Jardí Botànic: ¿Hay buenas y malas semillas?

Le Bonne Mauvaise Graine?
Exposición de Thierry Ardouin
Jardí Botànic de la Universitat de València
C / Quart, 80. Valencia
Inauguración: Miércoles 18 de junio, a las 19.00h.

Con 20 fotografías de gran formato de semillas “legales” e “ilegales” de rábano, guisante, guindilla, cebolleta, zanahoria, lechuga, haba o diferentes variedades de maíz, la exposición, con carácter divulgativo, pretende alentar al público general a descubrir cómo son y de dónde vienen los alimentos que nos comemos, cómo son sus semillas, y cuál es la problemática existente en torno a los diferentes sistemas de producción.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Comisariada por Doctornopo y con el apoyo del Institut Français de València, la muestra ‘Le bonne mauvaise graine?’ (‘Las buenas malas semillas?’), ubicada en el umbráculo del Jardín Botánico, se plantea como una intervención específica al aire libre que permite dar continuidad y coherencia al programa adaptándolo a las características del entorno. Además, la exposición al aire libre permite crear una experiencia cultural vinculada con el espacio y con las líneas de investigación del Jardí dedicadas al conocimiento de la diversidad vegetal, y a la conservación de especies y hábitats naturales.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry Ardouin es un fotógrafo francés que dedica su trabajo a la observación de los lazos que mantienen las relaciones entre el hombre y su paisaje. Suele trabajar con fotografía de gran formato y para exteriores, con una voluntad de descontextualización del hecho artístico, con la que pretende crear entornos más cómodos y cercanos al espectador que le inviten a acercarse a la obra sin las reticencias que suelen despertar los espacios y formatos expositivos más convencionales.

La serie ‘Le bonne mauvaise graine?’, que se presenta en este proyecto, constituye un almanaque fotográfico de las semillas de algunos de los alimentos que forman parte de nuestro consumo diario.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauviase graine?' en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauviase graine?’ en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry realiza una serie de fotografías de semillas consideradas por el gobierno francés como certlegales/certificadas (incluidas en los catálogos oficiales y elaboradas con procesos tecnificados de producción) o ilegales/naturales, y plantea al espectador las siguientes preguntas: ¿Son iguales todas las semillas?, ¿se puede justificar la decisión de considerar ilegales determinadas semillas?, ¿hay semillas buenas y semillas malas?

Con la técnica de la microfotografía Thierry crea imágenes casi irreconocibles que ponen en evidencia la clara desconexión del hombre con la naturaleza y cómo elementos que, como las semillas, antes formaban parte de la cotidianidad de su vida, se convierten en algo ajeno y desconocido. Además, el visitante descubrirá en qué se diferencian y por qué las semillas “legales” y las “ilegales”, y podrá comparar el caso francés con el español, así como recorrer el Jardín en busca de las plantas y semillas naturales retratadas en la exposición.

La exposición se inaugura el 18 de junio en el Jardín Botánico. En el evento inaugural, al que asistirá el artista y representantes de todas las instituciones implicadas, se celebrará además un concierto del grupo Gener presentando su disco ‘El temps del llop’.

Fotografía de semillas de la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de semillas de la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

“La igualdad en el sector del arte no existe”

Festival Miradas de Mujeres
29 espacios de la Comunidad Valenciana
A partir del 27 de febrero

Los datos son elocuentes: entre el 60 y el 70% de los licenciados en Bellas Artes son mujeres y, sin embargo, luego tan sólo el 15% de las exposiciones en museos es obra de mujeres artistas. Irene Ballester, responsable del Festival Miradas de Mujeres, lo resaltó durante la presentación del evento que arranca el próximo jueves y que se extenderá por 29 espacios de la Comunidad Valenciana durante el mes de marzo. “La igualdad en el sector del arte no existe”, concluyó. Para denunciar este hecho y poner en su justa medida el papel de las mujeres en el mundo de las artes visuales, nació hace tres años un festival que crece y de qué manera.

Felipe Garín, Mayrén Beneyto e Irene Ballester. Fotografía: Consuelo Chambó.

Felipe Garín, Mayrén Beneyto e Irene Ballester. Fotografía: Consuelo Chambó.

El salto cuantitativo ha sido espectacular. De los cuatros espacios valencianos de la pasada edición (Museo de Arte Contemporáneo de Alicante, Las Cigarreras, Alba Cabrera y Punto), se ha pasado a los casi 30 presentados por Irene Ballester en el Centre del Carme. Los presentó uno a uno y, en coherencia con la invisibilidad femenina criticada, fue enumerando las más de 100 artistas participantes en el festival. Un festival que tiene por lema este año: La artista está presente. Tal fue el título de la obra que Marina Abramovic expuso en el MoMA de Nueva York. Aprovechando el hecho casi insólito de la muestra dedicada a una mujer en el ilustre espacio neoyorquino, los organizadores han tomado prestado el título para destacar esa presencia artística de la mujer.

“No es cosa fácil, porque estamos en una sociedad patriarcal, con un circuito de museos cerrado a la mujer”. Irene Ballester, para remacharlo, puso como ejemplo las dos obras de arte de mujeres que hay expuestas en todo el Museo del Prado. Felipe Garín, en su día director del museo madrileño y ahora al frente del Centre del Carme, se limitó a anunciar la exposición de Elena Sorolla que, a partir del jueves, marcará uno de los pistoletazos de salida del festival.

Mayrén Beneyto, concejala delegada de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, se sumó al evento repartiendo loas a diestro (Garín) y siniestro (Ballester), para enseguida barrer para casa destacando las artistas que expondrán en los espacios de titularidad municipal. Luego añadió otros, al margen del festival, como prueba del interés público hacia las artistas y reclamación de un protagonismo que, en esos momentos, giraba lógicamente en torno al Festival Miradas de Mujeres.

Obra de Cristina Almodóvar,  en Set Espai d'Art. Imagen cortesía de la galería.

Obra de Cristina Almodóvar, en Set Espai d’Art. Imagen cortesía de la galería.

Irene Ballester recordó lo que le cuesta a la mujer entrar en el circuito expositivo del arte. El festival, que nació en Madrid hace dos años para extenderse ahora por un total de 15 comunidades autónomas, se presentó el pasado viernes en la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO) y hoy lunes en el Centre del Carme, precisamente con la intención de aportar “visibilidad y reconocimiento para el trabajo de las mujeres artistas”, según consta en la web del festival.

Mujeres en las Artes Visuales (MAV) es la asociación interprofesional y de ámbito estatal que se ha encargado de poner en marcha un evento que, en su conjunto, reúne a más de 1.000 artistas repartidas en 308 sedes. El propio Centre del Carme, junto a La Llotgeta, el Museo de Ciencias Naturales, Mustang Art Gallery, MACA, Intersindical Valenciana, Ca Revolta o las galerías 9, Alba Cabrera, Coll Blanc, Isabel Bilbao, Luis Adelantado, Punto, PazyComedias y Set Espai d’Art, entre otros, acogerán diversas exposiciones y actividades con la mujer como protagonista.

Algunas de las artistas que participan en el Festival Miradas de Mujeres, en el Centro del Carmen. Foto: Consuelo Chambó.

Algunas de las artistas que participan en el Festival Miradas de Mujeres, en el Centro del Carmen. Foto: Consuelo Chambó.

Salva Torres

Incubarte, la eclosión del arte contemporáneo

Incubarte, VI Festival de Artes Plásticas y Visuales
Diversas localizaciones. Valencia
Del 21 al 24 de noviembre

Cabanyal Portes Obertes, Russafa Escènica, Mostra Viva, La Cabina, Ciutat Vella Oberta, próximamente Russafart, y, ya mismo, Incubarte. La cascada de actividades culturales impulsadas por los ciudadanos arrecia en Valencia. Las instituciones públicas, con la crisis por montera que, a su vez, sirve de capote para lidiar el ímpetu ciudadano, hace tiempo que tiraron la toalla del combate por la cultura. Arropan, en el mejor de los casos, esas actividades, pero sin ayudas económicas dignas de mención porque, como se sabe, no hay dinero público una vez dilapidado en tiempos de mangarrota. De manera que ahí están las plataformas cívicas, los colectivos vecinales o los simples ciudadanos sacando adelante proyectos de gran calado cultural, con escaso o nulo presupuesto y una voluntad a prueba de recortes.

Obra de la polaca Weronika Lawniczar. Imagen cortesía de Incubarte

Obra de la polaca Weronika Lawniczar. Imagen cortesía de Incubarte

El último caso de esta inercia ciudadana lo tenemos en Incubarte. El Festival Internacional de Artes Plásticas y Visuales se ha presentado en el Centro del Carmen. Celebra su sexta edición, del 21 al 24 de noviembre, con la mayor participación registrada hasta la fecha: 175 artistas de 26 países, después de haberse recibido 1.800 propuestas. “Es uno de los cinco mejores festivales de arte que hay en Europa”, afirma Javier Marisco, director del certamen. Y lo es principalmente por dos razones: porque, al no pedir currículum, sino basarse únicamente en la calidad de las obras, “se juntan artistas ya consagrados con otros más noveles”, y porque “se crean sinergias entre ellos”. De manera que Incubarte, he ahí su vocación internacional, “tiende un puente entre profesionales y artistas de diferentes países, que encuentran en el festival un lugar de intercambio de ideas y proyectos”, destaca Marisco.

Obra de Fernando Maselli. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Fernando Maselli. Imagen cortesía de Incubarte.

Pese a la eclosión de Incubarte, el festival sigue adoleciendo de las ayudas necesarias para dignificar el trabajo de profesionales y artistas. Espacios donde exponer tamaña creatividad hay muchos: Centre del Carme, MuVIM, Jardí Botànic, La Llotgeta, Institut Français de Valencia, La Gallera, Espai d’Art Fotogràfic. Al igual que colaboradores: Universitat de València, Universitat Politècnica y, por primera vez, Universidad Miguel Hernández de Elche. “Nos falta dotación económica para cubrir a veces gastos imprevistos y remuneración por nuestro trabajo”. Este año, con 1.800 propuestas, disponen de 3.000€; la pasada edición, con 800 obras presentadas, contaron con 5.000€.   ¿Un contrasentido? «A base de mucho esfuerzo y consiguiendo cosas en especie o mediante el trueque salimos adelante, aunque nos gustaría lógicamente disponer de mayor presupuesto». Y Felipe Garín, director del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, que estaba a su lado, tomaba nota.

Obra de Séraphin Zounyekpe. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Séraphin Zounyekpe. Imagen cortesía de Incubarte.

Javier Marisco prefiere, con todo, centrarse en un festival que ha ido creciendo “de forma exponencial” y que cuenta con una propuesta (“todavía por definir”) de ampliación en otra ciudad. Dejando de lado la falta de ayudas económicas, incluso la ambigüedad con que las instituciones públicas terminan materializando su apoyo, lo cierto es que Incubarte celebra su sexta edición con más artistas que nunca, más galerías valencianas, nacionales e internacionales, y nuevas disciplinas artísticas, como es el caso de las performances y del Live Art. “Nunca antes habíamos tenido performances”, subraya Marisco, que vienen así a unirse a la pintura, fotografía, escultura, instalación, videoarte, pintura mural y mapping. Todo ello pensado para ofrecer “una visión original, innovadora y creativa de la imagen en todas sus manifestaciones”.

Obra de Xabier Barrios. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Xabier Barrios. Imagen cortesía de Incubarte.

Entre esas nuevas performances de Incubarte, cabe destacar las de Davis Museum en el Centro del Carmen, Ola Ignasiak en el trayecto que va del Institut Français a Espai d’Art Fotogràfic, Lorena Izquierdo e Isabel G. Mondragón en Espai d’Art o las de Alicia Cubells y David Trashumante en el MuVIM. DEIH realizará una pintura mural en el solar de la plaza Tavernes de Valldigna que, esperemos, corra mejor suerte que la de Vinz Feel Free censurada por la policía durante la pasada edición.

Obra de Jorge Rubert. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Jorge Rubert. Imagen cortesía de Incubarte.

A falta de premios en metálico, Incubarte, por medio de las galerías participantes, concede ayudas relacionadas con proyectos expositivos para los artistas o bien producción de obra. De ello se encargarán, las valencianas PazYComedias, Punto, Kessler Battaglia, Alba Cabrera, Mr. Pink, Imprevisual, Espacio 40, Collblanc, Trentatres, Espai d’Art Fotogràfic, La Salita Espacio Creativo, junto a Momentolux y Screens. También estarán presentes los espacios Artnobel, Ob-art y Davis Museum, de Barcelona, Espacio Creativo Alexandra, de Santander, Czulosc de Varsovia y Dok de Zurich. Profesionales y artistas internacionales que, durante cuatro días, convertirán Valencia en la capital del arte contemporáneo más innovador. Incubarte, al calor de todos ellos, germina y eclosiona.

Obra de Magnus Bjerk. Imagen cortesía de Incubarte.

Obra de Magnus Bjerk. Imagen cortesía de Incubarte.

Salva Torres

La Cabina se consagra

La Cabina. VI Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Sala Berlanga de la Filmoteca, IVAM, La Nau, Jardí Botànic
Inauguración: viernes 8, a las 20.00h., en la Sala Berlanga
Del 8 al 17 de noviembre

A Carlos Madrid, tras seis años al frente de La Cabina, se le iluminaron los ojos cuando escuchó los parabienes que el vicerrector de Cultura de la Universitat de València, Antonio Ariño, le lanzó durante la presentación del VI Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia. A su lado, Manuel Tomás, director general de CulturArts, asentía. Las palabras oficiales, en esta ocasión, parecían cargadas de una voluntad sincera por impulsar un certamen único a nivel mundial. Los mediometrajes de alcance internacional tienen su inigualable escaparate en Valencia. Ariño y Tomás parecen haber entendido la ocasión que se les brinda de alardear de un proyecto tan singular como La Cabina.

Fotograma de 'Antes que perderlo todo'. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Fotograma de ‘Antes que perderlo todo’. Imagen cortesía del festival La Cabina.

El festival nació para llenar un sorprendente hueco: nadie había prestado atención al formato del mediometraje. Hasta que Carlos Madrid y su joven equipo se puso a ello. Y lo hicieron por una sencilla y aplastante razón: “La calidad es lo que nos mueve”. Y había tanta en el terreno del mediometraje, que la apuesta del festival parecía condenada al éxito. Empezaron con ocho películas a concurso y durante cinco días. Ahora, en su sexta edición, se presentan 22 mediometrajes, de los más de 200 recibidos, en un certamen que se alarga por espacio de diez días, del 8 al 17 de noviembre.

Fotograma de Bowy is inside. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Fotograma de Bowy is inside. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Este año la gran novedad es La Cabina Inedits, sección destinada a acoger obra de directores consagrados, cuyos mediometrajes pasaron prácticamente desapercibidos para el gran público y los canales de distribución. Son los casos de Woody Allen, Francis Ford Coppola y Martin Scorsese con Historias de Nueva York; Jean Vigo, con Cero en conducta; Andrei Tarkovsky, con El violín y la apisonadora; Albert Lamorisse, con El globo rojo, y Nicolas Ribowski, con Cours du soir. Todo ello en el Aula Magna de La Nau.

Fotograma del mediometraje 'Parenthese'. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Fotograma del mediometraje ‘Parenthese’. Imagen cortesía del festival La Cabina.

De las historias neoyorquinas, Woody Allen se hace cargo del episodio Edipo reprimido, un mediometraje centrado en los problemas psicoanalíticos que tanto atraen al director de Annie Hall. Coppola firma Vida sin Zoe y Scorsese, Apuntes al natural. La Cabina Inedits permitirá a su vez contemplar la ópera prima de Tarkovsky, un trabajo ya repleto de las constantes poéticas del autor de Sacrificio, y la polémica Cero en conducta de Jean Vigo, que estuvo prohibida en Francia más de diez años tras su estreno en 1933. De Lamorisse, fallecido en accidente de helicóptero, se podrá ver su premiado El globo rojo, interpretado por dos de sus hijos. Ribowski, con Jacques Tati como protagonista, firma Cours du soir o Clases nocturnas, que aparece como cortometraje del director francés. La diferencia entre corto y mediometraje daría, como apunta Carlos Madrid, director de La Cabina, “para un extenso debate”.

Fotograma del mediometraje Océan. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma del mediometraje Océan. Imagen cortesía de La Cabina.

Esa dificultad de encaje del mediometraje es, precisamente, lo que hace de La Cabina un lugar de encuentro privilegiado para aquellas producciones a caballo entre el corto y el largo. Los galgos, de Gabriel Azorín (31 minutos de duración), única película española a concurso, y la israelí Aya, de Mihal Brezis y Oded Binnum (39’), podrán verse al completo en la sección oficial: “Se han presentado cortadas en otros festivales”, subraya Carlos Madrid. Junto a ellas, mediometrajes de 11 países, destacando principalmente este año la aportación francesa.

Fotograma del mediometraje Los galgos, de Gabriel Azorín. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma del mediometraje Los galgos, de Gabriel Azorín. Imagen cortesía de La Cabina.

La Cabina Día 0, con la proyección de Un día en la galería, de Neil Young, y música en directo del grupo valenciano Senior i el Cor Brutal, servirá de prólogo al festival en la Explanada de la Biblioteca Pública el jueves día 7. La inauguración, un día después en la Sala Berlanga de la Filmoteca, con la película finlandesa La teoría del Korso, presentada por su director Antti Heikki Pesonen. El resto de la sección oficial se irá proyectando en el IVAM. Rebeca Romero, Gabriel Ochoa y Eva Peydró, jurado del festival, otorgará un premio de 600€ al mejor mediometraje. Y entre inéditos, proyecciones “al completo”, comedias, dramas, animación y ciencia ficción, La Cabina se consolida en los peores años de la crisis. Tomen nota.

Fotograma del mediometraje Midsummer Night. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Fotograma del mediometraje Midsummer Night. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Salva Torres

La respiración boca a boca revive a la Mostra

Mostra Viva / Cinema del Mediterrani
La Nau, OCCC, SGAE, Jardí Botànic y otros espacios de Valencia
Del 31 de octubre al 3 de noviembre

Mostra Viva / Cinema del Mediterrani tiene como símbolo a la palmera. ¿Por qué? Porque, así lo destacan sus promotores, es “la palmera de la vida en un contexto de brutal agresión contra la cultura”. Y como “estamos en  tiempos de trinchera”, según Vicent Tamarit, uno de los impulsores del proyecto ciudadano, la gente se ha echado a la calle para reivindicar “la cultura audiovisual como fiesta y entretenimiento ciudadano”. Dicho y hecho. Desde hoy mismo y hasta el próximo domingo día 3 de noviembre, Valencia recupera la Mostra de Cinema del Mediterrani que entre todos la mataron y ella sola se murió.

Liya Kebede en 'El capital', película de Costa Gavras que se proyectará en Mostra Viva Cinema del Mediterrani.

Liya Kebede en ‘El capital’, película de Costa Gavras que se proyectará en Mostra Viva Cinema del Mediterrani.

No sólo eso. Antonio Llorens, principal encargado de los contenidos cinematográficos y otro de los promotores de la idea, subrayó en el acto de presentación en La Nau que lo que se retoma es “el espíritu de Cinema del Mediterrani”, pero dejando claro que “no es un festival”, sino “un movimiento ciudadano en defensa de la cultura mediterránea”. Cultura que no sólo abarca el cine, sino que Mostra Viva amplía para abrazar la música, la poesía, el arte, la fotografía, la literatura y la gastronomía, en una diversidad de actos programados durante cuatro días, mediante cinco espacios temáticos, en siete salas, con 20 poetas, 35 músicos y cantantes, 45 locales, 60 películas y 650 amigos.

El Centre Cultural La Nau, el Octubre Centre de Cultura Contemporània, la SGAE y el Jardí Botànic serán las cuatro sedes principales, alrededor de las cuales girará la programación cinematográfica. Pero habrá otros muchos locales de ocio, restaurantes, librerías y galerías de arte que, con el rótulo de “Yo también soy Mostra Viva”, se suman a esta explosión ciudadana en defensa de una cultura que las instituciones públicas han ido dejando en los huesos.

Ovidi Montllor en'Furtivos', película de José Luis Borau que se proyectará en Mostra Viva Cinema del Mediterrani.

Ovidi Montllor en’Furtivos’, película de José Luis Borau que se proyectará en Mostra Viva Cinema del Mediterrani.

Pese a todo, Santo Juan, otro de los impulsores del proyecto, invitó a todos los responsables públicos a acudir a los diferentes actos programados: “A la alcaldesa de la ciudad, al presidente de la Diputación, a concejales y diputados, al presidente de la Generalitat”, todos están invitados a Mostra Viva “para que nos hagan llegar palabras de orgullo por la iniciativa ciudadana”. Orgullo porque, según apuntó Juan, se debe a que “es la primera fiesta en toda Europa que se hace sin ayudas institucionales”. Si Mostra Viva / Cinema del Mediterrani avanza con paso firme es, finalmente, gracias al apoyo y la colaboración ciudadana. “Frente a megaproyectos que acaban en la ruina, nosotros reivindicamos proyectos nacidos desde abajo”, precisó Tamarit.

Cinema del Mediterrani se divide en seis apartados: Homenajes Mostra, dedicado a cineastas que han jugado un papel relevante en el desaparecido festival, como son los casos de Ovidi Montllor, Carles Mira, Costa Gavras o David Trueba, y de quienes se proyectarán películas como Furtivos, El Capital o Madrid 1987; Mostra de Mostres, en torno a películas que pasaron o pudieron pasar por el festival, como París Tombuctú o Qué he hecho yo para merecer esto; Dones del Mediterrani, con una relación de cortos y largos realizados por mujeres; Premis Lux, dedicado a películas galardonadas por el Parlamento Europeo; Cine Árabe y un último apartado sobre Nuevos Creadores, cortos realizados en el hábitat de Internet.

Gad Elmaleh en 'El capital', película de Costa Gavras que se proyectará en Mostra  Viva Cinema del Mediterrani.

Gad Elmaleh en ‘El capital’, película de Costa Gavras que se proyectará en Mostra Viva Cinema del Mediterrani.

Trobada Viva / Música i Poesia del Mediterrani correrá a cargo de un sobresaliente puñado de artistas, como Carles Dénia, Pep Gimeno “Botifarra”, Maria Josep Escrivà, Josep Porcar, Quico Pi de la Serra, Paco Muñoz, Marc Granell, Eva Dénia o Isabel García Canet, entre otros, con Hugo Mas cerrando Mostra Viva con un recital en homenaje a Ovidi Montllor.

También habrá gastronomía en diversos locales de la ciudad, una muestra de fotografía y arte, con imágenes de fotoperiodistas que cubrieron las primeras ediciones de la Mostra y algunos de los carteles, así como paseos guiados por Valencia para conocer lugares emblemáticos de ese espíritu mediterráneo que simboliza Mostra Viva, y la palmera que resiste erguida los furibundos vientos de acoso y derribo. “Se trata de plantar la semilla para que Valencia sea la capital que albergue la fiesta de esa cultura mediterránea”, concluyó Santo Juan.

Cartel de Mostra Viva / Cinema del Mediterrani.

Cartel de Mostra Viva / Cinema del Mediterrani.

Salva Torres

Paisaje, naturaleza y ecologismo

El árbol de la vida. Naturaleza y espacios rituales
Jardín Botánico de Valencia
Inauguración: 12 de junio, 20 h
Hasta el 8 de septiembre de 2013

La exposición El árbol de la vida. Naturaleza y espacios rituales tiene como motivo establecer un diálogo entre el ente arbóreo y la práctica artística e incluye a un nutrido y significativo grupo de autores que trabajan desde la conciencia ecologista. Consta de una muestra en la sala expositiva interior centrada en obra fotográfica, pintura, dibujo, instalación y escultura. Y de una exhibición en los exteriores del Jardín Botánico que implica a una serie de artistas que trabajan el tema de arte y naturaleza, desde obra escultórica en madera y otros materiales vegetales, reciclaje, intervenciones de land art, Yarn Bombing, hasta actividades performativas. De esta manera se abordará la entidad arbórea desde diferentes técnicas plásticas y temáticas, donde tendrá lugar una visión del árbol como elemento referencial, icono simbólico y poético, la mirada crítica hacia la extinción de los bosques, los incendios forestales y la pérdida de determinadas especies, así como la imbricación entre ciencia y arte a través de la dendrocronología, los mandalas y los diseños morfológicos naturales. La propuesta se completará con actividades artísticas participativas el sábado día 22 de junio a las 11:00 horas. Con la exposición, con el árbol como eje central, se pretende destacar la belleza natural de la diversidad vegetal y establecer la relación originaria del arte como ritualización de la Naturaleza.

Artistas: Ignacio Abella, Carmen García Gordillo, Mery Sales, Myriam Negre, Kaiko, Cristina Gil, Ana Donat, Josep Albert, Karina Vagradova, Victoria Cano, Josep Pedrós i Ginestar, Lucia Peiró, Ximo Ortega Garrido, Susana Sánchez Marfil, Daniel Orea, Jose Plumed.

Montserrat Hormigos, comisaria

El legado de los árboles en el Jardí Botànic de Valencia

La herencia de los árboles
Jardí Botànic de la Universitat de València
Ciclo de actividades
Auditorio Joan Plaça del Jardí Botànic
C/Beat Gaspar de Bono, s/n. Valencia
6, 13 y 27 de marzo, y 17 y 25 de abril. 19 h.

El árbol no sólo es un ser vivo determinante para nuestra supervivencia en el Planeta, es un recuerdo vivo de la historia y las creencias de la humanidad, así como de su búsqueda espiritual. La entidad arbórea es un símbolo que forma parte de un lenguaje primitivo y universal y es un medio para recuperar el antiquísimo legado de tradición oral, costumbres y mitos, que nos brinda la posibilidad de comprender la evolución del ser humano. Nuestros antepasados honraban y mantenían un lazo con el mundo vegetal a través de ceremonias y rituales cíclicos, ofrendas, cantos y ensalmos, para revitalizar y asegurar la prosperidad de la tierra, con la que vivían en simbiosis. El árbol es templo, escuela, referente de sanación natural, centro de cosmovisión chamánica y fuente de inspiración artística. Por eso proponemos un enfoque del árbol desde disciplinas como la botánica, la arqueología, la antropología, las religiones comparadas, la literatura y el arte. Porque el árbol es la puerta de entrada para descifrar los misterios de la naturaleza y del alma humana.
Montserrat Hormigos Vaquero

CONFERENCIAS

-Lo que los árboles nos susurran (Montserrat Hormigos Vaquero, creadora y comisaria del proyecto La herencia de los árboles). El culto al árbol es primitivo y universal y se encuentra en tradiciones como la greco-romana, celta, germana, escandinava, nórdica, china, maya, africana y de los indígenas de América. El árbol como símbolo aparece a lo largo de la historia: el Árbol de la Vida (cosmovisiones del origen), el Axis Mundi (el centro del mundo chamánico), el Árbol de Conocimiento (árboles oráculo y árboles del concejo). El estudio del tótem arbóreo refleja como la biodiversidad es interiorizada en las prácticas culturales y sagradas. Proponemos un estudio del árbol desde enfoques como la antropología, la mitología, la literatura y el arte, y como medio para recuperar el antiquísimo legado de tradición oral, cuentos, costumbres y leyendas. (6 de marzo).

-El Árbol de la Vida en las tradiciones nativas americanas (Pablo Miztli, miembro del consejo de la Búsqueda de Visión y Danza del Sol del Fuego Sagrado de Itzachilatlan). Los rituales místicos y animistas donde el ente arbóreo juega un papel fundamental a nivel físico y simbólico es un fenómeno que atraviesa continentes, tribus y eras históricas. El pueblo Lakota, indígenas del continente americano, tiene como eje vertebral de sus más poderosos ritos iniciáticos, la Búsqueda de Visión y la Danza del Sol, al Árbol Sagrado. Se trata de rituales que sirven para unir a la comunidad, orar por los antepasados y las nuevas generaciones, renovar el ciclo de la vida y recuperar la memoria de vivir en armonía con la Madre Tierra. De este modo el árbol se yergue como símbolo ritual dominante que representa la sagrada continuidad del mundo espiritual, físico, metafísico y cósmico. (13 de marzo).

-Árboles y motivos vegetales en la prehistoria de la Península Ibérica (Rafael Martínez Valle y Pere M. Guillem Calatayud, Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals de la Generalitat Valenciana). A partir de las representaciones de árboles y de otros motivos vegetales en conjuntos de arte rupestre y en piezas de arte mueble prehistórico de la Península Ibérica se analiza la visión del árbol en las sociedades de cazadores-recolectores y en las primeras sociedades productoras de alimentos. Este acercamiento penetra en la concepción del mundo de las sociedades de cazadores-recolectores, que preferentemente se desarrolla en una cosmología animista, y en el de las primeras sociedades productoras de alimentos, inmersas en un proceso de domesticación de la naturaleza. Así pues, se aborda un cambio gradual y sin retorno de la mentalidad de nuestra especie, Homo sapiens, en relación con el resto de los seres vivos que nos acompañan en el planeta Tierra; un cambio en el que el árbol se convertirá en el hilo conductor. (27 de marzo).

-Mitología, arte y naturaleza, la fuente de la inspiración (Ignacio Abella, naturalista, escritor y divulgador). La naturaleza, el árbol y el bosque, constituyen desde tiempos ancestrales una fuente de inspiración inagotable. El arte surge de forma natural en todas sus formas de expresión y el mito recrea y trata de explicar el mundo de un modo poético. El desarrollo de las inteligencias afectivas, artísticas e identitarias nos permite comprender las expresiones y lenguajes de la propia naturaleza y establecer una relación saludable con el mundo que nos rodea. Una relación sostenible basada en el diálogo en vez del dominio. A lo largo de la conferencia se mostrarán imágenes y se contarán historias que hablan de esa profunda raíz del ser humano, que ahonda en la sabiduría del bosque, desde tiempos prehistóricos hasta nuestros días. (17 de abril).

-Arbres simbòlics i venerats. Dels patrons globals a les particularitats valencianes (Daniel Climent Giner, professor, escriptor i divulgador etnobotànic). Algunes espècies arbòries són referents culturals de primer ordre. La seua presència, explícita o implícita, reconeguda o solapada, és recurrent en nombroses cultures; i variable al llarg del temps i dels territoris. Els arbres han esdevingut motiu de veneració (dendrolatria), d’abstracció simbòlica o d’identificador cultural (social, gremial, religiós, nacional); i per això mateix objecte de repulsió, persecució i destrucció (dendrofòbia, dendrocidi) quan les animadversions han arribat a graus de bel·ligerància extrema o quan un poble ha sigut conquerit per un altre. Explicar les relacions entre els humans i els arbres reclama elaborar models d’interpretació que tinguen en compte les creences i els rituals. I també les comparances: els diferents registres descriptius (popular, sagrat, científic) i els corresponents sistemes de traducció; la història de les genealogies i dels parentescos culturals; els aspectes utilitaris, fenomenològics i fenològics de cada espècie concreta. En aquesta conferència es mostraran certes relacions entre els patrons globals de veneració i simbolisme arbori i determinades particularitats valencianes. (25 de abril).