Cuatro actores tras la cámara

Actores tras la cámara: Zoe Berriatúa, Eduardo Casanova, Fede Celada y Leticia Dolera
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 20 al 27 de junio

El Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove, organizado por CuturArts y que este año celebra su 29ª edición del 20 al 27 de junio, invita a grandes de la interpretación para que nos muestren sus trabajos como directores. Leticia Dolera, Eduardo Casanova, Fede Celada y Zoe Berriatúa traen este año a Cinema Jove cuatro metrajes de ficción que cuentan cuatro historias bien distintas.

‘Actores tras la cámara’ es una muestra de los trabajos que grandes profesionales de la industria del cine, normalmente reconocidos por sus carreras como actores y actrices, han desarrollado dirigiendo las cámaras en lugar de enfrentándose a ellas. El Festival mantiene su apuesta por la creatividad y premia la valentía de las nuevas iniciativas.

Fotograma de 'Último plano', de Zoe Berriatúa. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Último plano’, de Zoe Berriatúa. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Aparte de la mera muestra de las películas, los protagonistas de ‘Actores tras la cámara’ participarán en los Encuentros: el Festival Internacional de Cine de Valencia organiza coloquios en los que cineastas y público tienen la oportunidad de intercambiar inquietudes y percepciones. En palabras de Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, “para el público es muy interesante comprobar cómo enfocan sus propias historias aquellos que, a través de su interpretación, habitualmente sirven a las historias de otros. Es muy sugestivo conocer cómo se sienten actores que dirigen a otros actores”.

Federico Celada nació en Madrid en los años 60. Su carrera de actor es larga y variada. En televisión es conocido por Los hombres de Paco, Los Serrano o Farmacia de guardia, por ejemplo; con Tres sombreros de copa o Sexos, por citar algunas, pisó las tablas; también ha actuado en varios largometrajes como Báilame el agua, Muertos de Risa, La caja Kovak o El robo más grande jamás contado. Además es miembro del grupo musical Pequeño Salvaje.

Fotograma de 'Habitantes', de Leticia Dolera. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Habitantes’, de Leticia Dolera. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Leticia Dolera guarda una relación muy estrecha con Cinema Jove. Empezando porque las oficinas del Festival fueron el set de rodaje del cortometraje que este año presenta, la actriz y directora recibió en 2006 el Premio Un Futuro de Cine y en 2012 fue miembro del jurado de cortos. Esta barcelonesa nacida a principios de los años 80 terminó de dirigir su primer largometraje la semana pasada, Requisitos para ser una persona normal. En su carrera como actriz la recordarán por series de televisión como Al salir de clase, Hospital Central o Los Serrano, y en exitosos largometrajes como El otro lado de la cama, Spanish Movie, [REC]3: Génesis, Los últimos días o Kamikaze.

Eduardo Casanova es el más joven del elenco de actores que ha confirmado su asistencia y participación en la sección ‘Actores tras la cámara’ de esta edición. Conocido desde hace muchos años por su irremplazable personaje en la serie de televisión Aída, Casanova ha trabajado también en teatro, con El principito o Adiós presidente, adiós, en varios largometrajes como La chispa de la vida o Del lado del verano, y ha dirigido ya varios cortos, algunos de ellos (Ansiedad, Fumando espero y Amor de madre) exhibidos en ediciones anteriores de Cinema Jove. Macarena Gómez es la protagonista del cortometraje que presentará en la semana del Festival.

Fotograma de 'Buhardilla & Blues', de Fede Celada. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Buhardilla & Blues’, de Fede Celada. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Zoe Berriatúa nació en Madrid en 1978. Trabajó a las órdenes de Juan Antonio Bayona en El hombre esponja, es también uno de los actores protagonistas del aclamado largometraje Cosas que hacen que la vida valga la pena, y también participó en otros títulos como School Killer o El ángel de la guarda. Zoe ya tiene en su mochila varios cortometrajes dirigidos entre los que se encuentran Quédate conmigo y The thing in the corner (la cosa en la esquina), trabajos con los que ya visitó el Festival en años anteriores.

Programación: El último plano (2013), de Zoe Berriatúa. En mitad de una ventisca de nieve, un director de cine quiere seguir rodando y filmar el último plano de su película, pero su hijo piensa que no es buena idea y comienza un enfrentamiento. Han elegido el peor lugar y el peor momento para resolver sus diferencias. Buhardilla & Blues (2013), de Fede Celada. Un artista celebra un fin de semana musical en el que todos los participantes tienen algo en común: ni tienen contrato discográfico, ni grandes conciertos ni éxito masivo. Les une algo más: no saben vivir sin música aunque no pueden vivir de la música.

Habitantes (2013), de Leticia Dolera. Vivimos insensibilizados al dolor ajeno. ¿Qué pasaría si nos quitáramos la coraza ante el mundo exterior, si esa anestesia desapareciese?

La hora del baño (2014), de Eduardo Casanova. Una joven pareja que acaba de tener un hijo, lleva dos meses sin dormir, sin comer, sin hacer el amor y prácticamente sin vivir. Están viviendo el tormento más grande de sus vidas, pero necesitan que su relación no se rompa.

Fotograma de 'La hora del baño', de Eduardo Casanova. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de ‘La hora del baño’, de Eduardo Casanova. Imagen cortesía de Cinema Jove.

 

Gaspar Hernández: «Vivimos con miedo al futuro»

La Terapeuta, de Gaspar Hernández
Editorial Planeta, 2014
De venta en librerías

El asesinato de una joven en un céntrico aparcamiento barcelonés es el nexo de unión entre los dos protagonistas de La Terapeuta, una novela de Gaspar Hernández que reflexiona en clave imaginaria sobre la ansiedad, uno de los males de nuestro tiempo. Héctor Amat es un actor que goza de gran prestigio, una persona perfeccionista, incapaz de improvisar que cree recibir más de lo que merece. Eugenia Llort es una psicóloga con un grave problema, su excesiva propensión a empatizar con los pacientes. Ambos son personas triunfadoras que en apariencia lo tienen todo, sin embargo sufren trastornos como ataques de pánico, agorafobia y un profundo miedo a lo que pueda ocurrir. Su relación, en un primer momento profesional, se convierte en una dependencia que llega a límites inusuales y así, para que Amat sea capaz de interpretar a Dick Diver, personaje protagonista de Suave es la noche, de Scott Fitzgerald  que representa en el Teatro Romea, la psicóloga debe acudir cada noche a ver la función.

Gaspar Hernández (Girona, 1971) es escritor y periodista. Con su novela El Silencio, libro de ficción más vendido en Cataluña en 2009, ganó el Premio Josep Pla. Dirige y presenta el programa L’ofici de viure (El oficio de vivir) en Catalunya Ràdio.

Portada del libro La terapeuta, de Gaspar Hernández.

Portada del libro La terapeuta, de Gaspar Hernández.

¿Qué le atrajo de este tema?

Fue la historia la que me condujo al tema. La historia de un hombre normal y corriente, bloqueado por los nervios. El protagonista de La Terapeuta tiene miedo a no gustar, a no estar a la altura de los otros, y eso, y su perfeccionismo, le produce ansiedad. Luego hay otras ansiedades, como la del miedo al futuro. Lo cierto es que hoy se consumen más psicofármacos que aspirinas y que las mujeres están más afectadas, pues la sociedad les exige que sean trabajadoras, madres y amantes perfectas. La ansiedad por no poder cumplir esos objetivos está garantizada.

¿Cómo se documentó para tratar el asunto con propiedad?

Estuve cinco años hablando con psicólogos, y con mucha gente que padece ansiedad, algo que  tenemos casi todos y no tiene por qué ser mala. En muchos casos no es una enfermedad, sino una alarma que nos avisa, pero a veces se dispara durante demasiado tiempo.

¿Existe una inteligencia emocional o es una contradicción, como dice uno de sus personajes?

Existe, y otro gallo nos cantaría si hubiese más inteligencia emocional en nuestra sociedad.

¿Qué opina de los libros de auto ayuda tan en boga?

Yo no los escribo, pero diría que hacen más bien que mal. De otro modo, la gente no los compraría.

Detalle de la portada del libro La terapeuta, de Gaspar Hernández.

Detalle de la portada del libro La terapeuta, de Gaspar Hernández.

¿Un exceso de entropía puede resultar perjudicial, como le ocurre a Eugenia?

Bastantes mujeres tienen exceso de empatía. Ponen por delante la ayuda a los demás, a sus propias prioridades. A veces, eso conlleva problemas de autoestima. Como se dice en La Terapeuta, los tests suelen indicar que los niveles de empatía de los hombres son un poco inferiores.

¿Escogió a un actor como protagonista porque los intérpretes son más propicios a los trastornos?

Tal y como están hoy en días las cosas, todos somos propensos a una cierta inestabilidad mental. Pero la crisis ha afectado, y mucho, al mundo del teatro. Como cuento en la novela, los actores ya casi no cobran por los meses de ensayos, las obras son minimalistas, con pocos actores, porque el presupuesto no da para más. Una sola persona se ocupa del vestuario, del maquillaje, etcétera.

¿Algún consejo para quien padece estos síntomas?

Que se ponga en manos de un buen especialista. Y que, poco a poco, vaya enfrentándose –con el especialista- a aquello que le da miedo. Es la terapia cognitivo-conductual, de la que hablo en la novela.

Desde su atalaya radiofónica está en contacto con la gente, ¿cuál es su diagnóstico sobre la salud mental de los españoles?

Mi único diagnóstico puede ser psicológico: no creo que nuestra sociedad sea, digamos, muy sana psicológicamente. Se recetan muchos psicofármacos. Vivimos con miedo. Miedo al futuro, sobre todo. Y el futuro no deja de ser una ilusión mental. Pero nadie nos ha enseñado a vivir el presente, ni a gestionar los 60.000 pensamientos que cada día tenemos, y que damos por buenos. Como si todos los pensamientos tuviesen razón.

Gaspar Hernández. Imagen cortesía del autor

Gaspar Hernández. Imagen cortesía del autor

Bel Carrasco