Los videojuegos se cuelan en el museo

Del Tilt al Byte, Videojuegos
Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 2. Valencia

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es la nueva producción expositiva del Museu Valencia de la lI.lustració i la Modernitat, que acoge un tema de actualidad vinculado a la sociedad, los videojuegos, una de las prácticas culturales más extendidas. En sus diversos soportes, arcades, videoconsolas, smartphones, tablets, monitores, los videojuegos son hoy elementos cotidianos, compañeros desde la infancia de las nuevas generaciones.

Cartel de la exposición 'Del Tilt al Byte'. Cortesía del MuVIM.

Cartel de la exposición ‘Del Tilt al Byte’. Cortesía del MuVIM.

Transcendiendo edades y géneros, esta modalidad lúdica constituye una novedosa e inédita forma de experiencia social que se convierte en el eje del nuevo análisis propuesto por el MuVIM.

Desde Spacewar hasta hoy

La exposición se remonta a los orígenes del juego, la aparición de los juegos mecánicos y electromecánicos que conformarán los precedentes de los videojuegos. Estos primeros juegos de habilidad y destreza terminarán convirtiéndose, merced a programadores, guionistas y grafistas, en complejos mundos donde todo es posible.

Spacewar, surgido en 1962 y considerado el primer videojuego, está también presente en ‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ junto con los grandes creadores del género, nacionales e internacionales, pioneros y clásicos desde los años 70.

Nintendo en la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Nintendo en la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.

Ocho generaciones de videoconsolas

El MuVIM también presentará una selección de las videoconsolas más representativas de las ocho generaciones en las que el público podrá observar los avances técnicos y de diseño. Junto con ellas, el museo de la Diputación exhibirá también una selección de los juegos que más impacto social y estético han tenido a lo largo de estos más de cincuenta años de creatividad.

Relevancia de la industria valenciana

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es una invitación a descubrir la diversidad y riqueza de un mundo en continua expansión, un mundo de una riqueza y creatividad desbordantes, en el que la industria valenciana se  ha configurado como una de las más importantes y dinámicas de Europa.

Precisamente, cabe destacar la colaboración especial en la propuesta expositiva de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) y ASUPIVA, la Asociación de coleccionistas de pinballs y máquinas recreativas y todas las productoras valencianas participantes en el proyecto.

Videoconsola de la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Videoconsola de la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.

Un Cyrano de espadas contra smartphones

Cyrano de Bergerac, adaptación de Roberto García de la obra de Edmond Rostand
Escalante centre teatral
C/ Landerer, 5. Valencia
Hasta el 18 de Diciembre

La enorme nariz de Cyrano de Bergerac se ha asomado al cine y a los escenarios en varias versiones, pero en ninguna le habíamos oído hablar valenciano ni se reunían tiempos tan lejanos como el S.XVII y el XXI. Son dos de las características de la original producción propia de Escalante, 100% valenciana, que arranca la temporada del teatro y que permanecerá en cartel hasta el 18 de diciembre.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de María García.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de Escalante.

Roberto García adapta y dirige esta pieza de la veterana compañía L’Horta Teatre que interpretan Toni Agustí, Jordi Ballester, Xavi Cubas, Marta Chiner, Héctor Fuster, María Maroto, Juanjo Navarro y Alfred Picó. A partir del 22 de octubre comenzaron las representaciones escolares y desde el domingo 27 las funciones abiertas al público familiar. En el nuevo acercamiento a esta historia escrita por Edmond Rostand a finales del S.XIX, la acción arranca cuando Marc, el joven protagonista de la obra, se niega a hacer un trabajo de clase sobre “Cyrano de Bergerac” porque prefiere sumergirse en el mundo digital. Pero, de repente, tras una fuerte tormenta electromagnética, se abre un túnel del tiempo en su ordenador que le transporta directamente a una callejuela de París en pleno S.XVII, donde varios mosqueteros se baten en duelo.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de María García.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de Escalante.

Espadas contra smartphones… ¿cómo escapará Marc de esta situación? ¿Podrá adaptarse a un entorno tan analógico? Es aquí donde la ayuda de Cyrano de Bergerac será imprescindible, convirtiéndose en un singular compañero de aventuras y amoríos en una pieza llena de humor que, al tiempo que respeta la esencia del clásico, establece divertidos paralelismos entre el periodo romántico y la actualidad. Marc pasará de las frases cortas del Whatsapp y los emoticonos a valorar las palabras de amor más tiernas, dedicadas a la bella Rosaura quien – para desgracia del propio Cyrano, perdidamente enamorado de ella – se ha fijado en él. El joven descubrirá la emoción de la aventura verdadera, la que se experimenta en la propia carne y no a través de los videojuegos.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de María García.

Actores de la obra. Fotografía por cortesía de Escalante.