Felices 140: Sin conciencia moral

Felices 140, de Gracia Querejeta
Con: Maribel Verdú, Eduard Fernández, Antonio de la Torre, Marian Álvarez, Nora Navas, Alex O’Dogherty, Paula Cancio, Ginés García Millán y Marcos Ruiz
Guión: Santos Mercero, Gracia Querejeta

‘Felices 140’, la última película de Gracia Querejeta, es perturbadora. Un cierto desasosiego se va impregnando poco a poco en el cuerpo del espectador, que siente el silencio ensordecedor que inunda la pantalla cinematográfica. La trama y la intensidad dramática de ‘Felices 140’ penetra en el espectador hasta abandonarlo en un estado de cierta desolación.

Maribel Verdú, en un fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

Maribel Verdú, en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Ahora bien, ¿por qué el espectador siente esa carga de desolación, cuando los personajes de la historia no sólo declaran sentirse felices, sino que además se les ve felices? El premio del euromillón que Elia (Maribel Verdú) comunica al grupo de amigos que reúne en una lujosa casa para celebrar su 40 cumpleaños, y que se traduce en nada más y nada menos que 140 millones de euros, es lo que desencadena esa felicidad que irá retorciéndose hasta alcanzar un brillo insospechado.

Santos Mercero y Gracia Querejeta construyen una historia basada en la idea que Freud manifestó en su ensayo titulado ‘El porvenir de una ilusión’: “Infinitos hombres civilizados, que retrocederían temerosos ante el homicidio o el incesto, no se privan de satisfacer su codicia, sus impulsos agresivos y sus caprichos sexuales, ni de perjudicar a sus semejantes con la mentira, el fraude y  la calumnia, cuando pueden hacerlo sin castigo, y así viene sucediendo, desde siempre, en todas las civilizaciones.”

Fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

De izquierda a derecha, Marian Álvarez, Antonio de la Torres, Alex O’Dogherty y Nora Navas, en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Los ocho personajes de esta película coral son esos hombres y mujeres civilizados que en cuanto comprueban que el peso de la ley puede quedar en agua de borrajas, van dejándose llevar por cierto espíritu mezquino.

Por una parte, nos encontramos con la protagonista, Elia, magníficamente interpretada por Maribel Verdú, que sólo desea reanudar su relación con su ex pareja (Ginés García Millán), sin atender la negativa de éste. Una negativa que le abrasa de ira hasta alcanzar cotas imprevistas. Y, por otra, están los otros siete personajes arrebatados por una codicia, que aflora a medida que esos 140 millones del premio se convierten en objeto de un vil intercambio.

Paula Cancio y Ginés García Millán en un fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

Paula Cancio y Ginés García Millán en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

El drama de  ‘Felices 140’ se inicia tras el acto nuclear relacionado con esa ira de la protagonista. Un acto que se irá diluyendo, en favor del único valor verdadero que moviliza a estos personajes: su codicia y, con ella, el afán de riqueza, de poder y de éxito. Y para satisfacer esa codicia no les importa transgredir la ley, traicionar, mentir y defraudar.

Todo está permitido cuando los dilemas morales, los remordimientos, desaparecen tras el tupido velo de 140 millones de euros.

De ahí, probablemente, la desolación que siente el espectador una vez acabada la película. ¿O no?

Fotograma de la película 'Felices 140', de Gracia Querejeta.

De izquierda a derecha, en primer plano, Antonio de la Torre, Marcos Ruiz,y Maribel Verdú; detrás, Marian Álvarez y Eduard Fernández, en un fotograma de la película ‘Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Begoña Siles

The Hole 2. Un agujero rosa picante

‘The Hole 2’, producido por Let’s Go Company
Textos de Alex O’Dogherty y dirección de Víctor Conde
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 2. Valencia
Hasta el 29 de marzo

‘The Hole 2’ llega al Teatro Olympia de Valencia, donde estará hasta el 29 de marzo, con el mismo espíritu que su antecesor y para volver a hacer reír al público con esa mezcla de circo, humor y burlesque. Como apuntó Alex O’Dogherty cuando presentó el espectáculo en el Olympia, “la gente tiene necesidad de divertirse” y puede hacerlo disfrutando de un montaje “fresco y provocador”.

Detalle del cartel de The Hole 2. Teatro Olympia.

Detalle del cartel de The Hole 2. Teatro Olympia.

El género burlesque con el que regresa a Valencia aúna cabaret, teatro y circo, aunque en esta ocasión se fusiona con la Revista de los años 70-80 para plantear una reflexión sobre el amor con música en directo, crítica social de noticias de la actualidad diaria y nuevas acrobacias.

‘The Hole 2’ empieza dos años después de donde nos dejó el primero. La vida ha cambiado para la antigua Maestra de Ceremonias, ahora inmersa en una época donde la cultura, la música y la diversión están en crisis. Tras una horrorosa depresión post-party, la anfitriona decidió salir del Agujero, sentar la cabeza y casarse con un abogado de bien, dejando de lado el desenfreno y la diversión para llevar una vida ‘normal’. Lo que no contaba es que en su despedida de soltera la fueran a llevar de vuelta al Agujero donde se reencuentra con su pasado.

El actor Álex O’Dogherty, que ya en la gala de los Goya dejó muestras de su versatilidad como músico, es el maestro de ceremonias -en alternancia con Edu Soto y Víctor Massán- y autor del texto, junto al productor, Iñaki Fernández. De hecho, O’Dogherty tocará con su banda ‘La Bizarrería’ en Valencia, alternando su actuación en ‘The Hole 2’.

Imagen extraída del video promocional de The Hole 2. Cortesía de Teatro Olympia.

Imagen extraída del video promocional de The Hole 2. Cortesía de Teatro Olympia.

O’Dogherty confesó en su momento que se emocionó cuando le plantearon la posibilidad de hacer ‘The Hole 2’, después de varios años conduciendo su primera parte, un show que ha funcionado tan bien que ha creado ‘marca’. Como autor de los textos de este segundo ‘show’ le preocupaba “estar a la altura del primero sin copiar” y para ello ha abandonado la época de los años 20 para adentrarse en el ambiente de la Revista de los 70.

En esta ocasión, se añade además música en directo y la historia que se relata es “más coherente” de principio a fin. Se puede entender sin necesidad de haber visto ‘The Hole’, aunque aquellos que vieran el origen de la peculiar historia de amor con una rata observarán ahora que “el tiempo ha pasado” y que se cuestiona ahora “si el amor es para siempre”.

Álex O'Dogherty en una imagen promocional de The Hole 2. Teatro Olympia de Valencia.

Álex O’Dogherty en una imagen promocional de The Hole 2. Teatro Olympia de Valencia.

Si en el ‘agujero’ anterior se basaba en “pasarlo bien y divertirse”, éste reflexiona sobre el amor y se “plantea la viabilidad de una pareja hoy en día”, tal y como señaló el autor del texto. El espectáculo tiene dosis de erotismo, es “provocativo, provocador y algo faltón, pero para nada ofensivo”. “Siempre ha insinuado más que enseñado, a veces me parece de Walt Disney”, bromeó el actor.

Entre las novedades, habrá también “crítica social” y se comentarán noticias de la actualidad diaria. En este sentido, el espectáculo se mantiene “vivo” y podrá incluir comentarios sobre informaciones del mismo día de la función. Además, el público participará activamente, destacando momentos como el sorteo de un jamón, algo que ha ido adquiriendo entidad propia según ha ido avanzando la gira de ‘The Hole 2’.

Álex O’Dogherty recordó que lo que le llevó a escribir ‘The Hole 2’ fue la decisión del Gobierno de implantar el IVA cultural de 21% y que se calificara la cultura como entretenimiento. Entonces él escribió en un tweet ‘¿Quién necesita divertirse?’ y recibió una respuesta tan abrumadora que le motivó para escribir esta historia.

Imagen extraída del video promocional de The Hole 2. Cortesía de Teatro Olympia.

Imagen extraída del video promocional de The Hole 2. Cortesía de Teatro Olympia.

The Hole, por la madriguera del Olympia

The Hole, de Yllana, Letsgo y Paco León
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Hasta el 18 de marzo

“Y ardiendo de curiosidad, se puso a correr en pos del conejo…para ver cómo se colaba raudo por una madriguera….Un momento después, Alicia también desaparecía por la madriguera, sin pararse a pensar cómo se las iba a arreglar para salir después”. Como Alicia, la joven del famoso cuento de Lewis Carroll, los espectadores que acuden al espectáculo The Hole también entran en la madriguera que Yllana, Letsgo y Paco León les proponen, ardiendo de curiosidad. La mezcla de cabaret, circo, teatro, musical y erotismo ha encendido esa inquietud entre el público que acude dispuesto a dejarse llevar por cierto desenfreno para combatir ese otro desenfreno que provocó la crisis económica, cuyos enormes agujeros pretende The Hole paliar con más agujeros, esta vez producto de la diversión.

Un momento del espectáculo The Hole. Imagen obtenida de la web The Hole Show. Teatro Olympia de Valencia

Un momento del espectáculo The Hole. Imagen obtenida de la web The Hole Show. Teatro Olympia de Valencia

La Terremoto de Alcorcón, Álex O’Dogherty, Nacho Sánchez, Reyes Ortega o Álex Forriols, entre otros, abren las puertas de esa madriguera del conejo (con perdón) que la Terremoto de Alcorcón dispone para mostrar su amor. El trasfondo es ése: cierta historia de amor que pretende ser revelada a ojos de un público ardiente de curiosidad o simplemente ardiente de que le cuenten cosas con las que olvidar tan penosa crisis. De manera que, siguiendo los dictados de la homeopatía, los agujeros negros creados por el desbarate financiero se combaten en The Hole con más agujeros, esta vez generados por la provocación del espectáculo.

Un momento del espectáculo The Hole. Teatro Olympia de Valencia.

Un momento del espectáculo The Hole. Teatro Olympia de Valencia.

El Teatro Olympia se convierte así en la madriguera del conejo por la que van entrando diversos y variopintos personajes encargados de mostrar el caleidoscopio amoroso de la Terremoto de Alcorcón. Lo harán unas veces con números circenses, otras al más puro estilo cabaret, con su deslenguado y a la vez fino maestro de ceremonias, pero en cualquiera de los casos siempre con humor, ya sea mordaz, picante o provocador, con el fin de que los espectadores pierdan la noción del tiempo y el espacio. Se trata, como le ocurre a Alicia, de que el público tenga dificultades para salir después del agujero en el que se ha metido. Porque The Hole es eso: un atractivo agujero del que lamentas haber tenido que salir, una vez entrado a causa de la ardiente curiosidad.

Imagen del espectáculo The Hole. Teatro Oympia de Valencia.

Imagen del espectáculo The Hole. Teatro Oympia de Valencia.