora a unos y a otros. La revista va acorde con los tiempos. Como afirma Woody Allen: el mundo es un gran restaurant”. En base a estos precedentes, Aldo Alcota no dubita en confesar que “el gran tema de hoy es el hambre, el físico y el espiritual”.

El artista y poeta Aldo Alcota, frente a una de sus obras expuesta en IMT, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

El artista y poeta Aldo Alcota, frente a una de sus obras expuesta en IMT, para Russafart. Fotografía: Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón

 

 

 

 

El Musical se llena de Encontres

Encontres, Cultura als barris per fer ciutat
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Del 10 al 12 de junio de 2016

La Plataforma de festivales urbanos de Valencia PICUV, en colaboración con el Teatre el Musical presentan Encontres, Cultura als barris per fer ciutat¸ una celebración artística abierta a todos los públicos con propuestas escénicas y artísticas desarrolladas por los propios Festivales durante el año. Encontres evidencia así la importancia que los festivales de PICUV tienen en el calendario cultural de la ciudad.

Encontres, Cultura als barris per fer ciutat, pretende ser un foro de debate, intercambio y conocimiento, al tiempo que un escaparate donde mostrar las propuestas más destacadas programadas por los 9 festivales de la PICUV. Es por este motivo que los organizadores han contactado con directores de propuestas nacionales con la misma idiosincrasia y espíritu que sus festivales para nutrirse y alimentarse mutuamente.

Obra de Cabanyal Íntim. Imagen cortesía de PICUV.

Obra de Cabanyal Íntim. Imagen cortesía de PICUV.

Una programación dinámica, participativa y multidisciplinar que abarca diferentes disciplinas artísticas. El viernes 10 de junio, a partir de las 19.30h., en el hall del TEM habrá: Djs, stands informativos, la presentación del vídeo promocional Encontres, Sígueme, performance de danza a cargo de la Cía. Malarte, la inauguración de las exposiciones Silencio (escultura) de Martí Moreno y Con otros ojos (fotografía) de Maite Bäckman. Para finalizar, a partir de las 22.00h, en la Plaza del Rosario, Groove All Stars con un elenco de “músicos diez” harán mover el esqueleto a ritmo de soul, jazz, funky y hip hop.

Las jornadas del sábado 11 y del domingo 12 llegan cargadas de actividades desde las 11.00h de la mañana hasta las 22.30. El espacio de debate, reflexión y participación ciudadana se ha programado ambos días por las mañanas de 11.00h a 14.00h.

El sábado 11 la mesa redonda está dedicada a presentar diferentes Iniciativas culturales ciudadanas de diferentes partes de la geografía española: Intermediae de Madrid, Cultsurfing de Barcelona, Redetejas de Sevilla, Olas de Energía de San Sebastian PICUV y Cabanyal Horta de Valencia. El debate estará moderado por el periodista y redactor de Cultura en Valencia Plaza, Eugenio Viñas. Por la tarde, tendremos la segunda charla del día ahondando en un tema tan recurrente en los últimos meses como es ‘Models de relació amb l’administració’, a cargo de Azuzena Klett, de Las Mesas de Citykitchen (Madrid).

Café Sol. Imagen cortesía de PICUV.

Café Sol. Imagen cortesía de PICUV.

El domingo 12, desde las 12.30 a las 14.00h, se podrá participar en la charla ‘Art, participació ciutadana i procesos polítics’ en el Auditori del TEM, con las intervenciones de diferentes agentes culturales: Maite Ibáñez, Eponine Franckc (Los Artistas del Barrio, Madrid), José Luís Pérez Pont, Director del Consorcio de Museos de Valencia y uno de los portavoces de PICUV y Director de Russafart, Arístides Rosell. En la mesa de debate de la tarde se hablará y reflexionará alrededor del valor del arte (Quant costes? Reflexions al voltant del valor de l’art).

El teatro y las actividades para toda la familia también tendrán cabida en Encontres ambos días: el sábado hay programados dos eventos, un taller de construcción de marionetas a partir de materiales reciclados por Froggies y a las 13.30h en la Plaza del Rosario, el espectáculo gratuito Jugo de juguetes¸ de Teatre la Estrella. El domingo las actividades familiares serán por la tarde de 18.30 a 20.00h e incluyen un taller con Roll Paper Craft, otro de construcción de aviones de juguete y de flores decorativas.

Río por no llorarme. Imagen cortesía de PICUV.

Río por no llorarme, de Barbàrie Teatre. Imagen cortesía de PICUV.

El teatro, la danza y la performance más contemporánea y vanguardista vendrán de la mano de varios artistas locales y nacionales: Taxácea del Colectivo Croatán (dos piezas alternas de danza contemporánea) se podrá ver en cuatro ocasiones a lo largo del fin de semana; Hamlet Party, la propuesta teatral-musical del director mallorquín Josep R. Cerdà, tendrá dos pases, (uno a las 19.00h y otro a las 21.30h en el Auditorio del TEM. Se trata de una adaptación libre del clásico de Shakespeare, producida por el festival Jardí Desolat. El domingo a las 20.00h en el Auditorio también, Russafa Escènica presenta una de sus piezas revelación 2015, ‘Río por no llorarme’,  de Barbàrie Teatre.

Otra novedad es sin duda la participación del artista urbano Deih (XLF), quien realizará una intervención artística y urbana a través del lenguage del graffiti como homenaje al TEM i al Cabanyal.

Poble Nou. Imagen cortesía de PICUV.

Poble Nou, de Mou Dansa. Imagen cortesía de PICUV.

La Plaza del Rosario se reserva el espacio para la danza con la exhibición del taller ‘Tú creas, tú decides’ de Bucles; Café Sol de Cía. Fil D’Arena, ambos el sábado, y Wild Side de Cia. Botànic Espai de Dansa y Aproximacions a Poble Nou de Cía. de Mou Dansa el domingo, como espectáculo-clausura.

Como actividad lúdica y divertida por las calles del barrio destacamos la ‘Cercavila: Mardigrass per 40-Funk Brass Band’ con la actuación de Hermanos Tachini (circo) y una performance de danza.

La gastronomía más valenciana no podía fallar en un evento cultural de barrio, tal y como manifiestan las dos paellas populares planificadas ambos días a mediodía y aderezadas con música ambiente.

Actividades, espectáculos, exposiciones, conciertos, talleres y gastronomía para todos los gustos y edades que servirán para dar a conocer a los ciudadanos de València estas iniciativas culturales e impulsar el desarrollo de dinámicas que permitan conectar a instituciones, agentes culturales y ciudadanía en una verdadera dinámica que impulse un modelo cultural más dinámico y participativo.

Los integrantes de PICUV son: Russafa Escènica, Circuito Bucles, Distrito 008, Cabanyal Íntim, Benimaclet Confusion, MUV! Circuito Música Urbana, Intramurs, Ciutat Vella Oberta y Russafart.

 

Encuentro de los festivales urbanos en el Cabanyal

Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat
Organizado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia
Barrio del Cabanyal. Valencia
Del 10 al 12 de junio de 2016

Del 10 al 12 de Junio en el barrio del Cabanyal de Valencia se celebrará la primera edición de ‘Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat’, un proyecto organizado e impulsado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas formada por nueve de los más destacados Festivales Urbanos que se realizan en la ciudad de Valencia. La primera edición de Encontres verá la luz exclusivamente gracias al trabajo y voluntariado de los organizadores de los nueve festivales de la PICUV y la colaboración del Teatre El Musical y Regidoria d’Acció Cultural del Ajuntament de València.

Como cierre de la temporada, la Plataforma PICUV propone la celebración de este encuentro abierto a todos los públicos, donde presentar las propuestas escénicas y artísticas más destacadas, desarrolladas por los propios festivales durante el año, conformando un evento que muestre la importancia que estos proyectos tiene en el calendario cultural de la ciudad.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Uno de los objetivos principales de este encuentro es crear un espacio de debate y reivindicación sobre los nuevos retos que plantean las dinámicas participativas en la creación y gestión cultural desde los barrios, dentro de los modelos culturales actuales desarrollados en las ciudades.

Desde la Plataforma PICUV se presenta este encuentro como una oportunidad para dar a conocer a los ciudadanos de València estas iniciativas culturales e impulsar el desarrollo de dinámicas que permitan conectar a instituciones, agentes culturales y ciudadanía.

Al mismo tiempo PICUV se lamenta que a día no se haya producido un marco de colaboración entre la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana, con las cuales se han solicitado reuniones con este fin, desde hace varios meses,  e insta a estas y otras instituciones culturales valencianas a que se impliquen en el desarrollo de están iniciativas afines a su líneas de acción respecto a sus políticas culturales y sociales.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Festivales  como  Russafa Escènica, Circuito Bucles, Distrito 008, Cabanyal Íntim, Benimaclet Confusion, MUV! Circuito Música Urbana, Intramurs,  Ciutat Vella Oberta i Russafart atraen a miles de ciudadanos cada temporada a los barrios. Más de 100.000 espectadores pasaron por estos festivales en la última temporada, muchos de ellos ya consolidados con una trayectoria de más de cinco ediciones.

Teatro, danza, música en directo, fotografía y artes plásticas, entre otras disciplinas, formarán parte del programa, que durante todo el fin de semana del 10, 11 y 12 de Junio se desarrollará en los diferentes espacios y salas del TEM, y en espacios abiertos como en la Plaza del Rosario y en diferentes calles del Cabanyal  durante tres días.

Participarán diferentes experiencias, en una oportunidad de conocer y  reflexionar sobre iniciativas culturales desarrolladas en diferentes territorios y su vinculación con la ciudadanía y su influencia en el entorno urbano. Se organizarán diferentes charlas y mesas redondas con representantes de proyectos como La Mesa ciudadana y Intermediae de Madrid, Redtejas de Sevilla, Olas de Energía de San Sebastian, Cabanyal Horta y  Picuv de Valencia y Puertas Abiertas de Rio de Janeiro.

Malarte. Encontres PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, estará en Encontres PICUV.

Gran alianza ciudadana por la cultura

Nace PICUV
Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia

La Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia (PICUV), una agrupación conformada por nueve de las iniciativas que han surgido en los últimos años en la ciudad cuyo objetivo común es el desarrollo de diferentes proyectos culturales independientes de artes plásticas, artes escénicas, música, danza y arte urbano, entre otras expresiones, se constituyó el lunes 27 de julio.

Estas iniciativas son el resultado de la participación y gestión de movimientos ciudadanos, asociaciones culturales y vecinales, productoras independientes y colectivos de artistas y gestores culturales de barrios tan emblemáticos como Russafa, Benimaclet, Cabanyal, Extramurs o Centro Histórico.

Todas ellas tienen un denominador común: surgen a partir de una necesidad colectiva de desarrollar e impulsar espacios culturales no convencionales en la ciudad, como respuesta ante la falta de políticas activas  en el desarrollo cultural, a la progresiva eliminación de los certámenes de referencia y a la reducción y eliminación por parte de la administración  de recursos presupuestarios vitales para el desarrollo de la cultura.

A iniciativas de mayor trayectoria como son Russafart (2008), Cabanyal Íntim y Russafa Escènica (2011), se suman otros proyectos más recientes como, Circuito Bucles, Ciutat Vella Oberta y Distrito 008 (2013), Benimaclet conFusión e Intramurs (2014), y MUV Circuito Música Urbana Valencia, que en 2015 celebrará su primera edición. A nivel práctico, esta alianza se hace efectiva con el fin de compartir recursos, buscar financiación, dinamizar el diálogo con las diferentes administraciones y trabajar en red con otras plataformas o colectivos a nivel estatal e internacional.

La diversidad que caracteriza a estas iniciativas unida a las nuevas formas de hacer, evidencia la necesidad y urgencia de investigar otros modelos de gestión. La participación, colaboración y autogestión de los distritos urbanos son piezas clave para el desarrollo de la cultura, de la cohesión social y el impulso de la economía.

La Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia ha desarrollado un Manifiesto para exponer sus reivindicaciones donde destaca la importancia de que las Instituciones Públicas se impliquen en los modelos con los que trabajan los festivales de la PICUV; modelos de participación social  y de creación de  públicos cuya eficiencia para la dinamización de la cultura en los barrios ha quedado demostrada.

Entre ellos, se acentúa la necesidad de creación de un Plan estratégico que incluya el  fomento de las artes plásticas, artes escénicas, música, danza y arte urbano como elemento de dinamización de los barrios, del  ocio activo y del desarrollo económico en  la ciudad. Con este fin proponen establecer líneas presupuestarias definidas y una legislación que fomente la financiación público/privada,  que facilite la diversificación de los espacios escénicos y que permitan una mayor flexibilidad en el desarrollo de la actividad artística en espacios urbanos, asociativos y de ocio desde la convivencia.

Estas iniciativas se ha ido  constituyendo como un claro referente cultural y de vanguardia dentro del calendario artístico y escénico anual en la ciudad de Valencia, con proyección en el ámbito estatal e internacional. Los datos alcanzados de público y participación ciudadana demuestran que contribuyen de manera activa a la creación de públicos y al impulso de la cultura como un valor de desarrollo social de primer orden.

Integrantes de la Plataforma.

Integrantes de la Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia.

La Familia ‘títere’ de Paloma Olmos

Russafa Escènica
Festival de las artes escénicas
La Familia: cartel ganador obra de Paloma Olmos
Del 17 al 27 de septiembre de 2015

La quinta edición de Russafa Escènica, el festival de otoño de las artes escénicas en Valencia, va tomando forma. Si hace apenas unos meses se desvelaba el que iba a ser el lema de este año, ‘La familia’, ahora se hace pública la imagen que inspirará el cartel del festival, que se celebrará del 17 al 27 de septiembre en el barrio valenciano de Ruzafa.

Por segundo año consecutivo, la imagen ganadora ha sido seleccionada a través de un concurso puesto en marcha por la organización del festival con el fin de premiar la participación del público y el espíritu colaborativo. Las 34 propuestas presentadas (entre las que había fotografías, montajes y dibujos) han sido un reflejo de la interpretación que cada participante ha hecho del lema de esta edición.

Cartel ganador de la quinta edición de Russafa Escènica, obra de Paloma Olmos. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Cartel ganador de la quinta edición de Russafa Escènica, obra de Paloma Olmos. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Más de 1.300 personas han ejercido su voto a través de la página web de Russafa Escènica desde que se abrieron las votaciones el pasado 30 de marzo. La imagen seleccionada, obra de Paloma Olmos, recibió en una primera fase del concurso 135 votos de los usuarios que visitaban el portal web.

Sin embargo, para alzarse con el premio, la propuesta de Olmos ha tenido que convencer a un jurado compuesto por José Luis Abad, fotógrafo, Jorge Montalvo, ganador de la imagen del cartel del 2014, Aristides Rosell, director artístico de Russafart, y Bárbara Trillo, responsable de redes sociales de Russafa y Julian Romero, responsable de diseño de Russafa Escènica. Este último será el encargado de diseñar el cartel definitivo inspirado en la propuesta ganadora.

Según su autora, que se declara aficionada al cine y al teatro, la imagen “bien podría representar una familia disfrutando de un espectáculo del festival” y, entre todos sus elementos, destaca el títere, una pieza especial que “siempre he querido mostrar” a todo el mundo.

La ganadora, que conocía de cerca el festival, afirma que “es una buena iniciativa, para que gente de otras partes de Valencia y alrededores puedan conocer espacios muy interesantes, curiosos y bonitos del barrio” y hace un llamamiento a las instituciones a invertir más en una ciudad donde “el nivel de quienes se dedican a las artes escénicas es muy alto”.

Olmos recibirá  como premio 250€ además de que su imagen sea portada de los 25.000 programas de mano que se impriman y distribuyan en esta quinta edición de Russafa Escènica.

Cartel ganador de la quinta edición de Russafa Escènica, obra de Paloma Olmos, dedicada a La Familia. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Cartel ganador de la quinta edición de Russafa Escènica, obra de Paloma Olmos, dedicada a La Familia. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Artistas de Russafa en Open Natura

Open Natura, por artistas de Russafa
Paraje natural de La Ermita
Carretera de Almodóvar, kilómetro 9
Paracuellos de la Vega. Cuenca
Hasta diciembre

Open Natura, certamen inaugurado el 12 de octubre, acoge las obras de artistas del barrio valenciano de Russafa, en una simbiosis entre arte y naturaleza que permanecerá expuesta hasta diciembre. La iniciativa, que tiene como marco el paraje rural de Paracuellos de la Vega en Cuenca, es una forma de acercamiento al arte diferente, desde otros espacios, en contacto con el medio natural, reflexionando acerca de él y lo necesario que es preservarlo para el futuro.

Instalación de Miguel Ángel Aranda y María Jesús Bárcena en el paraje natural de La Ermita en Paracuello. Imagen cortesía de Open Natura.

Instalación de Miguel Ángel Aranda y María Jesús Bárcena en el paraje natural de La Ermita en Paracuello de la Vega. Imagen cortesía de Open Natura.

Open Natura, que se puso en marcha hace ahora tres años por dos de los artistas del colectivo Russafart,  Arístides Rosell y José Juan Gimeno, ha reunido en esta ocasión a un nutrido grupo de artistas para que dialoguen con la naturaleza, a través de un tema de vital importancia para el medio como es el agua, lema y motivo de esta tercera edición 2014.

Instalación de Inma Coll y José Juan Gimeno en el paraje natural de Paracuello de la Vega. Imagen cortesía de Open Natura.

Instalación de Inma Coll y José Juan Gimeno en el paraje natural de Paracuello de la Vega. Imagen cortesía de Open Natura.

En palabras  del coordinador general de Open Natura,  José Juan Gimeno,  “la importancia del agua dentro del medio natural y rural de la zona, Valle del Cabriel, es el lema que nos mueve en este evento artístico.  La concienciación sobre este recurso natural, necesario para el desarrollo económico y humano de esta zona, hacerlo bajo los parámetros del desarrollo sostenible, la investigación, la educación y el intercambio de información, teniendo en cuenta la conservación y protección de los recursos naturales y culturales del Valle del Cabriel, es nuestra principal motivación”.

Instalación de Arístides Rosell en el paraje natural de Paracuello de la Vega. Imagen cortesía de Open Natura.

Instalación de Arístides Rosell en el paraje natural de Paracuello de la Vega. Imagen cortesía de Open Natura.

El evento, que cuenta con el apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas, nació para llevar el arte a otros espacios, buscar la participación de artistas y la convivencia entre ellos y propiciar el encuentro con los visitantes. Para ello cuenta con un amplio programa de actividades, entre las que cabe resaltar diferentes ponencias, encuentros, talleres para niños y, lo más destacado, la jornada dedicada a la instalación de las propias obras de arte de los participantes.

Una de las instalaciones de Open Natura realizada por varios artistas. Imagen cortesía de Open Natura.

Una de las instalaciones de Open Natura realizada por varios artistas. Imagen cortesía de Open Natura.

Dos artistas de Valencia, en la bienal de México

13 Bienal Internacional del Cartel de México
1.500 participantes, 275 seleccionados
Arístides Rosell, en la categoría de Cartel político
Agustín García, en la categoría de Cartel cultural
Entrega de premios: viernes 24 de octubre, 2014

La 13 Bienal Internacional del Cartel de México ha contado con una participación que supera los 1.500 participantes, de los que finalmente han sido seleccionados un total de 275 diseñadores de todas las partes del mundo. Entre ellos, dos artistas afincados en Valencia que forman parte del estudio SignoVisual: Arístides Rosell y Agustín García. El primero, responsable a su vez de la galería Imprevisual y del certamen bienal Russafart.

Detalle del cartel de Agustín García para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Detalle del cartel de Agustín García para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Arístides Rosell ha sido seleccionado en la categoría B de Cartel Político con el trabajo titulado ‘Partes de una bala. Stop terrorism’. Mientras que Agustín García ha sido seleccionado en la categoría A de Cartel Cultural con la obra ‘3 Certamen de Arte OPEN NATURA’. La entrega de los premios está previsto que tenga lugar el próximo 24 de octubre, premios a los que optarán los dos únicos artistas seleccionados de España en categoría profesional.

Cartel de Arístides Rosell para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Cartel de Arístides Rosell para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

La Bienal Internacional del Cartel de México es una de las más importantes bienales del mundo, junto a la de Varsovia-Polonia, Mons-Bélgica y Bolivia «BICEBE». Arístides Rosell tambien fue seleccionado en el 2009 en la Bienal Internacional de Bolivia con el cartel ‘Alzheimer, Homenaje’. Sus carteles forman parte igualmente de una colección de la Bienal de Bolivia de ‘Diseñadores españoles’, y Agustín García en la 11 Bienal de México fue seleccionado con el cartel sobre la defensa de los bosques y es parte de la colección de carteles de la bienal de ‘Diseñadores por la tierra’.

Cartel de Agustín García para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Cartel de Agustín García para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Además, han realizado, entre otros, la campaña gráfica de Russafart 2014, la identidad corporativa e implementación de la moneda social ORUÉ para el Barrio de Russafa y Valencia. Han realizado la identidad corporativa e implementación de la Moneda social de Villarreal «El REAL», han diseñado la linea editorial de la revista Canibaal y diseñado libros para la editorial «Contrabando», abarcando los ámbitos de diseño web y editorial.

Detalle del cartel de Arístides Rosell seleccionado para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.

Detalle del cartel de Arístides Rosell seleccionado para la 13 Bienal Internacional del Cartel de México. Imagen cortesía del autor.