La República desmitificada de Xavier Arenós

Xavier Arenós. La presencia y la ausencia
IVAM
C / Guillem de Castro, 117. Valencia
Hasta el 7 de mayo de 2017

“No me interesa la visión idealizada de la República”, advirtió Xavier Arenós (Vila-real, 1968). Su trabajo pone el acento en ese periodo, durante el cual Valencia fue precisamente capital de la Segunda República, para “dialogar con los fantasmas que produce todo trauma”. He ahí, sintetizada, la tarea que se impone el artista una vez decide explorar las tensiones de tan controvertida etapa. Y lo hace indagando en ese pasado, en “el peso que tiene en nosotros”, con el fin de reconocerlo “para que la historia no se repita”. De manera que la exposición ‘La presencia y la ausencia’, que permanecerá en el IVAM hasta el 7 de mayo, “no es histórica, sino una reflexión sobre el pasado”.

Y la reflexión de Arenós es exhaustiva y diríase que arqueológica. Toma como puntos de partida el Pabellón Español para la Exposición Internacional de París y el Instituto para Obreros de Valencia, para rastrear en sus respectivas memorias mediante un profundo trabajo archivístico. Trabajo que hace aflorar a través de las siete piezas de la exposición, y una octava que será el propio catálogo, esos fantasmas que él libera para dar cuenta del trauma que supuso la República española. “El buenismo que idealiza la República me obligaba a reflexionar”, dijo.

La presencia y la ausencia, de Xavier Arenós. Imagen cortesía del IVAM.

La presencia y la ausencia, de Xavier Arenós. Imagen cortesía del IVAM.

La Galería 6 del IVAM pone en relación los espacios dedicados a la rememoración del Pabellón Español y del Instituto Obrero. Arenós los recorrió subrayando las tensiones detectadas durante su labor arqueológica. Así, del primero de los lugares destacó la escultura de Alberto Sánchez, ubicada entonces en el exterior del pabellón, cuyo título ya era elocuente: El Pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella. “Estrella comunista que se asemeja a un nicho mortuorio”, agregó. De manera que la relación entre la utopía y su siniestro correlato una vez materializada se hacía evidente en esta primera pieza Promenade (et promesse).

Con Tensegridad roja y blanca, Arenós prosigue en su indagación mostrando tres columnas similares a las que soportaban el Pabellón Español. Un “juego de tensiones” metaforizado en esa “composición constructivista” formada por pilares rojos y blancos, a modo de conflicto entre las fuerzas de izquierda de entonces. Peana para tres banderas viene a ser una réplica del cubículo que albergó los mástiles de las tres banderas republicana, catalana y vasca. De nuevo lo arqueológico (“barco varado”) ligado con lo tétrico (“parece un féretro”). Y de nuevo la crítica del artista: “Incluso en la más loable y justa de las luchas, las banderas imponen la obediencia y el acatamiento de la soberanía nacional por encima de la personal”.

Una composición de 24 dibujos remite a las sillas de la época sobre las que se sentaron ilustres como Max Aub, Josep Renau o Luis Lacasa, sirviendo de memoria de los exiliados. Las huellas impresas han sido obtenidas mediante la técnica del frottage, recogiendo la sombra que deja lápiz al presionarlo sobre las cuerdas de la silla. Violencia, derrota y soledad en el marco épico del Pabellón Español.

Obra de Xavier Arenós en 'La presencia y la ausencia', que se expone en el IVAM.

Obra de Xavier Arenós en ‘La presencia y la ausencia’, que se expone en el IVAM.

Las piezas que tienen que ver con el Instituto Obrero, paradigma de la innovación pedagógica y herramienta de emancipación educativa, también revelan idénticas tensiones. “Se les da a los obreros por primera vez la posibilidad de estudiar, pero hay al mismo tiempo un adoctrinamiento y un montaje político de propaganda”, subrayó Arenós. Las franjas rojas y negras de la CNT, antaño símbolo de la resistencia contra el franquismo, envuelven el perímetro superior de la Galería 6 ahora “como algo decorativo, minimalista e inocuo”.

La estrella de cinco puntas da igualmente pie a la evocación del símbolo transformado en banco de madera “irregular e imperfecto”, mientras en Arco voltaico se reproduce un antiguo pupitre que queda como esqueleto y reflejo del marco de un antiguo libro de Ruedo Ibérico, editorial fundada por exiliados españoles. “No me gusta hablar de la República a partir del blanco y el negro; sintonizo con ella pero hubo aspectos que no me gustan, porque hubo cierto cainismo”. Y Arenós insistió: “Me interesa el pasado para reactivarlo y aprender de él”.

Xavier Arenós en su exposición 'La presencia y la ausencia'. Imagen cortesía del IVAM.

Xavier Arenós en su exposición ‘La presencia y la ausencia’. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres

Del mito al espanto

Entre el mito y el espanto. El Mediterráneo como conflicto
Comisario: José Miguel Cortés
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 3 de julio de 2016

En la parte de la exposición que corresponde al mito se puede leer esta cita de Rilke: “Lo bello no es sino el comienzo de lo terrible”. La cita no recoge lo que viene justamente después: “lo terrible…que todavía podemos soportar”. Entre el mito y el espanto. El Mediterráneo como conflicto, que hasta el 3 de julio permanecerá en el IVAM, reúne 100 piezas de 30 artistas reveladoras de esa belleza como antesala del horror desplegado en el más amplio espacio destinado al conjunto expositivo. Espanto, eso sí, amortiguado para que pueda ser soportable y, por tanto, objeto de estudio. “No queríamos imágenes truculentas, sensacionalistas, sino aquellas otras que invitaran a la reflexión”, indicó José Miguel Cortés, director del IVAM.

Imagen de Adrian Paci. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Imagen de Adrian Paci. Entre el mito y el espanto. IVAM.

De manera que “más que un puñetazo en el rostro”, la muestra pretende motivar con sus imágenes poéticas a una indagación profunda acerca de ese Mediterráneo conflictivo, “con muchas aristas y de difícil solución”, precisó Cortés. De la visión cálida, amable, con la que se entra en la exposición, a través de las obras de Benlliure, Pinazo, Sorolla o Muñoz Degraín, se pasa al espanto “más contemporáneo” que ofrecen las imágenes de Xavier Arenós, Adrian Paci, Zineb Sedira, Montserrat Soto, Sergio Belinchón, Yto Barrada o Ursula Biemann.

Como explicó José Miguel Cortés, en calidad igualmente de comisario de la exposición, por un lado está el mar de finales del siglo XIX y principios del XX como espacio de “tranquilidad, sosiego y búsqueda del placer” y, por otro, ese Mediterráneo más problemático de nuestra contemporaneidad relacionado con la migración, los refugiados, las fronteras y las guerras. “El desarraigo está muy presente en toda la exposición”. El desarraigo y, con él, esa sensación de “melancolía por lo perdido”, abundó Cortés.

Fotografía de Mohamed Bourouissa. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Fotografía de Mohamed Bourouissa. Entre el mito y el espanto. IVAM.

“Queríamos huir de la simple denuncia y que las imágenes fueran de gran belleza poética”, señaló el comisario. Más que impactar, Entre el mito y el espanto establece un pacto lleno de fisuras entre lo imaginario y lo real; entre el mito de las tierras luminosas bañadas por el Mediterráneo, y el horror que contienen esas mismas tierras anheladas por cuantos buscan una vida mejor. Aunque el mar que protagoniza la exposición ha sido durante siglos objeto de disputas, “nunca como ahora ha sido lugar de fronteras e inmensa tumba”, recordó Cortés.

Fotografía de Nicolas Muller. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Fotografía de Nicolas Muller. Entre el mito y el espanto. IVAM.

A esa tumba se llega después de atravesar el más florido jardín que propone el mito del Mediterráneo, en cuya entrada está Kavafis con su ‘Viaje e Ítaca’. “Que Kavafis nos acompañe en este viaje placentero”, señaló el comisario. Las palabras del poeta sirven de introducción a la muestra, corroborando las de Cortés: “Llegar allí es tu destino. Mas no apresures nunca el viaje”. Y así, cadenciosamente, fue Cortés desgranando el cambio en la visión del Mediterráneo que se ha producido en menos de dos siglos.

Fotografía de Yto Barrada. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Fotografía de Yto Barrada. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Rogelio López Cuenca, insertado en el mito, desvela lo que se oculta tras esa visión amable. Es la primera advertencia de lo que nos aguarda. Enseguida empiezan a aparecer las imágenes de refugiados (Biemann), de límites y fronteras (Arenós), de personas hacinadas en las escalinatas que conducen a un avión que jamás llega (Paci), de hombres mirando a un horizonte imposible (Sedira), de interminables esperas (Barrada), de lugares fantasmales (Montserrat Soto) y de simple supervivencia (Mohamed Bourouissa).

Debates, talleres, jornadas, un ciclo de cine y diversas actividades completan la exposición Entre el mito y el espanto, con el fin de profundizar en tan controvertido Mediterráneo. Un mar al que se abocan 22 pueblos en busca de felicidad no exenta de melancolía muchas veces siniestra. Cortés apuntó en todo momento su intención de “huir de las visiones fáciles, sensacionalistas”, para que mediante fotografías “menos evidentes pero más profundas” la reflexión fuera posible.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Fotografía de Zineb Sedira. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Fotografía de Zineb Sedira. Entre el mito y el espanto. IVAM.

Salva Torres

Siete formas de cuestionar la Ley mordaza

Construyendo democracia
Laia Solé, Colectivo Cambalache, Democracia (Pablo España e Iván López), Santiago Cirugeda, Xavier Arenós y Alicia Framis
Comisario: José Luis Giner
Fundación Chirivella Soriano
Palau de Joan de Valeriola
C / Valeriola, 13. Valencia
Hasta el 10 de enero de 2015

La ley de Seguridad Ciudadana o Ley mordaza, tal y como fue prontamente bautizada, que entró el vigor el 1 de julio de 2015 prohíbe la ocupación del espacio público bajo determinadas circunstancias. Para José Luis Giner, comisario de la exposición Construyendo democracia, dicha ley ha sido criticada “por el retroceso democrático en la esfera pública frente al derecho de expresión de los ciudadanos”. Derecho de expresión del que dan buena cuenta las siete propuestas artísticas que conforman la muestra de la Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Santiago Cirugeda. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Santiago Cirugeda. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Todas ellas tratan de responder a la pregunta, ¿qué hace el ciudadano en el espacio público para crear democracia? Y la respuesta que propone Giner se multiplica en las diversas direcciones que toman los artistas Laia Solé, Colectivo Cambalache, Democracia (Pablo España e Iván López), Santiago Cirugeda, Xavier Arenós y Alicia Framis. Direcciones que, aunque divergentes, confluyen en torno a una similar idea: la del ciudadano preocupado por tomar la calle con el fin de liberarla de los excesos reguladores. “Se trata de dotar al ciudadano de carga política”, subrayó Giner.

Lo que igualmente subyace en el conjunto expositivo es la sensación de que la ciudad, supuestamente amordazada por los intereses políticos, asfixia al ciudadano. De manera que éste, a rebufo de lo acontecido en mayo del 68, quiere recuperarla a fuerza de propuestas de intervención pública. Que es lo que hacen los artistas de Construyendo democracia. Laia Solé, por ejemplo, utiliza la técnica del Chroma Key para disolver los muros y barreras que dificultan ese acceso público de la vía urbana. Así lo hace con Desaparición de un muro, cuyo título ya lo dice todo, y con Obrint espais, donde vecinos de un barrio lo circundan reclamando su autogestión.

Intervención de Colectivo Cambalache. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Colectivo Cambalache. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

El Colectivo Cambalache (Carolina Caycedo, Adriana del Pilar, Alonso Gil y Federico Guzmán) crea un museo itinerante donde se reciclan materiales y objetos que sirven para el restablecimiento de las relaciones sociales. Xavier Arenós analiza en su proyecto artístico las vinculaciones entre espacio, poder e ideología. José Luis Giner habla, en este caso, del “concepto de utopía contra el modelo hegemónico”. Utopía que lo enlaza con el trabajo de Santiago Cirugeda, “arquitecto atípico”, que “coge elementos de edificios que se van a deshacer para construir otros nuevos”. Los conceptos de “autogestión” y “reciclaje” vuelven a cobrar protagonismo.

Instalación de Domènec en 'Construyendo democracia'. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Instalación de Domènec en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Domènec hace una reinterpretación del mausoleo dedicado a Rosa de Luxemburg y Karl Liebkneckt para convertirlo en una casa móvil de “existencia mínima”, parecida a los hoteles cápsula de los aeropuertos japoneses. Frente a la más desabrida intemperie, el receptáculo a pequeña escala. Alicia Framis reflexiona sobre el más amplio papel de las ciudades en la sociedad capitalista, mediante pantallas de vuelo de los aeropuertos y su serie de habitaciones prohibidas. Y Democracia trabaja con ultras del equipo del Girondins de Burdeos, para cuestionar el fútbol como negocio mediante cierto trasfondo político.

Construyendo democracia, como apuntó Giner, tiene su raíz en movimientos como el 15M o Salvem el Cabanyal, donde se concreta esa “reivindicación del ciudadano activo”. Diversos videos, maquetas, fotografías e instalaciones van dando cuenta de esa apropiación callejera por parte de una sociedad civil crítica con la Ley mordaza. “Revueltas en la calle más allá del proceso de voto” o “fuerza mínima que surge desde la calle”, según explicó en diversos momentos de la exposición el propio comisario.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Fotografía de Laia Solé en 'Construyendo democracia'. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Fotografía de Laia Solé en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Salva Torres

La ciudadanía, ‘Construyendo democracia’

Construyendo democracia
Fundación Chirivella Soriano
Palau de Joan de Valeriola
C / Valeriola, 13. Valencia
Inauguración: viernes 2 de octubre, a las 20.00h
Hasta el 10 de enero de 2015

La Fundación Chirivella Soriano inaugura el próximo 2 de octubre la exposición Construyendo democracia, en la que reúne siete propuestas artísticas que comparten un mismo síntoma: la necesidad de generar una reflexión en torno a cómo articular la esfera pública, al papel que tiene el ciudadano en la construcción de la misma y a la relación del arte con los procesos democráticos.

Obra de Alicia Framis, en la exposición Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Alicia Framis, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

A lo largo de los últimos años los acontecimientos socioeconómicos han acabado por derrumbar la estructura que sostenía el llamado estado de bienestar. Esta situación ha hecho evidente la necesidad de cambiar el rumbo de nuestro sistema político, destacando el papel fundamental y la importancia de la participación social en la construcción de un estado democrático.

En este sentido, es importante resaltar que el concepto de ciudadanía está inseparablemente vinculado al de democracia. Dicha relación define y alimenta uno de los pilares básicos de la democracia, ya que da permiso a que las propias personas planteen sus propuestas e intenten promoverlas mediante diferentes vías. Asimismo, este tipo de dinámicas ayuda a replantear sus lazos sociales al reclamar un compromiso con la cosa pública, circunstancia que implica una identificación del individuo con su comunidad, estando y actuando con y para la misma.

Obra de Santiago Cirugeda, en la exposición Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Santiago Cirugeda, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

La implicación del ciudadano como sujeto político permite construir y reclamar un cambio de modelo, tanto desde el punto de vista social como económico, que posibilite repensar la política y las formas de gobierno. Con ello se pretende ir más allá del marco de la democracia representativa y otorgar así a los miembros de la comunidad, con su participación, la legitimidad de poder negociar sus propuestas. Surge así la voluntad de incitar una nueva politización de la sociedad civil mediante la configuración de sociabilidades alternativas.

Obra de Colectivo Cambalache, en Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Colectivo Cambalache, en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Los artistas que participan en Construyendo democracia son Xavier Arenós, Colectivo Cambalache (Carolina Caycedo, Adriana del Pilar García, Alonso Gil y Federico Guzmán), Santiago Cirugeda, DEMOCRACIA (Pablo España e Iván López), Domènec, Alicia Framis y Laia Solé.

Obra de Domènec, en la exposición Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Domènec, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

 

SUMMA o el eje Valencia, Madrid, Lisboa

Summa Contemporary Art Fair 2015
Matadero Madrid
Paseo de la Chopera, 14. Madrid
Del 10 al 13 de septiembre de 2015

Summa vuelve a Matadero por tercer año consecutivo como “plataforma de acción en torno al arte contemporáneo”, de “impronta internacional” y como una feria “atenta al contexto social y cultural en que se produce el arte, con particular atención a las circunstancias políticas que motivan las obras de algunos de los mejores creadores de nuestro tiempo”, según explica Paco de Blas, el nuevo director de Summa Contemporary Art Fair 2015.

La feria, que se celebra del 10 al 13 de septiembre, cuenta en su Programa General con 30 galerías, principalmente del eje que atravesando Madrid (con ocho salas) conecta Valencia y Alicante (cinco) con Lisboa (cuatro). Además, hay galerías de Palma de Mallorca, Almagro, Buenos Aires, Sao Paulo, México, Bogotá, San José de Costa Rica, Miami, Alabama y Ottawa.

Portada de 'Sinsonte', de la editorial Versos y Trazos.

Portada de ‘Sinsonte’, de Víctor Escandell. Cortesía de la editorial Versos y Trazos.

Las secciones Transversal, Trazos y Madrid Foto añaden más participación, por lo que finalmente son alrededor de medio centenar las galerías que presentan obra de sus artistas en Summa. La novedad este año viene de la mano de Summa Mag, proyecto editorial comisariado por Marisol Salanova que contará con los sellos Versos y Trazos (Valencia), Micromegas y Ad mínimum microediciones (Murcia), Chucherías del Arte (Mérida), Nocapaper Books & More (Santander), Input (Madrid), Libros del Zorro (Barcelona), Editoriales Pai-Pai (Delirio, Arrebato y La uña rota), de Salamanca, y Editorial Vortex (Valparaíso, Chile).

Versos y Trazos es un joven sello valenciano de literatura infantil y juvenil, cuya década de trayectoria editorial se peculiariza por su apuesta en pro del álbum ilustrado como distintiva herramienta de difusión de sus contenidos, polarizados en torno de la ficción pedagógica (colección ‘El baúl de los cuentos’), la recuperación poética de autores de la generación del 27 -entre otros- (colección ‘Poetas para todos’), el relato corto (‘Los que llegan por la noche’, del valenciano Vicente Marco) y la novela gráfica (‘Sinsonte’, del ilustrador Víctor Escandell) -esta última erigida en un proyecto heterodoxo, tanto por su formato como por su contenido filosófico.

Obra de Michael Roy. Cortesía de Espai Tactel.

Obra de Michael Roy. Cortesía de Espai Tactel.

A las galerías de Madrid Aina Nowack / ACC, Espacio Mínimo, Fernando Pradilla, Rafael Ortiz, Lucía Mendoza, Max Estrella, Ponce + Robles y My Name’s Lolita, se suman (valga la redundancia) a SUMMA las procedentes de la Comunidad Valenciana: Área 72, con obra de Victoria Iranzo, Inma Femenia, Oliver Johnson y Guillermo Ros; Aural, con Juanjo Martín Andrés, Isaac Montoya y PSJM;  Espai Tactel, con Eduardo Hurtado, Michael Roy y Luis Úrculo; Luis Adelantado, con doble representación de Allan Villavicencio, por la galería de México, y Darío Villalba, por la valenciana en la sección Trazos y, por último, Rosa Santos, que acude a Summa con Xavier Arenós y Andrea Canepa.

Instalación de Xavier Arenós. Cortesía de la galería Rosa Santos.

Instalación de Xavier Arenós. Cortesía de la galería Rosa Santos.

En esa reivindicación del arte contemporáneo, Summa incluye la sección ‘Cómo coleccionar arte político’, comisariada por Jota Castro y que pretende ligar arte y compromiso, dos palabras de moda, en ese afán por contextualizar la obra de los creadores en el conflictivo marco social en que desarrollan sus trabajos. También habrá arte contemporáneo africano, de la mano del comisario Miguel Amado, así como la profundización en el arte de los años 70 y 80 del pasado siglo en la sección Trazos. Madrid Foto se centrará en la generación de fotógrafos españoles contemporáneos poco difundida en nuestro país.

Obra de Isaac Montoya. Galería Aural de Alicante.

Obra de Isaac Montoya. Galería Aural de Alicante.

Rosa Santos, entre el rombo y el hexágono

Del rombo al hexágono hay dos líneas
Xavier Arenós, Ana H. Del Amo, Andrea Canepa, Juan López, Carlos Maciá, Kiko Pérez,
Rodríguez-Méndez y Diego Santomé
Galería Rosa Santos
C / Bolsería, 21. Valencia
Hasta el 10 de junio, 2015

En ocasiones nos excedemos cuando nos encontramos en la tesitura de explicarnos, de armar un discurso sólido que justifique el resultado de lo que tenemos ante nuestros ojos. En ocasiones esa justificación es de lejos mucho más consistente que el fin en sí mismo; otras veces nos encontramos ante una conjunción perfecta entre lo uno y lo otro o ante un desglose que habría sido más acertado obviar. ¿Qué es lo que importa cuando el proceso no nos incumbe? ¿Es acaso el proceso la cura de todo mal o la justificación el modo de mejorar lo que no se sostiene?

Vista general de la exposición 'Del rombo al hexágono hay dos líneas'. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

Vista general de la exposición ‘Del rombo al hexágono hay dos líneas’. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

‘Del rombo al hexágono hay dos líneas’ no es una exposición acerca de la experiencia, sino acerca del resultado. Reunimos una serie de trabajos cuya solución halla en lo geométrico su lugar, sin que el proceso transite por los mismos paisajes, y encontramos en lo geométrico un eterno retorno. Del mismo modo que se vuelve a la pintura se vuelve también a la geometría y más allá de una fidelidad incuestionable al medio, artistas como Rodríguez-Méndez o Carlos Maciá llegan a este punto de un modo no premeditado. El uno, como manera de materializar la palabra del poeta Helberto Helder; el otro, como medio para atajar un problema formal.

Exposición 'Del rombo al hexágono hay dos líneas'. Cortesía de Galería Rosa Santos.

Exposición ‘Del rombo al hexágono hay dos líneas’. Cortesía de Galería Rosa Santos.

Plasticidad y abstracción para redundar en la formalización como fin de un proceso. Ana H. del Amo parte de pequeños esquemas para investigar tentativas de formas y cromatismos, del mismo modo que Kiko Peréz redunda en las líneas rectas, verticales u horizontales, como también lo hace el dibujo de Andrea Canepa y las arquitecturas semi ocultas de Juan López.

Xavier Arenós mezcla narración y pura geometría como resultado formal de una consecuencia histórica. Resulta curioso cómo este trabajo, junto al de Diego Santomé, conforma una solución de trazos rectos y formas mínimas y austeras. Dibujos hechos con líneas, trazos de circunferencias, conos y hexágonos.

Exposición 'Del rombo al hexágono hay dos líneas'. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

Exposición ‘Del rombo al hexágono hay dos líneas’. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

Defendía Konstantinos Kavafis referido a Ítaca: llegar allí es tu destino y, frente a la posibilidad de hallar ese destino pobre, fijaba en la experiencia el destino en sí mismo. ¿Qué nos lleva a hacer camino si el fin no nos ofrece a priori la satisfacción?

¿Afrontamos acaso el viaje aun sabiendo que el desenlace no puede sino causarnos una profunda decepción? Es más fácil mantener la ilusión cuando el desenlace se presenta propicio. ¿Qué otra razón si no nos asomaría al abismo como lo hicieron los marinos a los que Ernest Shackleton reclutó? Se buscan hombres para viaje peligroso.

Sueldo bajo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito. ¿Hubiesen subido al barco sin esa última frase? ¿Podría esta exposición ser en realidad otra?

Obra de Xavier Arenós. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

Obra de Xavier Arenós en la exposición ‘Del rombo al hexágono hay dos líneas’. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

Ángel Calvo Ulloa & Tania Pardo

 

La selección de García-Alix en ARCO

Selección Ron Barceló Imperial de artistas emergentes por Alberto García-Alix
ARCO Madrid 2015
Del 24 de febrero al 1 de marzo de 2015

Alberto García-Alix ha realizado una selección de artistas emergentes participantes en ARCOMadrid 2015, cuyas obras integran la guía ‘Selección Ron Barceló Imperial de artistas emergentes por Alberto García-Alix’. Los artistas y obras  elegidos son: Xavier Arenós (Fragmentación dinámica del búnker de Antonov-Ovseenko –Galería Rosa Santos), Elena Bajo (Is Music the Essence of the World?–García Galería), Jose Diaz (Nec spe, nec metu -Galería The Goma), Santiago Giralda (Erebus –Moisés Pérez de Albéniz), Arturo Hernández (Sedimentary Color Wheel –José de la Fuente), Hisae Ikenaga (Tubular 1-Formato Comodo), Adrian Melis (Línea de Producción por excedente –ADN galería), Asier Mendizábal (Toma de Tierra, Vista de la instalación Installation View -Carreras Mugica), Carlos Motta (Seis actos: un experimento de justicia narrativa –Instituto de Visión) y Belén Rodríguez (Silkanplastic I –Josh Lilley). Todas sus obras estarán expuestas desde el 25 de febrero al 1 de marzo en ARCOmadrid.

Obra de Arturo Hernández, de la galería José de la Fuente. Imagen cortesía de Ron Barceló Imperial.

Obra de Arturo Hernández, de la galería José de la Fuente. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

“Ha sido muy complicado llevar a cabo esta selección, existe mucho talento emergente en la actualidad y es necesario conocer la historia y el contexto que hay detrás de cada proyecto para poder entenderlo. Por ello, además de investigar cada artista y cada obra, me he dejado guiar por las sensaciones que me han transmitido cada una de ellas, utilizando la emotividad y la comprensión como criterios añadidos”, reconoce García-Alix.  Asimismo, afirma que la puesta en marcha de esta acción por parte de Ron Barceló Imperial “es positiva y muy necesaria”, ya que “supone un reconocimiento y un impulso para los creadores emergentes”.

Obra de , de la galería Carreras Múgica. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Obra de Asier Mendizabal, de la galería Carreras Múgica. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Las obras y biografías de los 10 artistas emergentes seleccionados por Alberto García-Alix quedarán plasmados en ‘Selección Ron Barceló Imperial de artistas emergentes por Alberto García-Alix’, una guía única que, acompañada de un mapa con la localización del stand de cada una de ellas, será distribuida por la organización de ARCOmadrid en los puntos de información y venta de entradas hasta el próximo 1 de marzo, ofreciéndose como un recorrido imprescindible para los asistentes a esta nueva cita con el arte.

Obra de Hisae Ikenaga, de la galería Comodo. Imagen cortesía de Selección ron Barceló Imperial.

Obra de Hisae Ikenaga, de la galería Formato Comodo. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Además de este proyecto, Ron Barceló Imperial refuerza su implicación con el arte en la 34ª edición de la feria de arte contemporáneo a través de la entrega del Premio Ron Barceló Imperial/ARCOmadrid, que en su segunda edición ha reconocido la exposición colectiva ‘The Apartment (Piloto’), de la Galería L21.

Obra de Xavier Arenós, de la galería Rosa Santos. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Obra de Xavier Arenós, de la galería Rosa Santos. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Obra de Adrian Melis, de ADN Galería. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

Obra de Adrian Melis, de ADN Galería. Imagen cortesía de Selección Ron Barceló Imperial.

 

La representación simbólica de lo político

Estratos, de Xavier Arenós
Del 16 de enero al 19 de febrero de 2015
Inauguración: viernes 16 de enero, a las 20:30h
Galería Rosa Santos, Valencia

Texto de introducción al proyecto del artista:

Para Badiou[1] la guerra civil española fue “una miniatura del siglo entero”, un laboratorio en el que convivieron comunismo, anarquismo, fascismo e internacionalismo. En este microuniverso se dio incluso una lucha cainita entre miembros del mismo bando que fue denominada como los Sucesos de mayo [2]. En dichos sucesos, los comunistas, con el fin de alcanzar mayores cotas de poder, se enfrentaron a los anarquistas, por entonces principal masa obrera y partidarios de la revolución social. La colisión fue de tal calibre que no sólo minó la moral de las tropas antifascistas que luchaban en el frente, sino que marcó un antes y un después en el curso de la guerra.

La exposición que presento en la Galería Rosa Santos se titula Estratos y tiene como telón de fondo la Guerra Civil y como hilo conductor los Sucesos de mayo. La exposición quiere indagar en la representación simbólica de lo político a través de la simultaneidad de tiempos. Tiempo meteorológico, fenomenológico o ideológico se superponen como sedimentos porosos y permeables con la intención de releer la historia de manera arqueológica, y poder así reflexionar críticamente sobre las diferentes capas que la componen

La exposición se ha organizado en cuatro piezas fotográficas y en una proyección:

Cuadrado negro craquelado sobre bandera roja desteñida (2014), es una fotografía en la que el cuadrado negro de Malevich aparece superpuesto sobre una bandera comunista que ondeaba en el consulado soviético de Barcelona durante la Guerra civil. La bandera, que permaneció oculta hasta fechas recientes, ha perdido por completo su intensidad cromática y aparece como un antiguo vestigio de poder totalmente desactivado. De la misma manera que en el craquelado del cuadrado negro[3] se aprecia la metáfora que adelanta el deterioro que sufrirán las vanguardias rusas tras el ascenso al poder de Stalin, se observa también, el debilitamiento y el desgaste que padecieron los anarquistas tras los Sucesos de mayo.

Cuadrado negro craquelado sobre bandera roja desteñida 2014. Tintas pigmentadas sobre papel fotográfico. Imagen cortesía de la galería

Cuadrado negro craquelado sobre bandera roja desteñida 2014. Tintas pigmentadas sobre papel fotográfico. Imagen cortesía de la galería

El díptico Fragmentación dinámica del búnker de Antonov-Ovseenko (2014) indaga en un búnker construido en Barcelona durante la Guerra civil para proteger al cónsul Antonov-Ovseenko. El búnker, que se encuentra en el sótano de la casa que albergó el Consulado de la Unión Soviética, no sólo impresiona por su carga histórica, sino por el vacío fantasmagórico que se aprecia en su interior y que nos retrotrae a la gran influencia estalinista sobre el gobierno de la República. En sus paredes se percibe el borrado de la figura de Antonov-Ovseenko, antiguo héroe trotskista que asaltó el Palacio de invierno y que fue una figura relevante de la revolución de 1917. Tras los Sucesos de mayo, Ovseenko fue enviado a la URSS y ejecutado por orden de Stalin.

Este díptico muestra por un lado un grupo de fotografías del interior del búnker y, por otro, una maqueta del búnker fragmentada en pedazos compuestos “a la manera” suprematista. Con el hecho de imitar una desmaterialización “no objetiva” y “dinámica”, se pretende confrontar el materialismo estalinista con el “punto cero” malevichiano en un intento de regresar, una vez más, a la casilla de salida.

La serie de doce fotografías titulada Sucesos y gradación (mayo 1937) (2014), tiene de nuevo como trasfondo histórico a los Sucesos de mayo, y muestra seis boletines meteorológicos (del día 3 al 8 de mayo) y seis escalas de grises. La serie pretende ser un diálogo entre el tiempo meteorológico y el tiempo político al confrontar los datos atmosféricos (presión, temperatura, humedad, viento, lluvia, etc.), que manifiestan cierta tensión atmosférica, en paralelo con los enfrentamientos entre comunistas y anarquistas. La gradación del color negro, a colación con los hechos, se puede interpretar como el desvanecimiento cromático del color que simboliza la ideología anarquista.

Estratos (1936-39) 2014. Tintas pigmentadas sobre papel fotográfico. Imagen cortesía de la galería

Estratos (1936-39) 2014. Tintas pigmentadas sobre papel fotográfico. Imagen cortesía de la galería

Estratos (1936-39) (2014), es una serie de 36 fotografías y toma el nombre de un tipo de nubes (stratus) que se caracterizan por sus capas horizontales y por tener una base uniforme. A partir de esta premisa, se han seleccionado varias fotografías de nubes de los años 1936 y 1939, encontradas en el archivo del Observatorio Meteorológico de Cataluña, con la idea de trazar varias líneas horizontales realizadas con franjas de colores semejantes a los de la bandera de la Segunda República. Una de las intenciones de esta propuesta es la de generar cierta confusión, ya que el paisaje resultante se puede interpretar como un amanecer pero también o como un ocaso.

Y por último, Madriguera #10. Proun. Desenterramiento (2013), recrea a través de un vídeo una excavación arqueológica en la que se descubre una forma constructiva enterrada que simula un Proun[4] de El Lissitzky, concretamente el Proun nº 89. En un intento de aunar pasado y futuro como tiempos que confluyen en el presente, se ha creado una banda sonora inspirada en los sonidos musicales de las películas de ciencia ficción con la intención de generar una atmósfera abstracta con efectos de sonido discontinuos. La idea de simultanear varios tiempos y viajar a través del espacio, algo habitual en gran parte de las novelas y películas del género futurista, se debe a la teoría cuatridimensional desarrollada por el matemático Hermann Minkowski, de quien El Lissitzky era un gran admirador.

Xavier Arenós 


[1] Badiou, Alain. El siglo. Manatial, Buenos Aires, 2005

[2] El día 3 de mayo de 1937 comenzaban los Sucesos de mayo al ser ocupado en Barcelona el edificio central de la Telefónica por fuerzas del PSUC. La Telefónica era un bastión libertario (CNT-FAI) y el principal centro de comunicaciones, llamadas y mensajes de la Guerra Civil en Cataluña. Con este ocupación, auspiciada por Stalin, se quería apartar del poder a los anarquistas y troskistas del POUM. Entre los días 3 y 7 murieron 280 militantes de ambos bandos. El choque entre fuerzas anarquistas y comunistas se desarrolló con tal virulencia que el Gobierno de la República –instalado en Valencia–  tuvo que enviar un centenar de camiones con más de 2.000 guardias de asalto para controlar la situación. El sábado día 8 llegó la calma. Tras los Sucesos, los comunistas adquirieron mayores cotas de poder hasta el punto de forzar la dimisión del Presidente del Gobierno Largo Caballero, y de neutralizar a los anarquistas y poumistas.

[3] El Cuadrado negro de 1915 se puede interpretar en clave anarco-social y cultural por su rechazo del arte del pasado y su radicalidad “nihilista” y “bárbara”. Citado por John E. Bowlt en Agentes de la anarquíaVanguardias rusas. Museo Thissen-Bornemisza, Madrid, 2006.

[4]  Los Proun fueron desarrollados por El Lissitzky entre 1919 y 1925 y su significado nace del acrónimo “PROyect Utverzhdenia Novogo” (Proyecto para la Afirmación de lo Nuevo).